DEL TIEM­PO VER­BAL EN LA NA­RRA­CIÓN DE SUE­ÑOS

Arcadia - - OPINIÓN - Por Ca­ro­li­na Sa­nín

Yo en­tra­ba en un Ca­ru­lla a com­prar pin­tu­ras en ae­ro­sol por­que que­ría ha­cer gra­fi­ti. Afue­ra se que­da­ba es­pe­rán­do­me mi ami­go P, que ha­bía te­ni­do la idea de que es­cri­bié­ra­mos en las pa­re­des de la ca­lle y que, pa­ra ani­mar­me, me ha­bía mos­tra­do un re­cor­te de pe­rió­di­co en el que apa­re­cía la fo­to de una pa­red pin­ta­da con una fra­se in­ge­nio­sa. En el su­per­mer­ca­do ven­dían pin­tu­ra ro­ja, ju­dío, un mu­sul­mán y el pa­pa…”, ni en el pre­sen­te ama­ri­lla y azul, y, jus­to cuan­do yo es­ta­ba en el que re­la­ta­mos lo que he­mos leí­do pre­gun­tán­do­me si sí val­dría la pe­na com­prar en un li­bro o vis­to en una pe­lí­cu­la —uso la ama­ri­lla, pues tal vez no se­ría lo su­fi­cien­te­men­te que tam­bién, por cier­to, me in­tri­ga—: “En­ton­ces vi­si­ble so­bre la pa­red blan­ca, oía la ma­dre se en­lo­que­ce y se po­ne a gri­tar que P me de­cía al oí­do: “La ama­ri­lla es la que en la me­sa del al­muer­zo y les di­ce que les es”. En­ton­ces, de re­pen­te, re­cor­da­ba que de­bía va a me­ter a to­dos es­tric­ni­na en la sopa” (es­ce­na re­co­ger en la ofi­ci­na de co­rreos, que tam­bién de Amar­cord, del mis­mo Fe­lli­ni que an­te­no­che es­ta­ba den­tro del su­per­mer­ca­do, unas ra­dio­gra­fías no fue ca­paz de man­dar­me las ra­dio­gra­fías que el mé­di­co me ha­bía or­de­na­do y que yo ne­ce­si­ta­ba). Aun­que a ve­ces en la que yo ha­bía man­da­do a ha­cer “don­de Fe­lli­ni”. tra­duc­ción de li­bros de psi­co­lo­gía al cas­te­llano Re­co­gía las ra­dio­gra­fías en una ven­ta­ni­lla lee­mos que los pa­cien­tes cuen­tan en pre­sen­te que que­da­ba jun­to a los pro­duc­tos con­ge­la­dos. sus sue­ños, en la reali­dad no tra­du­ci­da eso Fe­de­ri­co Fe­lli­ni me las ha­bía en­via­do des­de so­lo ocu­rre cuan­do se tra­ta de un sue­ño re­cu­rren­te: Ro­ma en un so­bre mar­ca­do con su nom­bre y “A ve­ces sue­ño que es­toy una ca­sa a la del que yo em­pe­za­ba a pre­su­mir en el su­per­mer­ca­do. que siem­pre le sa­len nue­vas ha­bi­ta­cio­nes que Me en­con­tra­ba con mi ami­go L y no co­noz­co. Sé que en una de las ha­bi­ta­cio­nes le de­cía: “Vea, ten­go unas fo­to­co­pias he­chas hay una mu­jer en una ca­ma, la due­ña de la por Fe­lli­ni”. Él abría el so­bre, pe­ro adentro, ca­sa, pe­ro no siem­pre la en­cuen­tro”. en lu­gar de las ra­dio­gra­fías que yo ha­bía pe­di­do, Con­ta­mos los sue­ños en el pre­té­ri­to y en lu­gar de las fo­to­co­pias que anun­cia­ba, im­per­fec­to, que se usa pa­ra de­sig­nar ac­cio­nes en­con­tra­ba unas fo­tos vie­jas y mal re­ve­la­das, no com­ple­ta­das —o al me­nos cu­ya to­ma­das en una fies­ta, en las que no sa­lía Fe­lli­ni cul­mi­na­ción es in­cier­ta—, o ac­cio­nes que sino Ber­nar­do Ber­to­luc­ci. Co­mo yo no en el pa­sa­do rea­li­zá­ba­mos con­ti­nua­men­te, lle­va­ba di­ne­ro su­fi­cien­te pa­ra pa­gar por ellas co­mo há­bi­tos o cos­tum­bres, o ac­cio­nes y ade­más por las pin­tu­ras, me veía obli­ga­da a que sir­vie­ron de con­tex­to pa­ra otras ac­cio­nes de­jar en pren­da to­das mis pren­das. Me iba a que fue­ron si­mul­tá­neas a ellas (“Po­da­ba con­ti­nua­ción en cal­zo­nes a un al­muer­zo. las ro­sas cuan­do me cla­vé la es­pi­na”).

So­ñé eso en la no­che del sá­ba­do pa­sa­do, ¿Qué es­ta­mos di­cien­do so­bre los sue­ños al y no lo cuen­to pa­ra abu­rrir a la lec­to­ra (po­cas con­tar­los en im­per­fec­to? ¿Es­ta­mos cons­ta­tan­do co­sas son tan abu­rri­do­ras co­mo oír a al­guien la si­mul­ta­nei­dad de ac­cio­nes, es de­cir, con­tar sus sue­ños: sé­pan­lo), ni pa­ra ha­cer alar­de que mien­tras ha­ce­mos co­sas en sue­ños, de la fron­do­si­dad de mi in­cons­cien­te — en la “reali­dad” es­ta­mos ha­cien­do otra co­sa que se­ría co­mo alar­dear de la pro­pia di­ges­tión, (dor­mir)? ¿O es­ta­mos enun­cian­do la pa­ra­do­ja sin que se se­pa si­quie­ra si es bue­na o ma­la—, de que las ac­cio­nes que pa­re­cen in­só­li­tas ni por­que mi psi­coa­na­lis­ta es­té de via­je — en los sue­ños sig­ni­fi­can pre­ci­sa­men­te lo aun­que es el ca­so—, ni por­que es la primera con­tra­rio, há­bi­tos y cos­tum­bres, los pa­tro­nes vez que re­cuer­do ha­ber so­ña­do con co­lo­res, de nues­tra vi­da? ¿O es­ta­mos di­cién­do­nos ni pa­ra ex­po­ner­me e in­vi­tar a la lec­to­ra a que que no hay un tiem­po en el sue­ño sino in­ter­pre­te mi sue­ño y me co­noz­ca más que un es­pa­cio, y que en ese es­pa­cio na­da pa­sa cuan­to me co­noz­co yo —que tam­bién de­be sino que to­do si­gue ocu­rrien­do eter­na­men­te, de ser el ca­so, por­que si uno mues­tra el in­cons­cien­te así co­mo lo vi­mos, aun cuan­do no es­te­mos así, sin que na­die se lo pi­da, se­gu­ra­men­te en ese es­pa­cio co­mo es­pec­ta­do­res? tie­ne mo­ti­vos in­cons­cien­tes—. Lo cuen­to Po­dría re­ma­tar es­ta co­lum­na po­nién­do­me pa­ra ilus­trar uno de los usos que más me in­tri­gan la mano ima­gi­na­ria­men­te en el men­tón, aca­ri­cián­do­me del es­pa­ñol —y uno de los que más me la bar­ba (que a ve­ces ten­go en sue­ños gus­tan, aun­que es­toy tra­tan­do de mo­de­rar­me y un po­qui­to tam­bién, ¡ay!, en la reali­dad) en el uso del ver­bo “gus­tar”, del que he apren­di­do y di­cien­do al­go así co­mo que “me pre­gun­to a des­con­fiar pre­ci­sa­men­te gra­cias al psi­coa­ná­li­sis—: en qué tiem­po ha­bre­mos de con­tar aho­ra la el que con­te­mos los sue­ños en gue­rra los co­lom­bia­nos, du­ran­te el pos­con­flic­to: im­per­fec­to. No sé si al­gún lin­güis­ta lo ha­ya ¿En el im­per­fec­to, que es el tiem­po en el no­ta­do y lo ha­ya in­ter­pre­ta­do. que se cuen­tan los sue­ños y las pe­sa­di­llas, que

En cas­te­llano no da­mos cuen­ta de las ac­cio­nes pue­den vol­ver y siem­pre es­tán pre­sen­tes, aun­que de los sue­ños en el pre­té­ri­to sim­ple, su­ce­dan en otro lu­gar? ¿O en el pre­té­ri­to co­mo da­mos cuen­ta de las ac­cio­nes cum­pli­das, sim­ple, que in­di­ca lo pa­sa­do y aca­ba­do? ¿O en com­ple­ta­das. No de­ci­mos: “En mi sue­ño el pre­sen­te his­tó­ri­co, pa­ra ha­cer­la más ví­vi­da? com­pré unas pin­tu­ras y lue­go re­co­gí un so­bre”. ¿O en el pre­sen­te del re­la­to de se­gun­da mano, Tam­po­co con­ta­mos los sue­ños en el pre­sen­te con el que con­ta­mos el cuen­to o la pe­lí­cu­la his­tó­ri­co, co­mo di­ría­mos: “Co­lón les es­cri­be que otro ha com­pues­to?”. Pe­ro es­ta no es una una car­ta a los Re­yes Ca­tó­li­cos, en la co­lum­na so­bre ac­tua­li­dad na­cio­nal, sino una que di­ce…”, ni en el pre­sen­te en que con­ta­mos re­fle­xión acer­ca de la ac­tua­li­dad en la na­rra­ción los chis­tes: “Se en­cuen­tran en un bar un de los sue­ños.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.