El amor es un pá­ja­ro re­bel­de

Car­men, de Bi­zet, y Na­buc­co, de Ver­di, mues­tran por qué la pa­sión y el amor son los gran­des mo­to­res de la ópe­ra.

Arcadia - - OPINIÓN - Hu­go Chaparro Val­de­rra­ma* Bo­go­tá *Crí­ti­co de ci­ne.

El exo­tis­mo y sus con­tras­tes na­rra­dos con el de­li­rio ope­rá­ti­co de Bi­zet y Ver­di en Car­men y Na­buc­co ga­ran­ti­za­ron su per­ma­nen­cia en el tiem­po. Car­men co­mo la gi­ta­na ca­paz de se­du­cir a una pie­dra y Na­buc­co co­mo el rey ba­bi­lo­nio que re­tó a Dios y a los ju­díos fue­ron ecos gran­di­lo­cuen­tes, en tér­mi­nos se­xua­les y bí­bli­cos, del in­te­rés por las cos­tum­bres “al mar­gen” de al­go tan du­do­so co­mo la ci­vi­li­za­ción.

Eu­ro­pa, du­ran­te el si­glo xix, pro­lon­gó su en­tu­sias­mo por los misterios os­cu­ros he­re­da­dos a las aven­tu­ras gó­ti­cas del si­glo an­te­rior. No­ve­las po­bla­das por vi­lla­nos im­pla­ca­bles, por ban­di­dos to­ca­dos con un ai­re ro­mán­ti­co –aún más atrac­ti­vos si eran ita­lia­nos o es­pa­ño­les co­mo Car­men–, sen­sua­les has­ta los ex­tre­mos de la lujuria y el cri­men, con­de­na­dos por el des­tino, fue­ron leí­das con las emo­cio­nes del mie­do se­gún Ho­ra­ce Wal­po­le (El cas­ti­llo de Otran­to), Matt­hew Le­wis (El Mon­je) o Ann Rad­clif­fe (Los misterios de Udolp­ho). Un si­glo que tam­bién se in­tere­só por los mun­dos asiá­ti­cos, afri­ca­nos o de Oriente Me­dio, cuan­do ser­vían de pa­ra­le­lo en­tre una hu­ma­ni­dad su­pues­ta­men­te ru­di­men­ta­ria en tér­mi­nos pa­sio­na­les y los ciu­da­da­nos su­pues­ta­men­te de bien que vi­vían en las me­tró­po­lis don­de era un lu­jo te­ner al­fom­bras per­sas o va­ji­llas chi­nas.

No es gra­tui­to que un án­gel caí­do en la poe­sía co­mo Art­hur Rim­baud bus­ca­ra en Ja­va, don­de se per­dió unos me­ses, lo que an­he­ló co­mo un pa­raí­so en el Oriente que fue pa­ra él una ilu­sión de “sa­bi­du­ría primera y eter­na”, mien­tras Oc­ci­den­te se for­jó en “los su­fri­mien­tos mo­der­nos”, se­gún co­mo pre­di­ca­ban los ver­sos de Una tem­po­ra­da en el in­fierno. Tam­po­co que un fi­ló­lo­go y via­je­ro in­glés lla­ma­do Geor­ge Bo­rrow ama­ra con pa­sión au­tén­ti­ca a los gi­ta­nos, es­cri­bie­ra dos li­bros em­ble­má­ti­cos de las cró­ni­cas de via­jes –Los zin­ca­li: un re­la­to de los gi­ta­nos en Es­pa­ña y La Bi­blia en Es­pa­ña, o el via­je, las aven­tu­ras y la pri­sión de un in­glés en su in­ten­to por que cir­cu­la­ran las Es­cri­tu­ras en la pe­nín­su­la–, y que fue­ra el au­tor en el que se ins­pi­ró Pros­per Me­ri­mée, tam­bién él un his­pa­nis­ta au­tén­ti­co, pa­ra es­cri­bir Car­men –¡aun­que la le­yen­da ase­gu­re que Me­ri­mée ven­dió su no­ve­la pa­ra com­prar­se unos pan­ta­lo­nes!–.

En­tre Car­men y Na­buc­co tam­bién hay dis­tan­cias ki­lo­mé­tri­cas de épo­ca, pe­ro no de exo­tis­mo, pa­sión y fa­ta­li­dad:

–La gi­ta­na es una mu­jer en ac­ción vol­cá­ni­ca, que en la Se­vi­lla de prin­ci­pios del si­glo xix de­vo­ra la bue­na fe de un mi­li­tar na­va­rro, don Jo­sé, ator­men­ta­do por la hu­mi­lla­ción y los ce­los cuan­do Car­men le po­ne los cuer­nos con el to­rea­dor Es­ca­mi­llo, lle­ván­do­lo a co­me­ter uno de los crí­me­nes pa­sio­na­les más fa­mo­sos de la his­to­ria ope­rá­ti­ca.

–Na­buc­co y su épi­ca bí­bli­ca se si­túan en Je­ru­sa­lén y Ba­bi­lo­nia du­ran­te el si­glo vi a. C., pe­ro se tra­ta de otro des­qui­cia­mien­to amo­ro­so pro­ta­go­ni­za­do por Na­buc­co, su hi­ja Fe­ne­na, el no­vio de Fe­ne­na –un ju­dío lla­ma­do Is­mael– y la hi­ja ma­yor de Na­buc­co, Abi­gai­lle –¡víc­ti­ma de los ex­ce­sos me­lo­dra­má­ti­cos cuan­do sa­be­mos que no es su hi­ja sino una es­cla­va!–. Es de­cir, la mis­ma tur­bu­len­cia pa­sio­nal de Romeo y Ju­lie­ta con la di­fe­ren­cia de que los Mon­tes­cos y los Ca­pu­le­tos son los ju­díos y los ba­bi­lo­nios, te­nien­do en me­dio de ellos a Dios co­mo un juez que lan­za ra­yos, sur­gi­do del me­jor guion es­cri­to por un gru­po de au­to­res: la Bi­blia.

Tan­to Bi­zet co­mo Ver­di tu­vie­ron la ca­pa­ci­dad de po­blar los es­ce­na­rios con mul­ti­tu­des de es­ta­dio y re­sul­ta­dos dis­tin­tos.

Aun­que el es­treno de Car­men, en el Pa­rís de 1875, no fue del to­do una fies­ta pa­ra el com­po­si­tor, acre­di­tán­do­se in­clu­so su muer­te tem­pra­na a la frus­tra­ción de­bi­do a que la crí­ti­ca y el pú­bli­co no re­ci­bie­ron a la gi­ta­na con los aplau­sos que le brin­da­ría el mun­do en un futuro que no ima­gi­nó Bi­zet, el amor co­mo “un pá­ja­ro re­bel­de”, se­gún la ha­ba­ne­ra que can­ta Car­men, no ha de­ja­do de bur­lar la gro­se­ría mi­só­gi­na del poe­ta grie­go Pa­lla­das, agre­si­va­men­te mas­cu­lino en el si­glo iv, re­cor­da­do por los ver­sos que usó Me­ri­mée co­mo epí­gra­fe de su no­ve­la: “To­da mu­jer es hiel, pe­ro tie­ne dos bue­nos mo­men­tos: uno, en el tá­la­mo; el otro, en la muer­te”.

A Ver­di lo an­te­ce­dió el fra­ca­so de una ópe­ra an­te­rior y su vi­da, ago­bia­da por las muer­tes re­cien­tes de su mu­jer y su hi­jo, se con­vir­tió en un éxi­to cuan­do es­tre­nó Na­buc­co en 1842. No so­la­men­te por su des­plie­gue mu­si­cal y por la pues­ta en es­ce­na del li­bre­to que es­cri­bió Te­mis­to­cle So­le­ra, tam­bién por la mi­ti­fi­ca­ción que en­ra­re­ce la his­to­ria y na­rra los he­chos co­mo in­ven­cio­nes li­te­ra­rias: que Ver­di se sal­vó del ano­ni­ma­to gra­cias al en­cuen­tro for­tui­to en las ca­lles de Mi­lán con el em­pre­sa­rio de La Sca­la, Bar­to­lomeo Me­re­lli; que Me­re­lli le en­tre­gó el li­bre­to de Na­buc­co a pe­sar de la apa­tía de Ver­di; que el buen Giu­sep­pe lle­gó a su ca­sa y en la vi­gi­lia sin so­sie­go del in­som­nio lo abrió al azar, jus­ta­men­te en los ver­sos de un co­ro em­ble­má­ti­co en la his­to­ria de la ópe­ra, “Va, pen­sie­ro, sull’ali do­ra­te” (“Ve, pen­sa­mien­to, so­bre alas ado­ra­das”), y en la his­to­ria de Ita­lia cuan­do teo­rías en­con­tra­das ase­gu­ran –o nie­gan– que el co­ro de los ju­díos an­he­lan­do su in­de­pen­den­cia de los ba­bi­lo­nios fue adop­ta­do por el mo­vi­mien­to po­lí­ti­co que lu­chó por uni­fi­car a Ita­lia en el si­glo xix.

Co­mo sea, cuan­do Ver­di mu­rió, en 1901, la mul­ti­tud que acom­pa­ñó al fé­re­tro en­to­nó el “Va, pen­sie­ro” a su pa­so. Y es­to es al­go que mu­chos ar­tis­tas qui­sie­ran co­mo re­com­pen­sa: ser des­pe­di­dos por la hue­lla que de­ja­ron en el mun­do, ven­cien­do así a la muer­te.•

El re­co­men­da­do del mes AR­CA­DIA-CI­NE Co­lom­bia

Eli­na Ga­ra­nča es Car­men.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.