Há­bla­me de rock

¿Qué pa­só des­pués de 1995? ¿Las au­dien­cias adul­tas se per­die­ron 22 años de his­to­ria y se que­da­ron oyen­do con nos­tal­gia a las Al­mas y a Ul­trá­geno? ¿Hu­bo vi­da des­pués del gran es­truen­do de los no­ven­ta?

Arcadia - - ESPECIAL ROCK COLOMBIANO - Um­ber­to Pé­rez* Bo­go­tá *His­to­ria­dor e in­ves­ti­ga­dor mu­si­cal. Au­tor de Bo­go­tá, epi­cen­tro del rock co­lom­biano en­tre 1957 y 1975.

La tar­de del lu­nes 29 de ma­yo de 1995, la are­na y las gra­das de la pla­za de to­ros La San­ta­ma­ría eran un her­vi­de­ro. Mi­les de jó­ve­nes bo­go­ta­nos ce­le­bra­ban la cul­mi­na­ción de Rock al Par­que, un fes­ti­val de mú­si­ca que du­ran­te cua­tro días ha­bía reuni­do a la co­mu­ni­dad roc­ke­ra de la ciu­dad en torno a las ban­das y, sin pro­po­nér­se­lo, em­pe­za­ba a es­cri­bir un nue­vo y lar­go ca­pí­tu­lo en la his­to­ria del rock he­cho en Co­lom­bia.

Esa tar­de, el co­lor de los ce­rros se fue trans­for­man­do al igual que el pú­bli­co lo ha­cía ca­da vez que en la ta­ri­ma al­gu­na de las ban­das de­rro­cha­ba ener­gía, de­sen­freno y ta­len­to. Esa tar­de, los en­car­ga­dos del arre­ba­to fue­ron Ater­cio­pe­la­dos, 1280 Al­mas, Mar­lo Há­bil, La De­re­cha, Se­gu­ri­dad So­cial –de Es­pa­ña– y los me­xi­ca­nos Fo­bia; los días pre­vios el turno ha­bía si­do pa­ra Ca­te­dral, Mor­fo­nia, Vér­ti­go, El Zut, Danny Dod­ge y Dark­ness, en­tre otros. Esa tar­de, Rock al Par­que con­ju­ró los es­pí­ri­tus del Con­cier­to de Con­cier­tos, acon­te­ci­do en 1988, y de festivales co­mo el de la Vi­da o el de la Amis­tad, ce­le­bra­dos a co­mien­zos de los años se­ten­ta, pa­ra que, con­tra­rio a ellos, el es­fuer­zo re­di­tua­ra en al­go que per­ma­ne­cie­ra en el tiem­po más allá de una es­te­la eléc­tri­ca y mes­ti­za.

Vein­ti­dós años des­pués, esa his­to­ria se si­gue es­cri­bien­do sin per­der el alien­to. Du­ran­te dos dé­ca­das el rock co­lom­biano ha ido cre­cien­do de for­ma len­ta, tal vez muy len­ta, a ve­ces dan­do pa­sos se­gu­ros y a ve­ces dan­do tum­bos, pe­ro sin per­der la ale­gría y la ca­pa­ci­dad de sor­pren­der des­de el sus­tra­to ca­lle­je­ro de al­gu­na ciu­dad. La eclo­sión roc­ke­ra que con­den­só la primera edi­ción de Rock al Par­que coin­ci­dió con el na­ci­mien­to de dos me­dios de co­mu­ni­ca­ción de­di­ca­dos a la cul­tu­ra al­ter­na­ti­va: la Fre­cuen­cia Jo­ven de la Ra­dio­di­fu­so­ra Na­cio­nal de Co­lom­bia 99.1 y la re­vis­ta Shock; los tres, jun­to al canal de te­le­vi­sión MTV La­tino, que em­pe­za­ba a mar­car ten­den­cia en la ju­ven­tud con­ti­nen­tal, abo­na­ron el te­rreno pa­ra que el rock que se crea­ba en el país em­pe­za­ra a echar raí­ces fuer­tes a la par que em­pe­za­ba a cre­cer.

Los fru­tos de esa eta­pa, im­pul­sa­dos por el tra­ba­jo –pre­vio a Rock al Par­que– ges­ta­do en ba­res sin con­di­cio­nes téc­ni­cas, sa­las de en­sa­yo pre­ca­rias e im­pro­vi­sa­das y es­tu­dios de gra­ba­ción an­ti­cua­dos, es­tre­me­cie­ron de tal ma­ne­ra a la es­truc­tu­ra mis­ma del rock co­lom­biano que su bri­llo ge­nuino aún si­gue irra­dian­do. Sin sa­ber muy bien có­mo se ha­cían las co­sas pe­ro con una vo­lun­tad in­que­bran­ta­ble, pu­ña­dos de jó­ve­nes es­cri­bie­ron su nom­bre con fue­go en la me­mo­ria co­lec­ti­va del rock na­cio­nal. Ál­bu­mes co­mo Con el co­ra­zón en la mano, de Ater­cio­pe­la­dos; La muer­te… un com­pro­mi­so de to­dos, de La Pes­ti­len­cia; Ver­dun 1916, de Neu­ro­sis, los dis­cos ho­mó­ni­mos de Es­ta­dos Al­te­ra­dos y La De­re­cha, y Há­bla­me de ho­rror, el ca­se­te de­but de 1280 Al­mas, son par­te del tes­ti­mo­nio so­no­ro de un des­per­tar crea­ti­vo que que­dó ta­tua­do con su­dor en las pa­re­des de ba­res y au­di­to­rios en don­de ofi­cios co­mo la in­ge­nie­ría

RE­POR­TA­JE

de so­ni­do y la in­ge­nie­ría de lu­ces eran in­te­rro­gan­tes enor­mes que de­bían re­sol­ver­se en el ac­to, a co­mo die­ra lu­gar, pa­sa­ra lo que pa­sa­ra.

Lo an­te­rior, su­ma­do a la ex­po­si­ción de di­chas ban­das en MTV al la­do de ído­los pro­pios co­mo Cai­fa­nes y So­da Ste­reo, y pa­res crea­ti­vos co­mo Ca­fé Tacv­ba y Los Fa­bu­lo­sos Ca­di­llacs, en­cha­pó en oro ese mo­men­to in­ci­pien­te del pe­rio­do más fér­til y du­ra­de­ro del rock co­lom­biano, cu­yo le­ga­do al­can­za a es­tos días.

A la vez que el tiem­po y el in­cons­cien­te co­lec­ti­vo en­cap­su­la­ban can­cio­nes y dis­cos, nue­vas ban­das asu­mían un ries­go es­té­ti­co de al­to vue­lo que em­pe­za­ría a ge­ne­rar una frac­tu­ra con un sec­tor ra­di­cal del pú­bli­co roc­ke­ro; Cie­gos­sor­do­mu­dos, Su­per­li­tio, Ba­jo­tie­rra y, es­pe­cial­men­te, Blo­que de Bús­que­da, ex­hi­bían sin as­co to­das sus in­fluen­cias so­no­ras, pro­ve­nien­tes de las mú­si­cas tra­di­cio­na­les y po­pu­la­res del con­ti­nen­te: sal­sa, cum­bia, bo­le­ros, guas­ca, ran­che­ras, en­tre otras.

Rock al Par­que cre­ció y en cues­tión de tres edi­cio­nes se con­so­li­dó co­mo el fes­ti­val de rock más im­por­tan­te de Amé­ri­ca La­ti­na, que pa­ra en­ton­ces bu­llía en so­ni­dos iné­di­tos pro­ve­nien­tes de to­da la re­gión, con un ele­men­to en co­mún: el mes­ti­za­je so­no­ro, una co­mu­nión en­tre el rock y la tra­di­ción; “rock al­ter­la­tino” lo bau­ti­zó el pe­rio­dis­mo es­pe­cia­li­za­do. En 1999, por las ta­ri­mas del fes­ti­val des­fi­la­ron los nom­bres gor­dos del mo­men­to: Ca­fé Tacv­ba, Ill­ya Kur­ya­ki & The Val­de­rra­mas, Ju­lie­ta Ve­ne­gas, Mo­lo­tov, Con­trol Ma­che­te y una ban­da na­cio­nal que pa­ra en­ton­ces y des­pués de una ti­tá­ni­ca gi­ra mun­dial era con­si­de­ra­da por la crí­ti­ca an­glo­par­lan­te co­mo la me­jor ban­da de rock la­tino: Blo­que (ori­gi­nal­men­te, Blo­que de Bús­que­da).

Li­de­ra­da por Iván Be­na­vi­des y Er­nes­to “Te­to” Ocam­po, Blo­que es­ta­ba con­for­ma­da por Pa­blo Ber­nal, Car­los Iván Me­di­na, May­te Montero, Gil­bert Mar­tí­nez, Álex Mar­tí­nez –es de­cir, gran par­te de La Pro­vin­cia de Car­los Vi­ves– y so­por­ta­da en vi­vo por Juan Car­los “Cha­to” Rivas, Ro­dri­go Man­ce­ra, An­drés “Gló­bu­lo” Ál­va­rez, Ji­me­na Án­gel y Joha­na Marín. El lu­nes 18 de oc­tu­bre de 1999, Blo­que fue abu­chea­do e in­sul­ta­do du­ran­te su con­cier­to en el fes­ti­val por el sec­tor más ra­di­cal del pú­bli­co. En di­fe­ren­tes oca­sio­nes tam­bién le ocu­rrió a Cie­gos­sor­do­mu­dos y a La Ban­da del Gu­sano, li­de­ra­da por An­drés Ce­pe­da. Al mis­mo tiem­po que el rock co­lom­biano al­can­za­ba co­tas crea­ti­vas im­pen­sa­das, tam­bién se ra­di­ca­li­za­ba un sec­tor del pú­bli­co en torno a una de­fi­ni­ción ru­di­men­ta­ria del rock. Una dé­ca­da más tar­de, en 2011, un su­ce­so si­mi­lar ocu­rri­ría du­ran­te el cie­rre del fes­ti­val a car­go de Choc­quib­town, acla­ma­dos por la crí­ti­ca in­ter­na­cio­nal, mal­tra­ta­dos por “el pú­bli­co roc­ke­ro”.

El nue­vo si­glo lle­gó con cam­bios sig­ni­fi­ca­ti­vos pa­ra la mú­si­ca na­cio­nal. El dis­co del Blo­que, jun­to a tra­ba­jos co­mo La tie­rra del ol­vi­do, de Car­los Vi­ves y La Pro­vin­cia, y Tra­ve­sía, de An­to­nio Ar­ne­do, mar­ca el ori­gen del ca­mino de lo que más tar­de se co­no­ce­ría co­mo Nue­vas Mú­si­cas Co­lom­bia­nas –una re­ela­bo­ra­ción de las mú­si­cas tra­di­cio­na­les co­lom­bia­nas a par­tir de un acer­ca­mien­to y una in­ves­ti­ga­ción so­no­ra des­de el jazz– de la que bro­ta­rían gru­pos co­mo Cu­ru­pi­ra y Mo­ja­rra Eléc­tri­ca. Es­ta ex­plo­ra­ción pro­fun­da al in­te­rior de la mú­si­ca de los li­to­ra­les co­lom­bia­nos tam­bién fruc­ti­fi­có en es­fe­ras so­no­ras al­ter­na­ti­vas co­mo la mú­si­ca elec­tró­ni­ca en pro­yec­tos co­mo Si­des­tep­per, del bri­tá­ni­co Ri­chard Blair, y Per­nett & The Ca­rib­bean Ra­vers.

Asi­mis­mo, mien­tras la mú­si­ca tra­di­cio­nal es­par­cía su in­flu­jo a co­mien­zos de la dé­ca­da de los dos mil, ban­das co­mo Ul­trá­geno, Ko­yi K Ut­ho, Di­va Gash, Se­ve­ra Ma­ta­ce­ra, Por­no­mo­to­ra, Ele­fan­tes y Doc­tor Krá­pu­la, da­ban un nue­vo alien­to al rock co­lom­biano que, de pa­so, em­pe­zó a en­con­trar es­pa­cios pa­ra nue­vos pú­bli­cos en festivales des­cen­tra­li­za­dos en ciu­da­des co­mo Medellín, Ba­rran­qui­lla, Ma­ni­za­les, Iba­gué y Ca­li. La apa­ri­ción de la edi­ción na­cio­nal de la re­vis­ta Ro­lling Sto­ne en 2003 tam­bién ju­gó a fa­vor del rock y la mú­si­ca al­ter­na­ti­va gra­cias a un co­mi­té edi­to­rial que se dio a la ta­rea de in­da­gar con jui­cio qué so­ni­dos se es­ta­ban co­ci­nan­do en Co­lom­bia.

El fi­nal de la primera dé­ca­da del si­glo que co­rre coin­ci­dió con la reivin­di­ca­ción de la me­mo­rias his­tó­ri­ca del rock co­lom­biano a tra­vés de la re­edi­ción de dis­cos clá­si­cos, la pu­bli­ca­ción de in­ves­ti­ga­cio­nes y la ce­le­bra­ción de ex­po­si­cio­nes; tam­bién con el as­cen­so de ban­das que, in­fluen­cia­das por las nue­vas mú­si­cas co­lom­bia­nas y la idea con­ce­bi­da por Si­des­tep­per, exal­ta­ban

Bo­le­ro fa­laz es un bo­le­ro; Ay, qué do­lor, una sal­sa y El pla­ta­nal, una cum­bia. Pa­ra­dó­ji­co rock.

la mú­si­ca de sus re­gio­nes co­mo la cum­bia, el cu­rru­lao y la cham­pe­ta, apo­ya­das en so­no­ri­da­des con­tem­po­rá­neas co­mo la elec­tró­ni­ca y el rap; Bom­ba Es­té­reo, Choc­quib­town y –más ade­lan­te– Sys­te­ma So­lar se con­ver­ti­rían en la pun­ta de lan­za de otro mo­men­to es­te­lar pa­ra la mú­si­ca al­ter­na­ti­va en Co­lom­bia. Jun­to a ellos, gru­pos más ex­pe­ri­men­ta­les co­mo Ve­lan­dia y la Ti­gra, Me­ri­dian Brot­hers y Fren­te Cum­bie­ro; ar­tis­tas con una abier­ta con­no­ta­ción pop co­mo Es­te­man y Monsieur Periné; ban­das co­mo Dia­man­te Eléc­tri­co, Te­le­bit y Re­vól­ver Pla­tea­do; y agru­pa­cio­nes de hip hop co­mo Crew Pe­li­gro­sos, Los­pe­tit­fe­llas y Al­ko­liry­koz, en­tre otros, se han in­te­gra­do a di­fe­ren­tes cir­cui­tos de festivales en Amé­ri­ca La­ti­na y Eu­ro­pa.

Pe­ro ese buen mo­men­to del que go­za la mú­si­ca al­ter­na­ti­va co­lom­bia­na en el ex­te­rior con­tras­ta con un pa­no­ra­ma lo­cal con­fu­so. Di­fe­ren­tes vo­ces coin­ci­den en que se atra­vie­sa por una eta­pa in­me­jo­ra­ble a ni­vel crea­ti­vo, de pro­duc­ción y de ofer­ta, pe­ro tam­bién que no es co­rres­pon­di­da en as­pec­tos co­mo las au­dien­cias, los me­dios y los es­pa­cios pa­ra cir­cu­lar.

Pa­ra Car­los So­lano, edi­tor de cul­tu­ra del dia­rio El Tiem­po, “las au­dien­cias del rock co­lom­biano siem­pre han si­do un pro­ble­ma pe­ro hoy, par­ti­cu­lar­men­te, con una so­bre­ofer­ta su­ma­da a un des­pren­di­mien­to de las au­dien­cias, ha­ce que ha­ya mu­chas ban­das con muy bue­nas ideas to­can­do pa­ra no se sa­be quién. ¿Pa­ra qué pú­bli­cos es­tán to­can­do?”.

Car­los Ar­di­la, quien ha tra­ba­ja­do co­mo edi­tor pa­ra Co­lom­bia de di­fe­ren­tes pla­ta­for­mas de strea­ming, plan­tea un es­ce­na­rio di­fí­cil: “El rock no so­la­men­te com­pi­te con el res­to de gé­ne­ros de mú­si­ca po­pu­lar, tam­bién es­tá com­pi­tien­do con­tra los me­mes, lo vi­deos cor­tos de You­tu­be, con­tra un sin­fín de al­ter­na­ti­vas de en­tre­te­ni­mien­to que ha­cen que el rock ten­ga una ba­rre­ra de en­tra­da al­ta. Eso, su­ma­do a que el rock y los gé­ne­ros al­ter­na­ti­vos, en el úl­ti­mo par de dé­ca­das, pa­de­cen de la co­la lar­ga de mu­cha ofer­ta pe­ro na­da su­per­gran­de. Eso ha­ce que la co­mu­ni­ca­ción en au­dien­cias jó­ve­nes se di­fu­mi­ne, que no es­té con­cen­tra­da”. Ál­va­ro Gon­zá­lez “el Pro­fe”, coor­di­na­dor del sis­te­ma de emi­so­ras pú­bli­cas Ra­dió­ni­ca, acen­túa el plan­tea­mien­to de So­lano: “Las ban­das en Co­lom­bia no tie­nen un pú­bli­co, el rock to­da­vía no tie­ne un pú­bli­co, lo que di­fi­cul­ta que las ban­das sean pro­yec­tos au­to­sos­te­ni­bles”; pe­ro tam­bién des­ta­ca que “el rock co­lom­biano, en­ten­di­do co­mo to­da una fa­mi­lia con el hip hop, el reg­gae, el ska, la elec­tró­ni­ca, en­tre otros, es­tá pa­san­do por uno de los mo­men­tos más in­tere­san­tes de la mú­si­ca co­lom­bia­na y es­tá con­tan­do otras his­to­rias del país, di­fe­ren­tes a las que cuen­tan los gé­ne­ros mu­si­ca­les más es­ta­ble­ci­dos”.

En su co­men­ta­rio, Gon­zá­lez pa­sa so­bre uno de los asun­tos que más rui­do ge­ne­ran en­tre el pú­bli­co y un sec­tor de la pren­sa: ¿De qué ha­bla­mos cuan­do ha­bla­mos de rock co­lom­biano? Aun­que no de­ja de ser un sin­sen­ti­do, 60 años des­pués de la apa­ri­ción del rock, su de­fi­ni­ción en Co­lom­bia des­pier­ta mu­chas pa­sio­nes. De la pre­gun­ta en cues­tión se des­pren­den otras pre­gun­tas: ¿Pa­ra qué sir­ve de­fi­nir o de­li­mi­tar el rock? ¿Qué apor­ta a una dis­cu­sión pro­fun­da so­bre el rock co­lom­biano y la mú­si­ca al­ter­na­ti­va su de­li­mi­ta­ción? La ma­yo­ría de afi­cio­na­dos ra­di­ca­les se afe­rran a una so­no­ri­dad bá­si­ca en don­de la gui­ta­rra eléc­tri­ca dis­tor­sio­na­da es el ele­men­to esen­cial; tam­bién adu­cen una suer­te de pu­re­za del gé­ne­ro, des­co­no­cien­do su in­ne­ga­ble ca­rác­ter mes­ti­zo y bas­tar­do. Ni­co­lás Va­lle­jo –co­fun­da­dor de los ca­na­les mu­si­ca­les de la pla­ta­for­ma Vi­ce: Noi­sey y Thump y exe­di­tor de la re­vis­ta Shock– re­suel­ve el en­tuer­to de una ma­ne­ra sencilla: “Es pa­ra­dó­ji­co por­que tres gran­des can­cio­nes re­fe­ren­tes del rock co­lom­biano no son tal co­sa: Bo­le­ro fa­laz, de Ater­cio­pe­la­dos, es un bo­le­ro; Ay, qué do­lor, de La De­re­cha, es una sal­sa y El pla­ta­nal, de las Al­mas, es una cum­bia”. Ro­dri­go Man­ce­ra, gui­ta­rris­ta fun­da­dor de Mor­fo­nia, se des­pren­de de la dis­cu­sión con más des­par­pa­jo aún: “Co­lom­bia no es un ex­por­ta­dor de rock, es un ex­por­ta­dor de mú­si­ca bue­na, pe­ro de rock no, por­que no es rock, es otra co­sa, es más ché­ve­re que el rock. El rock es ape­nas un pa­so”. Otro gran re­fe­ren­te del rock co­lom­biano de fi­na­les de si­glo, Amos Pi­ñe­ros, lí­der de las ban­das Ca­te­dral y Ul­trá­geno, zanja el asun­to: “Di­vi­dir cuan­do se ha­ce elec­tró­ni­ca, o fol­clo­re, o co­sas que es­tán más per­mea­das por el jazz, o que no es­tán ins­cri­tas den­tro del rock es un te­ma tan di­fu­so y da pa­ra una dis­cu­sión A la iz­quier­da: 1280 Al­mas y La De­re­cha, dos ban­das de la es­ce­na de los no­ven­ta que si­guen vi­gen­tes. A la de­re­cha: Sys­te­ma So­lar y Bom­ba Es­té­reo, que en­con­tra­ron en la fu­sión elec­tró­ni­ca­co­lom­bia na el ca­mino.

tan lar­ga y tan ton­ta que creo que no es ne­ce­sa­ria”. Por su par­te, Fe­li­pe Arias, his­to­ria­dor y cu­ra­dor de la re­cor­da­da ex­po­si­ción Na­ción Rock –rea­li­za­da por el Mu­seo Na­cio­nal–, va un pa­so más ade­lan­te pa­ra li­be­rar cual­quier ten­sión po­si­ble: “Mu­chos de los pro­yec­tos que po­dría­mos con­si­de­rar den­tro de una cul­tu­ra al­ter­na­ti­va no en­ca­jan en ese es­te­reo­ti­po de lo que ha­ce dos dé­ca­das con­si­de­rá­ba­mos co­mo un gru­po de rock, ni si­quie­ra se de­fi­nen co­mo tal ni les in­tere­sa de­fi­nir­se así”.

Así co­mo la crea­ti­vi­dad y la ca­li­dad en la pro­duc­ción han au­men­ta­do, las au­dien­cias tam­bién se han ido trans­for­man­do. Es in­ne­ga­ble el enor­me rol que desem­pe­ña Rock al Par­que en el pa­no­ra­ma de la mú­si­ca na­cio­nal, pe­ro mu­chas ve­ces se ha cri­ti­ca­do el ca­rác­ter de gra­tui­dad que lo ca­rac­te­ri­za, so­bre to­do por­que fue crean­do una cul­tu­ra de lo gra­tui­to en de­tri­men­to de la sos­te­ni­bi­li­dad eco­nó­mi­ca del rock. Sin em­bar­go, en la úl­ti­ma dé­ca­da, la con­so­li­da­ción de una ofer­ta pri­va­da de es­pec­tácu­los de rock y una cul­tu­ra de lo pa­go re­fle­jan un cam­bio en la men­ta­li­dad del pú­bli­co. Pa­ra Héc­tor Mo­ra, pe­rio­dis­ta, di­rec­tor del Con­cier­to Ra­dió­ni­ca y ex­di­rec­tor de Rock al Par­que, el es­ta­do ac­tual es re­sul­ta­do de un pro­ce­so lar­go que aún con­ti­núa: “Las po­lí­ti­cas cul­tu­ra­les sur­tie­ron efec­to y hoy en día exis­ten festivales del sec­tor pri­va­do que con­tem­plan ar­tis­tas co­lom­bia­nos en el grue­so de su pro­gra­ma­ción, y to­do eso por­que exis­tie­ron pro­yec­tos de con­cier­tos ne­ta­men­te sen­ta­dos en es­tos pú­bli­cos, yo sí creo que exis­te un fes­ti­val Es­té­reo Pic­nic por­que exis­tió Rock al Par­que”. La cir­cu­la­ción es otra de las de­bi­li­da­des del mo­men­to que atra­vie­sa el rock co­lom­biano en su pro­pio te­rri­to­rio. Por una par­te,

Co­lom­bia no es un ex­por­ta­dor de rock, es un ex­por­ta­dor de mú­si­ca bue­na, pe­ro de rock no, por­que no es rock...

las gran­des ciu­da­des ca­re­cen de es­ce­na­rios idea­les pa­ra ge­ne­rar una cul­tu­ra de re­ci­ta­les ale­ja­da de la cul­tu­ra de la rum­ba y el con­su­mo de al­cohol que im­pi­de es­ta­ble­cer una re­la­ción ideal en­tre el rock y los me­no­res de edad, y por otra, em­pie­zan a ago­tar­se co­mo pun­tos de un cir­cui­to na­cio­nal. Gon­zá­lez es con­tun­den­te al res­pec­to: “En Bo­go­tá no hay un cir­cui­to de re­ci­ta­les. La ma­yo­ría de los con­cier­tos que se ha­cen en la ca­pi­tal son pa­ra un pú­bli­co de rum­ba y de tra­go, y em­pie­zan a la me­dia­no­che en un país que ma­dru­ga mu­cho”. De lo an­te­rior se de­ri­va que no ha­ya es­pa­cios pa­ra con­su­mir rock de una ma­ne­ra di­fe­ren­te y a los que los me­no­res de edad pue­dan ac­ce­der pa­ra co­no­cer­lo. El Pro­fe en­fa­ti­za: “El me­nor de edad se le en­tre­ga muy fá­cil al gé­ne­ro de mo­da y no hay una op­ción de­mo­crá­ti­ca pa­ra que el ni­ño pue­da es­co­ger en lo que se re­fie­re al en­tre­te­ni­mien­to ma­si­vo”. So­bre ese as­pec­to, Ri­car­do Du­rán, je­fe de in­ves­ti­ga­ción de Ro­lling Sto­ne Co­lom­bia, es la­pi­da­rio: “El rock so­lo se fi­ja en la gen­te cuan­do ya tie­ne cé­du­la y tie­ne pla­ta pa­ra com­prar tra­go; le im­por­tan me­nos los co­le­gios y co­me­te el error de no preo­cu­par­se por los me­no­res de edad”, y es­ta­ble­ce un pa­ra­le­lo con la mo­vi­da hip hop de la ciu­dad: “Si los ra­pe­ros van a lan­zar un dis­co, ha­cen dos shows, uno en la tar­de pa­ra me­no­res de edad y otro en la no­che; es­tán cul­ti­van­do una ba­se no so­lo en tér­mi­nos geo­grá­fi­cos sino tam­bién de edad”. Pa­ra Du­rán, en tér­mi­nos de cir­cu­la­ción, el rap co­lom­biano tam­bién tie­ne al­go que apor­tar: “El rock se li­mi­ta a un sec­tor de Bo­go­tá, en­tre ‘Cua­dra­pi­cha’ y la 82, y se aca­bó. En el rap hay un te­ma ba­rrial muy im­por­tan­te, quie­nes lo ha­cen con­ci­ben el es­pa­cio de otra for­ma, “la ciu­dad y el país

son más gran­des pa­ra ellos”. Mo­ra coin­ci­de en ello: “La crea­ción de un cir­cui­to al­terno va a per­mi­tir que las ban­das pue­dan au­men­tar sus au­dien­cias y que la es­ce­na crez­ca en ciu­da­des co­mo Bu­ca­ra­man­ga, Tun­ja, Nei­va, Iba­gué, Vi­lla­vi­cen­cio, Pas­to, el Eje Ca­fe­te­ro y Yum­bo”. Un nue­vo ma­pa roc­ke­ro en Co­lom­bia. Los me­dios de co­mu­ni­ca­ción tam­bién han ju­ga­do un pa­pel de­fi­ni­ti­vo en la di­fu­sión del rock na­cio­nal. En los úl­ti­mos años, gra­cias a las he­rra­mien­tas tec­no­ló­gi­cas y al ac­ce­so a la in­for­ma­ción, han au­men­ta­do los ca­na­les de divulgación, pe­ro, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, se echa de me­nos una pren­sa crí­ti­ca ca­paz de re­co­no­cer no so­lo las vir­tu­des de ban­das y dis­cos, sino tam­bién sus fla­que­zas en aras del cre­ci­mien­to de la es­ce­na lo­cal. Se­gún Mo­ra, “de­ben exis­tir me­dios que di­gan co­sas dis­tin­tas, que tras­cien­dan, que ten­gan una vi­sión que com­ple­men­te, apor­te y que for­me”; y aun­que Va­lle­jo es me­nos pro­po­si­ti­vo, da en dos cla­vos im­por­tan­tes: “No exis­te la crí­ti­ca, el cri­te­rio edi­to­rial es­tá su­je­to a una can­ti­dad de va­ria­bles co­mer­cia­les que sim­ple­men­te le ex­tir­pan su es­pí­ri­tu in­de­pen­dien­te. Los ac­ce­sos com­pro­me­ten la voz del pe­rio­dis­ta, que le cam­bian por es­ca­ra­pe­las”, y con­ti­núa: “En es­te país la crí­ti­ca re­sul­ta in­con­ve­nien­te, el cir­cui­to se in­ter­pre­ta co­mo un boi­cot. Co­mo les ha cos­ta­do tan­to emer­ger, una voz crí­ti­ca se in­ter­pre­ta co­mo sa­bo­teo, y co­mo no exis­te res­pe­to por el ofi­cio pe­rio­dís­ti­co, en­ton­ces hay con­sen­so de que [los pe­rio­dis­tas] es­tán boi­co­tean­do un es­fuer­zo. Los ar­tis­tas no es­tán pre­pa­ra­dos pa­ra la crí­ti­ca”. Dos dé­ca­das des­pués del cim­bro­na­zo que sig­ni­fi­có el des­pe­gue del rock co­lom­biano, una in­quie­tud per­ma­ne­ce la­ten­te en­tre la pren­sa y los afi­cio­na­dos. ¿Exis­te un re­le­vo ge­ne­ra­cio­nal des­pués de Ater­cio­pe­la­dos y sus coe­tá­neos? Héc­tor Mo­ra ex­pli­ca que, si bien exis­te, las con­di­cio­nes son di­fe­ren­tes: “El re­le­vo se ve en el cre­ci­mien­to, no de­pen­de de que al­guien lle­gue, sino de que tam­bién ten­ga una his­to­ria que con­tar y esa his­to­ria tras­cien­da. Yo sien­to que en el ar­te, el tiem­po tie­ne un efec­to de cu­ra­du­ría muy po­ten­te, y es la re­cor­da­ción”. Pa­ra Ca­ta­li­na Ce­ba­llos, di­rec­to­ra de Canal 13, el he­cho de que Bom­ba Es­té­reo, Crew Pe­li­gro­sos, Sys­te­ma So­lar, Monsieur Periné, Ghet­to Kum­bé, Dia­man­te Eléc­tri­co, Ce­ro 39 y Freaky Co­lec­ti­vo es­tén de gi­ra por el ve­rano eu­ro­peo, no so­lo ha­bla de un re­le­vo sino de un cre­ci­mien­to de la mú­si­ca co­mo sec­tor crea­ti­vo y pro­duc­ti­vo. Sin em­bar­go, es cla­ro que aún hay mu­cho por ha­cer: “Es­toy con­ven­ci­da de que tie­ne que ha­ber una po­lí­ti­ca pú­bli­ca pen­san­do en el te­ma, en to­da la ca­de­na de va­lor de la mú­si­ca, des­de la crea­ción has­ta la dis­tri­bu­ción, pa­san­do por la pro­mo­ción. La par­te le­gal y fi­nan­cie­ra de la ca­de­na de va­lor se tie­ne que for­ta­le­cer. Tam­bién de­be ha­ber un me­jor en­ten­di­mien­to de la ca­de­na por par­te de los crea­do­res, una ma­yor apues­ta de re­cur­sos de los pri­va­dos y gran­des dis­cu­sio­nes en las me­sas de tra­ba­jo de las emi­so­ras tra­ba­jan­do en la pro­gra­ma­ción, pa­ra acer­car ca­da vez más al pú­bli­co a nues­tra so­no­ri­dad”. Al mar­gen de to­das las de­bi­li­da­des que pa­de­ce el rock na­cio­nal, un vis­ta­zo fi­nal re­afir­ma que Co­lom­bia atra­vie­sa por un mo­men­to par­ti­cu­lar­men­te alen­ta­dor. La va­rie­dad del so­ni­do na­cio­nal lo ubi­ca co­mo uno de los re­fe­ren­tes obli­ga­dos de la mú­si­ca al­ter­na­ti­va de Amé­ri­ca La­ti­na y los car­te­les de festivales co­mo Rock al Par­que, Cos­quín Rock Co­lom­bia o Día de Rock re­ve­lan que la nos­tal­gia y el pre­sen­te pue­den con­vi­vir en una mis­ma fies­ta. El pe­rio­dis­ta Eduar­do Arias, lo­cu­tor y can­tan­te de la ban­da Ho­ra Lo­cal, re­su­me el pa­no­ra­ma de ma­ne­ra es­cue­ta: “Hay mu­cho en­tu­sias­mo y ese en­tu­sias­mo me lla­ma la aten­ción, por­que si al­go es­tá lle­va­do del pu­tas en es­te mo­men­to es la mú­si­ca”. Mien­tras el en­tu­sias­mo se man­ten­ga, una nue­va can­ción es po­si­ble.

Des­pués ven­drían otras ex­pe­rien­cias co­mo el Con­cier­to de con­cier­tos en Bo­go­tá, en 1988, que re­to­mó par­te del mo­de­lo he­re­da­do por el Fes­ti­val de An­cón, aun­que con un en­fo­que mu­si­cal y ex­pe­rien­cial muy dis­tin­to. tu­vie­ron que pa­sar va­rios años has­ta que en 1995 se inau­gu­ró el que se con­ver­ti­ría, con los años, no so­lo en el fes­ti­val más im­por­tan­te del país, sino en uno de los más gran­des del mun­do: Rock al Par­que.

Pa­ra Ale­jan­dro Marín, pe­rio­dis­ta y lo­cu­tor mu­si­cal de La X, si bien el rock pue­de es­tar “mu­rien­do en tér­mi­nos eco­nó­mi­cos y pa­tri­mo­nia­les”, Rock al Par­que si­gue sien­do una pa­ra­da in­dis­cu­ti­ble ca­da año pa­ra los aman­tes de los festivales.“rock al Par­que es mo­no­lí­ti­co: es un edi­fi­cio de cul­tu­ra rock de­ma­sia­do fuer­te, a pe­sar de to­dos los pro­ble­mas y crí­ti­cas que se le pue­den ha­cer. Es el quin­to fes­ti­val más gran­de del mun­do, en­tre los pri­va­dos y pú­bli­cos, y es­to es un mé­ri­to in­dis­cu­ti­ble”, agre­gó.

Siem­pre se­rá com­pli­ca­do es­ta­ble­cer una ci­fra exac­ta de cuán­tos festivales de mú­si­ca se rea­li­zan al año en el país, en par­te por el he­cho de que mu­chos no so­bre­vi­ven a una primera edi­ción y ter­mi­nan con­vir­tién­do­se en ci­fras de es­ta­dís­ti­ca. A pe­sar de es­to, el re­co­no­ci­mien­to de que el mer­ca­do de los festivales de mú­si­ca en Co­lom­bia ha cre­ci­do, al me­nos en los úl­ti­mos 20 años, es uná­ni­me.tal vez, por­que co­mo di­je­ron va­rios ex­per­tos, sim­ple­men­te ha­ce 20 años no ha­bía festivales.

Por eso, pa­ra el pe­rio­dis­ta mu­si­cal Die­go Lon­do­ño, el ni­vel de los festivales es muy bueno, ya que ca­da vez el es­pec­tro cre­ce y se di­ver­si­fi­ca en al­gu­nas ciu­da­des, lo que pa­ra él de­mues­tra que ese es­la­bón de la cir­cu­la­ción es­tá sien­do efec­ti­vo. En la ac­tua­li­dad, se re­co­no­cen cua­tro gran­des festivales en el país: Rock al Par­que,al­ta­voz, Es­té­reo Pic­nic y Break­fest, pe­ro tam­bién hay otros ejem­plos só­li­dos co­mo Uni­rock Al­ter­na­ti­vo en Ca­li, el Ga­le­ras Rock en Pas­to o el Ma­ni­za­les Gri­ta Rock. Se­gún Fe­li­pe Trujillo, di­rec­tor del fes­ti­val Al­ta­voz, Bo­go­tá y Medellín tie­nen festivales de mu­cho ni­vel gra­cias a la pro­li­fe­ra­ción de pe­que­ños festivales sa­té­li­te que bus­can cap­tar un ni­cho muy es­pe­cí­fi­co, con pro­pues­tas cen­tra­das en es­té­ti­cas de van­guar­dia.

Otra opi­nión tie­ne Ale­jan­dro­vé­lez, pro­duc­tor, Dj y coor­di­na­dor del pro­yec­to Pa­tio So­no­ro en el Mu­seo de An­tio­quia, quien si bien re­co­no­ce el avan­ce en tér­mi­nos ge­ne­ra­les, cree que to­da­vía es­ta­mos en una eta­pa jo­ven en com­pa­ra­ción con otros mer­ca­dos que nos lle­van mu­chos años en la cons­truc­ción y afian­za­mien­to de una re­la­ción en­tre pro­mo­to­res, mú­si­cos, pú­bli­cos y en­ti­da­des pri­va­das y pú­bli­cas.“cla­ro, aho­ra hay unos ejem­plos muy pun­tua­les e in­tere­san­tes de festivales que son di­fe­ren­tes en al­gu­nos as­pec­tos pe­ro que a la lar­ga le apues­tan a lo mis­mo. Son di­fe­ren­tes en tér­mi­nos de con­cep­ción, pe­ro tie­nen muy po­co es­pa­cio pa­ra mú­si­cas más arries­ga­das o ex­pe­ri­men­ta­les. y si los com­pa­ra­mos con los festivales eu­ro­peos del ve­rano –que es el ejem­plo que mu­chos pro­mo­to­res quie­ren emu­lar– hay un cla­ro des­ba­lan­ce, ya que el éxi­to de esos festivales es des­de el ru­bro mu­si­cal, sus pro­pues­tas son muy di­ver­sas y arries­ga­das, y eso es al­go que nos fal­ta acá”.

ÉXI­TOS Y FRA­CA­SOS

¿Ba­jo qué pa­rá­me­tros es po­si­ble me­dir el fra­ca­so o el éxi­to de un fes­ti­val mu­si­cal? Pa­ra Juan Se­bas­tián Ba­rri­ga, pe­rio­dis­ta de Noi­sey Co­lom­bia, una de las ra­zo­nes prin­ci­pa­les del éxi­to de festivales co­mo Rock al Par­que,al­ta­voz o Es­té­reo Pic­nic es que los tres se vol­vie­ron in­sig­nia en sus ciu­da­des y lo­gra­ron for­mar un pú­bli­co fiel que los es­pe­ra to­dos los años, sien­do una ac­ti­vi­dad obli­ga­da y a la que mu­cha gen­te sue­ña con ir ca­da año:“eso es gra­cias a las ban­das que han traí­do. Uno pue­de que­jar­se de los car­te­les, pe­ro siem­pre son bue­nos y ese tra­ba­jo de or­ga­ni­za­ción y cu­ra­du­ría los ha blin­da­do con­tra el fra­ca­so”.

Es­to lo con­fir­ma Trujillo, al ase­gu­rar que en el ca­so de Al­ta­voz es muy im­por­tan­te en­ten­der y ser cohe­ren­tes con el per­fil del pú­bli­co,

que sig­ni­fi­ca ser fie­les a una per­so­na­li­dad pro­pia del fes­ti­val co­mo par­te de un se­llo ya es­ta­ble­ci­do:“de he­cho, es muy es­ti­mu­lan­te ver que nos lla­man de Bo­go­tá y otras par­tes del país me­ses an­tes de que em­pie­ce el fes­ti­val pa­ra ave­ri­guar la fe­cha exac­ta del ini­cio, sea por­que quie­ren reservar un vue­lo o un ho­tel; es­to sin sa­ber an­tes quié­nes ven­drán y cuál se­rá el es­pec­tácu­lo. Eso no im­por­ta, ellos tie­nen la con­fian­za de que se­rá un buen show y de que no los de­frau­da­re­mos”.

Chucky Gar­cía re­cuer­da co­mo uno de los fra­ca­sos más so­na­dos al fes­ti­val Eco­mun­do, en Ca­li, en 1992, que tu­vo uno de las car­te­le­ras más im­por­tan­tes de la his­to­ria del rock en Co­lom­bia, ca­si irre­pe­ti­ble: Ro­ger Dal­trey, de The Who; David Gil­mour, de Pink Floyd, y Euryth­mics, en­tre va­rios más. El fes­ti­val, que se anun­cia­ba co­mo el es­pec­tácu­lo más gran­de ja­más vis­to en Co­lom­bia, so­lo de­jó deu­das, quie­bras emo­cio­na­les y eco­nó­mi­cas, ade­más de una frus­tra­ción en­tre los pro­mo­to­res y el pú­bli­co. Ex­pec­tan­tes, vie­ron có­mo un es­pec­tácu­lo de ese ti­po se pre­sen­ta­ba ante un es­ta­dio se­mi­va­cío: no más de 3.000 per­so­nas asis­tie­ron en to­tal.

Pa­ra Ale­jan­dro Vélez, en cam­bio, es re­la­ti­va la lec­tu­ra que se pue­de ha­cer del éxi­to o del fra­ca­so de un fes­ti­val, ya que se ten­dría que mi­rar cuá­les son sus ob­je­ti­vo se in­tere­ses, que sue­len va­riar sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te en­tre unos y otros .“voy a po­ner dos ejem­plos: Me­de­link fue un fes­ti­val que se hi­zo dos ve­ces en Medellín y que, aun­que le apos­ta­ba más a la cul­tu­ra di­gi­tal, la mú­si­ca era un com­po­nen­te su­ma­men­te im­por­tan­te pa­ra su desa­rro­llo. En el as­pec­to eco­nó­mi­co, fue un fra­ca­so: era gra­tui­to y no te­nía un sen­ti­do co­mer­cial, pe­ro en cam­bio de­jó una mar­ca tre­men­da en la me­mo­ria co­lec­ti­va de las ar­tes di­gi­ta­les en Medellín, por­que lo­gró re­unir mu­chos co­lec­ti­vos al­re­de­dor del fes­ti­val, hu­bo unas con­fe­ren­cias tre­men­das, ta­lle­res, y en cuan­to a la mú­si­ca, le apos­ta­ron a pro­pues­tas arries­ga­das, in­no­va­do­ras y que se vol­vie­ron un re­fe­ren­te mu­si­cal pa­ra la ciu­dad”.

Lon­do­ño, por su par­te, cree que más que fra­ca­sar mu­chos festivales es­tán en un mo­men­to de cre­ci­mien­to y ex­pe­ri­men­ta­ción .“has­ta in­clui­ría a Rock al Par­que, que ha te­ni­do tan­to caí­das co­mo mo­men­tos al­tos en su his­to­ria. Lo que pa­sa con es­te y con otros festivales en el país es una evo­lu­ción en cier­tos as­pec­tos im­por­tan­tes. Es­tán tra­tan­do de ex­pe­ri­men­tar más y sa­lir­se de su zo­na de con­fort, cre­cer den­tro de su mis­mo cir­cui­to. Por ahí hay un ca­mino in­tere­san­te que apor­ta­rá mu­cho a la mú­si­ca y al pú­bli­co co­lom­biano”.

UNA VEN­TA­NA PA­RA LOS NUE­VOS TA­LEN­TOS

La crí­ti­ca más cons­tan­te que se les ha­ce a mu­chos festivales del país es el po­co o me­dio­cre es­pa­cio que con­ce­den en su pro­gra­ma­ción pa­ra los nue­vos ar­tis­tas o ban­das. Pe­ro ¿es­to real­men­te es así? En el ca­so de Al­ta­voz, di­ce Trujillo, uno de los as­pec­tos fun­da­men­ta­les de su fi­lo­so­fía es im­pul­sar el nue­vo ta­len­to: ca­da año, 28 ban­das en­tran por con­vo­ca­to­ria .“siem­pre te­ne­mos ban­das nue­vas de Medellín.y al­go ex­tra­or­di­na­rio que he vis­to es que el pú­bli­co es ca­da vez más re­cep­ti­vo con las nue­vas ban­das del país y de La­ti­noa­mé­ri­ca, lo que es muy alen­ta­dor pa­ra no­so­tros, por­que el pú­bli­co es de­ci­si­vo en es­te as­pec­to”. Chucky Gar­cía re­cuer­da que en Rock al Par­que ini­cia­ron va­rias de las ban­das que aho­ra son in­sig­nia de la mú­si­ca na­cio­nal, y que el co­me­ti­do pa­ra ellos siem­pre ha si­do des­cu­brir e im­pul­sar nue­vos ta­len­tos del país.

Se­gún Juan Se­bas­tián Ba­rri­ga, el asun­to es con­flic­ti­vo por­que bien o mal los festivales –al me­nos los pri­va­dos– tie­nen que ven­der y traer gen­te. “En ge­ne­ral, creo que sí pa­sa. Por ejem­plo, es­te año Es­té­reo Pic­nic es­tu­vo lleno de va­rias de las pro­pues­tas emer­gen­tes más in­tere­san­tes de es­tos úl­ti­mos dos años. Sí hay mu­cho apo­yo por es­te nue­vo ta­len­to, pe­ro ob­via­men­te un fes­ti­val de so­lo nue­vos ta­len­tos no fun­cio­na. Se tie­ne que te­ner un car­tel con ban­das que ja­len, ya sean na­cio­na­les o ex­tran­je­ras”.

Pa­ra Ba­rri­ga,un ejem­plo de éxi­to es Bes­tia­rio,una ban­da que pa­só de to­car en las ca­lles a to­car en el fes­ti­val Cen­tro, y de ahí di­rec­to a Rock al Par­que.aho­ra ya tie­ne dos gi­ras in­ter­na­cio­na­les, to­ca muy se­gui­do y se ha vuel­to un va­lor se­gu­ro pa­ra los festivales.

Ale­jan­dro Marín, por su par­te, cree que los festivales sí es­tán apo­yan­do lo emer­gen­te lo­cal, pe­ro el pro­ble­ma ra­di­ca en que es­tos nue­vos gru­pos no ven­den bo­le­tas:“y en eso tie­ne que ver el pú­bli­co, que en su ma­yo­ría no va a los festivales a ver ar­tis­tas sino a co­nec­tar­se a tra­vés de la mú­si­ca con otra gen­te y a vi­vir nue­vas ex­pe­rien­cias, sen­tir­se par­te de un de­ter­mi­na­do círcu­lo so­cial. Eso se lo­gra, en gran me­di­da, con una car­te­le­ra de ar­tis­tas re­co­no­ci­da y fa­mi­liar, que ge­ne­ral­men­te es­tá com­pues­ta por ar­tis­tas in­ter­na­cio­na­les”.

Pre­ci­sa­men­te otro de los as­pec­tos clave en es­ta dis­cu­sión es la res­pon­sa­bi­li­dad del pú­bli­co en la es­truc­tu­ra­ción de una car­te­le­ra más equi­li­bra­da en­tre ta­len­tos nue­vos y ar­tis­tas re­co­no­ci­dos, en par­ti­cu­lar en los festivales pri­va­dos.“creo que de­be­ría ha­ber una ley o una po­lí­ti­ca pa­ra que en to­dos los festivales, pú­bli­cos o pri­va­dos, ha­ya una cuo­ta o un por­cen­ta­je de nue­vos ar­tis­tas en com­pa­ra­ción con los in­ter­na­cio­na­les, y que los pro­mo­to­res, festivales y pú­bli­co en­tien­dan y res­pe­ten eso, so­bre to­do es­tos úl­ti­mos”, di­ce Die­go Lon­do­ño.

Vélez cree que nos ha­ce fal­ta ser más to­le­ran­tes, co­mo pú­bli­co, con la di­fe­ren­cia y con las nue­vas pro­pues­tas de los ar­tis­tas, por­que de eso de­pen­de que los fes­ti­val es los si­gan pro­gra­man­do .“te­ne­mos que ser más edu­ca­dos. No es po­si­ble que nos cues­te ir tem­prano a un con­cier­to, que es el mo­men­to en el que pro­gra­man a las nue­vas ban­das. Si pro­gra­mas un fes­ti­val a la 1:00 de la tar­de, la gen­te te lle­ga a las 8:00, cuan­do el ar­tis­ta prin­ci­pal se pre­sen­ta.to­do es par­te de un cir­cui­to –pro­mo­to­res, festivales, ar­tis­tas, pú­bli­co– que ne­ce­si­ta en­gra­nar­se me­jor y dia­lo­gar en­tre sí, pa­ra ver có­mo se pue­de equi­li­brar el asun­to ca­da vez más”.

La ban­da Cul­tu­ra Pro­fé­ti­ca en el fes­ti­val Es­té­reo Pic­nic de 2014.

La gui­ta­rra de Andrea Eche­verry es un sím­bo­lo del rock co­lom­biano y de Ater­cio­pe­la­dos, la más in­ter­na­cio­nal de las ban­das roc­ke­ras co­lom­bia­nas.

de ca­ra a al Par­que y pri­mer Rock le des­pués del Ar­ca­dia Vein­ti­dós años Co­lom­bia–, y Rock cuan­to festivales –Cos­quín es­tá­ti­ca en dos nue­vos al­go que pa­re­ce las a una es­ce­na Ater­cio­pe­la­dos, pa­sa re­vis­ta de ¿Qué ¿Hay vi­da des­pués pro­pues­tas. el ca­mino? a...

Asis­ten­tes a Rock al Par­que 2017, que se reali­zó en­tre el 1 y el 3 de ju­lio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.