De fes­ti­val en fes­ti­val

Arcadia - - ESPECIAL ROCK COLOMBIANO - Jai­me Za­pa­ta Vi­lla­rreal* Medellín

Tras 22 años de Rock al Par­que, en el país han sur­gi­do di­ver­sos festivales que co­pan la agen­da de de­ce­nas de gru­pos in­ter­na­cio­na­les. ¿Tie­nen las ban­das na­cio­na­les el lu­gar que se me­re­cen?

Mu­chos re­cuer­dan el Fes­ti­val de An­cón, de 1971, co­mo una es­pe­cie de Woods­tock co­lom­biano. Pa­ra su primera edi­ción, la se­de es­co­gi­da no fue Bo­go­tá ni Medellín, sino un par­que de La Es­tre­lla, un pe­que­ño mu­ni­ci­pio an­tio­que­ño que aco­gió, se­gún al­gu­nas ci­fras, a ca­si 200.000 per­so­nas de to­do el país. Du­ran­te tres días los asis­ten­tes pu­die­ron vi­vir en un oa­sis hip­pie de rock, dro­gas y fra­ter­ni­dad, al­go nun­ca an­tes vis­to en Co­lom­bia, que bus­ca­ba emu­lar los festivales que se rea­li­za­ban des­de ha­cía va­rios años en Es­ta­dos Uni­dos y Eu­ro­pa.

El fes­ti­val fue un éxi­to. Des­pués, en par­te gra­cias a la vehe­men­cia de los re­cuer­dos de quie­nes par­ti­ci­pa­ron en él, se con­vir­tió en un hi­to mu­si­cal y cul­tu­ral, ade­más de un mo­de­lo pa­ra los festivales que se hi­cie­ron pos­te­rior­men­te en el país.y es­to no fue tan­to por su or­ga­ni­za­ción –Ger­mán Castro Cay­ce­do, quien lo cu­brió pa­ra El Tiem­po en esa épo­ca, ase­gu­ró que era una “co­sa ar­ma­da más con bue­na vo­lun­tad que con co­no­ci­mien­tos”–, sino por ser la primera apues­ta en ge­ne­rar un es­pa­cio pa­ra la con­tra­cul­tu­ra mu­si­cal, por la opor­tu­ni­dad que sig­ni­fi­có pa­ra las nue­vas ban­das na­cio­na­les de dar­se a co­no­cer ante un pú­bli­co acos­tum­bra­do, en su ma­yo­ría, a con­su­mir mú­si­ca ex­tran­je­ra. “Ese fue nues­tro in­ten­to de Woods­tock y fue muy exi­to­so. En 2005 se in­ten­tó ha­cer otra ver­sión, pe­ro es­ta sí fue un ro­tun­do fra­ca­so”, re­cuer­da Gus­ta­vo “Chucky” Gar­cía, pro­gra­ma­dor ar­tís­ti­co de Rock al Par­que.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.