Mu­cho rui­do, po­cas le­tras

En uno de los mo­men­tos más in­ten­sos de la es­ce­na mu­si­cal en Co­lom­bia los im­pre­sos de mú­si­ca no cir­cu­lan co­mo an­tes y ca­si to­dos los con­te­ni­dos pe­rio­dís­ti­cos mi­gra­ron a la red.

Arcadia - - ESPECIAL ROCK COLOMBIANO - Chucky Gar­cía* Bo­go­tá *Pe­rio­dis­ta. Cu­ra­dor del fes­ti­val Rock al Par­que.

En­tre las no­ve­da­des que tra­jo la úl­ti­ma edi­ción del fes­ti­val Rock al Par­que es­tu­vo el lan­za­mien­to del pri­mer nú­me­ro im­pre­so de Me­tal Li­ve Ma­ga­zi­ne, una re­vis­ta de pe­que­ño for­ma­to pe­ro car­ga­da de in­for­ma­ción, no­ti­cias, re­se­ñas de dis­cos y cró­ni­cas de shows de la es­ce­na na­cio­nal del rock du­ro. Pe­ro a es­tas al­tu­ras, ¿qué tie­ne de no­ve­do­so sa­car una re­vis­ta de mú­si­ca y ver a sus dos en­tu­sias­tas pro­mo­to­res, Ja­ni­ne Ve­rano y Ser­gio Zu­lua­ga, con un mo­rral lleno de co­pias y ofre­cién­do­se­las al pú­bli­co en per­so­na?

De no­ve­do­so tie­ne que es al­go que ya no se ve, y que en com­pa­ra­ción con lo que pa­sa­ba ha­ce 20 años –en un país con ba­jos ín­di­ces de lec­tu­ra, en to­do ca­so, con po­ca tra­di­ción de re­vis­tas mu­si­ca­les in­de­pen­dien­tes y en don­de has­ta las fran­qui­cias de editoriales mul­ti­na­cio­na­les co­mo Ro­lling Sto­ne han te­ni­do que ha­cer un gran es­fuer­zo pa­ra cos­tear el im­pre­so– es un es­fuer­zo que se re­du­jo de ma­ne­ra sig­ni­fi­ca­ti­va. En los no­ven­ta eran mu­chos más los me­dios en pa­pel

que cir­cu­la­ban y cu­brían la es­ce­na lo­cal, y su­man­do las sec­cio­nes de mú­si­ca de al­gu­nos pe­rió­di­cos y re­vis­tas de ti­ra­je na­cio­nal, el in­ven­ta­rio arro­ja­ba un sal­do a fa­vor.

Hoy, cuan­do la industria mu­si­cal de La­ti­noa­mé­ri­ca nos ve co­mo el país con la pro­duc­ción más in­tere­san­te de la re­gión y lo­cal­men­te te­ne­mos la sen­sa­ción de que mu­chas co­sas es­tán pa­san­do en ma­te­ria de mú­si­ca, so­lo un pu­ña­do de ter­cos y ro­mán­ti­cos es­tán in­tere­sa­dos en que los me­ló­ma­nos pue­dan te­ner en­tre sus ma­nos una re­vis­ta de es­te ti­po; que la pue­dan oler, pal­par y fi­nal­men­te con­ser­var, rom­pien­do de pa­so con la he­ge­mo­nía de los con­te­ni­dos di­gi­ta­les en la red, un canal don­de rei­na un pe­rio­dis­mo ho­mo­gé­neo y, en opi­nión de al­gu­nos, par­co y su­mi­so.

“Hay un mon­tón de me­dios on­li­ne pe­ro ve­mos que mu­chos tie­nen un ‘me­dio’ pa­ra ir a even­tos”, di­ce Adolfo Lemos, quien lle­va ocho años al fren­te de Mu­sic Ma­chi­ne Ma­ga­zi­ne, re­vis­ta con 27 nú­me­ros a la fe­cha y que en 2017 lle­ga a la edi­ción im­pre­sa nú­me­ro 30. “No hay crí­ti­ca u opi­nión se­ria pa­ra no per­der la acre­di­ta­ción. Na­die di­ce na­da com­pro­me­te­dor, na­die in­ves­ti­ga o po­ne el de­do en la lla­ga por mie­do a ser ve­ta­do”. Mu­sic Ma­chi­ne Ma­ga­zi­ne, que se fi­nan­cia con pau­tas pu­bli­ci­ta­rias de em­pre­sas pri­va­das o pú­bli­cas del sec­tor cul­tu­ral y mu­si­cal, re­par­te 5.000 ejem­pla­res gra­tui­tos por edi­ción, eco­nó­mi­ca­men­te ha te­ni­do unos años ma­los y otros bue­nos, y su ma­yor cons­tan­te es jus­ta­men­te lo que Lemos lla­ma “la ter­que­dad de lu­char ante la ho­mo­ge­nei­dad me­diá­ti­ca del di­gi­tal. El va­lor de te­ner un me­dio fí­si­co nos di­fe­ren­cia so­bre los de­más me­dios al­ter­na­ti­vos lo­ca­les”.

¿Cuá­les son esos? Hay va­rios, ca­si to­dos en lí­nea y al­gu­nos de vie­ja da­ta, co­mo Zo­na Gi­ran­te, au­to­pro­cla­ma­do co­mo un cy­ber­fan­zi­ne de mú­si­ca con­tem­po­rá­nea es­pe­cia­li­za­do en Amé­ri­ca La­ti­na que des­de 1999 ha ve­ni­do pro­mo­cio­nan­do “el me­jor rui­do en to­do el con­ti­nen­te”. Al fren­te de su cruzada es­tá y siem­pre ha es­ta­do Jo­sé Gan­dour, quien coin­ci­de con que en ma­te­ria de con­te­ni­dos di­gi­ta­les “mu­chos ha­cen pe­rio­dis­mo pa­ra por­tar­se bien con los or­ga­ni­za­do­res de gran­des con­cier­tos, y en sus la­bo­res se con­fun­den las lí­neas di­vi­so­rias en­tre in­for­ma­ción y pu­bli­rre­por­ta­jes”.

So­bre los me­dios en lí­nea, con­ti­núa Gan­dour, “la ver­dad es que no sé si to­dos es­tán ha­cien­do la ta­rea co­mo es de­bi­do. Yo ten­go cla­ro que pa­ra que un me­dio des­ta­que y lle­ne la ne­ce­si­dad de los lec­to­res de­be te­ner pe­rio­dis­tas que com­pren­dan que su fun­ción es ser cro­nis­tas de su tiem­po y de su es­pa­cio. No sir­ve de a mu­cho que un me­dio co­lom­biano se de­di­que a re­es­cri­bir las re­se­ñas he­chas por NME o Pitch­fork, o que con­cen­tre su ener­gía en co­men­tar ex­clu­si­va­men­te la mo­vi­da en el pri­mer mun­do. Creo que mu­chos de los pe­rio­dis­tas mu­si­ca­les de es­te país mi­ran con cier­to des­pre­cio la es­ce­na lo­cal y so­lo se per­ca­tan de su exis­ten­cia cuan­do ha­cen re­fe­ren­cia a al­guien que ya es­tá en las gran­des li­gas. Eso sí, por suer­te exis­ten ex­cep­cio­nes y hay gen­te que, sin caer en la ra­bia in­ne­ce­sa­ria, ha­ce un buen tra­ba­jo y sa­ca no­tas in­tere­san­tes. A esos es a los que va­le la pe­na leer”.

Roc­ka­xis, por ejem­plo, es un me­dio chi­leno que tras mu­chos años de po­si­cio­nar­se co­mo re­vis­ta im­pre­sa en su país lle­gó a Co­lom­bia y abrió una pla­ta­for­ma web que por igual da ca­bi­da al rock de ten­den­cia

ma­yo­ri­ta­ria y al na­cio­nal de ni­cho, con edi­cio­nes des­car­ga­bles de­di­ca­das a even­tos lo­ca­les, co­mo el pro­pio Rock al Par­que de Bo­go­tá, o in­for­ma­ción so­bre con­cier­tos en otros lu­ga­res de la geo­gra­fía co­lom­bia­na, co­mo el Chi­co­ra Fest de Gar­zón (Hui­la).

Una apues­ta en di­gi­tal que de an­te­mano y con otras mi­ra­das, con­te­ni­dos y vo­ces han he­cho otros me­dios que a es­tas al­tu­ras ya son vie­jos co­no­ci­dos y re­fren­da­do­res de la es­ce­na mu­si­cal co­lom­bia­na co­mo Shock, Ba­cá­ni­ka, Car­tel Ur­bano y Ro­lling Sto­ne, de la cual hay que de­cir que en nues­tro país pri­me­ro cir­cu­ló en pa­pel con una se­rie de por­ta­das y cró­ni­cas de­di­ca­das a fi­gu­ras de to­dos los gé­ne­ros: im­po­si­ble ol­vi­dar la de mar­zo de 2004, que ba­jo el tí­tu­lo de Joe Arro­yo: El úl­ti­mo ci­ma­rrón, le va­lió un Pre­mio Na­cio­nal de Pe­rio­dis­mo Si­món Bo­lí­var a su bió­gra­fo Mau­ri­cio Sil­va.

Con me­nos tiem­po en lí­nea, Noi­sey, El Par­lan­te Ama­ri­llo o The Mu­sic Pimp tam­bién ma­ne­jan y ori­gi­nan di­fe­ren­tes ti­pos de con­te­ni­dos so­bre los ar­tis­tas o los fe­nó­me­nos lo­ca­les, in­clu­so aden­trán­do­se en las tra­ses­ce­nas de fe­nó­me­nos muy par­ti­cu­la­res co­mo la mú­si­ca tro­pi­cal ex­pe­ri­men­tal bo­go­ta­na, el ul­tra me­tal pai­sa o el mo­de up sa­nan­dre­sano (co­mo en el ca­so de Noi­sey).

En cuan­to al se­gun­do, Liliana An­dra­de, quien ade­más de El Par­lan­te Ama­ri­llo es­tá rea­li­zan­do no­tas pa­ra MTV News, apues­ta por es­cu­dri­ñar y cu­brir lo na­cio­nal más allá del show bu­si­ness y de lo que su­ce­de en un fin de se­ma­na, po­nien­do en pan­ta­lla a los ta­len­tos lo­ca­les que no so­lo tie­nen mu­cho por de­cir en cuan­to a la mú­si­ca que ha­cen, sino tam­bién so­bre su mo­do de vi­da y lo que pien­san: “La mú­si­ca no es un te­ma fa­ran­du­le­ro, es una ex­pre­sión cul­tu­ral que ha­bla de una so­cie­dad, de un país, de sus sue­ños y an­he­los; y de lo que sien­te, lo que no le gus­ta, lo que pro­po­ne y lo que quie­re un sec­tor muy im­por­tan­te de ciu­da­da­nos”, di­ce An­dra­de.

Fi­nal­men­te, se­gún ella, “es im­por­tan­te de­cir tam­bién que den­tro de los me­dios que cu­bren es­tos con­te­ni­dos hay gen­te muy bue­na, muy

“Hay un mon­tón de me­dios on­li­ne pe­ro ve­mos que mu­chos tie­nen un ‘me­dio’ pa­ra ir a even­tos”.

pi­la, fo­tó­gra­fos re­ta­len­to­sos y pe­rio­dis­tas in­ge­nio­sos. Sin em­bar­go, tam­bién creo que fal­ta ca­li­dad en mu­chos de los cu­bri­mien­tos que se ha­cen: hay mu­chos lu­ga­res co­mu­nes, gra­ba­cio­nes en vi­deo de muy ma­la ca­li­dad y po­co se­gui­mien­to a las ban­das”.

Es un tra­ba­jo que vis­to des­de afue­ra lu­ce des­or­de­na­do, y fren­te al que el pú­bli­co tam­bién de­be te­ner mu­cha más con­cien­cia, co­mo lo cree Ale­jan­dro Marín. Él, jun­to a su her­ma­na Laura, se en­car­gan de mon­tar los con­te­ni­dos de The Mu­sic Pimp, un blog que ha cre­ci­do al ni­vel de una pla­ta­for­ma y del que ha­cen par­te va­rios ti­pos de con­te­ni­dos lo­ca­les, in­clu­yen­do play­lists y pod­casts que al­can­zan has­ta las 10.000 des­car­gas en pro­me­dio. “Los con­te­ni­dos lo­ca­les no tie­nen mu­cha trac­ción más allá de las co­mu­ni­da­des en las que se mue­ven”, di­ce Marín des­de la ex­per­ti­cia no so­lo que ha su­ma­do en el te­ma di­gi­tal, sino co­mo al­guien con tra­yec­to­ria en ra­dio. “Pe­ro es in­dis­cu­ti­ble la im­por­tan­cia que tie­ne es­tos te­mas lo­ca­les, por­que en cual­quier mo­men­to un ar­tis­ta emer­gen­te de es­tos pue­de es­ta­llar y con­ver­tir­se en el nue­vo boom”.

“Pa­ra la can­ti­dad de co­sas que es­tán pa­san­do hay muy po­co rui­do”, en to­do ca­so con­clu­ye Marín: “Se ha de­ja­do de es­cri­bir mu­cho so­bre el te­ma lo­cal, so­bre to­do en cuan­to a las pro­pues­tas al­ter­na­ti­vas, en­ten­dien­do lo al­ter­na­ti­vo co­mo to­do, des­de un He­ren­cia de Tim­bi­quí has­ta un Oh’la­vi­lle. Se ha de­ja­do de ha­cer mu­cha re­por­te­ría y se ha per­di­do mu­cho te­rreno en los es­pa­cios tra­di­cio­na­les de pro­mo­ción co­mo la ra­dio en FM, por­que la mú­si­ca se glo­ba­li­zó, y co­mo se glo­ba­li­zó no hay có­mo com­pe­tir con pro­duc­tos pe­que­ños las po­si­bi­li­da­des de pro­mo­ción”.

Pa­ra Ja­ni­ne­ve­rano y Ser­gio Zu­lua­ga de Me­tal Li­ve Ma­ga­zi­ne, sin em­bar­go, es un buen mo­men­to por­que en los úl­ti­mos años las per­so­nas han read­qui­ri­do“el va­lor de las co­sas tan­gi­bles”,y por eso im­pri­mie­ron 1.000 co­pias de su re­vis­ta, a la es­pe­ra de que les sir­van no so­lo a los mú­si­cos, pro­mo­to­res y fans sino de que ter­mi­nen ha­cien­do par­te de lo que Adolfo Lemos lla­ma “un re­gis­tro his­tó­ri­co del acon­te­cer mu­si­cal in­de­pen­dien­te” que dé­ca­das más ade­lan­te se­rá leí­do pa­ra bus­car re­fe­ren­cias de cuá­les eran, có­mo se movían o en qué con­sis­tían las pro­ble­má­ti­cas de las ban­das y los ar­tis­tas co­lom­bia­nos de es­te mo­men­to.

Va­rias por­ta­das tes­ti­mo­nian la im­por­tan­cia del rock pa­ra los im­pre­sos en la pa­sa­da dé­ca­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.