Dis­tin­tas re­gio­nes, mis­mos re­tos

Es­ce­nas lo­ca­les, y al­gu­nas con­so­li­da­das, se dis­per­san por un país que se des­co­no­ce a sí mis­mo.

Arcadia - - ESPECIAL ROCK COLOMBIANO - Eduar­do Ren­dón Be­ní­tez* Bo­go­tá *Mú­si­co y rea­li­za­dor de Ra­dio­fó­ni­ca 2. Pe­rio­dis­ta.

LA ES­CE­NA MU­SI­CAL EN EL PAÍS

Atrás que­da­ron los años en los que la mú­si­ca al­ter­na­ti­va co­lom­bia­na se cen­tra­li­za­ba en un so­lo pro­gra­ma es­pe­cia­li­za­do (4 Ca­na­les de la Ra­dio­di­fu­so­ra Na­cio­nal de Co­lom­bia), en un so­lo fes­ti­val ma­si­vo (Rock al Par­que) o en unas cuan­tas tien­das de dis­cos es­par­ci­das por los cen­tros de las ciu­da­des prin­ci­pa­les del país.aho­ra, en 2017, las nue­vas pla­ta­for­mas tec­no­ló­gi­cas se con­vier­ten en vitrina de in­con­ta­bles pro­yec­tos ar­tís­ti­cos que a lo lar­go y an­cho del te­rri­to­rio na­cio­nal bus­can vi­si­bi­li­dad en una industria mu­si­cal cam­bian­te y en cons­tan­te mo­vi­mien­to.

En Co­lom­bia, y en el mun­do, el pa­pel del je­fe de pren­sa o del pro­mo­tor de ra­dio se ha vis­to re­em­pla­za­do por las re­des so­cia­les o las lis­tas de co­rreos que sir­ven a los mú­si­cos co­mo prin­ci­pal vía de co­mu­ni­ca­ción en­tre su ar­te, los me­dios es­pe­cia­li­za­dos o los lí­de­res de opi­nión, quie­nes des­de sus or­de­na­do­res o dis­po­si­ti­vos mó­vi­les tie­nen ac­ce­so a in­nu­me­ra­bles pro­pues­tas nue­vas pro­ve­nien­tes de cual­quier la­ti­tud. La ba­rre­ra de es­pa­cio y tiem­po que te­nía en el pa­sa­do una agru­pa­ción en cual­quier mu­ni­ci­pio del país se rom­pió en la se­gun­da dé­ca­da de los dos mil, per­mi­tien­do que las ban­das na­cien­tes lla­ma­ran la aten­ción de la pren­sa o del pú­bli­co, in­clu­so sin sa­lir de su sa­la de en­sa­yo, su ba­rrio o su ciu­dad.

Aho­ra más que nun­ca, el éxi­to de un pro­yec­to mu­si­cal en Co­lom­bia de­jó de ser ex­clu­si­vo de ar­tis­tas pro­ve­nien­tes o radicados en ciu­da­des prin­ci­pa­les co­mo Bo­go­tá, Medellín o Ca­li, cen­tros que en los años no­ven­ta, la dé­ca­da más im­por­tan­te del rock en Co­lom­bia, po­si­cio­na­ron nom­bres icó­ni­cos co­mo Ater­cio­pe­la­dos, 1280 Al­mas, Ul­trá­geno, Ba­jo Tie­rra o Su­per­li­tio. En los úl­ti­mos años, las dis­tin­tas re­gio­nes del país, con su mul­ti­cul­tu­ra­li­dad y ri­que­za de in­fluen­cias ar­tís­ti­cas, han en­tre­ga­do al­gu­nos de los pro­yec­tos mu­si­ca­les al­ter­na­ti­vos más lla­ma­ti­vos de la es­ce­na na­cio­nal ac­tual. El Otro Gru­po de San­ta Mar­ta, por ejem­plo, ha cau­ti­va­do a pro­pios y ex­tra­ños con su se­llo de pop con rui­do, en el que se mez­clan gui­ta­rras cer­ca­nas al shoe­ga­ze con so­ni­dos elec­tró­ni­cos de avan­za­da. Su con­cep­to es­té­ti­co y so­no­ro los ha lle­va­do a ser par­te de al­gu­nos de los festivales mu­si­ca­les co­lom­bia­nos más im­por­tan­tes y a to­car en paí­ses co­mo Pe­rú, Fran­cia, Es­pa­ña o Aus­tria.

En Na­ri­ño,por ejem­plo,una pro­pues­ta co­mo la de Bam­ba­ra­ban­da ha su­pe­ra­do las ba­rre­ras de la dis­tan­cia pa­ra lle­gar a es­ce­na­rios del cir­cui­to ca­pi­ta­lino y a ha­cer reali­dad gi­ras en un cir­cui­to eu­ro­peo aten­to a los nue­vos so­ni­dos la­ti­noa­me­ri­ca­nos. Ni ha­blar de Acid­ye­sit, la nue­va joya pas­tu­sa que sor­pren­dió en la re­cien­te edi­ción del fes­ti­val Rock al Par­que con una im­pe­ca­ble mez­cla de jazz, noi­se, hard­co­re y rock pro­gre­si­vo, con gui­ños re­co­no­ci­bles a la mú­si­ca tra­di­cio­nal cam­pe­si­na.

Ed­son Ve­lan­dia o Apo­lo en Pie­de­cues­ta, San­tan­der; Tres y Yo, en Bu­ca­ra­man­ga; The Book­songs, pro­ve­nien­te de Aca­cías, Me­ta; El­kin Ro­bin­son, de Pro­vi­den­cia; Co­yo­te Vo­ya­ger, de Tun­ja, y Uni­ver­sos, de Ba­rran­qui­lla, son so­lo al­gu­nos ejem­plos de pro­yec­tos que des­de sus re­gio­nes han sa­bi­do ga­nar­se un es­pa­cio y un re­co­no­ci­mien­to en los cir­cui­tos al­ter­na­ti­vos es­pe­cia­li­za­dos.

Sus nom­bres, sus ini­cia­ti­vas y sus pro­duc­tos han pren­di­do alar­mas en­tre pro­mo­to­res o pe­rio­dis­tas mu­si­ca­les que, ya sea can­sa­dos de las mis­mas so­no­ri­da­des de las prin­ci­pa­les ciu­da­des co­lom­bia­nas o in­da­gan­do en pro­pues­tas no­ve­do­sas, bus­can en las re­gio­nes nue­vas his­to­rias pa­ra ali­men­tar sus pa­rri­llas de con­te­ni­dos.

CIU­DA­DES IN­TER­ME­DIAS VS. CIU­DA­DES PRIN­CI­PA­LES

Las ciu­da­des prin­ci­pa­les del país ofre­cen cir­cui­tos con más his­to­ria, me­jo­res sa­las de en­sa­yo y es­tu­dios de gra­ba­ción que su­plen de gran ma­ne­ra las ne­ce­si­da­des pa­ra un pro­yec­to mu­si­cal en bus­ca de un so­ni­do pro­pio. Sus cen­tros edu­ca­ti­vos en­fo­ca­dos en el ar­te cuen­tan ade­más con do­cen­tes con más ex­pe­rien­cia, con­vir­tién­do­se en pla­zas pro­duc­ti­vas y en epi­cen­tros de la mo­vi­da al­ter­na­ti­va na­cio­nal. Sin em­bar­go, en los úl­ti­mos años se ha vis­to un in­tere­san­te in­ter­cam­bio de ta­len­to en­tre las ca­pi­ta­les im­por­tan­tes y la pro­duc­ción ar­tís­ti­ca de las re­gio­nes. Ca­da vez más se en­cuen­tran ca­sos de mú­si­cos de ciu­da­des prin­ci­pa­les que se acer­can a las re­gio­nes con el áni­mo de in­da­gar en las pro­pues­tas cul­tu­ra­les tra­di­cio­na­les, ya sea pa­ra su co­mer­cia­li­za­ción, pa­ra su es­tu­dio o pa­ra res­ca­tar la me­mo­ria his­tó­ri­ca de la mú­si­ca po­pu­lar. Ejem­plo de es­to son los tra­ba­jos de mú­si­cos o pro­duc­to­res co­mo Urián Sar­mien­to, con una im­por­tan­te tra­di­ción en el rock co­lom­biano, que ha res­ca­ta­do el re­per­to­rio y el tra­ba­jo de fi­gu­ras his­tó­ri­cas de la mú­si­ca co­lom­bia­na co­mo Paí­to y Los Gai­te­ros de Pun­ta Bra­va en su pro­yec­to So­ni­dos En­rai­za­dos. Lo mis­mo ha pa­sa­do con Llo­ro­na Re­cords, se­llo dis­co­grá­fi­co li­de­ra­do por el mú­si­co y pro­duc­tor Die­go Gó­mez, quien ha sa­bi­do dar­les vi­si­bi­li­dad a ar­tis­tas le­gen­da­rios o nue­vos co­mo Los Gai­te­ros de San Ja­cin­to y El­kin Ro­bin­son.

Es­tos, y otros ejem­plos, son mues­tra del cons­tan­te in­ter­cam­bio ar­tís­ti­co en­tre ciu­da­des y re­gio­nes, es­pa­cios geo­grá­fi­cos con co­lo­res par­ti­cu­la­res que, gra­cias a la cu­rio­si­dad y a los la­zos en­tre ar­tis­tas de dis­tin­tas ge­ne­ra­cio­nes, in­fluen­cias e idio­sin­cra­sias, rom­pen las ba­rre­ras pa­ra sa­tis­fa­cer la de­man­da de oí­dos di­fí­ci­les de con­quis­tar con la ra­dio co­mer­cial. Al mis­mo tiem­po, son ini­cia­ti­vas que van con­so­li­dan­do de a po­co un cir­cui­to mu­si­cal co­lom­biano en el que to­dos los en­tes de la industria se vean be­ne­fi­cia­dos.

La mo­vi­da en San­tan­der, en Pie­de­cues­ta y en Bu­ca­ra­man­ga, es muy ri­ca mu­si­cal­men­te, hay di­ver­si­dad.

Ivá nS a mu dio, pro­duc­tor del pro­gra­ma De­mo Es­té­reo de Ra­dió ni ca, es­pa­cio se­ma­nal en el que se pre­sen­tan nue­vos so­ni­dos emer­gen­tes de to­do el país,afir­ma que se es­tán crean­do es­tos cir­cui­tos mu­si­ca­les gra­cias a la au­to­ges­tión apo­ya­da por las nue­vas tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción. “Uno en­cuen­tra festivales mu­si­ca­les en Po­pa­yán, en Rio­ne­gro o en Rio­su­cio. Aho­ra uno ve que se crea una co­mu­ni­dad. Las ban­das de las ciu­da­des prin­ci­pa­les tam­bién se mue­ven ha­cia esos sec­to­res. Eso es bueno por­que la idea es po­der ge­ne­rar un cir­cui­to na­cio­nal con even­tos y lu­ga­res pa­ra que to­das las agru­pa­cio­nes pue­dan to­car en mu­ni­ci­pios desa­rro­lla­dos”, afir­ma.

Si bien las ban­das pro­ta­go­nis­tas de es­te es­pa­cio ra­dial pro­vie­nen en su ma­yo­ría de ciu­da­des co­mo Bo­go­tá, Medellín y sus al­re­de­do­res, el 35 % de las agru­pa­cio­nes de la pa­rri­lla anual del pro­gra­ma de la ra­dio pú­bli­ca lle­ga de las re­gio­nes. “La mo­vi­da en San­tan­der, en Pie­de­cues­ta y en Bu­ca­ra­man­ga, es muy ri­ca mu­si­cal­men­te, hay di­ver­si­dad de gé­ne­ros. En el sur del país, en mu­ni­ci­pios co­mo Ipia­les, hay mu­chas pro­pues­tas que, cu­rio­sa­men­te, es­tán sa­lien­do a Ecua­dor. En la cos­ta tam­bién hay cir­cui­tos que bus­can lle­gar a otras ciu­da­des del país y al mis­mo tiem­po sa­lir de Co­lom­bia. Hay una es­ce­na mu­si­cal im­por­tan­te pe­ro a ve­ces es­tá muy apar­ta­da”, con­clu­ye.

Es­ta ex­plo­ra­ción e in­ter­cam­bio crea­ti­vo en­tre las ciu­da­des prin­ci­pa­les y las re­gio­nes en el pro­ce­so ha des­en­ca­de­na­do en un im­por­tan­te po­si­cio­na­mien­to de la fu­sión en­tre rit­mos tra­di­cio­na­les con otros más cer­ca­nos al pop o al rock, que ha si­do ce­le­bra­da no so­lo en Co­lom­bia, sino en el ex­te­rior.ya no es ex­tra­ño que festivales mu­si­ca­les del mun­do in­clu­yan en sus car­te­les prin­ci­pa­les pro­pues­tas co­mo las de Bom­ba Es­té­reo, Sys­te­ma So­lar, Ka­li Uchis o Salt Cat­he­dral, pro­yec­tos que han sa­bi­do ali­men­tar­se de las raí­ces mu­si­ca­les co­lom­bia­nas pa­ra crear pro­duc­tos de ex­por­ta­ción de ca­li­dad que pue­den com­pe­tir sin trau­ma al­guno en el mer­ca­do in­ter­na­cio­nal.

CIR­CUI­TOS NA­CIO­NA­LES

La preo­cu­pa­ción cons­tan­te por la con­so­li­da­ción de un cir­cui­to mu­si­cal al­ter­na­ti­vo, sos­te­ni­ble ar­tís­ti­ca y eco­nó­mi­ca­men­te, ha per­mi­ti­do un flu­jo de ex­pe­rien­cias que ha con­du­ci­do a una uni­dad

que so­bre­pa­sa gé­ne­ros o eti­que­tas. En la cos­ta ca­ri­be co­lom­bia­na, por ejem­plo, ini­cia­ti­vas co­mo El To­que del Sá­ba­do han per­mi­ti­do una cir­cu­la­ción y un in­ter­cam­bio de pro­pues­tas lo­ca­les con al­gu­nos de los prin­ci­pa­les nom­bres de la mú­si­ca al­ter­na­ti­va en Co­lom­bia.

Vir­gi­lio Ro­drí­guez, mú­si­co, pro­duc­tor y ges­tor cul­tu­ral des­de el pro­yec­to la­so, una pla­ta­for­ma pa­ra que los jó­ve­nes cons­tru­yan re­des de tra­ba­jo co­la­bo­ra­ti­vo pa­ra in­cen­ti­var la ge­ne­ra­ción y cir­cu­la­ción de con­te­ni­dos cul­tu­ra­les, afir­ma que la es­ce­na rock en ciu­da­des de la cos­ta co­lom­bia­na es­tá en cre­ci­mien­to:“el sec­tor no es­tá só­li­do to­da­vía, es co­mo un be­bé y no es­tá ni ga­tean­do, pe­ro al­gu­nas agru­pa­cio­nes y al­gu­nas per­so­nas se han ubi­ca­do en el sec­tor to­man­do el li­de­raz­go de pro­ce­sos en Ba­rran­qui­lla, Car­ta­ge­na y San­ta Mar­ta, in­clu­so en Mon­te­ría. Hay po­cos es­pa­cios pe­ro los que hay son só­li­dos”, ase­gu­ra.

A pe­sar de es­tos es­fuer­zos, en las re­gio­nes hay di­fi­cul­ta­des que vie­nen de la es­ce­na mu­si­cal al­ter­na­ti­va de las ciu­da­des in­ter­me­dias co­lom­bia­nas: po­cos es­pa­cios que apo­yen las pro­pues­tas ar­tís­ti­cas y fal­ta de di­fu­sión por par­te de me­dios es­pe­cia­li­za­dos o ma­si­vos.

“En la cos­ta te­ne­mos gran­des pro­ble­mas en cuan­to a es­pa­cios de di­fu­sión y pro­mo­ción de la mú­si­ca. Po­co a po­co se ha me­ti­do la mú­si­ca de las ban­das en los ba­res, pe­ro hay una so­la emi­so­ra que lle­ga con so­ni­dos cer­ca­nos al rock y a otras co­sas. Pe­ro no to­das las ban­das sue­nan en esa emi­so­ra y no to­da la mú­si­ca que ahí sue­na es del gus­to del pú­bli­co cos­te­ño”, afir­ma Ro­drí­guez so­bre la es­ce­na mu­si­cal al­ter­na­ti­va en el Ca­ri­be co­lom­biano. En cuan­to a los es­pa­cios de di­fu­sión agre­ga:“hay pe­que­ños mo­vi­mien­tos emer­gen­tes de di­fu­sión, pe­ro son muy in­ci­pien­tes aún. Las­ti­mo­sa­men­te es­tán muy in­fluen­cia­dos por las co­sas vie­jas, lo que ha­ce que lo no­ve­do­so, arries­ga­do o pro­po­si­ti­vo no sea ad­mi­ti­do rá­pi­da­men­te. La es­ce­na no es­tá tan bien, pe­ro so­mos op­ti­mis­tas de que me­jo­re”, con­clu­ye.

LOS RE­TOS

Dis­mi­nuir las bre­chas de pro­duc­ción en­tre lo rea­li­za­do en ciu­da­des in­ter­me­dias con res­pec­to a las ciu­da­des prin­ci­pa­les, for­ta­le­cer los cir­cui­tos ar­tís­ti­cos y ex­plo­tar de bue­na for­ma las nue­vas pla­ta­for­mas de di­fu­sión y pro­mo­ción di­gi­ta­les son los re­tos prin­ci­pa­les de los ar­tis­tas na­cio­na­les pa­ra la vi­sua­li­za­ción de sus pro­duc­tos ante el país y el mun­do.

Así,con el com­pro­mi­so real de ca­da uno de los en­tes de una industria na­cio­nal, en­tre los que se in­clu­yen ar­tis­tas, me­dios de co­mu­ni­ca­ción, pro­mo­to­res, ve­nues y más, se con­so­li­da­rá un cir­cui­to lo­cal en el que el in­ter­cam­bio cons­tan­te lla­me la aten­ción de nue­vas au­dien­cias en to­das las la­ti­tu­des co­lom­bia­nas, la ver­da­de­ra ba­se de un cir­cui­to mu­si­cal y cul­tu­ral con­so­li­da­do y real­men­te sos­te­ni­ble.

La ban­da pas­tu­sa Bam­ba­ra­ban­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.