La lu­cha se he­re­da y adap­ta

A un la­do de las es­ce­nas co­mer­cia­les se han al­za­do en es­tos 20 años, mar­gi­nal­men­te, gé­ne­ros con se­gui­do­res fie­les. To­dos hi­jos de los años ochen­ta y no­ven­ta, pa­re­cen se­guir lu­chan­do por so­bre­vi­vir.

Arcadia - - ESPECIAL ROCK COLOMBIANO - Jo­sé E. Pla­ta* Bo­go­tá *Pe­rio­dis­ta mu­si­cal. Ha pu­bli­ca­do en me­dios de Es­pa­ña, Mé­xi­co y Es­ta­dos Uni­dos, en­tre otros.

HIP HOP, ME­TAL, SKA Y PUNK EN CO­LOM­BIA

La his­to­ria de las ex­pre­sio­nes mu­si­ca­les ur­ba­nas de los úl­ti­mos 60 años ha si­do con­ta­da en múl­ti­ples oca­sio­nes. A tra­vés de ellas la so­cie­dad ha te­ni­do otra for­ma de do­cu­men­ta­ción y con­ser­va­ción de la me­mo­ria, li­ga­da tan­to a la cul­tu­ra ma­si­va co­mo al un­der­ground. Es­ta ha­ce par­te igual­men­te de un sis­te­ma de va­lo­res, de no­cio­nes de co­mer­cio cul­tu­ral a tra­vés de dis­cos, pre­sen­ta­cio­nes, festivales, even­tos y tam­bién de re­la­cio­nes hu­ma­nas en­tre crea­do­res y pú­bli­co.

Se pen­sa­ría que el rock es la ex­pre­sión mu­si­cal pre­fe­ri­da pa­ra ex­pre­sar un des­con­ten­to y un des­pren­di­mien­to ge­ne­ra­cio­nal. Pe­ro la reali­dad ac­tual de es­te gé­ne­ro co­mo op­ción mu­si­cal lo apar­ta de un dis­cur­so de re­bel­día, pa­ra ser una mú­si­ca que al­gu­nos ya con­si­de­ran de ca­tá­lo­go. Tam­bién los ar­tis­tas la­ti­noa­me­ri­ca­nos han co­men­za­do a ser par­te de re­per­to­rios que se con­si­de­ran clá­si­cos. El rock (no) ha muer­to y tal vez (no) mue­ra, pe­ro tie­ne que re­plan­tear­se.

Exis­te una cul­tu­ra roc­ke­ra en el país que lle­va años bus­can­do es­pa­cios y di­fu­sión, y que po­co se re­la­cio­na con el rock mains­tream. No se des­co­no­cen sus apor­tes y su his­to­ria den­tro de la mú­si­ca na­cio­nal y del con­ti­nen­te. Si bien se ha­bla de re­de­fi­nir el rock na­cio­nal, es ca­da vez más di­fí­cil en­con­trar es­ta mú­si­ca den­tro de una prio­ri­dad pa­ra las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes. La ofer­ta es am­plia y las tendencias cam­bian rá­pi­da­men­te. Los pro­ce­sos de con­so­li­da­ción de ar­tis­tas son dis­tin­tos a aque­llos que se tu­vie­ron en los se­ten­ta, ochen­ta y no­ven­ta, y pro­duc­tos co­mo dis­cos com­pac­tos, vi­ni­lo su ob­je­tos de mer­ca­deo mu­si­cal se con­vier­ten en ob­je­tos de cul­to al ser re­em­pla­za­dos por con­su­mos en strea­ming o por de­man­da.

Aun así, el tra­ba­jo y la per­sis­ten­cia de even­tos co­mo Rock al Par­que, Al­ta­voz y otros festivales pú­bli­cos son la mues­tra de un sec­tor ar­tís­ti­co que lo re­quie­re y ve en ellos una pla­ta­for­ma de va­li­da­ción, pe­ro no se pue­de pen­sar que son las úni­cas pla­ta­for­mas via­bles. Exis­ten tam­bién his­to­rias lo­ca­les de gé­ne­ros ur­ba­nos co­mo el ska, el me­tal, el hip hop y el punk que se en­cuen­tran en al­gu­nos pun­tos, pe­ro que con­ser­van a la vez, ca­da uno de ellos, sus par­ti­cu­la­ri­da­des.

Es­tas ex­pre­sio­nes tie­nen una pre­sen­cia en la so­cie­dad co­lom­bia­na y se han es­for­za­do en ser un ca­mino ar­tís­ti­co pa­ra mu­chos jó­ve­nes, pe­ro tam­bién son un le­ga­do de dos o tres ge­ne­ra­cio­nes de ar­tis­tas que ya han de­ja­do una obra que se pue­de re­vi­sar. Es­tos se si­guen con­su­mien­do y pro­du­cien­do en la ac­tua­li­dad, y tie­nen pú­bli­co y mer­ca­do. Re­vi­sar su his­to­ria y vi­gen­cia es tam­bién en­con­trar­se con la frag­men­ta­da his­to­ria de la in­de­pen­den­cia mu­si­cal co­lom­bia­na: la mis­ma que se ha fun­da­do en au­sen­cias, pa­sio­nes y es­fuer­zos de lar­go alien­to.

HIP HOP: LA VOZ DE LOS QUE NO TIE­NEN VOZ

El hip hop lle­ga a Co­lom­bia co­mo un eco del mo­vi­mien­to so­cial y ar­tís­ti­co que la ciu­dad de Nue­va York ges­ta a me­dia­dos de los se­ten­ta. En ple­na cri­sis so­cial, po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca, la Gran Man­za­na al­za su voz a tra­vés de los fra­seos lí­ri­cos rá­pi­dos, que se con­vir­tie­ron en la “voz de los que no tie­nen voz”.

En los ochen­ta, el hip hop em­pie­za a es­cri­bir su his­to­ria y co­mien­zan a apro­piár­se­lo en dis­tin­tos lu­ga­res. Los lla­ma­dos cua­tro ele­men­tos (rap, break­dan­ce, Dj y gra­fi­ti) se ex­pan­den co­mo un con­jun­to de reali­da­des pro­pias que con­so­li­dan es­te mo­vi­mien­to.

La primera fuen­te de di­fu­sión del hip hop en Co­lom­bia fue­ron pe­lí­cu­las co­mo Flash­dan­ce, Beat Street y Brea­kin’ o in­clu­so el es­pa­cio

te­le­vi­si­vo Bai­la de rum­ba. El bai­le y la mú­si­ca co­mo fac­tor de unión hi­cie­ron que se crea­ran los pri­me­ros gru­pos de bai­le (los lla­ma­dos crews), que se es­ta­ble­cie­ron en Bo­go­tá, Ca­li y Medellín.

La mú­si­ca que se ha­cía no se gra­ba­ba (has­ta los no­ven­ta se pue­de de­cir que el hip hop en Co­lom­bia co­mien­za a ser re­gis­tra­do o gra­ba­do), y del gra­fi­ti que se hi­zo en aque­lla épo­ca po­co que­dó. Aun así, la se­mi­lla se sem­bró. En los no­ven­ta el país to­ma con­cien­cia del po­der del hip hop y de có­mo es­te pue­de ser un canal de ex­pre­sión que ref le­je la vi­da de ba­rrios y co­mu­nas, que por años han vi­vi­do en­tre el ol­vi­do es­ta­tal y la fal­ta de opor­tu­ni­da­des.

Las op­cio­nes pa­ra gra­bar se abren en los no­ven­ta y lo­gran de­jar los pri­me­ros re­gis­tros de au­dio a tra­vés de dis­cos com­pac­tos y ca­se­tes. Nom­bres de ar­tis­tas co­mo Go­tas de Rap, La Etn­nia, Car­bono, Ru­laz Plaz­ko, Es­ti­lo Ba­jo, Asi­lo 38 y Ces­cru En­la­ce em­pie­zan a dar­se a co­no­cer y mues­tran có­mo el mo­vi­mien­to te­nía así sus va­lo­res y bús­que­das, sus re­que­ri­mien­tos y sus ar­tis­tas.

Es­tas can­cio­nes son así la voz que mues­tra a Bo­go­tá co­mo una ciu­dad di­vi­di­da (el nor­te es de los ri­cos, en el sur hay ba­rrios sub­nor­ma­les y co­mu­ni­da­des con ne­ce­si­da­des bá­si­cas in­sa­tis­fe­chas). Medellín tie­ne en las co­mu­nas gran­des fo­cos de de­sigual­dad y re­duc­tos de pan­di­llas que han na­ci­do co­mo re­fle­jo de la au­sen­cia del Es­ta­do. En Ca­li, el dis­tri­to de Agua­blan­ca con­cen­tra gran po­bla­ción ju­ve­nil vul­ne­ra­ble con po­cas al­ter­na­ti­vas de es­tu­dio o tra­ba­jo.

En el oc­ci­den­te, el hip hop se con­vier­te en una industria con su pro­pio star sys­tem des­de los ochen­ta y se am­plía en los no­ven­ta. Es­te mo­de­lo no se re­pli­ca en Co­lom­bia. Ac­ce­der a las co­sas que for­man par­te de la pa­ra­fer­na­lia de es­te mun­do ca­pi­ta­lis­ta (ro­pa, au­tos, equi­pos so­fis­ti­ca­dos, jo­yas) no es al­go que se lo­gre de un día pa­ra otro. Quie­nes pren­sa­ron sus dis­cos o ca­se­tes pu­die­ron dar­se cuen­ta de que te­nía que ha­cer­se to­do, des­de la au­to­ges­tión has­ta las ven­tas, que no iban a ser mi­llo­na­rias o as­tro­nó­mi­cas. Por otro la­do, el hip hop no ha si­do una prio­ri­dad pa­ra las com­pa­ñías dis­co­grá­fi­cas na­cio­na­les. El 95 % de es­tas pro­duc­cio­nes son in­de­pen­dien­tes.

Ya en los no­ven­ta y en el nue­vo mi­le­nio, co­mien­za a com­pren­der­se que se re­quie­ren es­fuer­zos co­lec­ti­vos pa­ra ob­te­ner fru­tos. Es­to ha­ce que com­pa­ñías de bai­le se pro­fe­sio­na­li­cen. Así mis­mo, los go­bier­nos lo­ca­les mues­tran su in­te­rés me­dian­te con­vo­ca­to­rias, ta­lle­res y festivales que han vi­si­bi­li­za­do la cul­tu­ra hip hop co­lom­bia­na en los úl­ti­mos 20 años.

El hip hop na­cio­nal tie­ne en la ac­tua­li­dad me­dios pro­pios, es­cue­las y ta­lle­res de tra­ba­jo co­mu­ni­ta­rio, festivales abier­tos y una cons­tan­te bús­que­da y re­fle­xión de lo que sig­ni­fi­ca es­ta cul­tu­ra pa­ra un país que aho­ra se en­fren­ta a otros re­tos. Ta­len­tos lo­ca­les co­mo Crack Fa­mily y Crew Pe­li­gro­sos, en­tre otros, son el re­fle­jo de una ge­ne­ra­ción que asu­mió las ri­mas y la bús­que­da de es­ta ex­pre­sión co­mo una mues­tra de re­sis­ten­cia. Al­gu­nos cons­tru­yen con ella y pien­san en un cam­bio; otros aún la usan pa­ra re­tra­tar con cru­de­za la reali­dad na­cio­nal.

Víc­tor Ca­sas (pro­mo­tor, ges­tor y brea­ker) re­co­no­ce que en el hip hop co­lom­biano “hay una es­pe­cie de ago­ta­mien­to re­fle­ja­do en la si­tua­ción del país. Las con­vo­ca­to­rias han ba­ja­do en can­ti­dad y ru­bros. Aun así, el mo­vi­mien­to es gran­de. Hay hop­pers que se han ido del país y no hay una pro­fe­sio­na­li­za­ción de la es­ce­na. No es so­lo can­tar y de­cir co­sas: es asu­mir un com­pro­mi­so hu­mano, ar­tís­ti­co y em­pre­sa­rial que no se es­tá vien­do”.

SKA: VOZ UR­BA­NA TRO­PI­CAL

La his­to­ria del ska en Co­lom­bia em­pie­za en los años no­ven­ta, mo­men­to en el que el re­sur­gir de pro­pues­tas in­de­pen­dien­tes se da co­mo res­pues­ta a una bús­que­da mu­si­cal en Bo­go­tá y Medellín, prin­ci­pal­men­te. Mien­tras que en ciu­da­des co­mo Caracas, Bue­nos Ai­res y Ciu­dad de Mé­xi­co es­tos so­ni­dos eran fa­mi­lia­res en los ochen­ta con agru­pa­cio­nes co­mo Des­or­den Pú­bli­co, Los Fa­bu­lo­sos Ca­di­llacs, Alp­hon­so S’en­tre­ga o La Mal­di­ta Ve­cin­dad y los Hi­jos del Quin­to Pa­tio, en el país es­ta ex­pre­sión co­men­zó a co­no­cer­se en los tem­pra­nos no­ven­ta a tra­vés de los cir­cui­tos del punk y del hard­co­re.

En las ca­pi­ta­les la­ti­noa­me­ri­ca­nas re­fe­ri­das, el gus­to por el ska ja­mai­quino de los años se­sen­ta y tem­pra­nos se­ten­ta, y tam­bién el de la se­gun­da olea­da del ska (en In­gla­te­rra a tra­vés del se­llo Two To­ne Re­cords de EMI Mu­sic y con ar­tis­tas co­mo The Spe­cials, The Se­lec­ter, Mad­ness, The Beat o The Hig­sons), hi­zo que se die­ran esos pri­me­ros acer­ca­mien­tos.

Pe­ro en el ca­so co­lom­biano, pri­me­ro se fue dan­do a co­no­cer el so­ni­do de los gru­pos bri­tá­ni­cos que las ba­ses de Ja­mai­ca, por su cla­ra te­má­ti­ca ur­ba­na. El ska en Co­lom­bia co­men­zó sien­do una mú­si­ca pa­ra un pú­bli­co jo­ven in­tere­sa­do en el punk y en el hard­co­re: una am­plia­ción de las ex­plo­ra­cio­nes so­no­ras. Y es en es­ta mis­ma dé­ca­da cuan­do en Co­lom­bia al­zó su pro­pio vue­lo, pues fue­ron apa­re­cien­do ban­das y even­tos de­di­ca­dos a es­te so­ni­do en es­pe­cial.

Es im­por­tan­te men­cio­nar las vi­si­tas de ar­tis­tas co­mo la ban­da fran­ce­sa Mano Ne­gra (en 1992, a tra­vés de la ex­pe­rien­cia Car­go 92 y pos­te­rior­men­te El Ex­pre­so del Hie­lo en 1993) o Los Fa­bu­lo­sos Ca­di­llacs en 1994. Su so­ni­do fue ca­lan­do y abrien­do el es­pa­cio pa­ra una nue­va ca­ma­da de apre­cia­do­res.

Los pri­me­ros nom­bres de ban­das que to­ma­ron es­te ca­mino so­no­ro son Justicia Na­tu­ral, Los Ele­fan­tes, La So­no­ra Cien­fue­gos, La Fa­mi­lia Bas­tar­da, Skar­tel, Hu­mano X, La Pe­que­ña Na­ción, Sin Ra­za Pu­ra, Des­or­den So­cial, Skam­pi­da, La Se­ve­ra Ma­ta­ce­ra, Alerta Ka­ma­ra­da, en­tre otros. Po­co a po­co es­te so­ni­do fue apa­re­cien­do y dán­do­se a co­no­cer.

El mo­vi­mien­to ha si­do de al­ti­ba­jos. Co­men­zó fuer­te en aque­lla dé­ca­da y po­co a po­co fue des­va­ne­cién­do­se de­bi­do a que el reg­gae to­ma­ba más fuer­za. El ska, so­ni­do más com­pro­me­ti­do con una mi­ra­da so­cial y en oca­sio­nes po­lí­ti­ca so­bre la reali­dad, ter­mi­nó sien­do una cu­rio­si­dad en al­gu­nas oca­sio­nes. Tam­bién, el fe­nó­meno de ra­di­ca­li­za­ción de al­gu­nos gru­pos que re­cla­ma­ron el con­te­ni­do po­lí­ti­co de es­ta mú­si­ca hi­zo que al­gu­nos gru­pos de­ci­die­ran no con­ti­nuar con sus ca­rre­ras.

Jor­ge Ro­drí­guez “Toby”, le­gen­da­rio pro­mo­tor del ska na­cio­nal, co­men­ta: “El ska co­lom­biano fue dis­mi­nu­yen­do en su aco­gi­da y pú­bli­co por si­tua­cio­nes com­ple­jas que in­clu­ye­ron vio­len­cia en al­gu­nos even­tos y las ban­das ade­más bus­ca­ron otros ho­ri­zon­tes mu­si­ca­les y otros pú­bli­cos”.

Es­ta reali­dad de va­rios años pa­re­ce aho­ra te­ner un cam­bio. Scof­flaws, un co­lec­ti­vo de tra­ba­jo en torno a es­ta mú­si­ca, ha he­cho even­tos que bus­can de­tec­tar nue­vos ta­len­tos y re­co­no­cer la his­to­ria de es­te so­ni­do en el país.

PUNK: VOZ UR­BA­NA MAR­GI­NAL

Los con­vul­sio­na­dos se­ten­ta en el Reino Uni­do fue­ron el te­rreno fér­til pa­ra que el des­con­ten­to ju­ve­nil por el des­em­pleo, la fal­ta de opor­tu­ni-

da­des y las du­ras con­di­cio­nes so­cia­les y po­lí­ti­cas se con­vir­tie­ran es una ex­pre­sión de rup­tu­ra y trans­gre­sión con­tra el gobierno y la so­cie­dad. La efer­ves­cen­cia fue rá­pi­da. En­tre 1976 y 1978 tu­vo una vi­da agi­ta­da y lue­go se ex­pan­dió a otras ciu­da­des eu­ro­peas, has­ta lle­gar al con­ti­nen­te en los tem­pra­nos ochen­ta.

El punk se con­vir­tió en­ton­ces en un canal de des­con­ten­to que con can­cio­nes rá­pi­das, cres­tas, ta­ches, bo­tas pun­te­ras y ro­pas raí­das se co­ló en el con­ti­nen­te. El punk vino con los dis­cos que lle­ga­ban de quie­nes via­ja­ban y lue­go se em­pe­zó a es­par­cir en ca­se­tes. El mo­vi­mien­to sub­te­rrá­neo de los ochen­ta en Pe­rú tam­bién ca­ló en el país, ha­cien­do que se apre­cia­ra el so­ni­do de la ban­da Nar­co­sis.

Se ca­na­li­za­ron así el des­con­ten­to y la in­cer­ti­dum­bre lo­cal en ciu­da­des co­mo Bo­go­tá y Medellín. Eran los años de la gue­rra de car­te­les y el te­rro­ris­mo. En co­mu­nas y ba­rrios obre­ros se ar­ma­ron ban­das que con can­cio­nes rá­pi­das re­fle­ja­ron el des­con­ten­to. Apa­re­cie­ron los nom­bres de ban­das co­mo I.R.A., Mu­tan­tex, La Pes­ti­len­cia, Mor­gue, De­sa­dap­ta­doz, NN, Li­bra, Fér­til Mi­se­ria, Po­li­kar­pa y sus Vi­cio­sas y más, en­tre 1985 y 1995. Medellín co­men­zó a desa­rro­llar un mo­vi­mien­to que ven­dría a co­no­cer­se co­mo “Punk Me­da­llo”, con el cual se de­fi­ni­ría el so­ni­do de una ge­ne­ra­ción que cre­cía ba­jo la ame­na­za de las bom­bas y el nar­co­trá­fi­co.

Bo­go­tá desa­rro­lla­ría su pro­pia ver­sión de la in­quie­tud punk, que ha ido evo­lu­cio­nan­do y man­te­nien­do así ac­to­res y ban­das claves. Al­gu­nos op­tan por la ver­sión bá­si­ca del punk, y otros lo to­man co­mo ba­se de un ac­ti­vis­mo en el que hay re­sis­ten­cia ante las ins­ti­tu­cio­nes, tra­ba­jo de au­to­ges­tión y tra­ba­jo de ba­se.

Co­mo op­ción mu­si­cal ur­ba­na, vi­ve su in­ten­si­dad a tra­vés de can­cio­nes desafian­tes, dis­cos de ti­ra­jes cor­tos y con­cier­tos li­mi­ta­dos.

Na­fer Mar­tín, vo­ca­lis­ta de la ban­da Mi­nis­te­rio de Va­gan­cia, re­co­no­ce que “el punk va más allá de ser una mo­da y de que J. Bal­vin se pon­ga una cha­que­ta de ta­ches. El día que el Es­mad y que el di­ne­ro de la co­rrup­ción se va­ya a co­sas que el pue­blo ne­ce­si­ta, ese día el punk no ten­drá na­da que ha­cer. Mien­tras los jó­ve­nes sien­tan que la mú­si­ca no los re­pre­sen­ta, es­ta­rá ahí”.

ME­TAL: VOZ UR­BA­NA PRO­PIA

Los mis­mos se­ten­ta que se en­car­ga­ron de dar­le al mun­do punk y ba­ses del hip hop fue­ron ca­pa­ces de dar pa­so tam­bién a un so­ni­do ra­di­cal que se con­ser­va y ha mu­ta­do a tra­vés de di­ver­sos sub­gé­ne­ros: el me­tal. En prin­ci­pio es­ta mú­si­ca lle­gó al país a tra­vés de dis­cos y ca­se­tes con per­so­nas que sa­lían de Co­lom­bia y, al igual que en los otros gé­ne­ros, se fue dan­do a co­no­cer de mano en mano.

El so­ni­do ex­tre­mo del rock, en el que la bús­que­da so­no­ra va más allá del agra­do, tie­ne una ex­pre­sión fuer­te en el país des­de los años ochen­ta. El me­tal ha ido desa­rro­llán­do­se en la na­ción en la ma­yo­ría de ciu­da­des y po­bla­cio­nes in­ter­me­dias, y ha lo­gra­do crear una his­to­ria que se ha sos­te­ni­do por ca­si 40 años y que no so­la­men­te es apre­cia­da aquí: tam­bién fue­ra del país se mi­ra con res­pe­to.

Co­lom­bia ha se­gui­do con es­pe­cial in­te­rés las di­fe­ren­tes es­cue­las so­no­ras del me­tal, des­de el le­gen­da­rio heavy me­tal, pa­san­do por el th­rash, el black, el death, el grind­co­re, el speed me­tal y más, que han te­ni­do tan­to au­dien­cia lo­cal co­mo con­su­mo de pro­duc­cio­nes ex­tran­je­ras. Es tam­bién des­ta­ca­ble re­cor­dar el lla­ma­do ul­tra­me­tal, aquel so­ni­do desa­rro­lla­do en Medellín por la ban­da Pa­ra­be­llum, que fue es­cu­cha­do por ban­das no­rue­gas que sin­tie­ron la cru­de­za y fir­me­za de un so­ni­do úni­co.

Des­de los años ochen­ta, ha ha­bi­do me­tal en el país con un gran apre­cio de un pú­bli­co que ha op­ta­do por se­guir sus di­fe­ren­tes tendencias. Es, ade­más, uno de los ni­chos más apre­cia­dos den­tro de la industria mu­si­cal, por la res­pues­ta y el com­pro­mi­so del pú­bli­co ante es­te so­ni­do. Si bien dos le­gen­da­rias ban­das co­mo Neu­ro­sis y Dark­ness han anun­cia­do su re­ti­ro de la es­ce­na, el me­tal na­cio­nal tie­ne pi­la­res so­no­ros tan só­li­dos co­mo nue­vos.

Gru­pos co­mo Ma­sa­cre, Reen­car­na­ción, Oc­cul­tus, Ex­ca­li­bur, Lu­ci­fe­rian, In­qui­si­tion, Le­gend Ma­ker, Gaias Pen­du­lum, Witch­trap, Pu­ru­lent, Agony, So­bi­bor, Kra­ken, In­ter­nal Suf­fe­ring, en­tre otros, han de­ja­do una mar­ca de­fi­ni­ti­va en es­te so­ni­do. Al­gu­nas de es­tas ban­das ya no exis­ten, pe­ro des­co­no­cer su le­ga­do o im­por­tan­cia den­tro del so­ni­do ex­tre­mo na­cio­nal es de­jar atrás más de tres dé­ca­das de crea­ción.

El me­tal na­cio­nal es cons­cien­te de te­ner que lu­char cons­tan­te­men­te con­tra las crí­ti­cas que lo se­ña­lan co­mo una mú­si­ca an­qui­lo­sa­da en su pro­pia ico­no­gra­fía y con­tra aque­llos que ven en ella prác­ti­cas ocul­tas. Sin em­bar­go, los es­tig­mas, le­jos de de­bi­li­tar es­te mo­vi­mien­to, lo han he­cho más fuer­te y ca­paz de so­bre­vi­vir.

El país cuen­ta con pu­bli­ca­cio­nes fí­si­cas y di­gi­ta­les, es­pa­cios de ra­dio y fan­pa­ges, festivales y en­cuen­tros pú­bli­cos y pri­va­dos, pren­sa­jes anua­les en dis­cos com­pac­tos y vi­ni­los de me­tal na­cio­nal que van crean­do su pro­pia his­to­ria. Al­gu­nas ban­das gi­ran de ma­ne­ra in­de­pen­dien­te en el con­ti­nen­te o fue­ra de él, sien­do ade­más re­co­no­ci­das den­tro de un cir­cui­to me­ta­le­ro. Le­jos de pen­sar en su fi­nal, se ve que es­te se es­tá trans­mi­tien­do a una nue­va ge­ne­ra­ción, cu­yos in­tere­ses y po­si­bi­li­da­des es­tán tam­bién res­pon­dien­do a in­quie­tu­des pro­pias de una so­cie­dad que no pue­de acep­tar la quie­tud y la cal­ma co­mo úni­ca reali­dad.

Pa­ra Ja­ni­ne Ve­rano León, co­di­rec­to­ra de la re­vis­ta Me­ta­lli­ve, “el me­tal na­cio­nal tie­ne una his­to­ria lar­ga, pe­ro es la­men­ta­ble sen­tir que el pú­bli­co no apo­ye y quie­ra to­do gra­tis. De to­dos mo­dos, el tra­ba­jo que ha­ce­mos quie­re vi­si­bi­li­zar una es­ce­na que siem­pre es­tá dan­do de qué ha­blar. In­ter­net ha ju­ga­do un pa­pel im­por­tan­te en es­ta mo­vi­da, pe­ro no es to­do. Hay que ver ban­das en vi­vo”.

TO­DOS TIE­NEN QUE SO­NAR

Si bien el hip hop, el me­tal, el ska y el punk tie­nen sus có­di­gos, ca­da uno de­fien­de sus va­lo­res cul­tu­ra­les y mu­si­ca­les co­mo ten­den­cia par­ti­cu­lar. Los punks no quie­ren a los “plas­ti­punks” (los que se que­dan usan­do la pin­ta punk co­mo ba­se de di­fe­ren­cia, sin te­ner idea­les). En el me­tal, no se apre­cia al “me­ta­le­ro po­su­do” (el que ha­ce alar­de del pe­lo lar­go). En el hip hop se ha­bla del sen­tir ver­da­de­ro a tra­vés de una esen­cia hu­ma­na y ale­ja­da de la co­mer­cia­li­za­ción. Y en el ska tam­po­co se apre­cia el que tie­ne una mi­ra­da co­mer­cial del asun­to o que en­fo­ca la mú­si­ca ha­cia lo tro­pi­cal.

Ca­da uno de es­tos gé­ne­ros es una ex­pre­sión que bus­ca una au­ten­ti­ci­dad, bien sea en un so­ni­do, una ex­pre­sión lí­ri­ca o has­ta en una ves­ti­men­ta. Son mú­si­cas que sub­sis­ten y per­sis­ten.

En co­mu­nas y ba­rrios obre­ros se ar­man ban­das que con can­cio­nes rá­pi­das re­fle­jan el des­con­ten­to.

La So­no­ra Cien­fue­gos, una de las ban­das de la primera ola del ska en Co­lom­bia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.