¿El ci­ne no tie­ne quién le es­cri­ba?

Es in­dis­cu­ti­ble que la pro­duc­ción de ci­ne co­lom­biano se dis­pa­ró en me­nos de diez años, pe­ro su pre­sen­cia en la crí­ti­ca ci­ne­ma­to­grá­fi­ca es po­co sig­ni­fi­ca­ti­va. Si au­men­tan las pe­lí­cu­las, ¿por qué no se ha­bla de ellas con más fre­cuen­cia? Crí­ti­cos, rea­li­za­dor

Arcadia - - CINE - Adrián Atehor­túa* Bo­go­tá *Pe­rio­dis­ta. Ha es­cri­to pa­ra Soho, Se­ma­na, Es­qui­re y El Mer­cu­rio.

Ha­cer ci­ne en Co­lom­bia hoy es me­nos di­fí­cil que an­tes. Ha­ce una dé­ca­da se pro­du­cían po­cas pe­lí­cu­las en el país. Hoy es in­ne­ga­ble que ese pro­ble­ma se ha su­pe­ra­do con­si­de­ra­ble men­te, no so­lo por el tra­ba­jo de aque­llos que per­te­ne­cen al me­dio,sino tam­bién, y en gran par­te, por la eje­cu­ción sis­te­má­ti­ca de la Ley de Ci­ne de 2003 y el Fon­do pa­ra el Desa­rro­llo Ci­ne­ma­to­grá­fi­co. mien­tras que en 2006 se es­tre­na­ron diez lar­go­me­tra­jes he­chos o pro­du­ci­dos en Co­lom­bia, en 2016 se es­tre­na­ron 44: prác­ti­ca­men­te una pe­lí­cu­la se­ma­nal.

Sin em­bar­go,el pú­bli­co co­lom­biano no ve to­do ese ci­ne, o al me­nos no en las sa­las. De acuer­do con ci­fras de Proi­má­ge­nes, de los 61,4 mi­llo­nes de per­so­nas que fue­ron a ci­ne en Co­lom­bia en 2016,so­lo 4,7 asis­tie­ron a pe­lí­cu­las co­lom­bia­nas, una ci­fra na­da des­pre­cia­ble, de no ser por­que de esas 44 pe­lí­cu­las,so­lo do­ce su­pe­ran los 20.000 es­pec­ta­do­res. A su vez, de esas do­ce so­lo cin­co su­pe­ran los 500.000 es­pec­ta­do­res. Es de­cir que, en tér­mi­nos ge­ne­ra­les, 39 pe­lí­cu­las no fue­ron ren­ta­bles en tér­mi­nos de ta­qui­lla. Con ci­fras tan dis­pa­res, ha­blar de que Co­lom­bia tie­ne una industria ci­ne­ma­to­grá­fi­ca es de­ba­ti­ble.

“Yo creo que a pe­sar de to­do eso, en Co­lom­bia sí es­ta­mos tra­ba­jan­do pa­ra que las pe­lí­cu­las ten­gan cier­ta vi­da pro­duc­ti­va, pa­ra que sal­gan de la sa­la de ci­ne a la te­le­vi­sión pre­mium y lue­go a la te­le­vi­sión abier­ta. Sin em­bar­go, el vo­lu­men de lo que pro­du­ci­mos es muy chi­qui­to,co­mo pa­ra de­cir que te­ne­mos una industria.y el úni­co que tie­ne esa ca­de­na pro­duc­ti­va re­gu­lar en Co­lom­bia es Da­go Gar­cía”, di­ce Dia­na Bus­ta­man­te, pro­duc­to­ra de ci­ne y di­rec­to­ra del Fes­ti­val de Ci­ne de Car­ta­ge­na.

Lo mis­mo, pe­ro con otro ma­tiz, di­ce Samuel Castro, crí­ti­co de ci­ne de El Co­lom­biano:“lo gra­ve es que es­ta­mos ha­cien­do un mon­tón de pe­lí­cu­las que son co­mo mons­truos so­li­ta­rios. co­mo Fran­kens­tein: co­sas que al­guien crea y po­ne a an­dar por el mun­do, pe­ro que aquí na­die ve.acá se ha­cen mu­chas pe­lí­cu­las que no atraen pú­bli­co por­que es­tán he­chas pa­ra fi­gu­rar en festivales,pa­ra que el di­rec­tor va­ya a mu­chos de ellos y ven­da la pe­lí­cu­la en otros ca­na­les, sin pen­sar que su po­ten­cial au­dien­cia es, ma­yo­ri­ta­ria­men­te, el pú­bli­co co­lom­biano. Esa es la di­fe­ren­cia en­tre ellos y Da­go: él ha­ce pe­lí­cu­las pa­ra la gen­te. No quie­ro de­cir que una co­sa sea me­jor que

la otra, que me gus­te más un ci­ne que el otro, pe­ro pa­ra que ha­ya una industria vos ne­ce­si­tás los dos pro­duc­tos: un pro­duc­to au­to­ral y uno que co­nec­te con el pú­bli­co ge­ne­ral”.

Da­go Gar­cía, el hom­bre de­trás de cin­co de las pe­lí­cu­las más ta­qui­lle­ras de la his­to­ria de Co­lom­bia –to­das con más de un mi­llón de es­pec­ta­do­res–, opi­na que “de que hay una industria, la hay. Por­que si ha­bla­mos de que hay gen­te ha­cien­do pe­lí­cu­las es por­que hay gen­te que vi­ve de eso, pe­ro es una industria po­co ren­ta­ble.el pro­ble­ma es que en Co­lom­bia el ci­ne es de ex­tre­mos:o es un ci­ne muy ma­si­vo, muy de con­su­mo, o es un ci­ne de au­tor muy per­so­nal que no co­nec­ta con el pú­bli­co.eso no es­tá mal,so­lo que acá en­tre uno y otro ex­tre­mo hay po­cos gri­ses”.

En me­dio de ese pa­no­ra­ma con po­cos gri­ses, po­cas se­ma­nas de ex­hi­bi­ción, po­cos ta­qui­lla­zos y mu­chas sa­las de ci­ne y ex­hi­bi­cio­nes ca­si va­cías, es­tá la crí­ti­ca ci­ne­ma­to­grá­fi­ca: en­tre su na­tu­ra­le­za de opi­nar y ar­gu­men­tar pa­ra for­mar un pú­bli­co y el he­cho de que ca­da vez los co­lom­bia­nos van más a ci­ne, pe­ro no es­co­gen las pe­lí­cu­las co­lom­bia­nas, sur­ge una pre­gun­ta: ¿Afec­tan las crí­ti­cas de ci­ne –o la fal­ta de ellas– la asis­ten­cia a nues­tras pe­lí­cu­las?

“Ese pun­to de par­ti­da ya es bas­tan­te cí­ni­co por­que es po­ner el pro­ble­ma en los otros, ¿no? Por pen­sar que tie­ne que ha­ber una crí­ti­ca de ci­ne boyante, só­li­da, es­ti­mu­lan­te en un país que no tie­ne una industria ni só­li­da, ni boyante, ni ex­tra­or­di­na­ria, que no tie­ne una

dis­tri­bu­ción co­mer­cial o in­de­pen­dien­te de igua­les ca­rac­te­rís­ti­cas… Es de­cir, es­ta­mos ha­blan­do de que la su­pues­ta de­bi­li­dad de la crí­ti­ca es per­fec­ta­men­te pro­por­cio­nal a la de­bi­li­dad de los otros fac­to­res de la es­ce­na. ¿Qué es lo que pre­ten­de­mos? Es co­mo mi­rar a los crí­ti­cos des­pec­ti­va­men­te, co­mo gen­te pa­ra­si­ta­ria, ca­ní­bal”, res­pon­de Pe­dro Adrián Zu­lua­ga, crí­ti­co y pro­fe­sor de la Universidad de los An­des.

Ma­nuel Kal­ma­no­vitz, crí­ti­co de la re­vis­ta Se­ma­na, cree que hoy por hoy la fi­gu­ra del crí­ti­co es­tá en cri­sis:“hay mu­cha gen­te opi­nan­do al mis­mo tiem­po. En in­ter­net, por ejem­plo, hay opi­nio­nes fuer­tes y dis­cu­sio­nes bas­tan­tes nu­tri­das en­tre gen­te que no ne­ce­sa­ria­men­te es crí­ti­ca de ci­ne. Eso ha he­cho que la fi­gu­ra del crí­ti­co es­té bas­tan­te

ate­nua­da. Una Pau­li­ne Kael, la crí­ti­ca de The New­yor­ker, que con un co­men­ta­rio po­día lan­zar o des­truir una pe­lí­cu­la, ya no exis­te”.

Pe­ro no es so­lo eso. En­tre lo que di­cen los crí­ti­cos, pro­duc­to­res, dis­tri­bui­do­res y rea­li­za­do­res que­da cla­ro que, de una u otra ma­ne­ra, la crí­ti­ca de ci­ne en Co­lom­bia no tie­ne el im­pac­to de otros tex­tos de opi­nión, en par­te por un pro­ble­ma en el que to­dos los en­tre­vis­ta­dos coin­ci­den: el pú­bli­co es tan es­qui­vo a la crí­ti­ca de ci­ne co­mo a las pe­lí­cu­las co­lom­bia­nas. “Creo que yo es­co­gí un ofi­cio que va a des­apa­re­cer: ser ca­za­dor de uni­cor­nios,ser cu­ran­de­ro en el si­glo xxi… Al­go así es el crí­ti­co de ci­ne –di­ce Samuel Castro–. Que un pe­rió­di­co lo­cal co­mo El Co­lom­biano ten­ga dos crí­ti­cos ya es

una ra­re­za. No creo que la gen­te lea crí­ti­ca, y si la lee y el au­tor di­ce al­go ‘ma­lo’ so­bre Won­der Wo­man, eso no va a im­pe­dir que el lec­tor va­ya a ver­la. Si pen­sa­mos en el ci­ne co­lom­biano, creo que úl­ti­ma­men­te ha te­ni­do ex­ce­len­tes crí­ti­cas: si vos ves lo que mu­chos es­cri­bi­mos so­bre La tie­rra y la som­bra, Je­ri­có, Car­ta a una som­bra o El abra­zo de la ser­pien­te, te da­rás cuen­ta de que no fue la crí­ti­ca la que hi­zo que la gen­te no fue­ra a ver­la.y creo que eso su­ce­de por­que no te­ne­mos pú­bli­cos for­ma­dos”.

El pú­bli­co, de nue­vo, es el ob­je­ti­vo,el sal­va­dor y un pro­ble­ma.el prin­ci­pio y el fin. Si no hay gen­te que lea de ci­ne, no hay gen­te en­te­ra­da de lo que hay en car­te­le­ra:hay, más bien, gen­te des­pre­ve­ni­da que en­tra a lo que le ofrez­can.

“Creo que la crí­ti­ca tie­ne que ver con que la gen­te no con­su­ma ci­ne co­lom­biano, pe­ro no es por ‘la ma­la crí­ti­ca’. Es que real­men­te no so­mos un país for­ma­do pa­ra con­su­mir las co­sas con un sen­ti­do crí­ti­co, mu­cho me­nos en el ci­ne –di­ce Dia­na Bus­ta­man­te–. El ci­ne co­lom­biano se vol­vió co­mo un gé­ne­ro pa­ra el pú­bli­co, co­mo de­cir ‘Ya me vi la comedia del año’ o ‘Ya me vi la pe­lí­cu­la de te­rror del año’.y no es así, por­que no es un gé­ne­ro. El ci­ne co­lom­biano es una ci­ne­ma­to­gra­fía. Creo que en eso nos he­mos equi­vo­ca­do quie­nes ha­ce­mos ci­ne, por­que an­tes era una no­ve­dad ha­cer una pe­lí­cu­la co­lom­bia­na. Hoy en día tie­nes que ha­cer una bue­na pe­lí­cu­la, con una iden­ti­dad y va­lo­res pro­pios.

El pú­bli­co se dis­tan­ció, no ve la in­di­vi­dua­li­dad de ca­da pie­za”.

Si, en teo­ría, la crí­ti­ca de ci­ne ayu­da a for­mar pú­bli­co,¿quién lle­va a ese mis­mo pú­bli­co a la crí­ti­ca ci­ne­ma­to­grá­fi­ca?

De un la­do de la pan­ta­lla es­tá la pe­lí­cu­la y del otro, la gen­te.y la pe­lí­cu­la y la gen­te es­tán ahí por­que al­guien per­mi­tió el es­pa­cio del en­cuen­tro. Ese al­guien, ya sea en el es­pec­tro co­mer­cial o el in­de­pen­dien­te, es por lo ge­ne­ral un ex­hi­bi­dor que,en cier­tas oca­sio­nes, tam­bién ha­ce las ve­ces de dis­tri­bui­dor. Fe­de­ri­co Me­jía ha­ce ese tra­ba­jo. Es el fun­da­dor de Ba­bi­lla Ci­ne y Ci­ne­ma Pa­ra­di­so,una de las dis­tri­bui­do­ras de ci­ne al­ter­na­ti­vo más re­co­no­ci­das y tra­di­cio­na­les en Co­lom­bia.ade­más de la des­bor­da­da can­ti­dad de pe­lí­cu­las de au­tor, del pú­bli­co sin for­ma­ción,de in­ter­net, se­gún él, el pú­bli­co no lle­ga a en­con­trar­se con cier­tas pe­lí­cu­las ni con las re­se­ñas o crí­ti­cas so­bre ellas por ra­zo­nes co­mo es­ta:“co­lom­bia es un país su­pre­ma­men­te vo­lu­ble y es­no­bis­ta. Los me­dios so­lo con­si­de­ran no­ti­cia lo que pa­sa en Es­ta­dos Uni­dos, y eso lo re­pli­can acá, una y otra vez. Aun­que el pe­rio­dis­ta tra­te de in­tere­sar­se por un te­ma dis­tin­to, lo re­le­gan a otras pá­gi­nas que lla­man ‘cul­tu­ra­les’, que ca­da vez lo son me­nos.y cuan­do vas a ver esas pá­gi­nas, el po­co es­pa­cio que tie­nen es pa­ra lo mis­mo de siem­pre:el ci­ne de Es­ta­dos Uni­dos, o el en­tre­te­ni­mien­to que vie­ne de Es­ta­dos Uni­dos. El abra­zo de la ser­pien­te, por ejem­plo, so­lo tu­vo una ver­da­de­ra aco­gi­da en sa­las y pren­sa de Co­lom­bia des­pués de que fue no­ti­cia en los Óscar, no an­tes. Par­te de mi tra­ba­jo es que es­tas pe­lí­cu­las ten­gan cier­ta no­to­rie­dad en los me­dios, y siem­pre me veo a ga­tas con eso, no por la ma­la vo­lun­tad del pe­rio­dis­ta, sino por­que la mis­ma di­ná­mi­ca del me­dio, del sis­te­ma, del edi­tor, lo va re­le­gan­do.y si va­mos a ha­blar de crí­ti­ca, yo pre­gun­to ¿cuál crí­ti­ca? Acá hay cin­co per­so­nas –se cuen­tan con los de­dos de una mano– que ejer­cen una la­bor crí­ti­ca, pe­ro a la ho­ra del té se han vuel­to más re­se­ña­do­res de pe­lí­cu­las que crí­ti­cos. No son lí­de­res de opi­nión, y no tie­nen có­mo ser­lo. Si Mau­ri­cio Lau­rens y Ma­ría Isa­bel Rue­da ha­bla­ran de la mis­ma pe­lí­cu­la, va­ya a ver quién tie­ne más im­pac­to”.

Re­se­ñar pe­lí­cu­las, ha­blar de ci­ne y ha­cer crí­ti­ca de ci­ne son co­sas su­til­men­te dis­tin­tas, y po­ner el te­ma so­bre la me­sa es po­ner el de­do en la lla­ga. Pe­ro si, en el me­jor de los ca­sos, los crí­ti­cos que exis­ten tie­nen to­da la vo­lun­tad de ha­cer crí­ti­ca, ¿por qué no ha­blan más de pe­lí­cu­las co­lom­bia­nas? La opi­nión ge­ne­ral pue­de re­su­mir­se en las pa­la­bras de Pe­dro Adrián Zu­lua­ga, que di­ce: “Yo no me sien­to se­cues­tra­do por el ci­ne co­lom­biano. An­tes veía to­das las pe­lí­cu­las co­lom­bia­nas. aho­ra so­lo veo mu­chas, ca­si to­das, pe­ro no di­go ‘ten­go ga­nas de es­ta pe­lí­cu­la por­que es co­lom­bia­na’. So­lo ha­blo de pe­lí­cu­las que, pien­so, den un mar­gen de ac­ción pa­ra ha­blar de ci­ne, y en esa me­di­da me pa­re­ce que ser con­des­cen­dien­te y ha­blar de una pe­lí­cu­la so­lo por­que es co­lom­bia­na es per­ju­di­cial a lar­go pla­zo. De he­cho, creo que se­ría peor si uno ha­bla­ra y di­je­ra lo que pien­sa de to­das, por­que la ma­yo­ría no pa­san un ra­se­ro de ca­li­dad.ante mu­chas pe­lí­cu­las co­lom­bia­nas el me­jor ges­to que uno pue­de te­ner es que­dar­se ca­lla­do.la aten­ción del crí­ti­co de­be es­tar en lo nue­vo en tér­mi­nos ar­tís­ti­cos: lo que rom­pe, lo que cues­tio­na. El pú­bli­co ra­so de­le­ga en el crí­ti­co la ta­rea de que le fil­tre lo que hay en car­te­le­ra de acuer­do a sus con­vic­cio­nes. Si en­cuen­tras al­go con va­lor, re­sál­ta­lo.y si so­lo tie­nes un pe­que­ño es­pa­cio en un me­dio, con ma­yor ra­zón”.

Sin em­bar­go, en el pa­no­ra­ma de es­ca­sez de crí­ti­ca de ci­ne co­lom­biano hay una ex­cep­ción a la re­gla que to­dos los en­tre­vis­ta­dos se­ña­lan con nom­bre pro­pio:os­wal­do Oso­rio, crí­ti­co de El Co­lom­biano, crea­dor de ci­ne­fa­gos.net, co­la­bo­ra­dor cons­tan­te de la re­vis­ta Ki­ne­tos­co­pio, pro­gra­ma­dor de fes­ti­val es, pro­fe­sor uni­ver­si­ta­rio. Os­wal­do Oso­rio es con­si­de­ra­do por sus co­le­gas,en ge­ne­ral, co­mo el crí­ti­co que más ve y ha­bla de ci­ne co­lom­biano.y él di­ce: “La crí­ti­ca en Co­lom­bia in­vi­si­bi­li­za mu­cho al ci­ne na­cio­nal, a me­nos que sea una pe­lí­cu­la de­víc­tor Ga­vi­ria, o de Ru­bén Men­do­za. Con pe­lí­cu­las me­no­res, eso no pa­sa. Por otro la­do, co­mo en Co­lom­bia no hay una industria,los crí­ti­cos so­mos tan mar­gi­na­les co­mo las pe­lí­cu­las mar­gi­na­les. Pe­ro a mí sí me pa­re­ce que de­be ha­ber un com­pro­mi­so de la crí­ti­ca con el ci­ne co­lom­biano: si no lo ha­ce­mos no­so­tros, ¿quién en­ton­ces? En­tien­do que es muy ar­bi­tra­rio de­cir ‘Bueno,co­mo us­ted es co­lom­biano, en­ton­ces es­cri­ba so­bre ci­ne co­lom­biano’. Mu­chos es­cri­ben por ci­ne­fi­lia y ha­blan de las pe­lí­cu­las que les gus­tan.yo siem­pre tra­to de dar­le mi es­pa­cio a la pe­lí­cu­la co­lom­bia­na, a me­nos que me pa­se lo que me pa­só ayer, que fui a ver Vir­gi­nia cas­ta y no me da pa­ra es­cri­bir na­da, ni bueno ni ma­lo… Pe­ro yo di­go, si no has vis­to las pe­lí­cu­las de Da­go Gar­cía, si no has vis­to El pa­seo 1,2,3 y 4,¿có­mo vas a ha­blar de él?y hay que ha­blar de él, por­que es un ti­po muy im­por­tan­te en el ci­ne co­lom­biano”.

Co­mo las 500 pa­la­bras de su es­pa­cio en la ver­sión im­pre­sa de El Co­lom­biano no le al­can­zan, Os­wal­do Oso­rio abrió un blog lla­ma­do Ci­né­fa­gos en la pá­gi­na web del pe­rió­di­co, que es una ex­ten­sión del por­tal que ha­ce diez años creó (ci­ne­fa­gos.net), una ho­ja de ru­ta de crí­ti­ca de las pe­lí­cu­las co­lom­bia­nas de los úl­ti­mos años.la pá­gi­na tie­ne 50.000 vi­si­tas al mes, mu­chas más que la ma­yo­ría de pe­lí­cu­las co­lom­bia­nas es­tre­na­das en 2016.

“Si no has vis­to las pe­lí­cu­las de Da­go Gar­cía, si no has vis­to El pa­seo 1, 2, 3 y 4, ¿có­mo vas a ha­blar de él?”.

Ma­nuel Kal­ma­no­vitz, crí­ti­co de Se­ma­na.

Os­wal­do Oso­rio, crí­ti­co de El Co­lom­biano.

Samuel Castro, crí­ti­co de El Co­lom­biano.

Pe­dro Adrián Zu­lua­ga, crí­ti­co de Ar­ca­dia.

Dia­na Bus­ta­man­te, pro­duc­to­ra y di­rec­to­ra del FICCI.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.