DEL ÁTOMO Y DEL COS­MOS

Arcadia - - CRÍTICA LIBROS - Mau­ri­cio Sáenz

Al co­men­zar el si­glo xx Eu­ro­pa pa­sa­ba por una en­ga­ño­sa es­ta­bi­li­dad. Los úl­ti­mos ochen­ta años ha­bían si­do más bien pa­cí­fi­cos, y sal­vo al­gu­nos so­bre­sal­tos, los im­pe­rios pa­re­cían in­mor­ta­les. La ci­vi­li­za­ción, más eu­ro­cen­tris­ta que nun­ca, avan­za­ba en me­dio de ade­lan­tos téc­ni­cos que ha­cían so­ñar. Pe­ro era una cal­ma chi­cha.

En efec­to, jus­to des­de una ofi­ci­na de pa­ten­tes, una ins­ti­tu­ción im­pen­sa­ble po­co tiem­po atrás, un jo­ven fí­si­co se pre­pa­ra­ba pa­ra pa­sar a la his­to­ria. Si en lo po­lí­ti­co pron­to una gue­rra inex­pli­ca­ble des­trui­ría el or­den mun­dial de­ci­mo­nó­ni­co, des­de su des­pa­cho Al­bert Eins­tein rom­pe­ría las cer­te­zas de la fí­si­ca new­to­nia­na y con su re­vo­lu­ción abri­ría el ca­mino al mun­do que hoy vi­vi­mos.

Eins­tein ha­bía acep­ta­do ser ins­pec­tor de pa­ten­tes en Ber­na tras fra­ca­sar en con­se­guir un pues­to de pro­fe­sor uni­ver­si­ta­rio por su fa­ma de re­bel­de. Y co­mo ter­mi­na­ba sus la­bo­res dia­rias en un par de ho­ras, apro­ve­cha­ba pa­ra ga­ra­ba­tear las ecua­cio­nes que le con­du­je­ron a for­mu­lar, en 1905, la teo­ría es­pe­cial de la re­la­ti­vi­dad. Con ella, y con la ge­ne­ral, que com­ple­tó en 1915, ese sua­bo na­ci­do en 1876 en una fa­mi­lia ju­día no prac­ti­can­te se con­ver­ti­ría en el fí­si­co teó­ri­co más im­por­tan­te del si­glo xx. Y en una fi­gu­ra de fa­ma mun­dial que con­gre­ga­ba mul­ti­tu­des y cu­yas opi­nio­nes apa­re­cían en las pri­me­ras pla­nas. Al­go que hoy re­sul­ta­ría inima­gi­na­ble pa­ra al­guien des­ta­ca­do so­lo por su in­te­lec­to.

Co­mo na­rra Wal­ter Isaac­son en su bio­gra­fía, Eins­tein mos­tró muy pron­to su ta­lan­te. Co­mo él mis­mo con­ta­ría des­pués, te­nía 5 años cuan­do su pa­dre le re­ga­ló una brú­ju­la, y al en­ten­der que la agu­ja se mo­vía por un cam­po mag­né­ti­co in­vi­si­ble se pu­so pá­li­do, pues “de­trás de las co­sas te­nía que ha­ber al­go pro­fun­da­men­te ocul­to”. Eins­tein ja­más aban­do­na­ría ni la cu­rio­si­dad in­fan­til ni las teo­rías de cam­pos pa­ra des­cri­bir la na­tu­ra­le­za.

Isaac­son em­pren­de en su bio­gra­fía la ta­rea ti­tá­ni­ca, pe­ro in­dis­pen­sa­ble, de des­cri­bir en de­ta­lle los pro­ce­sos, los ex­pe­ri­men­tos men­ta­les y las dis­cu­sio­nes con sus pa­res que con­du­je­ron a Eins­tein a for­mu­lar sus teo­rías. Na­ve­gar esos ca­pí­tu­los plan­tea el desafío in­te­lec­tual de en­ten­der, o al me­nos in­tuir el fun­cio­na­mien­to de esa men­te pri­vi­le­gia­da.

Era cla­ro que el jo­ven es­ta­ba mar­ca­do por el ge­nio, pe­ro no era su­fi­cien­te. Su per­so­na­li­dad re­bel­de y su apro­xi­ma­ción a la fí­si­ca, más fi­lo­só­fi­ca y has­ta ar­tís­ti­ca que ma­te­má­ti­ca, re­sul­ta­ron claves. Ya a los 16 años, cuan­do via­jó a es­tu­diar en el Po­li­téc­ni­co de Zú­rich, ha­bía re­nun­cia­do a la na­cio­na­li­dad ale­ma­na en pro­tes­ta por el mi­li­ta­ris­mo del im­pe­rio. Y en 1903 se ha­bía ca­sa­do, con­tra la vo­lun­tad de sus pa­dres, con Mi­le­na Ma­ric, una fí­si­ca ser­bia al­go ma­yor que él. Su vi­da amo­ro­sa, que in­clu­yó dos ma­tri­mo­nios y uno que otro af­fai­re, no pa­re­ce co­rres­pon­der con su es­te­reo­ti­po. In­clu­so Isaac­son re­ve­la que en 1941, ya viu­do de su se­gun­da es­po­sa, Eins­tein tu­vo un ro­man­ce con una su­pues­ta es­pía ru­sa, Mar­ga­ri­ta Ko­nen­ko­va. Y el fbi, que le se­guía los pa­sos por su fa­ma de so­cia­lis­ta, nun­ca se en­te­ró.

El ge­nio pa­só a ser una es­tre­lla pop a par­tir de 1919, cuan­do la re­la­ti­vi­dad ge­ne­ral que­dó com­pro­ba­da em­pí­ri­ca­men­te. Pe­ro aun­que de­di­có el res­to de su vi­da a bus­car una teo­ría del cam­po uni­fi­ca­do que ex­pli­ca­ra el uni­ver­so, ja­más vol­vió a ha­cer una con­tri­bu­ción tan sig­ni­fi­ca­ti­va. In­clu­so se con­vir­tió en un crí­ti­co de la me­cá­ni­ca cuán­ti­ca, a la que sus lo­gros ha­bían da­do lu­gar, sin lle­gar nun­ca a des­vir­tuar­la.

Eins­tein emi­gró a Es­ta­dos Uni­dos en 1933, tras el as­cen­so de Hitler, atraí­do por las ofer­tas aca­dé­mi­cas del país al que ya no aban­do­na­ría. Y mu­rió en 1955 en su ca­si­ta de Prin­ce­ton, des­de don­de opi­na­ba de lo di­vino y lo hu­mano, sin ha­ber de­ja­do nun­ca su sue­ño de un gobierno mun­dial que en­te­rra­ra los na­cio­na­lis­mos. Arre­pen­ti­do, eso sí, de ha­ber pro­pi­cia­do el desa­rro­llo de la bom­ba ató­mi­ca.

Eins­tein. Su vi­da y su uni­ver­so Wal­ter Isaac­son De­ba­te

$69.000

734 pá­gi­nas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.