ES­TO SE VEÍA VE­NIR…

Arcadia - - CRÍTICA CINE Y MÚSICA - Emilio San­mi­guel

El anun­cio del Tea­tro Ma­yor so­bre la can­ce­la­ción de las pre­sen­ta­cio­nes de la Or­ques­ta Si­món Bo­lí­var de Ve­ne­zue­la, con Gus­ta­vo Du­da­mel di­ri­gien­do el ci­clo com­ple­to de las Sin­fo­nías de Tchai­kovs­ki, que ha de­bi­do ocu­rrir el 27, 29 y 30 de ju­lio, cla­ro que ca­yó co­mo un bal­da­do de agua fría pa­ra el pú­bli­co en Bo­go­tá. Se tra­ta de una de las or­ques­tas más pres­ti­gio­sas del mun­do cu­ya ca­te­go­ría ha si­do ra­ti­fi­ca­da en es­ce­na­rios tan pres­ti­gio­sos co­mo el Fes­ti­val de Salz­bur­go, la Phil­har­mo­nie de Ber­lín o la Sca­la de Mi­lán.

Du­da­mel de­jó de ser so­lo un gran di­rec­tor pa­ra pa­sar al ce­rra­dí­si­mo círcu­lo de las gran­des es­tre­llas de la di­rec­ción. Con la úni­ca ex­cep­ción de Daniel Ba­ren­boim, nin­gún di­rec­tor la­ti­noa­me­ri­cano ha lle­ga­do tan le­jos, y hoy por hoy nin­gu­na de las gran­des or­ques­tas del mun­do ha po­di­do dar­se el lu­jo de no te­ner­lo en el pó­dium.

Aquí en Bo­go­tá, el Tea­tro Ma­yor ha te­ni­do que en­fren­tar el pro­ble­mi­ta lo­gís­ti­co que ge­ne­ra una can­ce­la­ción ca­si ca­tas­tró­fi­ca. Por­que, cla­ro, la bo­le­te­ría se ha­bía ago­ta­do, hay pa­tro­ci­na­do­res de por me­dio, etc.

Pe­ro las co­sas des­bor­dan el ám­bi­to de la vi­da cul­tu­ral del Tea­tro Ma­yor. Es­to en reali­dad tie­ne una di­men­sión de ma­yo­res pro­por­cio­nes.

La si­tua­ción de Du­da­mel, co­mo ve­ne­zo­lano, se ha­bía vuel­to in­sos­te­ni­ble y ha­bía un hon­do ma­les­tar en­tre al­gu­nos miem­bros de la Me­sa de Uni­dad De­mo­crá­ti­ca (mud), que cen­su­ra­ban al pres­ti­gio­so di­rec­tor por no adop­tar una pos­tu­ra ante la si­tua­ción que atra­vie­sa Ve­ne­zue­la. Du­da­mel, es ver­dad, eva­dió has­ta don­de le fue po­si­ble asu­mir una po­si­ción que des­bor­da­ba el ám­bi­to de lo cul­tu­ral y en­tra­ba en los te­rre­nos del con­flic­to in­terno. Lo que en su mo­men­to sí hi­zo la pres­ti­gio­sa pia­nis­ta ve­ne­zo­la­na Ga­brie­la Montero, quien se de­cla­ró opo­si­to­ra del ré­gi­men y muy crí­ti­ca con Du­da­mel.

Pe­ro eran cir­cuns­tan­cias, di­go yo, muy di­fe­ren­tes: Montero con sus crí­ti­cas ape­nas se ju­ga­ba su pro­pio pe­lle­jo, lo que no ocu­rría con quien es la joya de la Co­ro­na del Sis­te­ma Na­cio­nal de Or­ques­tas de Ve­ne­zue­la, uno de los pro­yec­tos mu­si­ca­les más im­por­tan­tes, no de La­ti­noa­mé­ri­ca, sino del mun­do. Es de­cir, que cual­quier ju­ga­da, even­tual­men­te, afec­ta­ría al Sis­te­ma.

Cuan­do en­tre las víc­ti­mas del con­flic­to ve­ne­zo­lano ca­yó un mu­cha­cho del Sis­te­ma, cuan­do la te­le­vi­sión del mun­do di­vul­gó la ima­gen del vio­li­nis­ta to­can­do a Beet­ho­ven en me­dio de los nu­ba­rro­nes de ga­ses la­cri­mó­ge­nos, a quien la po­li­cía le arre­ba­ta­ba el ins­tru­men­to y lue­go se lo des­pe­da­za­ba, Du­da­mel en­ten­dió que ha­bía lle­ga­do el mo­men­to de rom­per su mu­tis­mo. Sus de­cla­ra­cio­nes, des­de lue­go, le die­ron la vuel­ta al mun­do y eso de­bió caer­le co­mo una pe­dra­da al ré­gi­men.

Por­que no nos di­ga­mos men­ti­ras: una co­sa era el co­ro­nel Chá­vez, que era in­cul­to has­ta la mé­du­la, pe­ro lis­to. Muy lis­to. Tan lis­to que sa­bía que la Or­ques­ta y su di­rec­tor ti­tu­lar eran sus me­jo­res em­ba­ja­do­res ante el mun­do, ca­si la prue­ba irre­fu­ta­ble de que aquí no es­tá pa­san­do na­da.

Pe­ro Ma­du­ro no es Chá­vez. Pue­de ser tan in­cul­to co­mo su men­tor, pe­ro no tan la­dino co­mo él. Lo que es evi­den­te es que la at­mós­fe­ra se ha en­ra­re­ci­do a tal pun­to que ni si­quie­ra se die­ron las con­di­cio­nes pa­ra tra­ba­jar a con­cien­cia un pro­yec­to de la tras­cen­den­cia del Ci­clo sin­fó­ni­co de Tchai­kovs­ki, y que ni si­quie­ra una es­tre­lla de la im­por­tan­cia de Gus­ta­vo Du­da­mel es­tá a sal­vo. Y mu­chí­si­mo me­nos cuan­do aca­ba de pe­dir­le al gobierno de su país “sus­pen­der la con­vo­ca­to­ria a la Asam­blea Na­cio­nal Cons­ti­tu­yen­te y re­es­ta­ble­cer el or­den ins­ti­tu­cio­nal”.

De ma­ne­ra que la can­ce­la­ción en el Tea­tro Ma­yor es ape­nas la pun­ta del ice­berg. Por­que lo que pue­de es­tar en jue­go es el pro­yec­to cul­tu­ral y mu­si­cal más im­por­tan­te de to­da Amé­ri­ca La­ti­na.

Gus­ta­vo Du­da­mel Di­rec­tor de la Or­ques­ta Si­món Bo­lí­var

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.