Ágo­ra di­ver­sa. Un reporte de la do­cu­men­ta de Kas­sel

Ar­ca­dia via­jó a la pe­que­ña ciu­dad ale­ma­na pa­ra vi­si­tar un even­to que se rea­li­za ca­da lus­tro con un te­ma que abre el com­pás de la dis­cu­sión po­lí­ti­ca a tra­vés del ar­te. ¿Pue­de el ar­te real­men­te ha­cer al­go ba­jo un es­ta­do de ca­la­mi­dad co­mo el que vi­ve la hu­ma

Arcadia - - EDITORIAL - Óscar Rol­dán-al­za­te* Kas­sel *Di­rec­tor del De­par­ta­men­to de Ex­ten­sión Cul­tu­ral Universidad de An­tio­quia.

Una ré­pli­ca a es­ca­la del Par­te­nón se iza jus­to a la en­tra­da del Fri­de­ri­cia­num, el mu­seo em­ble­má­ti­co de Kas­sel y se­de prin­ci­pal de do­cu­men­ta, que des­de el 10 de ju­nio y has­ta el 17 de sep­tiem­bre ex­hi­be en el fron­tis­pi­cio una suer­te de neo­lo­gis­mo que re­za being­sa­feiss­cary, “es­tar a sal­vo da mie­do”, del ar­tis­ta tur­co Ba­nu Cen­ne­to­glu. Es­te em­ble­ma del mun­do li­bre ha si­do eri­gi­do en su to­ta­li­dad con ar­ma­zo­nes mo­du­la­res, usa­dos co­mún­men­te en las obras ci­vi­les. Las co­lum­nas es­tán re­cu­bier­tas, pri­me­ro de alam­bre, lue­go de li­bros, mi­les de ellos se­lla­dos den­tro de bol­sas plás­ti­cas ju­gan­do a ser la­dri­llos, pie­zas de un rom­pe­ca­be­zas in­men­so que se­ña­la a la hu­ma­ni­dad, a su tra­ge­dia. To­dos los vo­lú­me­nes han si­do do­na­dos pa­ra es­te pro­yec­to y es­tán re­la­cio­na­dos con his­to­rias de cen­su­ra en el mo­men­to de su pu­bli­ca­ción. So­bre­sa­len los li­bros de es­cri­to­res ju­díos.

Es­ta ale­go­ría del Par­te­nón es so­bre­co­ge­do­ra; lo­gra traer a es­ta pe­que­ña ciu­dad, Kas­sel, en el cen­tro de Ale­ma­nia, a la ciu­dad es­ta­do, Ate­nas. Pa­sa­dos los 100 días de es­ta in­men­sa ex­po­si­ción, los 100.000 li­bros cae­rán en la pla­za, jus­to don­de los na­zis, en 1933, que­ma­ron to­ne­la­das de vo­lú­me­nes en un ac­to macabro de ne­ga­ción del otro, es­cu­da­dos en su ab­sur­da teo­ría de su­pe­rio­ri­dad ra­cial. Es­ta vez, quien quie­ra po­drá lle­var­se cuan­tos li­bros pue­da a ca­sa pa­ra con­ser­var­los co­mo res­tos vi­vos de una obra de ar­te.

Un lus­tro más, una nue­va do­cu­men­ta. Es­te even­to co­men­zó ha­ce 62 años. En sus ini­cios bus­ca­ba ac­tua­li­zar la Ale­ma­nia de pos­gue­rra tras la fa­tí­di­ca in­tro­mi­sión del ca­non es­té­ti­co na­zi, que con­de­nó con el mo­te de “ar­te de­ge­ne­ra­do” las for­mas mo­der­nas de la plás­ti­ca. La idea ori­gi­nal fue del ar­tis­ta, di­se­ña­dor y do­cen­te Ar­nold Bo­de (Kas­sel, 19001977), quien di­ri­gió las cua­tro pri­me­ras edi­cio­nes y apro­ve­chó el Bun­des­gar­tens­chau (la ter­ce­ra bie­nal de hor­ti­cul­tu­ra ale­ma­na) pa­ra em­pren­der es­ta ini­cia­ti­va que, sin lu­gar a du­das, se ha con­ver­ti­do en el en­cuen­tro sin fi­nes co­mer­cia­les más es­pe­ra­do por los es­pe­cia­lis­tas del eco­sis­te­ma del ar­te con­tem­po­rá­neo.

En es­ta opor­tu­ni­dad, el res­pon­sa­ble y te­ne­dor del si­tial de Bo­de es el po­la­co Adam Szym­czyk (Piotrków Try­bu­nals­ki, 1970). Su le­ma pa­ra la reunión 14 es Lear­ning from At­hens. Y es que por primera vez do­cu­men­ta ha si­do par­ti­da li­te­ral­men­te en dos: una par­te es­tu­vo en la ciu­dad que vio na­cer la con­cien­cia de la ci­vi­li­za­ción oc­ci­den­tal, Ate­nas, y la otra es­tá en su ca­sa, la ya mí­ti­ca Kas­sel, un cen­tro ur­bano que tras el Plan Mars­hall exis­te en el ma­pa del ar­te mun­dial con po­der ca­pi­tal. Es tam­bién epi­cen­tro de cá­te­dra y ver­dad, úni­co ar­gu­men­to fác­ti­co de cons­truc­ción a tra­vés del ar­te, del que son tes­ti­gos los 7.000 ro­bles que Jo­seph Beuys, ese mís­ti­co ma­go, cu­ya má­xi­ma re­cor­da­da abier­ta­men­te en es­ta do­cu­men­ta: “To­do ser hu­mano es un ar­tis­ta”.

Aun­que Szym­czyk ha ale­ga­do li­mi­ta­cio­nes pre­su­pues­ta­les, de­bi­do en par­te a la in­cor­po­ra­ción de Ate­nas, una ci­fra que ron­da los 36 mi­llo­nes de eu­ros es ga­ran­tía pa­ra ha­cer y pa­ra man­te­ner el más al­to ni­vel que ha­ce de do­cu­men­ta un tiem­poes­pa­cio de pe­re­gri­na­ción pa­ra los más di­ver­sos agen­tes del ar­te, in­clui­dos mer­ca­de­res, crí­ti­cos y aca­dé­mi­cos. No obs­tan­te, en es­ta opor­tu­ni­dad el re­torno a la cul­tu­ra he­lé­ni­ca ha lo­gra­do res­tau­rar un in­te­rro­gan­te tras­cen­den­te: ¿Pue­de el ar­te real­men­te ha­cer al­go ba­jo un es­ta­do de ca­la­mi­dad co­mo el que vi­ve la hu­ma­ni­dad hoy?

Co­mo pa­sa con ca­si to­do lo re­la­ti­vo al ar­te, es­ta pre­gun­ta se que­da sin res­pues­ta; más bien, en una suer­te de mi­to­sis, da pa­so a otros cues­tio­na­mien­tos más po­ten­tes,

La apues­ta ha si­do arries­ga­da. Se ha sen­ti­do una ex­po­si­ción con­ver­ti­da en un ágo­ra po­lí­ti­ca con­tem­po­rá­nea.

e in­clu­so más dra­má­ti­cos, co­mo el re­la­ti­vo fil­tro fron­te­ri­zo que es hoy Gre­cia pa­ra los mo­vi­mien­tos ma­si­vos de re­fu­gia­dos que des­de siem­pre han cam­bia­do el ma­pa et­no­grá­fi­co de Eu­ro­pa, pe­ro con es­pe­cial ahín­co du­ran­te el úl­ti­mo quin­que­nio. Eso se ve en la obra de Olu Ogui­be (Aba, Ni­ge­ria, 1964) con un enor­me, frío y be­llo obe­lis­co de hor­mi­gón em­pla­za­do en la ro­ton­da de la Kö­ning­platz de Kas­sel, co­mo un lu­gar ha­bi­ta­do por cien­tos de in­mi­gran­tes sin ofi­cio. En las cua­tro ca­ras del mo­jón se pue­de leer en le­tras do­ra­das un ver­sícu­lo del li­bro de Mateo: “I was a stran­ger and you took me in”.

La apues­ta ha si­do más arries­ga­da que en otras ver­sio­nes de do­cu­men­ta; se ha vi­vi­do y sen­ti­do una ex­po­si­ción con­ver­ti­da en un ágo­ra po­lí­ti­ca con­tem­po­rá­nea, una pla­ta­for­ma dis­cur­si­va pa­ra la éti­ca, la fi­lo­so­fía y la ló­gi­ca de la cien­cia: la tria­da de los prin­ci­pios nor­ma­ti­vos plan­tea­dos por Char­les San­ders Peir­ce, a la luz de la de los pre­so­crá­ti­cos. Un sa­bio apun­te de Szym­czyk, pues, fren­te a la an­gus­tia de ha­ber per­di­do el rum­bo, siem­pre se­rá ne­ce­sa­rio re­gre­sar al ori­gen.

Es­ta pos­tu­ra par­te de una mi­ra­da al otro, co­mo si hu­bie­ra si­do plan­tea­da des­de la mís­ti­ca fran­cis­ca­na; esa que in­clu­so con­si­de­ra al otro no hu­mano pa­ra ad­ver­tir so­bre la fra­gi­li­dad del ser y que Toni Ne­gri, uno de los fi­ló­so­fos in­vi­ta­dos a es­ta reunión, se­ña­la pa­ra ha­blar del mi­li­tan­te po­lí­ti­co con­tem­po­rá­neo. La otre­dad es la clave pa­ra tras­pa­sar el cris­tal e in­gre­sar en el en­tra­ma­do con­cep­tual de do­cu­men­ta. En es­ta lí­nea, el Fri­de­ri­cia­num ha si­do ade­cua­do pa­ra aco­ger la co­lec­ción del Mu­seo Na­cio­nal de Ar­te Con­tem­po­rá­neo de Ate­nas

(emst), en un ges­to que lle­va el po­der del cu­ra­dor a su di­men­sión mag­ná­ni­ma: la res­pon­sa­bi­li­dad de en­ten­der al otro pa­ra po­der ha­blar­le. Así se ajus­ta la ba­lan­za, y Kas­sel y Ate­nas se li­gan en una día­da tem­po­ral y es­pa­cial úni­ca.

Szym­czyk y los cu­ra­do­res te­nían cla­ro que que­rían asu­mir una pos­tu­ra ra­di­cal: de­jar por fue­ra a los pro­fe­sio­na­les que los me­dios mag­ni­fi­can y que con­fun­den el éxi­to eco­nó­mi­co con la bús­que­da de la ex­ce­len­cia. Es­ta vez no apa­re­cen las ga­le­vi­si­tan­tes rías en las fi­chas téc­ni­cas, co­mo ocu­rrió en la edi­ción pa­sa­da, don­de la pre­sen­cia co­mer­cial evi­den­ció un pro­ble­ma com­ple­jo que es­tá re­tan­do al ar­te des­de ha­ce ya mu­cho tiem­po. A lo me­jor a esos ar­tis­tas con­vo­ca­dos por do­cu­men­ta 14 los guía y sal­va el he­cho de te­ner y de­ber­se a su co­mu­ni­dad. Son co­mo los poe­tas que Pla­tón re­qui­rió pa­ra su re­pú­bli­ca, unos que crea­ran poe­mas ale­ja­dos de la far­sa, que trans­mi­tie­ran bon­dad con su evo­ca­do­ra be­lle­za y que, al mar­gen de si ha­cen co­sas agra­da­bles o no, fue­ran ge­nui­nos.

Por eso los nom­bres de maes­tros se mez­clan con los de au­to­di­dac­tas que re­fle­xio­nan so­bre la reali­dad des­de su im­pe­ri­cia, asun­to que cla­ra­men­te per­mi­te co­te­jar vi­sio­nes di­ver­sas y abre un abis­mo en­tre len­gua­jes di­sí­mi­les y múl­ti­ples afa­nes so­lu­cio­na­dos téc­ni­ca­men­te, al­gu­nas ve­ces de ma­ne­ra sencilla. Al ca­mi­nar de un lu­gar a otro, en­tre mu­seos y es­pa­cios ocu­pa­dos por ar­te, se oye mur­mu­rar a los gru­pos de y re­cla­mar la pre­sen­cia de nom­bres de car­tel. De­fi­ni­ti­va­men­te es­ta no fue esa do­cu­men­ta y no im­por­ta: aho­ra, la es­pec­ta­cu­la­ri­dad del desa­rro­llo téc­ni­co pa­re­ce ac­ce­so­ria pe­ro jus­ti­fi­ca­da, co­mo en el ca­so del Par­te­nón de los li­bros, de Mar­ta Mi­nu­jín (Bue­nos Ai­res, 1943), obra ori­gi­nal­men­te rea­li­za­da en su ciu­dad na­tal en 1983 tras la caí­da de la dic­ta­du­ra ar­gen­ti­na, co­mo un lla­ma­do a la fuer­za in­con­te­ni­ble de la de­mo­cra­cia.

La per­for­ma­ti­vi­dad de las in­ter­ven­cio­nes y pro­pues­tas, con ex­cep­ción de la co­lec­ción del emts –que tie­ne un po­co de to­do, ade­más de esos nom­bres de siem­pre–, es tiem­po pre­sen­te, y su fuer­za po­lí­ti­ca emer­ge con más ím­pe­tu con ca­da apa­ri­ción en el ca­mino que se re­co­rre. Aque­llo ro­bus­te­ce la pre­mi­sa cu­ra­to­rial de ale­jar­se de los se­gu­ros fa­ti­ga­dos cá­no­nes eu­ro­cén­tri­cos, pa­ra dar pa­so a nue­vas for­mas de otras geo­gra­fías y gru­pos hu­ma­nos di­ver­sos que re­cla­man sus de­re­chos, que ha­blan des­de su sin­gu­la­ri­dad se­xual, po­lí­ti­ca, ét­ni­ca, fí­si­ca, eco­nó­mi­ca y/o cul­tu­ral, con la idea de ali­men­tar una mul­ti­tud de sub­je­ti­vi­da­des. Qué im­pac­tan­te ver a Re­gi­na Jo­sé Ga­lin­do (1974), una gua­te­mal­te­ca con he­ren­cia in­dí­ge­na, pe­que­ña, iner­me, pa­ra­da en el cen­tro de una re­cá­ma­ra blan­ca, en un mu­seo que cuen­ta la his­to­ria de la tra­ge­dia de una Kas­sel prác­ti­ca­men­te des­apa­re­ci­da por los bom­bar­deos de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, sir­vien­do de Ob­je­ti­vo (nom­bre de la per­for­man­ce). So­lo se pue­de ac­ce­der a ella a tra­vés de las mi­ras de ri­fles de asal­to ubi­ca­dos en las es­qui­na del cu­bícu­lo se­lla­do. Ga­lin­do aguan­ta ho­ras de pie es­pe­ran­do re­ci­bir del otro una con­de­na o ab­so­lu­ción.

Ca­mi­nar do­cu­men­ta de­ja cla­ro que ale­jar­se de los cá­no­nes mar­ca la di­fe­ren­cia en­tre re­sol­ver las pre­gun­tas exis­ten­cia­les del mo­men­to o en­ca­rar el abis­mo, dis­yun­ti­va que pa­re­cen en­fren­tar el ar­te y su sis­te­ma que ha obli­ga­do en la úl­ti­ma dé­ca­da a sa­car un re­tro­vi­sor pa­ra iden­ti­fi­car a los crea­do­res des­aten­di­dos en el pa­sa­do, co­mo si no que­da­ra más que in­vo­car­los en el pre­sen­te pa­ra avi­zo­rar ca­mi­nos po­si­bles.

Aquí va­le des­ta­car la pre­sen­cia del ex­pe­ri­men­to poé­ti­coar­qui­tec­tó­ni­co Ciu­dad Abier­ta. Fun­da­da en Val­pa­raí­so, Chi­le, en 1971, es­ta ini­cia­ti­va que di­va­ga en­tre una suer­te de co­mu­na ar­tís­ti­ca y au­la pe­da­gó­gi­ca con­tin­gen­te, ha­ce del ocio una declaración de sen­ti­do pa­ra el ha­bi­tar sos­te­ni­ble y res­pon­sa­ble, una reunión crea­ti­va don­de lo me­nos im­por­tan­te es ser con­si­de­ra­dos ar­tis­tas. Más bien su afán es usar la poe­sía pa­ra re­fun­dar la geo­gra­fía de un te­rri­to­rio que ha vis­to có­mo las fuer­zas po­lí­ti­cas pue­den ser con­fi­na­das por las poé­ti­cas.

Las vo­ces de Áfri­ca, Asia y Amé­ri­ca La­ti­na son más po­ten­tes que nun­ca en do­cu­men­ta, co­mo tam­bién las de otras na­cio­nes que guar­dan se­cre­tos pre­cia­dos. Abo­rí­ge­nes de Aus­tra­lia, de Es­can­di­na­via, de la re­gión del Yu­cón o de la cuen­ca del Ama­zo­nas son al­gu­nos de es­tos pue­blos que tie­nen voz aquí. No han si­do in­ter­pre­ta­dos por los he­re­de­ros de Bro­ni­sław Ma­li­nows­ki ni de Clau­de Lé­vis­trauss, son ellos mis­mos quie­nes es­tán ha­blan­do des­de sus cos­mo­go­nías, que se jun­tan con su reali­dad en un mis­mo en­te.

Nun­ca an­tes Co­lom­bia tu­vo dos in­vi­ta­dos a es­ta ci­ta; do­cu­men­ta IV (1968) vio por primera vez el tra­ba­jo de un co­te­rrá­neo, Éd­gar Ne­gret. En do­cu­men­ta XI (2002) fue el turno de Do­ris Sal­ce­do. En es­ta oca­sión, es­tá, en pri­mer lu­gar, De­co­ra­ción de in­te­rio­res (1981), de la maes­tra Bea­triz Gon­zá­lez: una se­ri­gra­fía so­bre te­la en la que se re­pre­sen­ta a un gru­po de po­lí­ti­cos co­lom­bia­nos (so­bre­sa­le el ex­pre­si­den­te Ju­lio Cé­sar Tur­bay Ayala) en una reunión so­cial. Y en la an­ti­gua ofi­ci­na de co­rreo de Kas­sel es­tá em­pla­za­do el Te­lón de la mó­vil y cam­bian­te na­tu­ra­le­za (1978), una co­lo­sal pin­tu­ra acrí­li­ca so­bre te­la que ju­gue­to­na­men­te se­pa­ra el es­pa­cio y de­ja ver su re­ver­so. La obra re­crea la cé­le­bre es­ce­na de Al­muer­zo so­bre la hier­ba de Ma­net.

El se­gun­do co­lom­biano in­vi­ta­do es Abel Ro­drí­guez, o Mo­ga­je Guihu (Plu­ma de Ga­vi­lán Res­plan­de­cien­te) en no­nu­ya, su len­gua na­ti­va. El “Abue­lo Abel”, co­mo res­pe­tuo­sa­men­te es lla­ma­do, es un in­dí­ge­na, un hom­bre ma­yor a quien es­te país no ha re­co­no­ci­do del to­do. Aun así, su tra­ba­jo es tan se­rio, tan ver­da­de­ro y be­llo que no hay for­ma al­gu­na de re­traer el sen­ti­mien­to al in­gre­sar en la dig­ni­dad de su dis­cur­so. Más que un ar­tis­ta, Mo­ga­je Guihu es un bo­tá­ni­co, un sa­be­dor, un poe­ta que can­ta odas a la na­tu­ra­le­za, esa otre­dad que los hi­jos de la an­ti­gua Ate­nas no en­ten­de­mos aún.

Es­ta ágo­ra po­lí­ti­ca lla­ma­da do­cu­men­ta 14, que se­rá re­cor­da­da por su fuer­za na­rra­ti­va, pla­nea­da y eje­cu­ta­da con una sen­ti­da aus­te­ri­dad, bus­ca a to­da cos­ta cons­truir la co­sa pú­bli­ca atra­yen­do a los poe­tas pe­ren­to­rios, quie­nes fue­ron otro­ra exi­lia­dos, des­de don­de fue­re ne­ce­sa­rio: tiem­po, es­pa­cio o dis­ci­pli­na, to­dos ur­gi­dos aho­ra.

Tram­pas, de Abel Ro­drí­guez (arri­ba), y Te­lón de la mó­vil y cam­bian­te na­tu­ra­le­za, de Bea­triz Gon­zá­lez (aba­jo), am­bos in­vi­ta­dos de ho­nor de Co­lom­bia a do­cu­men­ta 14.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.