Aren­gas de una mu­jer com­pro­me­ti­da. Bea­triz He­le­na Ro­ble­do pre­sen­ta una nue­va bio­gra­fía de Ma­ría Cano

Un cui­da­do­so tra­ba­jo de re­co­pi­la­ción de da­tos y de via­jes en bús­que­da de Ma­ría Cano re­cu­pe­ra su fi­gu­ra a me­dio si­glo de su muer­te. Una re­vo­lu­cio­na­ria que no so­lo in­ci­dió en la ma­ne­ra de asu­mir­se co­mo mu­jer en un país ma­chis­ta, sino que de­jó una pro­fun­da h

Arcadia - - EDITORIAL - Ma­nue­la Lo­pe­ra* Medellín *Pe­rio­dis­ta. Ha pu­bli­ca­do en me­dios co­mo El Es­pec­ta­dor y la re­vis­ta Bo­cas.

MA­RÍA CANO. LA VIR­GEN RO­JA, DE BEA­TRIZ HE­LE­NA RO­BLE­DO

Ma­ría de los Án­ge­les Cano Már­quez, la an­tio­que­ña, la primera po­lí­ti­ca co­lom­bia­na, la aban­de­ra­da de los opri­mi­dos, la­vir­gen pro­le­ta­ria, la Flor del Tra­ba­jo. Esas fue­ron al­gu­nas de sus eti­que­tas, pe­ro Ma­ría Cano fue ante to­do una mu­jer que eli­gió pen­sar. Pri­me­ro fue la poe­sía.“fue Jo­sé Asun­ción Sil­va quien des­per­tó­me a la be­lle­za. Era to­da­vía muy jo­ven pa­ra re­ci­bir vi­si­tas y es­tá­ba­me quie­te­ci­ta en la som­bra de la al­co­ba ve­ci­na, es­cu­chan­do ávi­da.y amé a es­te poe­ta tor­tu­ra­do siem­pre por una be­lla for­ma que él veía huir en su an­sia. Sus ver­sos fue­ron mi ex­qui­si­to jar­dín: des­pués Bec­quer, Hei­ne,ama­do Ner­vo.así en esa edad en que la ni­ña se es­fu­ma”.

Era la me­nor de cin­co her­ma­nos –cua­tro mu­je­res y un va­rón–. De sus pa­dres, Ro­dol­fo –maes­tro– y Ame­lia –ama de ca­sa que ado­ra­ba a Ralph Wal­do Emer­son y del que ha­bía ad­qui­ri­do la de­vo­ción por las plan­tas– re­ci­bió una edu­ca­ción fun­da­da en las ideas li­be­ra­les y en la im­por­tan­cia de cul­ti­var el es­pí­ri­tu.en los rin­co­nes de la ca­so­na de la ca­rre­ra Vi­lla con Ma­tu­rín, com­par­tió char­las de­fi­ni­ti­vas con Luis Te­ja­da, el so­brino pe­rio­dis­ta con el que te­nía afi­ni­da­des so­bre la bús­que­da de la equi­dad so­cial.tam­bién le­yó a los poe­tas ru­sos y desa­rro­lló una gran­dio­sa am­bi­ción por en­ten­der el mun­do, por li­be­rar­se de las con­ven­cio­nes do­més­ti­cas y per­se­guir un des­tino más allá de lo que le de­pa­ra­ba su con­di­ción de mu­jer.

Des­de ni­ña se fa­mi­lia­ri­zó con los ava­ta­res po­lí­ti­cos de su pa­dre, quien se opo­nía a las res­tric­cio­nes de los de­re­chos in­di­vi­dua­les que se ha­bían im­pues­to a par­tir de la Cons­ti­tu­ción de 1886. Ro­dol­fo fue re­pri­mi­do y per­se­gui­do por sus con­vic­cio­nes li­be­ra­les y su es­pi­ri­tis­mo. Se que­dó sin

tra­ba­jo y tu­vo que dic­tar cla­ses en la pro­pia ca­sa.

Ma­ría vi­vió co­mo una aven­tu­ra esos años de re­pre­sio­nes de los sec­to­res con­ser­va­do­res, y de pa­so le que­dó cla­va­da la es­pi­na de la re­vo­lu­ción.“de mi pa­dre apren­dí la no­ble en­te­re­za, la per­sis­ten­cia en la lí­nea rec­ta,que el pa­so fir­me si­gue los ojos de un ho­ri­zon­te cu­yo al­bor per­ci­be”, di­ce un apar­te de la bio­gra­fía Ma­ría Cano. La Vir­gen Ro­ja, de Bea­triz He­le­na Ro­ble­do, que aca­ba de pu­bli­car el se­llo De­ba­te de Pen­guin Ran­dom Hou­se.

A los 23 años que­dó huér­fa­na. Dos her­ma­nos ya ha­bían de­ja­do la ca­sa fa­mi­liar y las tres her­ma­nas sol­te­ras de­ci­die­ron se­guir jun­tas ante los ojos in­qui­si­do­res de en­ton­ces.car­men Lui­sa, la ma­yor, te­nía in­quie­tud por la pin­tu­ra, que ha­bía es­tu­dia­do con el maes­tro Fran­cis­co An­to­nio Cano –su pa­rien­te– y des­pués se de­di­có al re­to­que fotográfico jun­to al pri­mo Me­li­tón Ro­drí­guez. Le se­guía Ma­ría An­to­nia “la Ru­rra”, que te­nía una re­la­ción mis­te­rio­sa y es­tre­cha con las pa­lo­mas y ha­bía he­re­da­do las cua­li­da­des es­pi­ri­tis­tas del pa­dre.

Su pri­mo­to­más Uri­be Már­quez ha­bía es­ta­do en Pa­rís, Bar­ce­lo­na y Ciu­dad de Mé­xi­co, y allí ha­bía vis­to có­mo cir­cu­la­ban pe­rió­di­cos, vo­lan­tes y pan­fle­tos. Eran tiem­pos de anar­quía y so­cia­lis­mo. Ella es­cu­cha­ba aten­ta, aun­que en esa teo­ría mar­xis­ta al­go le ha­cía rui­do: el ma­chis­mo. El lu­gar pa­ra las mu­je­res en las lu­chas so­cia­les era nu­lo y sa­bía que era ho­ra de ha­cer una di­fe­ren­cia. Las fi­gu­ras fe­me­ni­nas no abun­da­ban. En Eu­ro­pa aca­ba­ba de ser ase­si­na­da Ro­sa Lu­xem­bur­go, la lí­der mar­xis­ta po­la­ca de ori­gen ju­dío, fun­da­do­ra y miem­bro de la Li­ga Es­par­ta­quis­ta –mo­vi­mien­to re­vo­lu­cio­na­rio que se opo­nía al im­pe­ria­lis­mo y al avan­ce de las fuer­zas ca­pi­ta­lis­tas que lue­go se con­ver­ti­ría en el Par­ti­do Co­mu­nis­ta ale­mán–. Más ade­lan­te, en Ar­gen­ti­na, se des­ta­ca­ría Eva Pe­rón, quien fue clave en la con­quis­ta del vo­to fe­me­nino, pe­leó por la igual­dad en­tre hom­bres y mu­je­res, y por los de­re­chos so­cia­les y la­bo­ra­les. Fue la aban­de­ra­da del mo­vi­mien­to Obre­ro y el Par­ti­do Pe­ro­nis­ta Fe­me­nino.

Du­ran­te esa eta­pa vi­si­tó asi­los, or­fe­li­na­tos, hos­pi­ta­les, al­ber­gues de ca­ri­dad. Co­men­zó a or­ga­ni­zar ter­tu­lias li­te­ra­rias que se hi­cie­ron ca­da vez más po­pu­la­res en­tre pe­rio­dis­tas, ar­tis­tas, es­cri­to­res y las men­tes in­quie­tas de la épo­ca.ahí, en el co­ra­zón de esas reunio­nes –en las que leían a Ga­brie­la Mis­tral y Jua­na de Ibar­bou­rou– na­ció Cy­rano, una re­vis­ta li­te­ra­ria con la que pre­ten­dían res­ca­tar vo­ces per­di­das y trans­for­mar la es­ce­na cul­tu­ral lo­cal. Jus­ta­men­te allí, a los 34 años,pu­bli­có su pri­mer poe­ma lue­go de la muer­te de su ami­go, el poe­ta Abel Fa­ri­na: “…El maes­tro se ha ido/mis ojos han per­ma­ne­ci­do se­cos/mas mi ser to­do se ha con­mo­vi­do con tem­blor sa­gra­do (…)”. En ade­lan­te apo­yó la fun­da­ción de pe­rió­di­cos pa­ra pro­mo­ver las ideas re­vo­lu­cio­na­rias y si­guió pu­bli­can­do ar­tícu­los en fa­vor de la de­fen­sa de los de­re­chos hu­ma­nos en El Co­rreo Li­be­ral y otros me­dios de cir­cu­la­ción na­cio­nal.

En 1925, Ma­ría pre­sen­ció el des­alo­jo de una fa­mi­lia y ese epi­so­dio de in­jus­ti­cia no le fue in­di­fe­ren­te. Jun­to a To­más Uri­be Már­quez, co­men­zó a re­vi­sar las con­di­cio­nes la­bo­ra­les de los tra­ba­ja­do­res. Fue nom­bra­da Flor del Tra­ba­jo y sa­lió de gi­ra por primera vez. Co­no­ció las mi­nas de Se­go­via y Re­me­dios y allí se con­so­li­dó co­mo sím­bo­lo de la lu­cha de campesinos, in­dí­ge­nas, obre­ros, ar­te­sa­nos: el pue­blo.

Ma­ría era re­bel­de y lo de­mos­tra­ba con ges­tos que sig­ni­fi­ca­ban pe­que­ñas con­quis­tas fren­te a la do­mi­na­ción mas­cu­li­na que la ro­dea­ba. En la pe­lí­cu­la Ma­ría Cano, de Ca­mi­la Lo­bo guerrero, ella va en el tren ha­cia Bo­go­tá en com­pa­ñía de su pri­mo. Él va fu­man­do pi­pa y ella se la sa­ca de la bo­ca y fu­ma. Lue­go él se sir­ve un tra­go y le re­cla­ma:“yo quie­ro”. Ne­ce­si­ta­ba to­mar va­lor an­tes de ba­jar­se ante la mul­ti­tud que la es­pe­ra­ba en la es­ta­ción de La Sa­ba­na. En la ca­pi­tal pi­dió la li­be­ra­ción del lí­der in­dí­ge­na Quin­tín La­me y de otros com­pa­ñe­ros de lu­cha, y asis­tió al III Con­gre­so Na­cio­nal Obre­ro en no­viem­bre de 1926.En esa oca­sión na­ció el Par­ti­do So­cia­lis­ta Re­vo­lu­cio­na­rio con va­rios miem­bros a la ca­be­za:to­más Uri­be Már­quez, Raúl Eduar­do Mahe­cha, Ig­na­cio Torres Gi­ral­do y Ma­ría Cano.

En ade­lan­te, Ig­na­cio Torres se­ría una de las per­so­nas fun­da­men­ta­les de Ma­ría. Es­te hom­bre quin­diano, ca­sa­do, pa­dre de dos hi­jos, se con­vir­tió en su com­pa­ñe­ro en la cau­sa re­vo­lu­cio­na­ria, pe­ro tam­bién en una es­pe­cie de fa­ro que su­po po­ner freno a las ex­pre­sio­nes pe­que­ño­bur­gue­sas que la ca­rac­te­ri­za­ban. Por él de­jó de po­ner­se ves­ti­dos de flo­res y qui­zá tam­bién por él asu­mió el amor ro­mán­ti­co co­mo un asun­to de fri­vo­li­da­des ante el que no po­día ren­dir­se. Ma­ría te­nía un de­ber con la his­to­ria.

A pe­sar de la du­re­za con que siem­pre la tra­tó, Ig­na­cio pa­re­cía ad­mi­rar­la a su ma­ne­ra: “Ma­ría, que ha­bla­ba sin­tien­do y pen­san­do, hi­zo de su ora­to­ria un es­ti­lo com­ba­ti­vo, a la vez que una di­men­sión cua­li­ta­ti­va de cor­te bre­ve. Y cla­ro que no eran sín­te­sis de nin­gu­na te­sis, sino crea­cio­nes de su in­te­li­gen­cia que mo­de­la­ba con el ar­te de su pa­la­bra”.

Se con­vir­tió en he­roí­na y su nom­bre fue ad­qui­rien­do un ai­re de mi­to gra­cias a la pa­sión con que asu­mía la lu­cha. En sus con­sig­nas can­do­ro­sas ha­bla­ba del pró­ji­mo y de la com­pa­sión co­mo mo­to­res fun­da­men­ta­les: “No quie­ro en­cen­der odios sino que re­cla­méis, por el jus­to me­dio, lo que os per­te­ne­ce. Por es­to mi afán de or­ga­ni­za­ros pa­ra que seáis po­de­ro­so ele­men­to ne­ce­sa­rio pa­ra el avan­ce de la ci­vi­li­za­ción (…) Sois el gran mo­tor que mue­ve la pro­di­gio­sa má­qui­na del pro­gre­so. Se os ne­ce­si­ta; ha­ced que se os res­pe­te.y un día, yo os lo va­ti­cino, se os ama­rá (…) Ami­gas, her­ma­nas mías, quie­ro que en vues­tras men­tes y en vues­tras al­mas se en­cien­da es­te fue­go sa­gra­do que os tor­na­rá li­bres: la justicia”. Di­ce Bea­triz He­le­na Ro­ble­do, que“ella pro­mo­vía el amor, re­cha­za­ba las lis­tas ne­gras, el odio.te­nía mu­cho de mis­ti­cis­mo y de tras­cen­den­cia”.

Du­ran­te esos años que fue­ron po­cos pe­ro in­ten­sos, via­jó a la cos­ta pa­cí­fi­ca, al Ca­ri­be, a San­tan­der, a Bo­ya­cá. Par­ti­ci­pó en mí­ti­nes, en ma­ni­fes­ta­cio­nes, en huelgas obre­ras. Era due­ña de una va­len­tía y una fuer­za que no se equi­pa­ra­ban con su fi­gu­ra me­nu­da, con sus ma­ne­ras de mu­jer de ciu­dad. Ma­ría no te­nía mie­do de ca­mi­nar en me­dio de la os­cu­ri­dad, sa­lir hu­yen­do en ca­ra­va­nas, pa­sar la no­che en pri­sio­nes y res­guar­dar­se de las ba­las de los mi­li­ta­res de turno.

En una es­ce­na de la pe­lí­cu­la en que van en un fe­rri so­bre el Mag­da­le­na,to­más le pre­gun­ta:

—Y vos, ¿que­rrías te­ner un hi­jo?

—No,tal vez no que­rría te­ner un hi­jo –le con­tes­ta Ma­ría. —¿Por qué?

—Es­ta­mos en un mun­do de es­cla­vos.

Lo te­nía cla­ro y sin em­bar­go, vol­có su cos­ta­do ma­ter­nal en Eddy, el hi­jo de Ig­na­cio, que ter­mi­nó sien­do cria­do por ella y sus her­ma­nas co­mo si se tra­ta­ra de su pro­pio hi­jo.

El 5 de di­ciem­bre de 1928 es­ta­lló el pol­vo­rín. Mi­les de obre­ros de la Uni­ted Fruit Com­pany fue­ron ase­si­na­dos en Cié­na­ga, en lo que se co­no­ce co­mo la ma­sa­cre de las ba­na­ne­ras. Ma­ría y el res­to de ca­be­zas del psr ca­ye­ron pre­sos. Co­men­zó el frac­cio­na­mien­to del par­ti­do y sus com­pa­ñe­ros de lu­cha fue­ron til­da­dos de cons­pi­ra­do­res y so­me­ti­dos a jui­cio po­lí­ti­co. Las fuer­zas que que­da­ron re­fun­da­ron un Par­ti­do Co­mu­nis­ta ba­jo una es­tric­ta lí­nea le­ni­nis­ta. Ma­ría le es­cri­bió una car­ta a Gui­ller­mo Her­nán­dez Ro­drí­guez, que pre­si­día la nue­va coa­li­ción: “En­tre no­so­tros se tie­ne por nor­ma que la mu­jer no tie­ne cri­te­rio pro­pio, y que siem­pre obra por ac­to re­fle­jo del cu­ra, del pa­dre o del ami­go. Creo ha­ber edu­ca­do mi cri­te­rio lo su­fi­cien­te pa­ra orien­tar­me”.

Más tar­de, el Par­ti­do Li­be­ral bus­có una alian­za con las frac­cio­nes so­cia­lis­tas pa­ra ga­nar las elec­cio­nes. Sie­te me­ses más tar­de, su­mi­da en una de­pre­sión pro­fun­da y sin­tién­do­se trai­cio­na­da, Ma­ría que­dó en li­ber­tad. Ig­na­cio se fue a la Unión So­vié­ti­ca, en don­de per­ma­ne­ció va­rios años. Ya fue­ra de to­do, re­le­ga­da y frus­tra­da pe­ro fiel a sus con­vic­cio­nes, co­men­zó a tra­ba­jar co­mo obre­ra en la Im­pren­ta De­par­ta­men­tal de An­tio­quia y des­pués en la Bi­blio­te­ca De­par­ta­men­tal, don­de la­bo­ró has­ta 1947.

En ade­lan­te se dio al si­len­cio. Car­gó con el es­tig­ma y el re­cha­zo, in­clu­so las ma­dres de­cían a sus hi­jas: “Cui­da­do con pa­re­cer­se a Ma­ría Cano”, y así, “ma­ria­cano” era co­mo les lla­ma­ban a las jo­ven­ci­tas re­bel­des. In­clu­so fue acu­sa­da de en­ve­ne­nar las aguas de Medellín. Su nom­bre era aso­cia­do con el de­mo­nio.aba­ti­da de tris­te­za se fue a vi­vir a Bo­go­tá con Eddy,car­men Lui­sa e Ig­na­cio, y allí re­co­bró un po­co el áni­mo y la tran­qui­li­dad.

A su re­gre­so a Medellín, se ais­ló, pe­lean­do con el pe­so de un pa­sa­do que no la re­di­mió en vi­da a pe­sar de tan­tas lu­chas. En 1960, fue con­tac­ta­da por la Or­ga­ni­za­ción De­mo­crá­ti­ca de Mu­je­res de An­tio­quia con mo­ti­vo del Día de la Mu­jer. En­vió una no­ta que de­cía:“¿no es ló­gi­co igual­men­te que la mu­jer es­té, con los mis­mos de­re­chos del hom­bre, en to­dos los fren­tes de la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca, so­cial y po­lí­ti­ca de la na­ción?”.

Torres con­ti­nuó vi­vien­do con las her­ma­nas.es­to es­cri­be Bea­triz He­le­na Ro­ble­do en su bio­gra­fía: “Ig­na­cio la re­ga­ña y la cri­ti­ca ca­da vez con más se­ve­ri­dad. No ha­ce na­da, nin­gu­na la­bor do­més­ti­ca, lo que re­car­ga más a Car­men Lui­sa y exas­pe­ra a Ig­na­cio. Pe­ro ella se sien­te or­gu­llo­sa de ser inú­til. No va a per­der su precioso tiem­po ha­cien­do ofi­cios do­més­ti­cos. ¡Las mu­je­res na­cie­ron pa­ra asun­tos más gran­des que lim­piar el pol­vo!”.

Des­cui­da­da en su as­pec­to per­so­nal y aban­do­na­da en su amor pro­pio pro­nun­ció: “ma­ría ha muer­to”. Na­da pa­re­cía va­ler la pe­na y sin em­bar­go, gra­cias a esa muer­ta en vi­da,los tra­ba­ja­do­res ob­tu­vie­ron la Jor­na­da de los tres Ochos: ocho ho­ras de tra­ba­jo, ocho de di­ver­sión y ocho de des­can­so; se con­so­li­da­ron las fuer­zas sin­di­ca­les,se ajus­ta­ron los sa­la­rios,se man­tu­vo la abo­li­ción de la pe­na de muer­te y se me­jo­ra­ron las con­di­cio­nes de las mu­je­res obre­ras.

So­por­tó sus úl­ti­mos años en la pe­num­bra, ais­la­da de sus ami­gos, cas­ti­ga­da por ha­ber te­ni­do la osa­día de ser co­mu­nis­ta, por an­he­lar ser una mu­jer li­bre. Pa­gó con ol­vi­do el pre­cio de vi­vir pa­ra los de­más. Ma­ría al­can­zó a cum­plir 79 años pe­ro quie­nes la co­no­cie­ron sa­bían que ella no es­ta­ba, se ha­bía ido mu­cho an­tes.

Co­mo mu­chas otras mu­je­res, Ma­ría Cano es­cri­bía con un seu­dó­ni­mo: He­le­na Cas­ti­llo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.