Re­gre­so a ca­sa. Re­tros­pec­ti­va de Karen La­mas­son­ne en el Mu­seo La Ter­tu­lia AR­TE

Aun­que so­lo ha­ya he­cho dos pie­zas de vi­deoar­te, la ar­tis­ta ca­le­ña es con­si­de­ra­da una pio­ne­ra de ese for­ma­to en el país. Lo aban­do­nó pa­ra con­cen­trar­se en el di­bu­jo, la acua­re­la, el co­lla­ge y la fo­to­gra­fía, y la ex­po­si­ción Des­nu­da su­ti­le­za del de­seo, que se

Arcadia - - EDITORIAL - Ca­ta­li­na Vi­lla* Ca­li *Pe­rio­dis­ta cul­tu­ral. Di­rec­to­ra del fes­ti­val li­te­ra­rio Oi­ga Mi­re Lea.

Ha­ce un año, mien­tras in­ves­ti­ga­ba so­bre las ex­po­si­cio­nes de ar­te fi­gu­ra­ti­vo bi­di­men­sio­nal que se ha­bían rea­li­za­do en el Mu­seo La Ter­tu­lia en los años ochen­ta, el ar­tis­ta y cu­ra­dor de ar­te co­lom­bo-ecua­to­riano An­drés Ma­tu­te se to­pó con una acua­re­la que le lla­mó la aten­ción. En la acua­re­la, im­pre­sa so­bre un car­tón a to­do co­lor a mo­do de guía de una ex­po­si­ción, apa­re­cía una pa­re­ja de aman­tes tum­ba­da so­bre el río Ca­li, fun­di­da en un de­rro­che de lujuria a ple­na luz del día, in­di­fe­ren­te a las mi­ra­das de los tran­seún­tes.

Quie­nes es­tén fa­mi­lia­ri­za­dos con el ar­te ca­le­ño de la épo­ca fá­cil­men­te po­drán in­tuir que se tra­ta de Ba­jo el puente y Or­tiz de la ar­tis­ta Karen La­mas­son­ne. Pe­ro pa­ra Ma­tu­te, quien vi­vió fue­ra de Co­lom­bia has­ta el 92, fue una re­ve­la­ción. “No so­lo me im­pac­tó des­cu­brir esa obra, sino que me in­tri­gó no sa­ber na­da de la ar­tis­ta. Yo sa­bía de Ma­ría de la Paz Ja­ra­mi­llo, por ejem­plo. Y de esa épo­ca en Ca­li apa­re­cen fi­gu­ras do­mi­nan­tes co­mo Pe­dro Al­cán­ta­ra o Leo­nel Gón­go­ra con sus cuer­pos eró­ti­cos, qui­zá por­que las na­rra­ti­vas que pri­ma­ban en ese en­ton­ces co­rres­pon­dían con una mi­ra­da fa­lo­cén­tri­ca. Cuan­do se ha­bla de la ciu­dad, apa­re­cen rá­pi­da­men­te los nom­bres de Éver As­tu­di­llo, Fer­nell Fran­co y Óscar Mu­ñoz, pe­ro no el de Karen”.

Con esa ima­gen ron­dán­do­le la ca­be­za, Ma­tu­te de­ci­dió in­da­gar más so­bre La­mas­son­ne. A me­di­da que la des­cu­bría, su fas­ci­na­ción au­men­ta­ba. La con­tac­tó, in­ter­cam­bia­ron men­sa­jes, se co­no­cie­ron por Sky­pe, lue­go per­so­nal­men­te. Y tras un año de in­ten­sa con­ver­sa­ción en torno a las mo­ti­va­cio­nes de su obra sur­gió la ex­po­si­ción que aho­ra se pue­de ver en el Mu­seo La Ter­tu­lia, Karen La­mas­son­ne, des­nu­da su­ti­le­za del de­seo, que reúne más de cien obras en­tre acua­re­las, di­bu­jos, gra­ba­dos, y dos vi­deos rea­li­za­dos en las dé­ca­das de los se­ten­ta y ochen­ta.

Una re­vi­sión crí­ti­ca, ex­pli­ca Ma­tu­te, fue lo que le per­mi­tió con­fir­mar su hi­pó­te­sis ini­cial: la na­rra­ti­va de La­mas­son­ne no so­lo es­tá em­pa­ren­ta­da con la de Ever As­tu­di­llo –a su jui­cio la más po­ten­te y con­sis­ten­te de esos años, pues da vi­si­bi­li­dad a una Ca­li que en 200 años pro­ba­ble­men­te ya no exis­ta–, sino que es, por sí mis­ma, sig­ni­fi­ca­ti­va en tér­mi­nos de có­mo se cuen­ta la ciu­dad.

***

Hi­ja de pa­dre ar­gen­tino y ma­dre co­lom­bia­na, Karen La­mas­son­ne na­ció en Nue­va York en 1954. Cre­ció con sie­te her­ma­nos en­tre Bo­go­tá y Nue­va York, en una ex­tra­ña mez­cla de vi­da ur­ba­na y ma­gia ru­ral. De Co­lom­bia re­cuer­da su ca­sa en Usa­quén, una ca­so­na cam­pes­tre que pa­re­cía “el jar­dín de las de­li­cias”, y los pa­seos a Vi­lle­ta, a la fin­ca de tie­rra ca­lien­te don­de “éra­mos sal­va­jes y fe­li­ces”.

En los años se­sen­ta vi­vió en Es­ta­dos Uni­dos, y fue allí don­de em­pe­zó a ex­pre­sar­se a tra­vés de sus di­bu­jos y su for­ma de ves­tir. En­tre mú­si­ca, psi­co­de­lia y ar­te pop, la vi­da era una ex­cu­sa pa­ra crear. En eso in­flu­yó mu­cho un ar­tis­ta ar­me­nio que Karen tu­vo co­mo pro­fe­sor de Ar­te en los dos úl­ti­mos años de ba­chi­lle­ra­to, en Pa­lo Al­to, Ca­li­for­nia. “Él me es­ti­mu­ló pa­ra se­guir el ca­mino del ar­te”.

Sus pri­me­ras obras las hi­zo en Bo­go­tá, a don­de se fue a vi­vir a los 17 años sin ha­ber he­cho es­tu­dios de Ar­te, sal­vo un cur­so noc­turno de Gra­ba­do que to­mó en el Foot­hill Co­lle­ge, en Los Al­tos Hills. En Co­lom­bia to­mó cla­ses con David Man­zur y par­ti­ci­pó en al­gu­nos ta­lle­res de gra­ba­do con Um­ber­to Gian­gran­di.

De esa épo­ca sur­gie­ron di­bu­jos y acua­re­las con una na­rra­ti­va ca­si ado­les­cen­te, la de una mu­jer que se re­tra­ta a sí mis­ma, ca­si siem­pre des­nu­da, en su es­pa­cio per­so­nal. Apa­re­cen di­bu­ja­dos, con una me­ticu­losi­dad ob­se­si­va, su cuar­to, su sa­la, su ven­ta­na, su pa­tio, sus pi­sos. Y sus Ba­ños. Así ti­tu­ló una de sus pri­me­ras se­ries, la primera que pre­sen­tó en Ca­li cuan­do ya em­pe­za­ba a con­ver­tir­se en una ca­le­ña más.

***

Karen La­mas­son­ne y Luis Os­pi­na, di­rec­tor de ci­ne ca­le­ño, se co­no­cie­ron en 1977 po­co an­tes del sui­ci­dio de An­drés Cai­ce­do, a prin­ci­pios de mar­zo. Ella re­cuer­da que una ami­ga en co­mún, San­dra Os­pi­na, lo lle­vó a su ca­sa. La atrac­ción fue in­me­dia­ta. “Los dos ha­bía­mos vi­vi­do en Es­ta­dos Uni­dos y co­no­cía­mos to­da una se­rie de pe­lí­cu­las de la mis­ma épo­ca, co­mo las de Hitch­cock o Bla­ke Ed­wards. Eso nos unió rá­pi­da­men­te. Ade­más, yo ya ha­bía he­cho mi primera in­cur­sión en el ci­ne co­mo di­rec­to­ra ar­tís­ti­ca de El úl­ti­mo clien­te, un cor­to de Li­na Uri­be y Miguel Torres”, cuen­ta des­de Atlan­ta, don­de vi­ve ha­ce más de 20 años.

Al po­co tiem­po, Luis via­jó a Pa­rís pa­ra ter­mi­nar Aga­rran­do pue­blo y Karen se fue con él. Vi­vie­ron en la rue des Vi­nai­griers en un apar­ta­men­to que Luis le ha­bía al­qui­la­do a un ar­tis­ta cu­bano. Des­de en­ton­ces se con­vir­tie­ron en in­se­pa­ra­bles. Fue así du­ran­te nue­ve años.

Dos años des­pués de ir a Pa­rís, lle­ga­ron jun­tos a Ca­li, una ciu­dad que a Karen le pa­re­cía fas­ci­nan­te. El cli­ma la se­du­cía, la efer­ves­cen­cia crea­ti­va que se res­pi­ra­ba en la ciu­dad la es­ti­mu­la­ba. “Me adap­té muy rá­pi­do. Creo que Luis y yo nos con­ver­ti­mos en una es­pe­cie de ins­ti­tu­ción y pron­to to­dos sus ami­gos me aco­gie­ron. Óscar Mu­ñoz, Miguel Gon­zá­lez, Pe­dro Al­cán­ta­ra, Fer­nell Fran­co, Luis Fer­nan­do Man­cho­la, la Ra­ta Car­va­jal, San­dro Ro­me­ro… Creo que el mo­men­to no pu­do ser me­jor”.

Y es que tras la bue­na re­cep­ción de Aga­rran­do pue­blo, Os­pi­na arran­có a tra­ba­jar en su ópe­ra pri­ma, Pu­ra san­gre, el pri­mer pro­yec­to ci­ne­ma­to­grá­fi­co sin Car­los Ma­yo­lo. Allí Karen hi­zo las ve­ces de di­rec­to­ra ar­tís­ti­ca, asis­ten­te de di­rec­ción y edi­to­ra, y tu­vo la ta­rea na­da fá­cil de di­bu­jar a mano el story board de la pe­lí­cu­la, plano por plano. “Ade­más de ha­ber si­do una guía in­dis­pen­sa­ble pa­ra el ro­da­je, su story board es una obra de ar­te en sí mis­ma. Se ex­hi­bió en el Sa­lón Na­cio­nal de Ar­tis­tas que se reali­zó en Ca­li y ha si­do re­pro­du­ci­do en nu­me­ro­sas pu­bli­ca­cio­nes de aná­li­sis de mi obra”, cuen­ta Os­pi­na, quien guar­da la pie­za con re­ce­lo.

Pe­ro ¿a qué ho­ras pin­ta­ba Karen? Por­que ade­más de es­tar de­trás de cá­ma­ras, ella tam­bién ac­tuó en Car­ne de tu car­ne, de Car­los Ma­yo­lo, y en Valeria, de Óscar Cam­po; tra­ba­jó con Die­ter Schi­dor –el pro­duc­tor de Que­re­lle, de Fass­bin­der– y fue asis­ten­te de Wer­ner Her­zog en la fil­ma­ción de Co­bra ver­de. Pa­ra San­dro Ro­me­ro, uno de sus más cer­ca­nos ami­gos, la ecua­ción es sencilla: “Si tú tie­nes 8 ho­ras de tra­ba­jo, 8 ho­ras de di­ver­sión y 8 ho­ras de des­can­so, la idea es con­ver­tir el tra­ba­jo y la di­ver­sión en una so­la co­sa, qui­tar­le cua­tro ho­ras al des­can­so y en ese tiem­po pue­des ha­cer ma­ra­vi­llas. Karen es una ar­tis­ta las 24 ho­ras del día y to­do lo ha­ce bien”. Qui­zás por ello no era ex­tra­ño ver­la pin­tan­do in­clu­so en me­dio de una fies­ta en su ca­sa. “La gen­te lle­ga­ba, rum­bea­ba, en­tra­ba a mi ta­ller y yo es­ta­ba allí, tra­ba­jan­do. Nun­ca he po­di­do que­dar­me quie­ta”, cuen­ta la ar­tis­ta.

Al­gu­nos de esos cua­dros con­ce­bi­dos en el ca­lor de la rum­ba ca­le­ña vie­ron la luz a fi­na­les de 1979 en una ex­po­si­ción que no du­ró más de tres o cua­tro días col­ga­da en un sa­lón del Club de Eje­cu­ti­vos, pues los cuer­pos des­nu­dos que apa­re­cían en unos ba­ños mi­nu­cio­sa­men­te di­bu­ja­dos desata­ron la ira de un con­fe­ren­cis­ta que se ne­gó a con­ti­nuar la char­la con esas obs­ce­ni­da­des en fren­te.

Le­jos de des­ani­mar­la, eso a Karen la en­tu­sias­mó. “Es­tán pa­san­do co­sas”, se di­jo. Y no es que qui­sie­ra ser trans­gre­so­ra. “Esa fue mi ne­ce­si­dad en ese mo­men­to, ex­pre­sar mi sen­sua­li­dad, el ero­tis­mo. Pe­ro nun­ca con la in­ten­ción de pro­vo­car”.

Hoy, cuan­do mu­chos jó­ve­nes se acer­can a su obra en una suer­te de se­ren­di­pia si­mi­lar a la que vi­vió Ma­tu­te y le pre­gun­tan so­bre su fe­mi­nis­mo ra­di­cal, ella no sa­be muy bien qué con­tes­tar. “Qui­zá se de­ba a que cre­cí en Es­ta­dos Uni­dos en los años se­sen­ta. Se pue­de de­cir que ven­go de to­dos esos mo­vi­mien­tos de la li­be­ra­ción de la mu­jer, de la se­xua­li­dad, de la épo­ca en que uno se qui­ta­ba el bra­sier. Sí era una mu­jer mo­der­na, pe­ro en reali­dad el fe­mi­nis­mo no era al­go en lo que yo pen­sa­ra, sim­ple­men­te ex­pre­sa­ba co­mo ar­tis­ta lo que lle­va­ba den­tro”, ex­pli­ca.

Esa sen­sua­li­dad es­tá pre­sen­te en la ma­yo­ría de las obras que se ex­pon­drán en La Ter­tu­lia: la se­rie Ba­ños, las pa­re­jas gi­gan­tes que se en­tre­la­zan en pai­sa­jes ca­le­ños, los gra­ba­dos de Sex-li­bris y Mu­je­res ca­lien­tes y mu­je­res frías y sus fo­to­gra­fías de Fren­te Fotográfico, un gru­po in­te­gra­do por Mó­ni­ka Herrán, Syl­via Pa­ti­ño, Mer­ce­des Se­bas­tian y Karen que se con­vir­tió en icono de la fo­to­gra­fía ar­tís­ti­ca de esos años. Pe­ro tam­bién sus vi­deos –for­ma­to en el que fue pio­ne­ra, aun­que ape­nas reali­zó dos: Se­cre­tos de­li­ca­dos (1982) y Rui­do (1984)– tie­nen una car­ga eró­ti­ca. Rui­do, por ejem­plo, mues­tra a una mu­jer des­nu­da que se acues­ta so­bre la nie­ve fren­te a un te­le­vi­sor en un in­tri­gan­te jue­go de au­to­ero­tis­mo mien­tras sue­na la pe­ga­jo­sa can­ción de Rock­well, So­me­body’s wat­ching me.

Pa­ra la cu­ra­do­ra Mar­ta Ro­drí­guez, quien in­vi­tó a Karen a par­ti­ci­par en la ex­po­si­ción Vo­ces ín­ti­mas inau­gu­ra­da en no­viem­bre del año pa­sa­do en el Mu­seo Na­cio­nal, una de las ra­zo­nes pa­ra in­cluir­la en la mues­tra fue jus­ta­men­te eso: ver en sus acua­re­las ese en­cuen­tro de go­zo, muy gra­to, con su pro­pio cuer­po, así co­mo una ex­plo­ra­ción ín­ti­ma de la co­ti­dia­ni­dad a par­tir del cuer­po.

Ro­drí­guez cuen­ta, ade­más, que fue una sor­pre­sa que las obras de Karen y de otras ar­tis­tas re­sul­ta­ran tan vi­gen­tes pa­ra las jó­ve­nes mu­je­res de hoy. Con ello en­ten­dió que tal vez al­gu­nos as­pec­tos de las vi­ven­cias ín­ti­mas van más allá de las épo­cas o del pa­so del tiem­po.

***

¿Por qué, en­ton­ces, se co­no­ce tan po­co su obra? El cu­ra­dor Ma­tu­te tie­ne una primera hi­pó­te­sis y es que en el con­tex­to co­lom­biano, don­de el re­la­to dominante en el ar­te ha si­do el del trau­ma del con­flic­to, las na­rra­ti­vas per­so­na­les han si­do mi­ra­das con des­dén; con pu­dor.

Por su par­te, la in­ves­ti­ga­do­ra y crí­ti­ca de ar­te Ka­tia Gon­zá­lez cree que, al ra­di­car­se en el ex­te­rior, la dis­tan­cia ter­mi­nó por pa­sar­le a La­mas­son­ne su cuen­ta de co­bro. “Es cla­ro que si no se man­te­nía ac­ti­va en un cir­cui­to ar­tís­ti­co, su nom­bre se iría mar­gi­nan­do”. Sin em­bar­go, no sien­te que su obra ha­ya es­ta­do del to­do fue­ra de la es­ce­na na­cio­nal. “Hay que re­cor­dar que Car­men Ma­ría Ja­ra­mi­llo, his­to­ria­do­ra del ar­te, reali­zó la cu­ra­du­ría de Mu­je­res en­tre lí­neas (2015) pa­ra el Mu­seo Na­cio­nal, en la cual in­clu­yó la obra de La­mas­son­ne. Así mis­mo, Karen es una de las ar­tis­tas se­lec­cio­na­das pa­ra pre­sen­tar su obra en la ex­po­si­ción Ra­di­cal Wo­men: La­tin Ame­ri­can Art, 1960-1985, que se inau­gu­ra es­te 15 de sep­tiem­bre en el Ham­mer Mu­seum de Los Án­ge­les. Y cuan­do tra­ba­jé en el pro­yec­to Do­cu­men­tos del Ar­te La­ti­noa­me­ri­cano y La­tino de Si­glo XX del ICAA del Mu­seum of Fi­ne Arts, en Hous­ton, en­tre 2008 y 2009, ella fue una de las ar­tis­tas se­lec­cio­na­das. Ha­go es­te re­cuen­to pa­ra mos­trar que su obra sí ha ge­ne­ra­do in­te­rés. Aho­ra bien, si Karen La­mas­son­ne se ve co­mo un “des­cu­bri­mien­to”, quie­re de­cir que nos fal­ta re­vi­sar lo ya es­cri­to. Fal­tan mu­chas his­to­rias por con­tar, re­lec­tu­ras que ha­cer, más cu­ra­du­rías his­tó­ri­cas por em­pren­der”.

Ale­jan­dro Mar­tín, cu­ra­dor de La Ter­tu­lia, afir­ma que es­ta ex­po­si­ción es jus­ta­men­te una re­vi­sión his­tó­ri­ca. “Creo que vol­ver a la obra de Karen com­ple­ta el pa­no­ra­ma de ciu­dad que he­mos que­ri­do des­ta­car en el Mu­seo al dar­le re­le­van­cia a la obra de As­tu­di­llo, Fran­co y Mu­ñoz. Pe­ro la ex­po­si­ción tam­bién es sig­ni­fi­ca­ti­va en el sen­ti­do de que, des­pués de tan­tos años de mi­rar con des­pre­cio la fri­vo­li­dad de los años ochen­ta, hoy re­va­lo­ra­mos esa épo­ca pen­san­do que tal vez ha­bía al­go in­tere­san­te en esa for­ma de go­zar­se la vi­da, de asu­mir li­bre­men­te la se­xua­li­dad, en la de­ter­mi­na­ción femenina que sur­gió con tan­ta fuer­za”.

Des­de Atlan­ta, Karen no pue­de ver más que el la­do bueno de es­te re­no­va­do in­te­rés por su obra. “Si me pre­gun­tas, es­toy fe­liz con lo que es­tá pa­san­do. Ha­blar con la gen­te jo­ven, in­ter­cam­biar ideas con ella, me ha ins­pi­ra­do mu­chí­si­mo. Y no es que me ha­ya de­te­ni­do, por­que to­do es­te tiem­po he se­gui­do crean­do. Pe­ro vol­ver a La Ter­tu­lia con es­ta ex­po­si­ción tie­ne un sig­ni­fi­ca­do es­pe­cial pa­ra mí, es co­mo vol­ver a ca­sa”.

Karen La­mas­son­ne en su ca­sa en Atlan­ta.

Sin tí­tu­lo (1979). Es­ta acua­re­la ha­ce par­te de la mues­tra de La Ter­tu­lia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.