Van­guar­dia arra­ba­le­ra. Ta­na Va­lle­jo y Ana Gon­zá­lez en nues­tra se­rie “Mu­je­res al fren­te”

Es­tas dos mú­si­cas han re­co­rri­do un lar­go ca­mino en los so­ni­dos co­lom­bia­nos: en­tre lo co­mer­cial y lo un­der­ground, las dos si­guen bus­can­do sin aco­mo­dar­se. En nues­tra ter­ce­ra en­tre­ga de “Mu­je­res al fren­te”, rea­li­za­da en alian­za con el Canal Tre­ce, dos vo­ces

Arcadia - - EDITORIAL - Jo­sé Gan­dour* Bo­go­tá *Crí­ti­co mu­si­cal y rea­li­za­dor au­dio­vi­sual. Di­rec­tor de zo­na­gi­ran­te.com

Es­tas dos ar­tis­tas, coin­ci­den­te­men­te, es­tre­nan sus pri­me­ros ál­bu­mes co­mo so­lis­tas el pró­xi­mo mes. Ta­na Va­lle­jo, co­no­ci­da en los me­dios es­pe­cia­li­za­dos por par­ti­ci­par en ban­das co­mo Su­per­vel­cro y Flora Ca­ni­bal, sal­drá ba­jo el nom­bre de La­te­naz. Por su par­te, Bri­na Quo­ya es el nom­bre ele­gi­do por la des­ta­ca­da mú­si­ca Ana Gon­zá­lez, quien fue ba­jis­ta en agru­pa­cio­nes de di­ver­sos cor­tes so­no­ros co­mo Schu­maat Trío, Ca­bas y Ra­dio Sui­te. La­te­naz tie­ne es­pí­ri­tu de can­ti­na roc­ke­ra don­de se re­cu­pe­ran cier­tas in­ten­cio­nes com­po­si­ti­vas de an­ta­ño y, a su vez, un in­tere­san­te ele­men­to co­rro­si­vo en su in­ter­pre­ta­ción. Bri­na Quo­ya bus­ca, en cam­bio, en­con­trar re­fu­gio en tex­tu­ras con­tem­po­rá­neas. Nos ade­lan­ta­mos a la pre­sen­ta­ción de es­tas dos gra­ba­cio­nes, ga­ran­ti­zán­do­les que en un mes es­ta­re­mos ce­le­bran­do su es­treno.

TA­NA VA­LLE­JO LA­TE­NAZ: PA­SIÓN ARRA­BA­LE­RA

La en­tre­vis­ta ini­cia con mú­si­ca. Ta­na Va­lle­jo, na­ci­da en Ar­me­nia y re­si­den­te en Bo­go­tá des­de los 17 años, sa­ca a re­lu­cir su voz pa­ra re­cor­dar lo que su ma­dre le can­ta­ba en la cu­na. Igual, su ma­dre no es el úni­co ejem­plo fa­mi­liar: “To­dos en mi ca­sa can­tan, y en­tre ellos hay vio­li­nis­tas, che­lis­tas e in­tér­pre­tes lí­ri­cos pro­fe­sio­na­les”. Los en­cuen­tros del clan se dan, aún hoy, en el ho­gar de los abue­los. En di­chas se­sio­nes se com­par­te mú­si­ca de ori­gen la­ti­noa­me­ri­cano: vals pe­ruano, zam­ba ar­gen­ti­na, bam­bu­cos y gua­bi­nas.

Su primera ex­pe­rien­cia mu­si­cal fue­ra del ám­bi­to fa­mi­liar fue a los 4 años, en un con­cur­so in­ter­co­le­gial que ga­nó, y en el que ac­tuó al la­do de su her­mano, quien to­ca­ba flau­ta.

Ta­na di­ce que siem­pre tu­vo la mú­si­ca de su la­do. Si la cas­ti­ga­ban por te­ner ba­jas ca­li­fi­ca­cio­nes en el co­le­gio, no le im­por­ta­ba que­dar­se en su cuar­to en­ce­rra­da es­cri­bien­do sus can­cio­nes. Cuan­do mu­rió su ma­dre, mon­tó, a los 14 años, su primera can­ción, he­cha en su ho­nor pa­ra pre­sen­tar­la en vi­vo fren­te a los su­yos. Cuan­do le pre­gun­to si pen­só en ese en­ton­ces en otra al­ter­na­ti­va pa­ra su vi­da, me con­fie­sa que su me­ta siem­pre fue can­tar. Por ello, al sa­lir de su ciu­dad y lle­gar a Bo­go­tá, des­de el pri­mer día bus­có la for­ma de vi­vir del me­dio mu­si­cal. Al lle­gar a la ca­pi­tal, su ex­pe­rien­cia pro­fe­sio­nal se desa­rro­lló ini­cial­men­te en di­ver­sos ba­res de Bo­go­tá y an­tes de ser ma­yor de edad, hi­zo par­te, co­mo co­ris­ta, del pro­yec­to so­lis­ta de Ale­jan­dro Mar­tí­nez.

Su primera ban­da fue Su­per­vel­cro, al la­do de Ta­to Lo­pe­ra, co­no­ci­do por ser uno de los crea­do­res de Es­ta­dos Al­te­ra­dos. Se jun­tó con él des­pués de co­no­cer su tra­ba­jo en la mu­si­ca­li­za­ción de un co­mer­cial de una be­bi­da po­pu­lar, lue­go de in­ten­tar tra­ba­jar con otros pro­duc­to­res que no la con­ven­cían. Ella, que en ese mo­men­to es­ta­ba en­tu­sias­ma­da con Mas­si­ve At­tack, Mor­chee­ba y otras agru­pa­cio­nes de so­ni­do elec­tró­ni­co, que­dó fas­ci­na­da con el uso de las tex­tu­ras que Lo­pe­ra im­ple­men­tó en aque­lla pie­za pu­bli­ci­ta­ria. A par­tir de ese da­to, Ta­na bus­có en­con­trar­se con él du­ran­te mu­cho tiem­po, pe­ro no te­nía res­pues­ta. Cuan­do por fin Lo­pe­ra aten­dió, se ci­ta­ron en el apar­ta­men­to del pro­duc­tor. Fue tal el en­tu­sias­mo que gra­ba­ron de in­me­dia­to la primera can­ción. Días des­pués lla­ma­ron a Ro­dri­go Man­ce­ra, gui­ta­rris­ta de Mor­fo­nia, pa­ra com­ple­tar el trío.

Ta­na te­nía cla­ro que de­bía afian­zar la ban­da, y por ello re­nun­ció a su tra­ba­jo en el sec­tor pu­bli­ci­ta­rio, y le pro­pu­so a Lo­pe­ra ad­mi­nis­trar su es­tu­dio y así te­ner tiem­po pa­ra que Su­per­vel­cro se desa­rro­lla­ra. To­do lo que Lo­pe­ra idea­ba, Ta­na lo eje­cu­ta­ba con efi­cien­cia.

Cua­tro vi­deos muy bien di­fun­di­dos en MTV La­tino y un dis­co que lan­za­ron en la te­rra­za del Pla­ne­ta­rio Dis­tri­tal lo­gra­ron lla­mar la aten­ción de mu­chos me­dios y de em­pre­sa­rios in­ter­na­cio­na­les des­ta­ca­dos. Un con­flic­to en­tre Va­lle­jo y Lo­pe­ra ex­tin­guió la ban­da. Fue tal el im­pac­to de ese rom­pi­mien­to que Ta­na de­jó de ha­cer mú­si­ca du­ran­te cin­co años, has­ta que con Mau­ri­cio Le­des­ma, co­le­ga en la­bo­res au­dio­vi­sua­les, creó Flora Ca­ni­bal.

En es­ta nue­va agru­pa­ción se pro­pu­so re­cu­pe­rar to­dos sus an­te­ce­den­tes con los gé­ne­ros po­pu­la­res: lo que ha­bía can­ta­do en ca­sa des­de siem­pre pe­ro den­tro del mar­co de la mú­si­ca elec­tró­ni­ca. Es­te pro­yec­to du­ró tres años, pues Ta­na, al con­tra­rio de lo que pen­sa­ba Le­des­ma, ne­ce­si­ta­ba que lo mu­si­cal fue­ra más que un me­ca­nis­mo de des­fo­gue o un es­ca­pe de su vi­da pro­fe­sio­nal. Igual, no se lo­gró. En­ton­ces de­ci­dió des­ha­cer­se de los compu­tado­res y acu­dir a for­ma­tos más na­tu­ra­les, po­ner la voz más al fren­te y no cru­zar­se con tex­tu­ras he­chas en má­qui­nas.

A par­tir de ahí na­ce La­te­naz, don­de, se­gún ella, aho­ra sí can­ta “con to­dos los co­jo­nes”. La­te­naz es su tra­ba­jo co­mo so­lis­ta y es don­de, si es ne­ce­sa­rio, so­lo uti­li­za una gui­ta­rra o can­ta a ca­pe­la pa­ra in­ter­pre­tar sus com­po­si­cio­nes. Con or­gu­llo cuen­ta que “aho­ra en mi ca­sa se in­ter­pre­tan mis can­cio­nes en las reunio­nes fa­mi­lia­res”.

La­te­naz, se­gún Ta­na, sue­na “al pue­blo”. Desa­rro­lla la idea y ex­pli­ca: “La­te­naz sue­na a co­mo cuan­do uno se pa­ra en mi­tad de una ca­lle con mu­chos ba­res y de un la­do es­tá el rock’n’roll y al otro la­do es­tá la tien­da chi­rre­te don­de sue­na Ju­lio Ja­ra­mi­llo. Ahí uno se pre­gun­ta ¿qué pu­tas es­toy oyen­do? Bueno, a eso sue­nan mis can­cio­nes”.

Sus te­mas se re­la­cio­nan con el amor y el desamor. Ha­bla de ex­pe­rien­cias pro­pias y aje­nas. Tie­ne mu­cho que con­tar al res­pec­to. Ya lan­zó dos vi­deos de pro­mo­ción, di­ri­gi­dos por ella mis­ma, con am­plia di­fu­sión di­gi­tal, y en agos­to sa­le su pri­mer ál­bum.

Su me­ta ar­tís­ti­ca es ser in­mor­tal, que sus com­po­si­cio­nes que­den en la me­mo­ria de to­dos y que se di­fun­dan en los me­jo­res es­ce­na­rios po­si­bles. Tal co­mo se han ido pre­sen­tan­do sus gra­ba­cio­nes, no se­ría ex­tra­ño que di­cho pro­pó­si­to se cum­plie­ra.

ANA GON­ZÁ­LEZ BRI­NA QUO­YA: PA­SIÓN DE VAN­GUAR­DIA

Ella co­mien­za su re­la­to re­cor­dan­do que de pe­que­ña era la des­in­hi­bi­da de la ca­sa: “Yo era la pri­mi­ta que ha­cía el ri­dícu­lo y la que pa­sa­ban al fren­te pa­ra can­tar el te­ma de mo­da o los vi­llan­ci­cos y te­nien­do de­lan­te de mi a los 30 miem­bros de la fa­mi­lia”. To­dos de­cían: “Ay, la ni­ña tan lin­da, no le da pe­na”. En ese con­tex­to arran­can las ex­pe­rien­cias mu­si­ca­les de Ana Gon­zá­lez, des­ta­ca­da ar­tis­ta de la es­ce­na roc­ke­ra bo­go­ta­na, quien ha es­ta­do en pro­yec­tos in­de­pen­dien­tes co­mo Schu­maat Trío y Ra­dio Sui­te, y tam­bién, du­ran­te va­rios años, con mú­si­cos tan po­pu­la­res co­mo Ca­bas, Ca­mi­lo Eche­verry y Vi­cen­te Gar­cía. Pron­to lan­za­rá su pri­mer dis­co co­mo so­lis­ta, ba­jo el nom­bre de Bri­na Quo­ya.

Al se­guir ha­blan­do de su in­fan­cia, Ana re­cuer­da que en su ca­sa, su pa­dre dis­fru­ta­ba in­ter­pre­tan­do bam­bu­cos y otros gé­ne­ros del in­te­rior de Co­lom­bia. Tu­vo siem­pre al­re­de­dor gui­ta­rras, ti­ples y ban­do­las. Igual, en el to­ca­dis­cos, co­mo con­tras­te, ro­ta­ban Los Beatles, Don­na Sum­mer y Mi­chael Jack­son.

En su ado­les­cen­cia fue ar­man­do una co­lec­ción de ál­bu­mes muy va­ria­da, y des­de en­ton­ces de­ci­dió que lo su­yo era ha­cer mú­si­ca. Ahí co­men­zó a es­tu­diar ba­jo en la universidad. Su pri­mer re­fe­ren­te fue Flea, de los Red Hot Chi­li Pep­pers.

Su primera ban­da era de me­tal. A ella no le gus­ta­ba ese es­ti­lo mu­si­cal, pe­ro fue don­de le die­ron la opor­tu­ni­dad de ga­nar ex­pe­rien­cia y co­no­cer más a fon­do sus po­si­bi­li­da­des de in­ter­pre­ta­ción. Lue­go pa­só por en­sam­bles de jazz y re­gre­só pron­to al rock, jun­to al hoy re­co­no­ci­do so­lis­ta Joha Ca­ma­cho, con quien es­tu­vo en festivales des­ta­ca­dos de la ciu­dad, ba­jo el nom­bre de Ra­dio Sui­te.

Al po­co tiem­po creó con Al­vin Schu­maat una ban­da de so­ni­do al­ter­na­ti­vo lla­ma­da Schu­maat Trío. Se pre­sen­tó en las au­di­cio­nes dis­tri­ta­les de Rock al Par­que en 2012, don­de un des­ta­ca­do ar­tis­ta roc­ke­ro na­cio­nal, cu­yo nom­bre no va­le la pe­na re­cor­dar, par­ti­ci­pa­ba co­mo ju­ra­do del even­to. Es­te co­no­ci­dí­si­mo per­so­na­je se acer­có a la agru­pa­ción a cri­ti­car sus la­bo­res mu­si­ca­les, di­cien­do que no le gus­ta­ba lo que ha­cía, pe­ro que al me­nos “la ni­ña no es­tá fea y to­ca más o me­nos bien”.

Al año si­guien­te la suer­te fue di­fe­ren­te y, al ser se­lec­cio­na­dos por el fes­ti­val, les to­có un ho­ra­rio es­te­lar, an­tes de la agru­pa­ción nor­te­ame­ri­ca­na Bos­nian Rain­bows. Y aun­que la pre­sen­ta­ción tu­vo un ini­cio caó­ti­co, pues en la primera can­ción al gui­ta­rris­ta se le re­ven­ta­ron las cuer­das y se desin­cro­ni­zó el sam­pler en ple­na ac­tua­ción, des­pués de 30 se­gun­dos de de­ses­pe­ro to­do se arre­gló y fun­cio­nó bien, pa­ra for­tu­na de to­dos.

Mien­tras desa­rro­lló su ex­pe­rien­cia con Schu­maat Trío, to­có de ma­ne­ra pa­ra­le­la con An­drés Ca­bas, du­ran­te cua­tro años. Lo su­yo era pa­sar de even­tos or­ga­ni­za­dos por emi­so­ras top 40 a lue­go ir con una agru­pa­ción in­de­pen­dien­te a bus­car es­pa­cios en ba­res y con­cur­sos pú­bli­cos. Esa com­bi­na­ción de ex­pe­rien­cias le per­mi­tió ver lo que su­ce­día en la es­ce­na mu­si­cal des­de un lu­gar muy par­ti­cu­lar. Al pre­gun­tar­le so­bre por qué un pro­yec­to pue­de fun­cio­nar en las áreas más co­mer­cia­les del ne­go­cio y otro no, Ana en­cuen­tra la res­pues­ta en li­nea­mien­tos ya no tan ar­tís­ti­cos, sino más bien mer­ca­do­téc­ni­cos que im­po­nen con­di­cio­na­mien­tos de ca­li­dad y de for­ma­to. “Es cues­tión de obe­de­cer las fór­mu­las es­ta­ble­ci­das”. Ella, igual, se de­fi­ne co­mo una ro­mán­ti­ca: pien­sa que en el mer­ca­do se pue­den dar sor­pre­sas. Acu­de a Mil West, úl­ti­ma ba­jis­ta que tu­vo Prin­ce, quien en su des­pe­di­da al mú­si­co re­cuer­da las pa­la­bras de es­te di­cien­do: “Yo sé que to­dos us­te­des tie­nen ído­los, pe­ro de­jen de imi­tar­los. Arriés­guen­se más, de­jen de se­guir es­que­mas pa­ra man­te­ner a una industria con­ten­ta”. Por ello, Ana trae a co­la­ción a Mi­chael Jack­son y a Ma­don­na pa­ra mos­trar que siem­pre es ne­ce­sa­rio rom­per con la fór­mu­la im­pues­ta: “Yo soy de las ro­mán­ti­cas que pien­san que uno de­be to­mar ries­gos, aun si se quie­re par­ti­ci­par en el mains­tream”.

Al ha­blar de su nue­vo tra­ba­jo mu­si­cal so­lis­ta, lla­ma­do Bri­na Quo­ya, ex­pli­ca que el nom­bre es el re­sul­ta­do de la com­bi­na­ción de dos ape­la­ti­vos fe­me­ni­nos que pro­ce­den de cul­tu­ras di­fe­ren­tes. “Bri­na vie­ne del yi­dish, y es la for­ma co­mo los ju­díos blan­cos eu­ro­peos del si­glo pa­sa­do de­no­mi­na­ban a los fa­mi­lia­res más os­cu­ros, y Quo­ya es un nom­bre in­dio, que de­fi­ne a la mu­jer a car­go”. Su dis­co, de cin­co can­cio­nes en es­pa­ñol e in­glés, sue­na, se­gún ella, a trip hop y neo­soul, con ele­men­tos folk y avant­gar­de. Al es­cu­char­lo, se en­tien­de de in­me­dia­to el buen sen­ti­do que le da Ana a la pa­la­bra “ries­go”. Es un dis­co cu­yo jue­go so­no­ro emociona y, sin ne­ce­si­dad de ca­li­fi­car­lo de “ex­pe­ri­men­tal”, tie­ne ele­men­tos po­co ha­bi­tua­les en la cons­truc­ción de las me­lo­días. Bri­na Quo­ya plan­tea van­guar­dia al al­can­ce de to­dos.

Ana Gon­zá­lez es­tá a pun­to de lan­zar uno de los dis­cos más in­tere­san­tes del año en el am­bien­te mu­si­cal co­lom­biano.

Ta­na Va­lle­jo.

Ana Gon­zá­lez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.