Car­tas si­len­cia­das. Po­lé­mi­ca por cen­su­ra de la obra epis­to­lar de An­drés Cai­ce­do

A cua­tro dé­ca­das del sui­ci­dio de An­drés Cai­ce­do iba a pu­bli­car­se un li­bro con su co­rres­pon­den­cia. La so­cie­dad que ma­ne­ja los de­re­chos del es­cri­tor, sin em­bar­go, ve­tó su pu­bli­ca­ción a úl­ti­mo mi­nu­to. Se tra­ta del más re­cien­te epi­so­dio de una es­te­la de desav

Arcadia - - EDITORIAL - Ch­ris­top­her Tib­ble* Bo­go­tá *Pe­rio­dis­ta. Exe­di­tor de Ar­ca­dia.

POR­TA­DA

Son mu­chos los ca­mi­nos que pue­den to­mar los he­re­de­ros de los es­cri­to­res a la ho­ra de ad­mi­nis­trar su le­ga­do. So­lo en el cam­po de la li­te­ra­tu­ra abun­dan los ejem­plos. Max Brod, el al­ba­cea li­te­ra­rio de Franz Kaf­ka, op­tó por ig­no­rar las ins­truc­cio­nes de su ami­go, que que­ría que se que­ma­ran sus es­cri­tos,y en cam­bio de­ci­dió pu­bli­car­los.en la otra ori­lla, Step­hen Joy­ce, nie­to del au­tor de Uli­ses, se ha en­car­ga­do en años re­cien­tes de de­man­dar a bió­gra­fos, aca­dé­mi­cos y mú­si­cos que pre­ten­den ci­tar la obra de su abue­lo, e in­clu­so lle­gó a des­truir las car­tas de su tía Lu­cía, cu­ya re­la­ción con el es­cri­tor ir­lan­dés ha ge­ne­ra­do in­te­rés li­te­ra­rio du­ran­te dé­ca­das.los he­re­de­ros pue­den, a su vez, ta­llar la ima­gen del au­tor me­dian­te la su­pre­sión, co­mo lo hi­zo la fa­mi­lia de Gar­cía Lor­ca, que si­len­ció du­ran­te dé­ca­das cual­quier alu­sión a la ho­mo­se­xua­li­dad del poe­ta gra­na­dino; o pue­den, en di­rec­ción con­tra­ria, de­ve­lar sin tra­bas su mun­do in­terno, co­mo ocu­rrió con Co­rrer el tu­pi­do ve­lo (2009), el pre­mia­do en­sa­yo en el que Pi­lar Do­no­so,la hi­ja adop­ti­va de Jo­sé Do­no­so, sa­có a la luz el la­do más per­so­nal –y os­cu­ro– del es­cri­tor chi­leno.

En años re­cien­tes, el mun­do de las le­tras la­ti­noa­me­ri­ca­nas ha pre­sen­cia­do un buen nú­me­ro de es­cán­da­los en torno a las he­ren­cias li­te­ra­rias. A co­mien­zos de es­te año, la Fun­da­ción Juan Rul­fo se re­ti­ró de la Fies­ta del Li­bro y la Ro­sa pa­ra pro­tes­tar con­tra la pre­sen­cia de la me­xi­ca­na Cristina Ri­ve­ra Gar­za, que re­cién ha­bía pu­bli­ca­do una lec­tu­ra po­co or­to­do­xa de la obra del au­tor de Pe­dro Pá­ra­mo en su li­bro Ha­bía mu­cho hu­mo o ne­bli­na o no sé qué. Por esa mis­ma épo­ca, en la Fe­ria del Li­bro de Gua­da­la­ja­ra, tan­to el crí­ti­co es­pa­ñol Ig­na­cio Eche­va­rría co­mo el edi­tor Jor­ge He­rral­de acu­sa­ron a Ca­ro­li­na Ló­pez, viu­da del es­cri­tor Ro­ber­to Bo­la­ño, de te­ner una “lis­ta ne­gra en la cual in­cluía a quie­nes osa­ran nom­brar a la se­ño­ra Pé­rez de­ve­ga, la no­via de Bo­la­ño en los úl­ti­mos cin­co años de su vi­da”, co­mo se lee en el edi­to­rial de la edi­ción nú­me­ro 135 de es­ta re­vis­ta. En el otro ex­tre­mo de Amé­ri­ca La­ti­na,

Ma­ría Ko­da­ma, viu­da de Jor­ge Luis Bor­ges, de­man­dó en 2011 al es­cri­tor Pa­blo Kat­chad­jian por ha­ber­le agre­ga­do 5.600 pa­la­bras al cuen­to El Aleph. Aun­que el abo­ga­do del acu­sa­do ase­gu­ró que se tra­ta­ba de un jue­go in­ter­tex­tual, si­mi­lar a los que ha­cía el au­tor de Fic­cio­nes, en no­viem­bre pa­sa­do la justicia ar­gen­ti­na lo pro­ce­só por de­frau­da­ción.

Aun­que ca­da uno de es­tos ca­sos tie­ne sus ca­rac­te­rís­ti­cas par­ti­cu­la­res, to­dos alum­bran un de­ba­te tan vie­jo co­mo so­na­do en las es­fe­ras de la cul­tu­ra: ¿A quié­nes les de­be­rían per­te­ne­cer las obras de los gran­des ar­tis­tas? ¿De­be­rían ser cus­to­dia­das por sus he­re­de­ros, co­mo la ley lo es­ti­pu­la, o aca­so, co­mo en al­gún mo­men­to su­gi­rió el cineasta Jean-luc Go­dard, sus de­re­chos no se de­be­rían he­re­dar por­que a ve­ces pa­san a ma­nos que no son las más ade­cua­das? En ca­so de que sus he­re­de­ros no co­noz­can a fon­do la obra del au­tor en cues­tión, ¿de­be­rían igual go­zar de los de­re­chos pa­tri­mo­nia­les pa­ra rea­li­zar, au­to­ri­zar o prohi­bir cual­quier uti­li­za­ción que se quie­ra ha­cer de la crea­ción, co­mo su re­pro­duc­ma­yor ción, co­mu­ni­ca­ción, dis­tri­bu­ción, tra­duc­ción o adap­ta­ción? ¿No es vá­li­do ar­gu­men­tar que,en su ca­pa­ci­dad de de­ve­lar las vi­ci­si­tu­des de la con­di­ción hu­ma­na, es­tas obras les de­be­rían per­te­ne­cer a to­dos?

Es­ta in­ve­te­ra­da dis­cu­sión cuen­ta con un protagonista en Co­lom­bia des­de ha­ce por lo me­nos una dé­ca­da, si bien has­ta aho­ra po­co se co­no­cía del ca­so: el es­cri­tor de cul­to An­drés Cai­ce­do, fa­lle­ci­do el 4 de mar­zo de 1977, a los 25 años. En el más re­cien­te epi­so­dio de con­flic­to que ha en­fren­ta­do a las tres her­ma­nas del ca­le­ño, quie­nes des­de la muer­te de su pa­dre en 2010 son las al­ba­ceas de su obra, la so­cie­dad que ma­ne­ja sus de­re­chos de­ci­dió no pu­bli­car el li­bro Co­rres­pon­den­cia, que des­de agos­to pa­sa­do se ve­nía ges­tan­do en las ofi­ci­nas de la edi­to­rial del Fon­do de Cul­tu­ra Eco­nó­mi­ca (fce). Al mo­men­to de su can­ce­la­ción, el li­bro no so­lo con­ta­ba ya con un ín­di­ce de 198 car­tas y un pró­lo­go es­cri­to por sus edi­to­res,el cineasta Luis Os­pi­na y el es­cri­tor San­dro Ro­me­ro, sino que el fce ya ha­bía en­ta­bla­do alian­zas pa­ra pre­sen­tar­lo con el Mu­seo La Ter­tu­lia de Ca­li, va­rias uni­ver­si­da­des del país y por lo me­nos tres fe­rias del li­bro la­ti­noa­me­ri­ca­nas. La de­ci­sión se to­mó por ma­yo­ría en asam­blea: dos de las her­ma­nas del es­cri­tor, Ma­ría­vic­to­ria y Pi­lar, vo­ta­ron en con­tra de que sa­lie­ra, mien­tras que la ter­ce­ra, Ro­sa­rio, vo­tó a fa­vor de pu­bli­car to­das las car­tas. La ra­zón de las pri­me­ras dos fue “sencilla”, se­gún di­je­ron a es­ta re­vis­ta :“no­so­tras de­ci­di­mos que la co­rres­pon­den­cia de An­drés no de­bía ser pu­bli­ca­da por­que ha­bía si­do es­cri­ta pa­ra unos des­ti­na­ta­rios es­pe­cí­fi­cos”. Pe­ro tan­to Ma­ría Vic­to­ria co­mo Pi­lar, quie­nes en el pa­sa­do ha­bían au­to­ri­za­do la pu­bli­ca­ción de va­rias car­tas de su her­mano, qui­sie­ron ir un pa­so más allá. En la en­tre­vis­ta que le con­ce­die­ron a Ar­ca­dia, afir­ma­ron:“si pu­dié­ra­mos dar vuel­ta atrás, ja­más hu­bié­ra­mos pu­bli­ca­do nin­gu­na de las car­tas de An­drés”. Ca­be des­ta­car que ni Ma­ría­vic­to­ria ni Pi­lar pu­die­ron ha­ber­se leí­do la to­ta­li­dad de Co­rres­pon­den­cia, no so­lo por­que la ma­yo­ría de las car­tas eran iné­di­tas, sino por­que va­rias de ellas no es­ta­ban en su po­se­sión.

¿Có­mo se lle­gó a que las mis­mas her­ma­nas que ha­ce unos años ac­ce­die­ron a que sa­lie­ran car­tas ín­ti­mas de Cai­ce­do, co­mo las que re­dac­tó en el úl­ti­mo día de su vi­da, así co­mo ex­trac­tos de los dia­rios que es­cri­bió en un hos­pi­tal psi­quiá­tri­co, aho­ra se nie­guen a que el pú­bli­co ac­ce­da a un te­so­ro que, se­gún sus edi­to­res, es una ho­ja de ru­ta im­pres­cin­di­ble pa­ra en­ten­der a uno de los prin­ci­pa­les es­cri­to­res co­lom­bia­nos del si­glo xx?

LA DEU­DA DEL PA­DRE

A pe­sar de ha­ber si­do un gra­fó­mano,an­drés Cai­ce­do mu­rió prác­ti­ca­men­te sin de­jar obra pu­bli­ca­da. El atra­ve­sa­do (1975),la úni­ca no­ve­la que cir­cu­ló du­ran­te su vi­da, apa­re­ció dos años an­tes de su muer­te en una edi­ción ar­te­sa­nal que le fi­nan­ció su ma­dre. De es­ca­sos ejem­pla­res, te­nía co­mo por­ta­da un ga­ra­ba­to de Keith Ri­chards di­bu­ja­do por el mis­mo au­tor y, co­mo edi­to­rial, la in­ven­ta­da Edi­cio­nes Pi­ra­ta de Ca­li­dad. La no­ve­la ¡Que vi­va la mú­si­ca! (1977) so­lo apa­re­ció en el mer­ca­do un mes des­pués de que Cai­ce­do se qui­ta­ra la vi­da, si bien él re­ci­bió un ejem­plar el día an­tes de su muer­te. Aun así, el ca­le­ño de­jó en una se­rie de car­pe­tas bue­na par­te de su pro­lí­fi­ca obra: cuen­tos, no­ve­las in­con­clu­sas, crí­ti­cas de ci­ne, poe­mas, car­tas co­pia­das al car­bón, dia­rios.“an­drés de­jó to­do or­ga­ni­za­do pa­ra que se pu­bli­ca­ra –di­ce Ro­sa­rio, 14 me­ses que él y la más cer­ca­na al es­cri­tor de las tres her­ma­nas–. Siem­pre he es­ta­do pro­fun­da­men­te con­ven­ci­da de que An­drés pre­me­di­tó a la per­fec­ción su plan de vi­da y de muer­te”.

Al po­co tiem­po del sui­ci­dio, la ma­dre de Cai­ce­do “op­tó por guar­dar to­do en unos ar­co­nes y baú­les, co­lo­car­los en el si­tio que ha­bía si­do el cuar­to de An­drés, y les pu­so can­da­do”, es­cri­be Ma­ría Vic­to­ria en el pró­lo­go de El cuen­to de mi vi­da (2007), un li­bro com­pues­to por frag­men­tos de dia­rios que la fa­mi­lia pu­bli­có a los 30 años de la muer­te del es­cri­tor. El que de­ci­dió qui­tar­le el ce­rro­jo al ar­chi­vo fue Car­los Al­ber­to Cai­ce­do, su pa­dre, quien “tu­vo una epi­fa­nía en el mi­nu­to en que fa­lle­ció An­drés y de­ci­dió co­no­cer a su hi­jo muer­to, co­mo no lo ha­bía co­no­ci­do en vi­da, le­yen­do y ana­li­zan­do sus es­cri­tos”, di­ce Ro­sa­rio.no es nin­gún se­cre­to que los dos hom­bres Cai­ce­do tu­vie­ron una re­la­ción com­ple­ja. En el do­cu­men­tal An­drés Cai­ce­do: unos po­cos bue­nos ami­gos (1985), de Luis Os­pi­na, Car­los Al­ber­to re­la­ta la his­to­ria de cuan­do su hi­jo le mos­tró su pri­mer cuen­to,“el ideal”: “Cuan­do él me lo pre­sen­tó a mí, fue tan­ta mi ad­mi­ra­ción que mi pre­gun­ta fue de­cir­le,‘di­me una co­sa, ¿y eso lo es­cri­bis­te tú?’... Él, en su fue­ro in­terno, nun­ca me per­do­nó que yo hu­bie­ra du­da­do de que él era ca­paz de es­cri­bir eso”. Pe­ro tam­po­co es un se­cre­to que, des­de 1977, fue el pa­pá quien se en­car­gó de di­fun­dir la obra del hi­jo, la­bor que lle­vó a ca­bo con en­tu­sias­mo y sin re­ser­vas.“en va­rias con­ver­sa­cio­nes –di­ce el edi­tor Ma­rio Jur­sich, quien des­de el fce tra­ba­jó en el li­bro Co­rres­pon­den­cia–, me en­fa­ti­zó que él no ha­bía en­ten­di­do a su hi­jo mien­tras es­tu­vo vi­vo:‘lo que quie­ro ha­cer de aho­ra en ade­lan­te es lo con­tra­rio: com­pren­der cuá­les fue­ron sus ra­zo­nes’”.

En una be­lla car­ta fe­cha­da el 30 de abril de 1977 se pue­de leer la ad­mi­ra­ción que sen­tía Car­los Al­ber­to por la pro­sa de su hi­jo, así co­mo su de­seo de que se die­ran a co­no­cer sus es­cri­tos. Es su res­pues­ta a una crí­ti­ca pu­bli­ca­da por una se­ño­ra lla­ma­da Joan Jel­seg en el dia­rio El Pue­blo, en la que ella con­de­na las te­má­ti­cas de se­xo y dro­gas de ¡Que vi­va la mú­si­ca! Di­ce así:“no le es­ta­rá pa­san­do a us­ted, dis­tin­gui­da se­ño­ra,lo que acon­te­ció a mi ge­ne­ra­ción más o me­nos en los años 1930, que de­bía­mos so­por­tar el ver las pe­lí­cu­las re­cor­ta­das pues si los enamo­ra­dos se iban a co­ger de la mano o pre­ten­dían dar­se un be­so, el som­bre­ro ‘cen­sor’ ta­pa­ba la ima­gen y de­ja­ba en nues­tras men­tes ávi­das y an­sio­sa slam ali­cia del he­cho‘ im­pu­ro ’. nues­tra épo­ca ac­tual, us­ted lo sa­be, es­tá ca­rac­te­ri­za­da por el am­bien­te que des­cri­be An­drés en su no­ve­la.tra­tar de ocul­tar esa evi­den­cia es ig­no­rar la reali­dad del mun­do mo­derno, es di­va­gar y des­di­bu­jar la ver­dad. No es ‘vi­vir en la ba­su­ra’ te­ner la osa­día, la fran­que­za y la en­te­re­za pa­ra des­cri­bir ese mun­do y no de cual­quier for­ma, sino ma­ne­jan­do el idio­ma de un mo­do muy per­so­nal. Esa obra tie­ne cuan­do me­nos un va­lor li­te­ra­rio que us­ted des­co­no­ce, y en cam­bio sí ha si­do re­co­no­ci­do y exal­ta­do por mu­chos es­cri­to­res y co­men­ta­ris­tas de al­ta al­cur­nia in­te­lec­tual...”.

UNOS PO­COS BUE­NOS AMI­GOS

A co­mien­zos de los años ochen­ta, Car­los Al­ber­to les abrió el baúl de su hi­jo a Luis Os­pi­na, ami­go ín­ti­mo, y San­dro Ro­me­ro, ad­mi­ra­dor su­yo des­de jo­ven, quie­nes, asom­bra­dos por la can­ti­dad de ma­te­rial iné­di­to, pron­to pa­sa­ron a con­ver­tir­se en sus edi­to­res.“una vez mu­rió An­drés me preo­cu­pa­ba que su his­to­ria se fue­ra a per­der, que ca­ye­ra en la des­me­mo­ria –di­ce Os­pi­na–. Él que­ría que to­do lo que ha­bía es­cri­to se pu­bli­ca­ra, y en el baúl San­dro y yo en­con­tra­mos mu­chas. Los dos fui­mos los que ma­ne­ja­mos tá­ci­ta­men­te sus de­re­chos, jun­to a su pa­pá”. Ro­me­ro agre­ga:“co­mo lo di­ce el tí­tu­lo del do­cu­men­tal de Luis, Unos po­cos bue­nos ami­gos, du­ran­te años fui­mos no­so­tros los que lo re­pre­sen­ta­mos. Por­que An­drés, en úl­ti­mas, era un con­tes­ta­ta­rio, una per­so­na que se en­fren­tó a su cla­se,a su me­dio,a su fa­mi­lia,a su so­cie­dad, a su ciu­dad, fue al­guien que nun­ca qui­so ser ma­ni­pu­la­do so­cial­men­te. Y Car­los Al­ber­to siem­pre res­pe­tó esa de­ci­sión y nun­ca se en­tro­me­tió en nues­tras de­ci­sio­nes editoriales”. Os­pi­na y San­dro se en­car­ga­ron de pu­bli­car dos li­bros. De la mano de la edi­to­rial Ove­ja Ne­gra sa­ca­ron en 1985 Des­ti­ni­tos fa­ta­les, una es­pe­cie de tres por uno que in­cluía 15 cuen­tos, el li­bro An­ge­li­tos em­pan­ta­na­dos (que La Ca­rre­ta, una edi­to­rial in­de­pen­dien­te pai­sa, ya ha­bía pu­bli­ca­do en 1977) y la no­ve­la in­con­clu­sa No­che sin for­tu­na. Mu­chos años des­pués, en 1999, pu­bli­ca­ron con la edi­to­rial Nor­ma Ojo al ci­ne, un gi­gan­tes­co li­bro com­pues­to por 124 tex­tos de Cai­ce­do so­bre ci­ne.

En ese or­den de ideas, los dos edi­to­res tam­bién bus­ca­ron im­pul­sar la pu­bli­ca­ción de la co­rres­pon­den­cia del au­tor de ¡Que vi­va la mú­si­ca!, en par­te mo­ti­va­dos por las ins­truc­cio­nes de su ami­go, quien en una car­ta de 1975 le ha­bía es­cri­to al crí­ti­co de ci­ne es­pa­ñol Miguel Ma­rías: “...Es­ti­mu­la­do

An­drés era un con­tes­ta­ta­rio, fue al­guien que nun­ca qui­so ser ma­ni­pu­la­do so­cial­men­te.

por tu ejem­plo es que re­nue­vo el gé­ne­ro epis­to­lar, en don­de se pue­de en­con­trar, des­pués de mi muer­te, al­go de lo me­jor que he es­cri­to”. En un prin­ci­pio, Os­pi­na y Ro­me­ro qui­sie­ron in­cluir su co­rres­pon­den­cia en Ojo al ci­ne, pe­ro desis­tie­ron cons­cien­tes de que el li­bro ya era de por sí muy gran­de. En vez, y con el vis­to bueno de Car­los Al­ber­to, em­pe­za­ron a pu­bli­car las car­tas a cuen­ta­go­tas: en 1996 apa­re­cie­ron nue­ve en el pri­mer nú­me­ro de la re­vis­ta El Mal­pen­san­te y, una dé­ca­da des­pués, en 2007, cir­cu­la­ron va­rias en dos edi­cio­nes de los Cua­der­nos del ci­ne co­lom­biano de la Ci­ne­ma­te­ca Dis­tri­tal de Bo­go­tá, se­lec­cio­na­das y pre­sen­ta­das por Os­pi­na.va­le acla­rar que las pri­me­ras car­tas de Cai­ce­do en ver la luz apa­re­cie­ron a fi­na­les de los se­ten­ta en el su­ple­men­to do­mi­ni­cal de El Pue­blo de Ca­li, gra­cias a la la­bor de su edi­tor, Her­nan­do Guerrero, fun­da­dor de la co­mu­na ar­tís­ti­ca Ciu­dad So­lar en los años se­ten­ta y otro buen ami­go de es­cri­tor.

Aho­ra, ¿por qué pu­bli­ca­ron sus ami­gos es­tas car­tas? ¿Por qué que­rían sa­car el li­bro con el fce? “An­drés era una per­so­na que no se co­mu­ni­ca­ba muy bien ha­blan­do. Ade­más de ser tar­ta­mu­do, no se ex­pre­sa­ba bien, le huía a la con­ver­sa­ción. A ve­ces me de­cía ‘No, me­jor te es­cri­bo’,y al día si­guien­te apa­re­cía de­ba­jo de la puer­ta de mi ca­sa una car­ta de diez pá­gi­nas –afir­ma Os­pi­na–. Sus car­tas son muy re­ve­la­do­ras de su per­so­na­li­dad, del es­pí­ri­tu de la épo­ca, y des­de lue­go es­tán muy bien es­cri­tas.él las re­dac­ta­ba va­rias ve­ces an­tes de en­viar­las, ha­cía va­rias ver­sio­nes.an­drés to­mó el gé­ne­ro epis­to­lar co­mo uno más de su li­te­ra­tu­ra ”. jur si ch agre­ga :“en un día [él] po­día es­cri­bir nue­ve o diez car­tas en las que ha­bla­ba de to­do: de sus pa­sio­nes ci­né­fi­las, de sus tormentos exis­ten­cia­les, de sus du­das fren­te a la vi­da. Leí­das en con­jun­to, es­tas car­tas for­man una au­to­bio­gra­fía in­vo­lun­ta­ria y un re­tra­to ab­so­lu­ta­men­te ví­vi­do de la ge­ne­ra­ción na­ci­da en los años cin­cuen­ta”.

Pe­ro qui­zás el me­jor re­su­men del al­can­ce de las car­tas del es­cri­tor se en­cuen­tra en el que ha­bría si­do el pró­lo­go del li­bro del fce:“en su Co­rres­pon­den­cia es­tá to­do: el tea­tro, la crí­ti­ca de ci­ne, el ci­ne­clu­bis­mo, la ciu­dad de Ca­li, las dro­gas, los ami­gos y pa­rien­tes vis­tos co­mo si fue­sen ex­qui­si­tos in­ter­lo­cu­to­res, Bo­go­tá, el amor lo­co, los hos­pi­ta­les psi­quiá­tri­cos, el re­cha­zo al mun­do in­te­lec­tual co­lom­biano,la es­pe­ran­za del re­co­no­ci­mien­to in­ter­na­cio­nal, su hu­mord es­ca­cha lan­dra do, su tris­te­za, su po­der pa­ra en­fren­tar­se al or­den, su des­tino fa­tal”.

LA PAN­DO­RA CA­JA DE

El pri­mer atis­bo de las grie­tas que se crea­rían a futuro en­tre las her­ma­nas Cai­ce­do ocu­rrió du­ran­te la ela­bo­ra­ción del li­bro El cuen­to de mi vi­da (2007), se­gún re­la­ta Ro­sa­rio, cuan­do las tres asu­mie­ron un pa­pel más ac­ti­vo a la ho­ra de ma­ne­jar el le­ga­do li­te­ra­rio de su her­mano,en par­te por­que su pa­dre ya se en­con­tra­ba dis­mi­nui­do por la edad: “Yo no di­ría que hu­bo cen­su­ra, pe­ro sí que se em­pe­zó a no­tar una ten­sión, pues era un te­ma muy ín­ti­mo y no­so­tros co­mo fa­mi­lia po­co ha­blá­ba­mos so­bre la muer­te de An­drés. Hu­bo apar­tes que se qui­ta­ron por­que mis her­ma­nas, que no co­no­cían a fon­do su obra,no que­rían que sa­lie­ran los nom­bres de sus ami­gas, al­go que yo en­tien­do. Pe­ro di­ga­mos que ahí se abrió la ca­ja de Pan­do­ra”. Esa primera desave­nen­cia se tor­nó en un con­flic­to abier­to un año y me­dio des­pués, cuan­do apa­re­ció el es­cri­tor chi­leno Al­ber­to Fu­guet, quien tras leer Ojo al ci­ne en Li­ma se fas­ci­nó con la fi­gu­ra de Cai­ce­do y en la FIL de Gua­da­la­ja­ra, en 2007, le pro­pu­so a la fa­mi­lia y a la edi­to­ra Ma­ría El­vi­ra Bo­ni­lla es­cri­bir su bio­gra­fía: “Me acuer­do de que se me hi­zo un escándalo que en Es­pa­ña no lo hu­bie­ran pu­bli­ca­do y que en Co­lom­bia aún no fue­ra par­te del ca­non.así que qui­se ha­cer un li­bro gran­de, pe­ro en Ca­li me en­con­tré con que to­do el mun­do te­nía his­to­rias con­tra­dic­to­rias so­bre An­drés. Así que re­nun­cié a la idea de ha­cer una bio­gra­fía y en cam­bio hi­ce una es­pe­cie de mon­ta­je con sus es­cri­tos, que ti­tu­lé Mi cuer­po es una cel­da y que sa­lió en 2008”.

Du­ran­te el pro­ce­so de edi­ción de li­bro, Fu­guet se en­fren­tó en dos oca­sio­nes con las her­ma­nas ma­yo­res del ca­le­ño, Ma­ría Vic­to­ria y Pi­lar:“ellas sí ve­ta­ron cier­to ma­te­rial, pe­ro no quie­ro usar la pa­la­bra cen­su­ra por­que lle­ga­mos aun acuer­do ”, afir­ma. en primera ins­tan­cia, se­gún el au­tor de Su­dor, “Pi­lar se mo­les­tó por­que yo ha­bía de­ja­do pa­sar una lí­nea en la que An­drés se reía de la fa­mi­lia Ur­di­no­la de Ca­li. Ella me pi­dió que lo qui­ta­ra, pues Lily Ur­di­no­la era una se­ño­ra muy ele­gan­te ca­sa­da con el em­ba­ja­dor chi­leno en Was­hing­ton”. El se­gun­do re­cla­mo no so­lo mo­les­tó al chi­leno sino que tam­bién mo­les­tó pro­fun­da­men­te a Ro­sa­rio, quien tra­ba­jó con el chi­leno en el bo­rra­dor del li­bro: prohi­bie­ron que sa­lie­ra una car­ta de An­drés al es­cri­tor ba­rran­qui­lle­ro Jai­me Man­ri­que en la que el au­tor de Ojo al ci­ne con­fe­sa­ba ha­ber­se de­ja­do aca­ri­ciar por su in­ter­lo­cu­tor. Ro­sa­rio no tar­dó en de­cir­les de in­me­dia­to a sus her­ma­nas:“les di­je que eso era cen­su­ra, no so­lo ho­mo­fó­bi­ca, sino li­te­ra­ria”. Se­gún Man­ri­que,d es de ha­ce dé­ca­das ra­di­ca­do en Nue­va york ,“le­gal­men­te las her­ma­nas te­nían el de­re­cho de ha­cer lo que qui­sie­ran, por­que él no es­pe­ci­fi­có cuan­do mu­rió qué que­ría que pa­sa­ra con su obra,pe­ro mo­ral­men­te creo que cen­su­ra­ron la car­ta por la mis­ma ra­zón que mu­chas fa­mi­lias a lo lar­go de la his­to­ria han cen­su­ra­do as­pec­tos de la vi­da de los ar­tis­tas: pa­ra tra­tar de con­tro­lar su ima­gen pú­bli­ca”.

Si bien tan­to Pi­lar co­mo Ma­ría Vic­to­ria pre­fi­rie­ron no ha­cer co­men­ta­rio al­guno so­bre ese epi­so­dio, en unas car­tas di­ri­gi­das a es­ta re­vis­ta en 2011 sí de­ja­ron en­tre­ver su dis­gus­to con el he­cho de que se ha­bla­ra en pú­bli­co so­bre la se­xua­li­dad de su her­mano.am­bas mi­si­vas, pu­bli­ca­das en la edi­ción nú­me­ro 70 de Ar­ca­dia, fue­ron una reac­ción a la por­ta­da del nú­me­ro an­te­rior,un en­sa­yo ti­tu­la­do La se­xua­li­dad de los an­ge­li­tos que se pre­gun­ta­ba por la orien­ta­ción se­xual de Cai­ce­do.en su car­ta, Ma­ría Vic­to­ria es­cri­bió: “¿Hay ne­ce­si­dad de mi­rar la obra de An­drés Cai­ce­do bus­can­do si era ho­mo­se­xual? Su obra y su per­so­na me­re­cen res­pe­to y na­da apor­ta el he­cho de que fue­se o no ho­mo­se­xual. La se­xua­li­dad es un te­ma pri­va­do que a na­die le com­pe­te ave­ri­guar”. Pi­lar, por su la­do, op­tó por ha­cer re­fe­ren­cia a un frag­men­to de la co­rres­pon­den­cia de su her­mano:“co­mo di­jo en una de sus car­tas (pu­bli­ca­da en Mi cuer­po es una cel­da):‘de­jo al­go de obra y mue­ro tran­qui­lo’. No mu­rió tran­qui­lo, es­toy se­gu­ra; pe­ro sí de­jó obra.allí es­tá, esa es An­drés Cai­ce­do, y esa obra es lo que im­por­ta. Lo de­más es su vi­da pri­va­da”.

Ro­sa­rio, en cam­bio, to­mó la pos­tu­ra opues­ta en una en­tre­vis­ta que com­ple­men­tó el ar­tícu­lo La se­xua­li­dad de los an­ge­li­tos,y que apa­re­ció en ese mis­mo nú­me­ro:“me pa­re­ce fa­bu­lo­so [ha­cer una re­lec­tu­ra des­de la se­xua­li­dad].me pa­re­ce que per­mi­te ver a un An­drés más to­tal.y me pa­re­ce im­por­tan­te que se ha­ga: en el mo­men­to en que él vi­vió no ha­bía un len­gua­je pa­ra ha­blar de las se­xua­li­da­des al­ter­na­ti­vas. No ha­bía un sen­ti­mien­to de iden­ti­dad ni de or­gu­llo.pien­so que en la me­di­da en que más se co­noz­ca a un es­cri­tor me­jor se en­tien­de su obra”.

“Ellas sí ve­ta­ron cier­to ma­te­rial, pe­ro no quie­ro usar la pa­la­bra cen­su­ra por­que lle­ga­mos a un acuer­do”.

“AN­DRÉS LE PER­TE­NE­CE AL MUN­DO”

En re­fe­ren­cia al li­bro Co­rres­pon­den­cia, por el mo­men­to so­lo se pue­de es­pe­cu­lar si la de­ci­sión de las her­ma­nas ma­yo­res de ve­tar su pu­bli­ca­ción tu­vo co­mo pun­to de par­ti­da el de­seo de con­tro­lar su ima­gen pú­bli­ca (la car­ta a Man­ri­que es­ta­ba in­clui­da en el ín­di­ce) o si, en cam­bio, na­ció de un de­seo de pro­te­ger su in­ti­mi­dad.en to­do ca­so, de po­co sir­ve des­co­no­cer el va­lor li­te­ra­rio del tra­ba­jo epis­to­lar de Cai­ce­do, quien con tan­to es­fuer­zo pu­lió sus car­tas.val­ga re­cor­dar que él mis­mo con­si­de­ró que en ellas se en­con­tra­ría“al­go de lo me­jor”de su obra, una opi­nión com­par­ti­da por quie­nes me­jor co­no­cen su tra­ba­jo, co­mo Os­pi­na, Ro­me­ro, Jur­sich, Fu­guet y Ro­sa­rio.“pa­ra mí Ma­ría Vic­to­ria y Pi­lar no son las enemi­gas, pe­ro creo que de­ben apren­der a con­fiar en los que sa­ben del te­ma,y no pen­sar en las per­so­nas que qui­zás po­drían re­sul­tar he­ri­das.an­drés le per­te­ne­ce al mun­do, no a ellas. Eso es al­go que tie­nen que en­ten­der”, di­ce el chi­leno.a esa lis­ta de ex­per­tos se le po­dría su­mar, sin du­da, el nom­bre de Car­los Al­ber­to.a la pre­gun­ta de si él creía que el pa­pá se hu­bie­ra opues­to al li­bro de la co­rres­pon­den­cia, Jur­sich con­tes­ta: “Al con­tra­rio.es­toy se­gu­rí­si­mo de que él, sa­bio co­mo era, hu­bie­ra vis­to con be­ne­plá­ci­to la pu­bli­ca­ción de las car­tas”.

Es­ta se­rie de Fer­nell Fran­co, de An­drés Cai­ce­do, cir­ca 1975 (fo­tos de por­ta­da y de es­ta pá­gi­na), fue en­con­tra­da ha­ce po­co por la fa­mi­lia del fo­tó­gra­fo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.