LAS LEC­CIO­NES DE VICKY DÁ­VI­LA

Arcadia - - LA ÚLTIMA - Por Ni­co­lás Mo­ra­les

“El pró­lo­go es el li­bro”, de­cía Ro­land Bart­hes. Pie­za esen­cial en el en­gra­na­je de un tex­to, la in­tro­duc­ción es clave pa­ra que el pú­bli­co se ins­ta­le có­mo­da­men­te a dis­fru­tar del es­pec­tácu­lo. Un li­bro con un mal pró­lo­go es un pai­sa­je ári­do que se des­ha­ce a pe­da­zos y ahu­yen­ta al lec­tor.

Y aun­que es po­si­ble que un buen tex­to cen­tral pue­da ha­cer­nos ol­vi­dar el cal­va­rio de atra­ve­sar ese pri­mer abis­mo, nues­tra ex­pe­rien­cia co­mo pe­re­gri­nos nos di­ce: lo que co­mien­za mal sue­le ter­mi­nar pé­si­ma­men­te.

Los se­ño­res de In­ter­me­dio Edi­to­res me en­via­ron el li­bro Qué se pre­gun­ta Ma­ría Isa­bel pa­ra re­se­ñar­lo, sin sos­pe­char que su lec­tu­ra me re­sul­tó –có­mo no decirlo– fuen­te in­fi­ni­ta de go­zo: se tra­ta de un ex­cel­so com­pen­dio de en­tre­vis­tas rea­li­za­das por nues­tra Jua­na de Ar­co de de­re­chas a per­so­na­jes de la vi­da pú­bli­ca na­cio­nal. La aper­tu­ra a es­ta oda al pe­rio­dis­mo pon­de­ra­do y se­rio es un cor­to pe­ro sen­ti­do pa­ne­gí­ri­co es­cri­to por Vicky Dá­vi­la –otra es­tre­lla del fir­ma­men­to pe­rio­dís­ti­co–, cu­ya lec­tu­ra me per­mi­tió ela­bo­rar un de­cá­lo­go de re­co­men­da­cio­nes pa­ra fu­tu­ros pe­rio­dis­tas. No­ten bien, que­ri­dos lec­to­res y lec­to­ras, que to­dos los en­tre­co­mi­lla­dos son del men­ta­do pró­lo­go, lo ju­ro.

Los pró­lo­gos de­ben es­tar bien es­cri­tos. Pun­to. Si lo su­yo es la ra­dio, ha­ble del li­bro de su maes­tro al ai­re; pe­ro no in­ten­te po­sar de in­te­lec­tual mul­ti­me­dia con un pé­si­mo pró­lo­go es­cri­to. El pro­lo­guis­ta de­be in­vi­tar a la lec­tu­ra del tex­to, no ahu­yen­tar al lec­tor con pá­rra­fos que ni él mis­mo en­tien­de: “Es lle­va­da a su pa­re­cer y co­mo es abo­ga­da di­fí­cil­men­te la pue­den en­ga­ñar. Se po­día em­pe­ñar en cau­sas di­fí­ci­les, pe­ro con­ven­ci­da. La vi per­der y ga­nar, pe­ro siem­pre in­tac­ta”. Por fa­vor, pí­dan­le a un ami­go edi­tor que lo des­en­crip­te.

Si no sa­be es­cri­bir o no pue­de ha­cer­lo, ¡en­car­gue! La cons­truc­ción de un tex­to de es­ta na­tu­ra­le­za es sencilla y el es­ti­lo de es­cri­tu­ra pue­de ser fá­cil­men­te su­plan­ta­do –en es­pe­cial, si no se tie­ne–. Di­go yo: con un po­co de di­rec­cio­na­mien­to y a cam­bio de un buen al­muer­zo, un prac­ti­can­te de La W po­dría ha­ber re­dac­ta­do un tex­to con­ci­so y bien es­truc­tu­ra­do; con lo que ha­bría­mos evi­ta­do fra­ses co­mo: “Aún re­cuer­do el día que la co­no­cí: es­ta­ba ves­ti­da de ne­gro, con un pan­ta­lón de ter­cio­pe­lo y una blu­sa sua­ve que te­nía bue­na caí­da…”.

Un pro­lo­guis­ta de­be ha­ber leí­do el li­bro que pre­sen­ta. De­ben, así sea cor­to, re­fe­rir­se al con­te­ni­do del li­bro que pro­lo­gan. Al me­nos, tra­ten de dar la idea de que lo han leí­do. Re­fe­rir­se en de­ma­sía a co­sas per­so­na­les del pa­sa­do de­ja mu­chas sos­pe­chas: “…su voz era del­ga­di­ta y el pe­lo to­da­vía hú­me­do…”.

Es un pró­lo­go: no tra­ta­do bre­ve de pe­rio­dis­mo. Abs­tén­ga­se de dar cá­te­dra ape­lan­do a lu­ga­res co­mu­nes y fra­ses de ca­jón que no di­cen na­da: “Pa­ra que una en­tre­vis­ta sea bue­na, es muy im­por­tan­te el per­so­na­je, pe­ro el ta­len­to del en­tre­vis­ta­dor es clave y ella sí que lo tie­ne, por es­ta ra­zón, con ca­da in­ter­lo­cu­tor lle­ga al fon­do…”. O es­ta otra: “En­tre­vis­tar es to­do un ar­te, con ex­pe­rien­cias dis­tin­tas, con re­sul­ta­dos in­sos­pe­cha­dos y mu­chas emo­cio­nes”. Así so­lo ci­men­ta­rían la idea que us­te­des, efec­ti­va­men­te, no sa­ben na­da del ofi­cio.

Un pro­lo­guis­ta de­be evi­tar la lam­bo­ne­ría. No ter­mi­nen el tex­to con: “Al sa­lir del lu­gar, pen­sé que de gran­de que­ría ser co­mo ella, co­mo ma­ría. Hoy si­go pen­san­do lo mis­mo.” No so­lo es cur­si, sino muy pe­li­gro­so lo que di­cen.

No se tien­dan tram­pas. No pro­me­tan co­sas que no pue­den cum­plir. Y si lo ha­cen, que siem­pre sea con as­tu­cia y vi­ve­za. Evi­ten co­sas co­mo es­ta: “La exi­gen­cia es una mar­ca en Ma­ría Isa­bel, a sus alum­nos ja­más nos dio tre­gua y nos re­cal­có que te­nían que que­dar bien he­chas”. Es­te pró­lo­go prue­ba exac­ta­men­te lo con­tra­rio.

No di­gas men­ti­ras. Fra­ses co­mo “El ta­len­to de re­por­te­ra de Ma­ría Isa­bel es na­to, se sa­be el país al de­re­cho y al re­vés” pue­den no ser cier­tas. Por eso, en un ca­so co­mo es­te con­fron­ten lo que se di­ce de la doc­to­ra Rue­da en las uni­ver­si­da­des y en los es­pa­cios de pen­sa­mien­to. Mi­ren có­mo mi­les de ra­dio­es­cu­chas ilus­tra­dos ya no to­le­ran “lo que se es­ta­rá pre­gun­tan­do” y cam­bian el dial o po­nen ra­dios de in­ter­net.tal vez des­cu­bran otro mun­do, de pe­rio­dis­tas me­nos ideo­ló­gi­cos, ten­den­cio­sos y po­cos pro­fe­sio­na­les. Y así pue­dan pro­lo­gar otras re­por­te­ras que sí ha­cen pe­rio­dis­mo, “co­mo to­ca y no co­mo con­vie­ne” –pa­ra uti­li­zar las ma­ra­vi­llo­sas pa­la­bras de la se­ño­ra Dá­vi­la.

La pe­rio­dis­ta Vicky Dá­vi­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.