Vein­te años de Min­cul­tu­ra

Arcadia - - EDITORIAL -

En 1995, dos años an­tes de ser san­cio­na­da la Ley Ge­ne­ral de Cul­tu­ra y de que se crea­ra el Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra, Ga­briel Gar­cía Már­quez afir­ma­ba en la re­vis­ta Se­ma­na que no creía en un Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra, uno de los pla­nes que te­nía el go­bierno de Er­nes­to Samper. Gar­cía Már­quez en­ten­día que un mi­nis­te­rio de­bía aten­der mu­cho más que so­lo a las ar­tes, y que se ha­cía ne­ce­sa­ria una re­fle­xión so­bre las po­lí­ti­cas cul­tu­ra­les; que era ne­ce­sa­rio fi­nan­ciar los pro­yec­tos cul­tu­ra­les tan­to de los pro­fe­sio­na­les co­mo de las co­mu­ni­da­des en ge­ne­ral, y que ha­bía que trans­for­mar lo exis­ten­te. Sus re­ser­vas se sus­ten­ta­ban en el he­cho de que un mi­nis­te­rio po­li­ti­za y ofi­cia­li­za la cul­tu­ra,o lo cul­tu­ral,di­ría­mos hoy en día, pues­to que es un bo­tín bu­ro­crá­ti­co y es­tá su­je­to al lobby de los par­la­men­ta­rios. La pro­pues­ta de Gar­cía Már­quez era ha­cer eje­cu­tor al Con­se­jo Na­cio­nal de Cul­tu­ra. Con asien­to en los ór­ga­nos de más al­to ni­vel co­mo el Con­se­jo de Mi­nis­tros y el Con­pes, el pe­que­ño or­ga­nis­mo se­ría el en­car­ga­do de or­ga­ni­zar au­dien­cias pú­bli­cas de sus­ten­ta­ción de pro­yec­tos cul­tu­ra­les que se­rían fi­nan­cia­dos por el Es­ta­do y la em­pre­sa pri­va­da. Los Con­se­jos Mix­tos de Cul­tu­ra no pro­gre­sa­ron y el Con­se­jo Na­cio­nal de Cul­tu­ra es hoy so­la­men­te un ór­gano ase­sor de la po­lí­ti­ca. Vein­te años des­pués, el Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra no es un fortín bu­ro­crá­ti­co y su es­truc­tu­ra y pro­ce­sos lo­gran pre­ser­var­lo del lobby de con­gre­sis­tas y otras ins­tan­cias de po­der, aun­que ha­ya ex­cep­cio­nes que no vie­ne al ca­so nom­brar.

En es­te con­tex­to, un ba­lan­ce de­be­ría in­vi­tar­nos a pen­sar que la ins­ti­tu­cio­na­li­dad de fin de si­glo pa­sa­do no ha si­do un mi­nis­te­rio de la pro­pa­gan­da, que exis­ten al­gu­nos sec­to­res ar­tís­ti­cos y cul­tu­ra­les or­ga­ni­za­dos, que hay una vo­lun­tad de dar cuen­ta del com­ple­jo en­tra­ma­do de di­ver­sas prác­ti­cas que cons­ti­tu­yen lo cul­tu­ral y que se cuen­ta con pla­nes y pro­gra­mas que han lo­gra­do con­ti­nui­dad y me­re­cen eva­lua­cio­nes de im­pac­to. No se tra­ta, en mo­do al­guno, de “ce­le­brar” la Ley y el Mi­nis­te­rio, pe­ro sí de re­fle­xio­nar so­bre lo que te­ne­mos, pre­gun­tar­nos qué se ha he­cho, dón­de, en qué y có­mo, y vis­lum­brar las po­si­bi­li­da­des a fu­tu­ro. Es­ta es una opor­tu­ni­dad pa­ra ha­cer me­mo­ria de es­ta cor­ta his­to­ria pa­ra las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes y apro­xi­mar­se a las eva­lua­cio­nes de un sec­tor ins­ti­tu­cio­nal pe­que­ño por el pe­so de la in­ver­sión es­ta­tal y pri­va­da, pe­ro muy gran­de por su res­pon­sa­bi­li­dad cons­ti­tu­cio­nal de ser la ba­se de la na­cio­na­li­dad, por su res­pon­sa­bi­li­dad an­te uno de los más gran­des desafíos mun­dia­les co­mo es la pre­ser­va­ción de la di­ver­si­dad bio­ló­gi­ca y cul­tu­ral, estrechamente re­la­cio­na­das, y an­te los desafíos del pro­ce­so de pos­con­flic­to y cons­truc­ción de paz que nos ocu­pa a los co­lom­bia­nos.

El cam­bio más gran­de que te­ne­mos que lo­grar pa­ra que to­do lo de­más sea po­si­ble es un cam­bio cul­tu­ral, afir­ma­ba Ser­gio Jaramillo, en ese mo­men­to con­se­je­ro de paz, en una en­tre­vis­ta con La Si­lla Va­cía al ini­cio de es­te año. Hum­ber­to de la Ca­lle in­ter­vino re­cien­te­men­te en un Fo­ro so­bre el Ar­te y la Trans­for­ma­ción So­cial ce­le­bra­do por va­rias ins­ti­tu­cio­nes cul­tu­ra­les. En el Con­gre­so se de­ba­tie­ron te­mas cul­tu­ra­les, co­mo la adop­ción por pa­re­jas del mis­mo se­xo o la ley pa­ra fo­men­tar las “in­dus­trias cul­tu­ra­les”. En el Dis­tri­to, la con­sul­ta an­ti­tau­ri­na lo­gró ins­ta­lar­se en la agen­da.así se mul­ti­pli­can he­chos que de­jan ver que el te­ma, a pe­sar de sus de­bi­li­da­des, emer­ge ha­bi­tual­men­te en la es­ce­na po­lí­ti­ca na­cio­nal. Al mis­mo tiem­po, el Mi­nis­te­rio ha si­do ob­je­to de re­cor­tes pre­su­pues­ta­les (en la adi­ción de 2017 no se le tu­vo en cuen­ta) y lle­ga a 2018 con más re­cor­te, lo cual me­re­ce­ría una pro­tes­ta del sec­tor, cuan­do me­nos, pues el si­len­cio ha si­do apa­bu­llan­te. En el en­tre­tan­to, es­tá abier­to el Pro­gra­ma Na­cio­nal de Con­cer­ta­ción que, con al­gu­nas di­fe­ren­cias, po­dría sus­ten­tar que es el equi­va­len­te a la pro­pues­ta de Ga­bo. Es­te pro­gra­ma atien­de los pro­yec­tos de mu­ni­ci­pios y co­mu­ni­da­des en to­do el país. Sus re­cur­sos no son po­cos, pe­ro com­pa­ra­dos con la riqueza cul­tu­ral que hay que pre­ser­var y re­no­var, re­sul­tan exi­guos. No men­cio­ne­mos sino nues­tras mú­si­cas, dan­zas y can­tos de tra­di­ción: a pe­sar de los es­fuer­zos en torno a los Pla­nes de Mú­si­ca, es im­por­tan­te de­cir que es­ta­mos an­te una si­tua­ción de ur­gen­cia. Fal­tan re­cur­sos pa­ra in­ves­ti­ga­ción y con­cer­ta­ción, pues las po­lí­ti­cas cul­tu­ra­les no son un asun­to sim­ple­men­te de bue­na vo­lun­tad. Es mu­cho lo que los res­pon­sa­bles de po­lí­ti­ca re­du­cen su sig­ni­fi­ca­do y com­ple­ji­dad. En­ton­ces, la re­fle­xión so­bre es­tas dos dé­ca­das, sus for­ta­le­zas y sus de­bi­li­da­des, de­be es­tar al or­den del día en uni­ver­si­da­des, en el Con­gre­so, en las ins­ti­tu­cio­nes re­gio­na­les y lo­ca­les, en los sec­to­res y en la men­te de ar­tis­tas y cul­to­res que tie­nen vo­ces re­so­nan­tes.

Te­ne­mos que re­co­no­cer que de cul­tu­ra y edu­ca­ción po­co se ha­bla. Que más de 20 años des­pués, se­gui­mos dan­do vuel­tas en torno a sus pro­pues­tas, ne­ce­si­tan­do po­ner los pies so­bre la tie­rra y ha­cer reali­dad los an­he­los de mu­chos cuan­do Gar­cía Már­quez de­cía:“una edu­ca­ción (y unas cul­tu­ras, agre­ga­mos), des­de la cu­na has­ta la tum­ba, in­con­for­me y re­fle­xi­va, que nos ins­pi­re un nue­vo mo­do de pen­sar y nos in­ci­te a descubrir quié­nes so­mos en una so­cie­dad que se quie­ra más a sí mis­ma. Que apro­ve­che al má­xi­mo nues­tra crea­ti­vi­dad inago­ta­ble y con­ci­ba una éti­ca –y tal vez una es­té­ti­ca– pa­ra nues­tro afán des­afo­ra­do y le­gí­ti­mo de su­pera­ción per­so­nal. Que in­te­gre las cien­cias y las ar­tes a la canasta fa­mi­liar, de acuer­do con los de­sig­nios de un gran poe­ta de nues­tro tiem­po que pi­dió no se­guir amán­do­las por se­pa­ra­do co­mo a dos her­ma­nas enemi­gas. Que ca­na­li­ce ha­cia la vi­da la in­men­sa ener­gía crea­do­ra que du­ran­te si­glos he­mos des­pil­fa­rra­do en la de­pre­da­ción y la vio­len­cia, y nos abra al fin la se­gun­da opor­tu­ni­dad so­bre la tie­rra que no tu­vo la es­tir­pe des­gra­cia­da del co­ro­nel Au­re­liano Buen­día. Por el país prós­pe­ro y jus­to que so­ña­mos: al al­can­ce de los ni­ños”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.