UN DE­BA­TE QUE NO SE DIO

Arcadia - - OPINIÓN -

EL 3 DE AGOS­TO, Vi­ce Co­lom­bia pu­bli­có un ar­tícu­lo en el que on­ce pe­rio­dis­tas de­nun­cia­ban anó­ni­ma­men­te a Fer­nan­do Qui­jano, di­rec­tor del dia­rio La Re­pú­bli­ca, por aco­so la­bo­ral. Los tes­ti­mo­nios son de per­so­nas jó­ve­nes, quie­nes se­gún el ar­tícu­lo, se mos­tra­ron te­me­ro­sas cuan­do ha­bla­ron con los pe­rio­dis­tas so­bre su ex­pe­rien­cia en el pe­rió­di­co. Por eso nin­gu­na qui­so que se re­ve­la­ra su iden­ti­dad. Aun­que el ar­tícu­lo ce­rra­ba con la res­pues­ta de Qui­jano, y aun­que Vi­ce tam­bién pu­bli­có una car­ta de otros 20 pe­rio­dis­tas en de­fen­sa del di­rec­tor, el ano­ni­ma­to de los de­nun­cian­tes dio pie pa­ra que se die­ra un de­ba­te dis­tin­to al que de­bía dar­se den­tro de las re­dac­cio­nes. En lu­gar de dis­cu­tir so­bre lo que es un se­cre­to a vo­ces, el mal­tra­to de al­gu­nos di­rec­to­res de me­dios con po­der ha­cia sus em­plea­dos, la dis­cu­sión se cen­tró, por aque­llo del ano­ni­ma­to, en si el ar­tícu­lo era o no una pie­za de buen pe­rio­dis­mo. Des­pués de la publicación se oye­ron al­gu­nas vo­ces dis­per­sas, so­bre to­do en Twit­ter. Al­gu­nos, co­mo Car­los Cor­tés (Me­sa de cen­tro de La Si­lla Va­cía), apo­ya­ron la de­nun­cia de­vi­ce. Otros, co­mo Ja­vier Ortiz (El He­ral­do) y Ana Cristina Res­tre­po (El Es­pec­ta­dor) to­ca­ron el te­ma en sus columnas con tal vez de­ma­sia­da dis­tan­cia. Pe­ro lo más gra­ve fue que la ma­yo­ría de los me­dios ni si­quie­ra re­gis­tra­ron la no­ti­cia, o plan­tea­ron una pre­gun­ta. Es de­cir, la dis­cu­sión de un te­ma que nos com­pe­te a los me­dios, y que es gra­ve y sen­si­ble, pa­só de lar­go.“los me­dios de­fi­ni­ti­va­men­te pa­re­cen de­ci­di­dos a no rom­per la re­gla de que en­tre bom­be­ros no se pi­san las man­gue­ras.y es­to tie­ne con­se­cuen­cias”, le di­jo Ca­mi­lo Jiménez San­to­fi­mio, di­rec­tor de­vi­ce Co­lom­bia, a Ar­ca­dia.“al no ser au­to­crí­ti­cos, no so­lo per­ma­ne­cen in­ca­pa­ces de re­vi­sar­se y re­no­var­se, sino que tam­bién ahon­dan la des­con­fian­za que les tie­ne la gen­te y así tam­bién su des­co­ne­xión con am­plios sec­to­res de la so­cie­dad. ¿Con qué au­to­ri­dad mo­ral se­ña­la un pe­rio­dis­ta a al­guien que co­me­te una in­jus­ti­cia, si no es ca­paz si­quie­ra de de­nun­ciar o al me­nos de­ba­tir so­bre las in­jus­ti­cias que even­tual­men­te pue­den dar­se en el lu­gar don­de tra­ba­ja?”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.