Bre­ve his­to­ria del fe­de­ra­lis­mo

Lle­va­mos lar­gas dé­ca­das que­ján­do­nos por los ma­les del cen­tra­lis­mo y qui­zás ha­ya ra­zo­nes de pe­so pa­ra ha­cer­lo. Du­ran­te el si­glo XIX, Co­lom­bia tu­vo pe­rio­dos de fe­de­ra­lis­mo que va­le la pe­na re­cor­dar. El hu­mor pa­re­ce un buen an­tí­do­to con­tra el ex­tre­mis­mo.

Arcadia - - PORTADA - Pa­blo R. Aran­go* Ma­ni­za­les *Fi­ló­so­fo y es­cri­tor. Es pro­fe­sor en la Uni­ver­si­dad de Cal­das.

Es­ta­mos tan acos­tum­bra­dos a tra­tar el cen­tra­lis­mo co­lom­biano co­mo una fuen­te de pro­ble­mas que ca­si ol­vi­da­mos que en al­gún mo­men­to fue una so­lu­ción. An­tes de 1886 la ten­den­cia do­mi­nan­te en el te­rri­to­rio co­lom­biano fue, de he­cho, el fe­de­ra­lis­mo. Un pro­ble­ma bá­si­co pa­ra los in­de­pen­den­tis­tas lo­ca­les era qué mo­de­lo po­lí­ti­co y ad­mi­nis­tra­ti­vo usa­rían cuan­do es­tu­vie­ran en el po­der. Es un pro­ble­ma pa­ra cual­quier mo­vi­mien­to re­vo­lu­cio­na­rio que ve ve­nir el triun­fo. Bas­ta re­cor­dar que, por ejem­plo, la fa­mo­sa ac­ta de in­de­pen­den­cia fir­ma­da en San­ta­fé de Bo­go­tá el 20 de ju­lio de 1810 fue ape­nas una en­tre mu­chas ac­tas re­gio­na­les. Una ley de 1873 es­ta­ble­ció co­mo el día de la in­de­pen­den­cia na­cio­nal esa fe­cha por ra­zo­nes po­lí­ti­cas, no por­que qui­sie­ran co­no­cer el pa­sa­do (era de­ma­sia­do re­cien­te in­clu­so pa­ra lla­mar­lo pa­sa­do, era pu­ro pre­sen­te pre­ña­do de por­ve­nir; o así lo ve­mos no­so­tros, que so­mos el re­sul­ta­do del par­to).

Du­ran­te la dé­ca­da de 1810 a 1820 no hu­bo una Cons­ti­tu­ción na­cio­nal, pe­ro sí se pro­mul­ga­ron va­rias cons­ti­tu­cio­nes en las re­gio­nes, co­mo Cun­di­na­mar­ca, An­tio­quia y Po­pa­yán, por men­cio­nar al­gu­nas.

La con­so­li­da­ción de la An­tio­quia fe­de­ral se de­bió en par­te al en­fren­ta­mien­to en­tre li­be­ra­les y con­ser­va­do­res. El go­bierno li­be­ral de Jo­sé Hi­la­rio Ló­pez (ele­gi­do en 1849) to­mó una se­rie de me­di­das que pro­vo­ca­ron una in­ten­sa reac­ción de los con­ser­va­do­res. Por ejem­plo, el in­ten­to de se­pa­rar Igle­sia y Es­ta­do y, par­ti­cu­lar­men­te, la par­ti­ción de la pro­vin­cia de An­tio­quia en tres: An­tio­quia, Me­de­llín y Cór­do­ba. Es­ta de­ci­sión bus­ca­ba de­te­ner el cre- ci­mien­to del con­ser­va­tis­mo en la pro­vin­cia, y fue da­da a co­no­cer en 1851. Los an­tio­que­ños se opu­sie­ron y, en 1856, lo­gra­ron cons­ti­tuir­se co­mo Es­ta­do So­be­rano de An­tio­quia, ba­jo el bre­ve go­bierno del con­ser­va­dor Jo­sé Ma­ría Ma­lla­rino (du­ran­te el cual se creó tam­bién, un po­co an­tes, el Es­ta­do So­be­rano de Pa­na­má), y re­agru­pa­ron su pro­vin­cia. En­tre ese año y su di­so­lu­ción de­fi­ni­ti­va en 1886, el Es­ta­do So­be­rano de An­tio­quia pa­de­ció más de cin­co cons­ti­tu­cio­nes y va­rias re­for­mas cons­ti­tu­cio­na­les “me­no­res”, es de­cir, me­no­res a la re­dac­ción de otra cons­ti­tu­ción completa. Se­me­jan­te vo­la­ti­li­dad ju­rí­di­ca y po­lí­ti­ca se de­bió, prin­ci­pal­men­te, a la in­ten­sa po­la­ri­za­ción del país –y en par­ti­cu­lar de la re­gión– en las facciones li­be­ral y con­ser­va­do­ra.

En 1858, ba­jo el go­bierno del pre­si­den­te Ma­riano Os­pi­na Ro­drí­guez –una fi­gu­ra fun­da­cio­nal del con­ser­va­tis­mo ul­tra­mon­tano– se san­cio­na la Cons­ti­tu­ción Na­cio­nal de la Con­fe­de­ra­ción Gra­na­di­na. En 1863, con la Cons­ti­tu­ción de Rio­ne­gro (re­dac­ta­da por los li­be­ra­les ra­di­ca­les), se con­for­man los Es­ta­dos Uni­dos de Co­lom­bia.

Vis­to en re­tros­pec­ti­va, pa­re­ce co­mo si ese sis­te­ma fe­de­ral se hu­bie­ra im­pues­to más por la fuer­za de los acon­te­ci­mien­tos que por una de­ci­sión muy me­di­ta­da o dis­cu­ti­da. Una vez le oí de­cir al his­to­ria­dor Geor­ges Lom­né que (ci­to de me­mo­ria), ade­más de las evi­den­tes ra­zo­nes geo­grá­fi­cas, Co­lom­bia se ha­bía con­for­ma­do co­mo un país de re­gio­nes de­bi­do a que sus éli­tes re­gio­na­les le­ye­ron con en­tu­sias­mo a Plu­tar­co, y de allí to­ma­ron la idea de la ciu­dad-es­ta­do grie­ga. Así, du­ran­te bue­na par­te del si­glo xix y co­mien­zos del xx, de­cía Lom­né, las éli­tes co­lom­bia­nas se iden­ti­fi­ca­ban a sí mis­mas en tér­mi­nos de la ca­pi­tal de la re­gión a la que per­te­ne­cían.

Más allá de si la aso­cia­ción con Plu­tar­co es co­rrec­ta (por su­pues­to, es­tá el fe­de­ra­lis­mo en los Es­ta­dos Uni­dos, que ejer­ció una enor­me in­fluen­cia en Co­lom­bia), la su­ge­ren­cia que hay tras la hi­pó­te­sis es in­tere­san­te, a sa­ber: la de unas éli­tes po­lí­ti­cas y eco­nó­mi­cas in­ci­pien­tes, de­ses­pe­ra­das por dar­le un or­den a una ex­pe­rien­cia iné­di­ta –la de un país nue­vo–, que echan mano de cual­quier idea que pue­dan usar. Es­to po­dría ex­pli­car tam­bién la coin­ci­den­cia ca­si for­za­da, en cuan­to al fe­de­ra­lis­mo, de unos li­be­ra­les que bus­ca­ban la se­pa­ra­ción to­tal del Es­ta­do y la Igle­sia, con unos con­ser­va­do­res em­pe­ña­dos en con­ver­tir el Es­ta­do en una cria­tu­ra

La ten­den­cia neu­ró­ti­ca de bus­car a Bo­go­tá ha con­fi­gu­ra­do las re­la­cio­nes en­tre pro­vin­cias y el cen­tro.

con dos na­tu­ra­le­zas: una es­pi­ri­tual y otra muy mun­da­na.

Ese pe­río­do fe­de­ral, que sue­le ubi­car­se en­tre 1855 y 1886, es­tu­vo mar­ca­do por las lu­chas in­tes­ti­nas en­tre li­be­ra­les y con­ser­va­do­res. A ve­ces pe­lea­ban por el po­der na­cio­nal, a ve­ces por el po­der de uno de los es­ta­dos con­fe­de­ra­dos, y otras por am­bos. Los úl­ti­mos años de ese pe­río­do es­tu­vie­ron mar­ca­dos por las de­cla­ra­cio­nes de gue­rra de los es­ta­dos de San­tan­der y Bo­ya­cá pri­me­ro, y de To­li­ma des­pués, en con­tra del go­bierno na­cio­nal, por en­ton­ces en ca­be­za de Ra­fael Nú­ñez. Al fi­nal, la con­fron­ta­ción ter­mi­nó en una nue­va cons­ti­tu­ción que su­pri­mió el sis­te­ma fe­de­ral por más de cien años, has­ta hoy.

Qui­zás una ra­zón por la que ten­de­mos a ol­vi­dar es­te pe­río­do fe­de­ral de nues­tra his­to­ria sea que asu­mi­mos que el ti­po de cen­tra­lis­mo ac­tual, con elec­cio­nes lo­ca­les y de­par­ta­men­ta­les, es el me­jor es­que­ma y, por tan­to, el mo­de­lo fe­de­ral nos pa­re­ce pri­mi­ti­vo: un pri­mer pa­so en la es­ca­le­ra del pro­gre­so, gra­cias a la que arri­ba­mos al arre­glo de ins­ti­tu­cio­nes ac­tual. Al­go así co­mo un mo­de­lo des­car­ta­do.

Sin em­bar­go, lle­va­mos lar­gas dé­ca­das que­ján­do­nos por los ma­les del cen­tra­lis­mo. Pen­se­mos por un mo­men­to, por ejem­plo, en lo que sig­ni­fi­ca que el de­par­ta­men­to del Cau­ca, en cu­ya ca­pi­tal han na­ci­do va­rios pre­si­den­tes de Co­lom­bia, ten­ga una ca­rre­te­ra de ca­si 600 ki­ló­me­tros que co­nec­ta a Po­pa­yán con Bo­go­tá. Pe­ro, aun­que el Cau­ca tie­ne un puer­to en el océano Pa­cí­fi­co –Gua­pi–, a 130 ki­ló­me­tros de Po­pa­yán, no hay ca­rre­te­ra que lle­ve al puer­to. En po­cas pa­la­bras, las éli­tes cau­ca­nas han es­ta­do más in­tere­sa­das en ir a Bo­go­tá a lo­grar fa­vo­res y ha­cer po­lí­ti­ca que en co­nec­tar­se con el res­to del mun­do, por ejem­plo, a tra­vés del océano Pa­cí­fi­co. En ca­si to­do el país es­ta ten­den­cia neu­ró­ti­ca de bus­car a Bo­go­tá y, al mis­mo tiem­po, que­jar­se por “el aban­dono del Es­ta­do” (pa­ra usar una ex­pre­sión ca­si uná­ni­me), y ade­más exi­gir au­to­no­mía, ha con­fi­gu­ra­do las re­la­cio­nes en­tre las pro­vin­cias y el cen­tro.

Con oca­sión del cam­bio cons­ti­tu­cio­nal de 1991, se in­ten­tó en­fren­tar los ma­les de un cen­tra­lis­mo de más de 100 años, in­tro­du­cien­do en la nue­va cons­ti­tu­ción una ten­den­cia de es­pí­ri­tu fe­de­ral: lo que se co­no­ce co­mo des­cen­tra­li­za­ción.

Los cien­tí­fi­cos so­cia­les usan una ex­pre­sión pa­ra re­fe­rir­se a esos mo­men­tos de la ex­pe­rien­cia hu­ma­na en que las co­sas no sa­len co­mo se espera. La ex­pre­sión es “con­se­cuen­cias in­de­sea­das”. Pe­ro los poe­tas ya te­nían una pa­la­bra pa­ra eso: iro­nía.

En po­cas pa­la­bras, la idea (que pa­re­cía tan bue­na) de dar­les au­to­no­mía a los mu­ni­ci­pios y per­mi­tir­les ad­mi­nis­trar la ma­yor par­te de la pla­ta ter­mi­nó con­ver­ti­da en un desas­tre na­cio­nal. Si creen que exa­ge­ro, por fa­vor, ten­gan en cuen­ta que eso hi­zo que las al­cal­días y go­ber­na­cio­nes se con­vir­tie­ran en el bo­tín del cri­men or­ga­ni­za­do. Un fu­gaz mo­men­to de au­to­con­cien­cia pa­re­ce ha­ber ocu­rri­do cuan­do la re­vis­ta Se­ma­na le atri­bu­yó al se­na­dor Juan Car­los Mar­tí­nez (con­de­na­do por pa­ra­po­lí­ti­ca) un res­pues­ta co­mo la si­guien­te, lue­go de que sur­gie­ran acu­sa­cio­nes de nar­co­trá­fi­co en su con­tra: “Yo no soy nar­co­tra­fi­can­te, por­que eso no va­le la pe­na. Una al­cal­día da más pla­ta que cual­quier car­ga­men­to”. Des­de lue­go, el se­na­dor ha ne­ga­do que ha­ya di­cho eso pues, co­mo apun­tó Hans Mag­nus En­zens­ber­ger, “Nin­gu­na cla­se di­ri­gen­te se de­ja­rá in­te­rro­gar, a me­nos que es­té ven­ci­da”. Y el se­na­dor no lo es­ta­ba: en 2011, Se­ma­na pu­bli­có una no­ta en la que se afir­ma­ba que el ti­po con­tro­la­ba las elec­cio­nes en una por­ción enor­me del te­rri­to­rio na­cio­nal, es­tan­do en la cár­cel.

Por su­pues­to, el sis­te­ma fe­de­ral tie­ne atrac­ti­vos. Por ejem­plo, fa­ci­li­ta el cre­ci­mien­to de las eco­no­mías lo­ca­les y, en con­se­cuen­cia, las ins­ti­tu­cio­nes pue­den dis­po­ner de más pla­ta pa­ra obras y ser­vi­cios pú­bli­cos. Po­lí­ti­ca­men­te, ade­más, pue­de re­sul­tar un arre­glo más es­ta­ble en cuan­to a la di­vi­sión de po­de­res. En Co­lom­bia la elec­ción po­pu­lar de al­cal­des y go­ber­na­do­res tra­jo, por ejem­plo, cier­ta aper­tu­ra po­lí­ti­ca. La iz­quier­da lo­gró, pa­ra men­cio­nar el ca­so más cons­pi­cuo, du­ran­te va­rias elec­cio­nes, el se­gun­do pues­to elec­to­ral más im­por­tan­te: la Al­cal­día de Bo­go­tá. Lo per­dió lue­go de que el al­cal­de ele­gi­do por el par­ti­do de iz­quier­das ter­mi­na­ra pre­so por los de­li­tos de co­rrup­ción tra­di­cio­na­les que se es­par­cie­ron por to­do el te­rri­to­rio na­cio­nal gra­cias a la des­cen­tra­li­za­ción.

Re­cien­te­men­te se han vuel­to a oír los gri­tos de ¡An­tio­quia fe­de­ral!, ¡An­tio­quia se res­pe­ta!, etc., en res­pues­ta a su­pues­tas agre­sio­nes en con­tra de la re­gión. En un ca­so, se tra­ta de lí­mi­tes te­rri­to­ria­les, un asun­to que ex­ce­de es­te es­pa­cio. En el otro se tra­ta de su­pues­tos “in­sul­tos a la re­gión”. El in­ter­cam­bio de in­sul­tos y bur­las re­gio­na­les ha si­do una cons­tan­te co­lom­bia­na (y qui­zá hu­ma­na). Con el au­ge in­dus­trial, ca­fe­te­ro y au­rí­fe­ro de An­tio­quia en la pri­me­ra mi­tad del si­glo xx, por ejem­plo, se les em­pe­zó a lla­mar ju­díos. Pe­ro pron­to el ad­je­ti­vo, en es­tas tie­rras en las que el an­ti­se­mi­tis­mo era una plan­ta exó­ti­ca, per­dió su fuer­za de­ni­gran­te. Tan­to así que en Los ne­groi­des (pu­bli­ca­do en 1936), Fer­nan­do Gon­zá­lez –en una va­ni­do­sa crí­ti­ca a la va­ni­dad– se en­va­ne­cía de que “Co­lom­bia tie­ne un prin­ci­pio de per­so­na­li­dad en An­tio­quia, po­bla­da por ju­díos y vas­cos…”. Y, com­pa­ran­do las vir­tu­des re­la­ti­vas de los paí­ses de la Nue­va Gra­na­da, de­cía: “¡Loor a Bo­go­tá, que gri­ta que es blan­den­gue, que ce­de y ce­de!”.

La lis­ta de bur­las de los pai­sas a los ca­cha­cos es lar­ga e in­clu­ye obras maes­tras co­mo la can­ción El cor­ba­ta gas­ta­dor, de Gil­dar­do Mon­to­ya. Su­ge­rir que a ta­les co­men­ta­rios les co­rres­pon­de un re­cla­mo ai­ra­do no es más que his­te­ria. Freud di­jo que el pri­mer hom­bre que in­sul­tó a otro en lu­gar de par­tir­le la ca­be­za con un ga­rro­te fue el fun­da­dor de la ci­vi­li­za­ción. Pe­ro la frase co­jea: el ver­da­de­ro fun­da­dor fue el que no de­vol­vió el in­sul­to con un ga­rro­ta­zo, sino con una ri­sa. No sé us­te­des, pe­ro a mí los pas­tu­sos, que lle­van un lar­go tiem­po dis­fru­tan­do de nues­tras bur­las y chis­tes de pas­tu­sos, me pa­re­cen un buen ejem­plo. Aun­que la his­to­ria de amor y odio en­tre Na­ri­ño y Bo­go­tá y Co­lom­bia es otro ca­pí­tu­lo que va­le la pe­na por sí mis­mo.

Vo­cea­do­res (1940). Dé­bo­ra Aran­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.