Al­gu­nos di­cen

Arcadia - - FIESTA DEL LIBRO - Oc­ta­vio Es­co­bar Gi­ral­do* Ma­ni­za­les *Es­cri­tor, pro­fe­sor y ci­ru­jano. En 2016 ga­nó el Pre­mio Na­cio­nal de No­ve­la con Des­pués y an­tes de Dios.

Al­gu­nos di­cen que es­cri­bir des­de pro­vin­cia pue­de ser ven­ta­jo­so: los tran­co­nes te qui­tan po­co tiem­po, el ce­re­bro es­tá me­jor oxi­ge­na­do y las dis­trac­cio­nes son me­no­res (des­de que no te sus­cri­bas a mu­chos ca­na­les de espn). In­ter­net ha he­cho po­si­ble que las ex­pe­rien­cias de las gran­des ca­pi­ta­les es­tén a un clic de tu pan­ta­lla. No es la reali­dad, pe­ro pue­de ser hd. No son po­cos los ca­pi­ta­li­nos que han op­ta­do por el re­ti­ro a la pe­que­ña vi­vien­da cam­pe­si­na, le­jos del mun­da­nal rui­do, co­mo di­ría Tho­mas Hardy, por mo­ti­vos pre­su­pues­ta­les y pa­ra es­tar en ma­yor con­tac­to con la Co­lom­bia pro­fun­da, si es que hay una so­la Co­lom­bia pro­fun­da, prís­ti­na e inob­je­ta­ble, a la que no con­ta­mi­nan los ali­men­ta­do­res de­trans­mi­le­nio.

Así que el ma­nus­cri­to, por lla­mar­lo de al­gu­na ma­ne­ra, es bas­tan­te po­si­ble en me­dio de la ve­re­da tro­pi­cal, in­clu­so con ca­li­dad. Un ami­go buen lec­tor es una po­si­bi­li­dad me­nos fre­cuen­te, pe­ro no exó­ti­ca, y sus co­men­ta­rios se­rán jui­cio­sos y se­ve­ros por­que espera que tú ac­túes con idén­ti­ca hon­ra­dez cuan­do por fin ter­mi­ne la no­ve­la que lle­va años pen­san­do y que tal vez nun­ca vea la luz; “esa ma­ra­vi­llo­sa no­ve­la que re¿en­ton­ces nue­va el len­gua­je y que nun­ca es abu­rri­da y que cap­tu­ra una reali­dad la­ti­noa­me­ri­ca­na que per­ma­ne­cía ocul­ta en­tre cha­rre­te­ras y dis­cur­sos, en­tre paisajes y con­ven­tos”, co­mo que­ría Da­río Jaramillo Agu­de­lo, y que de­mos­tra­rá una vez más una de sus te­sis cen­tra­les, fru­to de lar­gas no­ches de re­fle­xión pe­ri­fé­ri­ca, que los clá­si­cos de la li­te­ra­tu­ra co­lom­bia­na los es­cri­bie­ron pro­vin­cia­nos: Jor­ge Isaacs, Jo­sé Eus­ta­sio Ri­ve­ra, Ca­rras­qui­lla, Fuen­ma­yor, Gar­cía Már­quez, Gai­tán Du­rán, Por­fi­rio, An­drés Caicedo, Au­re­lio Ar­tu­ro, Ar­nol­do Pa­la­cios. Sil­va es la ex­cep­ción que con­fir­ma la re­gla. Sil­va es el res­ca­te de un nau­fra­gio. Na­die sa­be muy bien lo que es Var­gas Vi­la.

es fá­cil es­cri­bir des­de pro­vin­cia? El re­co­no­ci­do es­cri­tor se­vi­llano Ál­va­ro Olmos opi­nó en una en­tre­vis­ta: “Creo que en Es­pa­ña la lla­ma­da li­te­ra­tu­ra pos­mo­der­na la han he­cho so­bre to­do es­cri­to­res de pro­vin­cia por un sim­ple com­ple­jo de in­fe­rio­ri­dad. Se­gu­ra­men­te al­guno de mis li­bros se ins­cri­ban en es­te diag­nós­ti­co”. Pe­ro me­jor no com­pli­que­mos las co­sas con cla­si­fi­ca­cio­nes aca­dé­mi­cas.

Si lo­gras su­pe­rar al lec­tor crí­ti­co, tam­bién as­pi­ran­te a es­cri­tor, al­gu­nos di­cen que pro­du­cir un li­bro en pro­vin­cia tam­bién pue­de ser una fe­li­ci­dad. En mu­chos rincones de Co­lom­bia hay bue­nos ta­lle­res de im­pre­sión, con dia­gra­ma­do­res mi­nu­cio­sos y ope­ra­rios ca­pa­ces. En al­gu­nos ca­sos, una uni­ver­si­dad pue­de in­tere­sar­se en lo que es­cri­bes, so­bre to­do si eres pro­fe­sor o exa­lumno. En otros, tal vez una con­vo­ca­to­ria re­gio­nal o un se­cre­ta­rio de Cul­tu­ra, fa­ci­li­ten las co­sas. Au­nar re­cur­sos pue­de con­du­cir a ilus­tra­cio­nes po­li­cro­má­ti­cas, fir­ma­das por otro ta­len­to lo­cal, y pas­ta du­ra, dos ele­gan­cias que no acos­tum­bran las mul­ti­na­cio­na­les del li­bro. Al pe­rió­di­co lo­cal le pue­de in­tere­sar el es­fuer­zo y en el ve­cin­da­rio te re­co­no­ce­rán en la sec­ción cul­tu­ra y co­men­za­rán a lla­mar­te “poe­ta”, aun­que la no­ta di­ga cla­ra­men­te “li­bro de cuen­tos” o “no­ve­la”. El ca­nal re­gio­nal de te­le­vi­sión tam­bién se ha­rá eco de la nue­va crea­ción li­te­ra­ria. Un os­cu­ro pro­fe­sor uni­ver­si­ta­rio re­dac­ta­rá tres pá­rra­fos so­bre tu li­bro en su blog.

El pro­ce­so ter­mi­na, ca­si siem­pre, con una ca­ja pa­ra la que hay que bus­car un lu­gar en ca­sa, uno no muy vi­si­ble. Ya re­ga­las­te ejem­pla­res a fa­mi­lia­res y amigos, has­ta a al­gún po­lí­ti­co muy co­la­bo­ra­dor. Ya con­sig­nas­te cin­co en ca­da una de las li­bre­rías del cen­tro, y so­lo tres en la que ven­de li­bros de se­gun­da. Es­pe­ras que se obre el mi­la­gro, que las pa­la­bras flo­rez­can y fruc­ti­fi­quen. Pe­ro se tar­da y no ocu­rre. Lo que ocu­rre es que la ca­ja em­pie­za a cre­cer aun­que no crez­ca, fer­ti­li­za­da por tus es­fuer­zos y tus sue­ños, pe­ro, so­bre to­do, por tu de­cep­ción. Por­que esa ca­ja sig­ni­fi­ca que “no se pu­bli­có” un li­bro, que en reali­dad no se hi­zo pú­bli­co, co­mo pi­de la eti­mo­lo­gía. Por lo me­nos no en los tér­mi­nos que in­tere­san. El li­bro de­be­ría par­ti­ci­par del de­ba­te li­te­ra­rio na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal y con­se­guir que los lec­to­res más exi­gen­tes re­pa­sa­sen sus páginas. El li­bro de­be­ría al­can­zar a los crí­ti­cos, asal­tar­los, y ser co­men­ta­do en los me­dios. El li­bro de­be­ría ro­tar por las vi­tri­nas ca­pi­ta­li­nas y ser leído por otros es­cri­to­res, que de in­me­dia­to se ani­ma­rían a re­se­ñar­te.

Sim­pli­fi­que­mos: el li­bro de­be­ría ser (di­cen que a mu­chos es­cri­to­res bo­go­ta­nos, bo­go­ta­ní­si­mos, tam­bién se les crecen las ca­jas de li­bros). Pe­ro no. Ni pro­fe­ta en tu tie­rra ni ta­len­to re­cién des­cu­bier­to en pro­vin­cia. Na­da de eso. No pu­bli­cas­te un li­bro. Lo que tie­nes es una ca­ja que cre­ce aun­que no cam­bien sus me­di­das. La pre­gun­ta te­rri­ble es si es­to te ocu­rri­rá una so­la vez, la pri­me­ra, o si ca­da uno de tus es­fuer­zos, por for­tu­na na­rra­ti­vos –con los poe­tas las co­sas son muy dis­tin­tas, di­cen que mu­cho peo­res–, tro­pe­za­rá con la in­di­fe­ren­cia de la ca­pi­tal.

Oc­ta­vio Es­co­bar Gi­ral­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.