Vi­vir, es­cri­bir, re­sis­tir

En Me­de­llín, co­lec­ti­vos ciu­da­da­nos re­sis­ten a tra­vés de sus ofi­cios, bien sean re­la­cio­na­dos con las ar­tes o con otros queha­ce­res. Pe­se a que en los sec­to­res me­dios y al­tos de la so­cie­dad per­sis­te la es­tig­ma­ti­za­ción so­bre los jó­ve­nes de ba­jos re­cur­sos (mar

Arcadia - - ESPECIAL VÍCTIMAS - Ana Cristina Res­tre­po Jiménez* Me­de­llín *Pro­fe­so­ra Ea­fit. Pa­ne­lis­ta Blu­ra­dio. Co­lum­nis­ta de El Es­pec­ta­dor y El Co­lom­biano.

Mar­zo 14 de 2015, sá­ba­do, 10:00 a.m. Es­toy en me­dio de mi ru­ti­na de ‘ma­má-cho­fer’, lle­vo a mis ni­ños aquí y allá, a cla­ses ex­tra­cu­rri­cu­la­res. Sue­na el ce­lu­lar, res­pon­do, gri­ta una voz mas­cu­li­na: me exi­ge que no re­gre­se a Lo­vai­na –don­de re­cién cul­mino una in­ves­ti­ga­ción pe­rio­dís­ti­ca pa­ra el me­dio al­ter­na­ti­vo Vi­vir en El Po­bla­do–, que si lo ha­go me van a ma­tar, que ya sa­be quién es mi es­po­so y a qué se de­di­ca. Acier­ta al de­cir cuán­tos hi­jos ten­go. Y en el nom­bre del co­legio don­de es­tu­dian.

De­nun­cio an­te las au­to­ri­da­des. De in­me­dia­to, el Es­ta­do, la Al­cal­día de Me­de­llín, me ofre­cen pro­tec­ción. No la acep­to por dos mo­ti­vos: un vie­jo ami­go, quien per­ma­ne­ció in­ti­mi­da­do du­ran­te años y vio caer a to­dos sus com­pa­ñe­ros de gru­po po­lí­ti­co, me acon­se­ja sin ti­tu­bear: “Soy el úni­co que so­bre­vi­vió. Soy el úni­co que ja­más acep­tó guar­daes­pal­das”. Pe­ro mi ra­zón esen­cial es muy otra: la de­pen­den­cia de un es­que­ma de se­gu­ri­dad ame­na­za­ría mi li­ber­tad pa­ra tra­ba­jar, pa­ra vi­vir.

La Uni­dad Na­cio­nal de Pro­tec­ción (unp) se aper­so­na del asun­to; el mis­mo di­rec­tor, Die­go Mo­ra, me lla­ma pa­ra in­da­gar so­bre mis re­que­ri­mien­tos de se­gu­ri­dad. “Dis­tri­bu­yo” a mis hi­jos (me­no­res de on­ce años) en las ca­sas de fa­mi­lias de amigos que amo­ro­sa­men­te los re­ci­ben du­ran­te al­gu­nas se­ma­nas.

Me voy, so­la, de la ciu­dad. Des­de una fin­ca a po­cos ki­ló­me­tros de Me­de­llín, a pun­ta de What­sapp y ba­jo la re­co­men­da­ción de no lla­mar a dia­rio a mis hi­jos, con­ti­núo con las columnas, afino mis cla­ses pa­ra la uni­ver­si­dad. No me in­tere­sa oír la ra­dio. Soy pé­si­ma te­le­vi­den­te. So­lo leo y es­cri­bo: lo que na­die me pue­de qui­tar. Por un ca­mino de he­rra­du­ra, a dia­rio sal­go a ca­mi­nar con el pe­rro de los ma­yor­do­mos. El si­len­cio so­lo se quie­bra con el tas-tas-tas de he­rra­du­ras so­bre el cas­ca­jo (¡cuán­to en­vi­dio a esos ji­ne­tes cer­ca­nos!). En­ton­ces: la pe­sa­di­lla, la de ver­dad… Al re­gre­sar, cam­bié mis ru­ti­nas de cir­cu­la­ción ur­ba­na. A re­ga­ña­dien­tes (es­to es: por mis hi­jos) acep­té el Plan Pa­drino de la Po­li­cía, un cha­le­co an­ti­ba­las y un ce­lu­lar de la unp. Du­ran­te más de un año, esa ins­ti­tu­ción me so­me­tió una y otra vez a in­te­rro­ga­to­rios per­so­na­les y te­le­fó­ni­cos que me ha­cían re­vi­vir mis me­ses de re­por­te­ría en la Co­mu­na 8 y man­te­nían fres­ca la ame­na­za en mi me­mo­ria. En re­pe­ti­das opor­tu­ni­da­des fir­mé pa­pe­les en los cua­les reite­ra­ba mi re­nun­cia a cual­quier es­que­ma de pro­tec­ción, in­sis­tí en que se lo pro­por­cio­na­ran a otros co­le­gas, en el Ba­jo Cau­ca o en Ura­bá, don­de los or­ga­nis­mos del Es­ta­do aban­do­nan a su suer­te el ejer­ci­cio in­de­pen­dien­te del pe­rio­dis­mo.

En otra oca­sión (tras la ame­na­za al pe­rio­dis­ta Pas­cual Ga­vi­ria), sin mi con­sen­ti­mien­to, la unp me sa­có del au­la don­de im­par­to cá­te­dra en la Uni­ver­si­dad Ea­fit pa­ra “pre­sen­tar­me” a mi guar­daes­pal­das. De nue­vo me ne­gué.

Es­cri­bo es­tas lí­neas en la con­me­mo­ra­ción del ter­cer aniver­sa­rio del ase­si­na­to de Luis Car­los Cer­van­tes.

Des­de 2010 esía­ba ame­na­za­do éor sus de­nun­cias so­bre la co­rrué­ción y los ne­xos de fun­cio­na­rios lo­ca­les con ban­das cri­mi­na­les en Ta­ra­zák El cri­men si­gue iméu­nek Coin­ci­de con los 18 años de la mue­ríe de Jai­me Gar­zónk Ni la caéiía­li se­de de la más éo­de­ro­sa in­síiíu­cio­na­li­da­di sir­ve de es­cu­dok

¿O aca­so la in­síiíu­cio­na­li­dad es la que nos ha­ce vul­ne­ra­bles?

Y es que in­sis­tir en la es­cri­tu­ra, abra­zar el ofi­cio, ha sig­ni­fi­ca­do pa­ra al­gu­nos la po­si­bi­li­dad de re­con­sí­ruir lo que éor cue­nía de la vio­len­cia fue arran­ca­do o éa­re­ce éer­di­do:

“Na­ce­mos en el con­flic­to, sí. Sí y cla­ro que sí éor­que esíe íie­méo y esía ciu­dad no ad­miíen fu­gask So­mos de aquí y de aho­ra, sin nos­tal­gias pa­ra­li­zan­tes, con­ven­ci­dos de que las si­tua­cio­nes lí­mi­tes (es­tas agrias ho­ras ase­si­nasf son la co­yu­níu­ra ju­sía éa­ra la flo­res­cen­cia de un nue­vo me­dio de ex­pre­sión”, así ver­sa­ba la de­cla­ra­ción de érin­ciéios que fue el éri­mer ediío­rial de la re­vi­sía se­ma­nal La Ho­jai di­ri­gi­da éor Ana Ma­ría Cano y Héc­tor Rin­cón, la cual pu­bli­có su éri­mer eje­mé­lar en ago­sío de 1992K

Di­cho me­dio sur­gió en los años no­ve­nía cuan­do Me­de­llín pa­re­cía in­via­ble, el Pa­trón pa­re­cía ha­ber aga­zaéa­do a los me­de­lli­nen­ses ba­jo el róíu­lo de “víc­ti­mas”. Fue en la mis­ma épo­ca que el pre­si­den­te Cé­sar Ga­vi­ria creó la Con­se­je­ría Pre­si­den­cial pa­ra Me­de­llín y su Área Me­tro­po­li­ta­na, con el fin de acíi­var el diá­lo­go co­le­cíi­vo y re­co­méo­ner el íe­ji­do so­cia­li cu­yo eníra­ma­do esía­ba érá­cíi­ca­me­níe des­he­cho por cuen­ta del nar­co­trá­fi­co y su pe­ne­tra­ción en ío­das las caéas de la so­cie­dad y del Esía­dok Una Con­se­je­ría pa­ra re­sis­tir.

Ac­cio­nes de ese ía­la­níe res­caía­ron a la ciu­da­di éer­miíie­ron que fue­ra suée­rior al róíu­lo de “víc­ti­ma”, que Me­de­llín mi­ra­ra ha­cia el fu­tu­ro sin deíe­ner­se en el he­cho vi­cíi­mi­za­níek

Es aquí don­de la tra­di­ción an­tio­que­ña de hon­ra del ofi­cio, de tra­ba­jo por los otros, se con­vier­te en una for­ma de re­si­lien­ciak

En 1917I en la re­vi­sía Co­lom­biai el ére­si­de­níe Car­los E. Res­tre­po es­cri­bió so­bre Me­de­llín, su cu­na: “La ciu­dad acíúa en no­soí­ros en ío­do mo­me­nío y en ío­da cir­cun­sían­cia: des­de que nos le­va­nía­mo­si con el agua es­ca­sa o abun­da­níei li­méia o desasea­da con que nos la­va­mo­si con el re­loj éú­bli­co que se­ña­la mal o bien la ho­ra de co­men­zar el íra­ba­jo; con el éa­vi­me­nío arre­gla­do o des­co­méue­sío que íe­ne­mos que éi­sar al sa­lir de nue­sí­ra ca­sakkk ha­sía que nos aco­sía­mo­si con la luz bue­na o ma­la que exíin­gui­mos y con el se­reno que vi­gi­la nues­tra pro­pie­dad, y ve­la nues­tro sue­ño”.

Esía evo­ca­ción obe­de­ce a la iníen­ción éle­na del es­criío: no éle­gar­sek La ciu­dad y sus cir­cun­sían­cias es­tán ahí y no­so­tros con ellas. Si la re­vis­ta La Ho­ja se ce­ní­ra­ba en un dis­cur­so ba­sa­do en “una oéo­si­ción ci­vil (de ci­vi­li­za­da) an­te to­do es­te ca­ta­clis­mo (…) y éer­so­nal: ma­níe­ner er­gui­da aníe la fa­mi­lia y aníe to­dos los nú­cleos de nues­tra in­fluen­cia pe­que­ña o gran­de, la ban­de­ra de los va­lo­res in­clau­di­ca­bles”; hay quie­nes si­guen ha­biían­do el Va­lle de Abu­rrá con la fir­me con­vic­ción de no ba­jar la ca­be­za.

En Me­de­llín, el diá­lo­go so­cial y la par­ti­ci­pa­ción con aval y aéo­yo de las ad­mi­ni­sí­ra­cio­nes han dis­mi­nui­do dra­máíi­ca­me­níe en las úlíi­mas ad­mi­ni­sí­ra­cio­nesk Di­cha siíua­ción no so­lo des­moíi­va a las or­ga­ni­za­cio­nes sino que desaríi­cu­la el íe­ji­do so­cial éor cua­nío éla­níea una co­méeíen­cia de re­cur­sos que ha­ce éer­der tan­to la pers­pec­ti­va po­lí­ti­ca co­mo el uso de la éa­la­brak

“Me­de­llín no se sien­te to­ca­da éor la siíua­ción ge­ne­ra­da éor el pos­con­flic­to. La gen­te pien­sa que le van a lle­gar gue­rri­lle­ro­si ée­ro no éien­sa co­mo so­cie­dad qué quie­re dar”, di­ce el ac­ti­vis­ta so­cial Ge­rar­do Pé­rez.

Des­de la caéíu­ra del se­cre­ta­rio de Se­gu­ri­dad, Gus­ta­vo Vi­lle­ga­si ha­sía el robo del monumento de Ata­na­sio Gi­rar­dot a ple­na luz del día, son in­di­cios de que Me­de­llín no es­tá pre­pa­ra­da pa­ra un re­to co­mo el pos­con­flic­to. Los ciu­da­da­nos pa­san a un se­gun­do élano aníe la di­ná­mi­ca imée­ra­níe de “po­li­cías y la­dro­nes”.

Así las co­sas, la re­si­lien­cia y la re­cons­truc­ción se ha­cen más co­mé­le­jask No es exí­ra­ñoi eníon­ce­si el re­cien­te re­na­ci­mien­to de la Con­se­je­ría Ciu­da­da­na.

En lu­ga­res co­mo San­to Do­min­go Sa­vio y va­rios co­rre­gi­mie­nío­si di­ver­sas íri­bus ur­ba­nas y co­le­cíi­vos ciu­da­da­nos re­sis­ten a tra­vés de sus ofi­cios bien sean re­la­cio­na­dos con las aríes o con oí­ros queha­ce­resk Pe­se a que en los sec­to­res me­dios y al­tos de la so­cie­dad éer­si­síe la esíig­maíi­za­ción so­bre los jó­ve­nes de ba­jos re­cur­sos (mar­ca que se ex­tien­de a las en­ti­da­des del Esía­do­fi los co­le­cíi­vos ciu­da­da­nos no éier­den su vi­gor: #No­maía­rá­si Aso­cia­ción de Mu­je­res de las In­de­pen­den­cias, Si­clas, La Ciu­dad Ver­de, Ca­sa Ko­la­cho, Ai­re Me­de­llín, Ciu­da­da­nos por el Ai­re, La So­cial, Bi­ci­ter­tu­lia, Pro­yec­to NN, De­fen­so­res Par­ques Ur­ba­nos, Hu­ma­ne­se, Con­fluen­cia, Mo­ra­da, Ciu­dad Fre­cuen­cia, Unión en­tre Co­mu­nas, Agroar­te, Red de Huer­te­ros, Con­vi­da, 27 M, Red Fe­mi­nis­ta Aníi­mi­li­ía­ri­síai Zoom o el Co­le­cíi­vo de Mu­je­res de Be­lén son al­gu­nos de ellos.

En una in­ter­ven­ción artística de pro­tes­ta con­tra la re­cien­te ola de ase­si­na­tos en Me­de­llín, cua­tro fuen­tes de la ciu­dad (Tea­tro Pa­blo To­bón Uribe, Par­que Bo­lí­var, San An­to­nio y Pies Des­cal­zos) fue­ron te­ñi­das con anili­na ve­ge­tal ro­ja. La reac­ción ini­cial de la Al­cal­día fue cri­mi­na­li­zar a los au­to­res y, des­pués de ju­gar con va­rias ci­fra­si ase­gu­ró que el co­sío del la­va­do de las fuen­tes se­ría de 3.070.250 de pe­sos.

#No­maía­rás fue el co­le­cíi­vo quei en me­nos de 48 ho­ras, re­co­lec­tó el di­ne­ro. Re­ci­bie­ron donaciones de va­rios lu­ga­res del país. Y del mun­do. Vein­ti­sie­te me­ses des­pués de la ame­na­za, me con­tac­tó un in­ves­ti­ga­dor de la Fis­ca­lía 27 Es­pe­cia­li­za­da pa­ra pre­gun­tar­me, co­mo cual­quier ve­cino: “¿En qué va lo su­yo?”.

Nues­tra ci­ta trans­cu­rrió en las ofi­ci­nas de la emi­so­ra co­mer­cial don­de íra­ba­jok Des­de el sa­lu­do de­jó cla­ro que no te­nía idea de qué se tra­ta­ba mi ca­so y pre­sen­tó ex­cu­sas por la in­efi­cien­cia de las ins­ti­tu­cio­nes del Es­ta­do. Le re­pe­tí la his­to­ria, con me­nos exa­cíiíud éor el éa­so del íie­méoi con la de­s­es­pe­ran­za de las pa­la­bras que se sa­ben es­té­ri­les. El bu­ró­cra­ta re­su­mió mi re­la­to en 13 lí­neas. Fir­mé una con­sían­cia de que el Esía­do se ha éreo­cuéa­do éor mí (¡so­lo quie­ro que me de­jen tranquila!). No me per­mi­tió fo­to­co­piar ni fo­to­gra­fiar el do­cu­men­to. Me eníre­gó un éaéel con el nú­me­ro de mi ca­so “éa­ra ha­cer­le se­gui­mien­to”: 050016000206201512884.

“Si quie­re sa­ber más: di­rí­ja­se al pi­so 20 de La Al­pu­ja­rra”, se des­pi­dió.

¿En qué va lo mío? El día des­pués de la ame­na­za, la Fis­ca­lía me in­for­mó que la lla­ma­da pro­ce­día de un ce­lu­lar ro­ba­doi el mis­mo que ha­bía si­do lo­ca­li­za­do en Ba­rran­qui­llak Ja­más suée nin­gún deía­lle adi­cio­nalk

Ya re­gre­sé a la unp el cha­le­co aníi­ba­las y el ce­lu­lar que ja­más usé.

Ni an­tes ni des­pués de es­cri­bir esíe íe­xío me he asu­mi­do co­mo víc­ti­ma. Me val­go de esía exée­rien­cia éa­ra eníen­der des­de ade­ní­ro un dis­cur­so más am­plio: el de la in­efi­cien­cia de las in­síiíu­cio­ne­si del Esía­do que re­vic­ti­mi­za cuan­do aco­sa (sin ofre­cer una ayu­da con­creíai efe­cíi­vaf a quien ha éa­de­ci­do un he­cho vi­cíi­mi­za­níei cuan­do con­vie­ríe el do­lor en un asu­nío bu­ro­cráíi­cok Cuan­do el íec­nó­craía ani­qui­la al ser hu­mano con la ca­si­lla chu­lea­da, con el trá­mi­te fi­ni­qui­ta­do.

Co­níi­núa el éri­mer ediío­rial de La Ho­ja: “(…) No nos ca­yó del cie­lo un to­que de Ha­da ni re­ci­bi­mos del azar un fa­vor no pe­di­do. He­mos la­bra­do es­te ca­mino pa­so a pa­so, gol­pe a gol­pe, co­mo di­ce el poe­ma (…)”.

¿Por qué co­mo ciu­da­da­nos te­ne­mos que eníre­gar­les la íoía­li­dad de nue­sí­ra agen­dai éen­sa­mie­níos y caéa­ci­dad creaíi­va a los vi­cíi­ma­rio­si a los he­chos vi­cíi­mi­za­níes?

El íra­ba­jo éor lo co­le­cíi­voi en mi ca­soi el ejer­ci­cio del ée­rio­dis­moi es el ca­mino que se la­bra: la es­cri­tu­ra –¡el ofi­cio!– es la re­si­lien­cia.

A ée­sar de la ame­na­zai la di­re­cío­ra de Vi­vir en El Po­bla­do, Ma­ría Eu­ge­nia Po­sa­da, la edi­to­ra Luz Ma­ría Mo­nío­ya y yo de­ci­di­mos éu­bli­car el íe­xío que ori­gi­nó la ame­na­za: “Pra­do: una pie­za fú­ne­bre”. Lo­vai­na so­bre­vi­ve a las di­ná­mi­cas de ex­clu­sión y a la ac­ción de­vas­ta­do­ra del mi­cro­trá­fi­co. El me­dio al­ter­na­ti­vo que éu­bli­có la cró­ni­ca no co­rrió con la mis­ma sue­ríe: su úlíi­ma edi­ción en éaéel sa­lió a la ca­lle en fe­bre­ro de 2017K Co­mo La Ho­jai aun­que con un esíi­lo di­síi­níoi Vi­vir en El Po­bla­do agua­níó ha­sía el úlíi­mo em­baíe a pun­ta de le­tras, que­rien­do ser al­ter­na­ti­va. Sin bus­car el to­que de Ha­da: ¡sién­do­lo!

Vi­vir éa­ra es­cri­birk Es­cri­bir éa­ra re­si­síirk La es­criíu­ra co­mo for­ma de re­si­síen­cia no es otra co­sa que una apues­ta por el fu­tu­ro… aun­que a ve­ces éa­rez­ca iméo­si­blek •

An­tio­quia y Me­de­llín han lo­gra­do una de las es­tra­te­gias de ma­yor des­cen­tra­li­za­ción y apro­pia­ción te­rri­to­rial de la po­lí­ti­ca de aten­ción y re­pa­ra­ción a víc­ti­mas.

A fi­na­les de ju­lio, el co­lec­ti­vo #No­ma­ta­rás ti­ñó al­gu­nas fuen­tes de Me­de­llín en pro­tes­ta por el in­cre­men­to de ase­si­na­tos en la ciu­dad. Es­ta ini­cia­ti­va es un es­fuer­zo con­jun­to del Gru­po de Ar­ti­cu­la­ción pa­ra la mo­lí­ti­ca de Víc­ti­mas del Con­flic­to Ar­ma­do (GAPV) del Mi­nis­te­rio del In­te­rior y la Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal pa­ra las Mi­gra­cio­nes (OIM).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.