Ba­jo fue­go

El di­rec­tor del me­dio en el que tra­ba­ja­ba Ja­vier Val­dez, el pe­rio­dis­ta me­xi­cano ase­si­na­do ha­ce unos me­ses por el car­tel de Si­na­loa, da cuen­ta de có­mo es re­por­tear en uno de los tres paí­ses más pe­li­gro­sos del mun­do pa­ra los pe­rio­dis­tas, y la his­to­ria del a

Arcadia - - ESPECIAL PERIODISMO - Is­mael Bo­jór­quez Pe­rea* Cu­lia­cán *Pe­rio­dis­ta. Di­rec­tor del se­ma­na­rio Río­do­ce.

Has­ta la muer­te de Ja­vier Val­dez, en Río­do­ce pen­sá­ba­mos que éra­mos in­mu­nes. Ha­bía­mos na­ve­ga­do es­te bar­qui­to de pa­pel du­ran­te ca­si 15 años so­lo con ras­pa­du­ras le­ves y ame­na­zas de hun­di­mien­to que no pa­sa­ron de ser sa­cu­di­das en me­dio siem­pre de un cie­lo bo­rras­co­so, por mu­chas ra­zo­nes. De he­cho fui­mos ob­je­to de bro­mas y co­men­ta­rios per­ni­cio­sos en el sen­ti­do de si ha­bía­mos pac­ta­do con los nar­cos pa­ra tra­ba­jar co­mo lo ha­cía­mos, pu­bli­can­do no­tas que na­die se atre­vía a in­ves­ti­gar.

No na­ci­mos pa­ra es­cri­bir so­bre nar­co­trá­fi­co, pe­ro no se pue­de ha­cer pe­rio­dis­mo en Si­na­loa, en­ti­dad don­de han na­ci­do y don­de se han desa­rro­lla­do los más gran­des ca­pos de las dro­gas en Mé­xi­co y aho­ra en el mun­do, sin to­par­te con el te­ma en ca­da es­qui­na.

To­da la vi­da po­lí­ti­ca y so­cial de Si­na­loa es­tá per­mea­da por el nar­co­trá­fi­co: la eco­no­mía prin­ci­pal­men­te, la agri­cul­tu­ra, la vi­da nocturna, la Igle­sia, la po­lí­ti­ca, la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca, la edu­ca­ción y la cul­tu­ra. La bi­blio­te­ca más gran­de que hay en Cu­lia­cán, por ejem­plo, y que per­te­ne­ce a la pres­ti­gia­da Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Si­na­loa, fue cons­trui­da con apor­ta­cio­nes del nar­co­tra­fi­can­te Mi­guel Fé­lix Ga­llar­do, pre­so des­de 1989, acu­sa­do de par­ti­ci­par en el cri­men del agen­te de la dea, En­ri­que Camarena.

El di­ne­ro del nar­co­trá­fi­co flu­ye en Cu­lia­cán co­mo el agua por sus tres ríos. En una de sus ca­lles se ins­pi­ra el per­so­na­je prin­ci­pal de La rei­na del sur, de Ar­tu­ro Pé­rez­re­ver­te. Te­re­sa Men­do­za em­pie­za com­pran­do dó­la­res su­cios pa­ra in­gre­sar­los a la ban­ca y ter­mi­na co­mo je­fa de un po­de­ro­so cár­tel del nar­co­trá­fi­co.

Na­ci­mos en 2003, año elec­to­ral, y des­de los pri­me­ros nú­me­ros el te­ma del nar­co­trá­fi­co gra­vi­tó en nues­tras edi­cio­nes, pues al­gu­nos can­di­da­tos es­ta­ban em­pa­ren­ta­dos con co­no­ci­dos nar­co­tra­fi­can­tes, y así lo di­ji­mos. Ja­vier Val­dez es­cri­bió, des­de el pri­mer nú­me­ro, una co­lum­na que se lla­mó Ma­la­yer­ba. Sus tex­tos es­ta­ban ba­sa­dos en he­chos de la vi­da real, siem­pre li­ga­dos al nar­co­trá­fi­co y al cri­men, pe­ro na­rra­dos con una pro­sa sin­gu­lar, que en­ca­ja­ba en lo que al­gu­nos lla­man “pe­rio­dis­mo li­te­ra­rio”.

En su quin­ta en­tre­ga de la co­lum­na, Ja­vier re­creó la tra­di­ción del nar­co­tra­fi­can­te Is­mael Zam­ba­da Gar­cía, “el Ma­yo”, en sus fies­tas de cum­plea­ños, cuan­do ofre­cía 100.000 pe­sos a la pa­re­ja de in­vi­ta­dos que más aguan­ta­ra bai­lan­do sin pa­rar. Era una com­pe­ten­cia ex­tra­va­gan­te en la que

po­co a po­co las pa­re­jas se iban re­ti­ran­do has­ta que que­da­ba la úl­ti­ma, ya des­fa­lle­cien­te.

Sa­bría­mos des­pués que su hi­jo ma­yor, Vi­cen­te Zam­ba­da Niebla, aho­ra pre­so en Es­ta­dos Uni­dos, se mo­les­tó mu­cho cuan­do le­yó la co­lum­na so­bre to­do por la irre­ve­ren­cia de ha­ber­nos me­ti­do con “el vie­jón”. Pe­ro no pa­só de ahí.

LAS GE­NE­RA­CIO­NES DEL CAOS

Siem­pre pen­sa­mos que ha­cer pe­rio­dis­mo en Si­na­loa te­nía una ven­ta­ja so­bre nues­tros co­le­gas de Ta­mau­li­pas, Ve­ra­cruz, Gue­rre­ro, Mi­choa­cán, don­de ope­ran cár­te­les o ban­das de nar­co­tra­fi­can­tes que no tie­nen la es­cue­la del cár­tel de Si­na­loa. Has­ta ha­ce una dé­ca­da, por lo me­nos, los nar­cos de es­ta tie­rra eran nar­cos “pu­ros”, pues so­lo se de­di­ca­ban al tra­sie­go de dro­gas ha­cia Es­ta­dos Uni­dos, prin­ci­pal­men­te de la ma­rihua­na que se pro­du­ce en abun­dan­cia en nues­tros va­lles y mon­tes, y de la co­caí­na que vie­ne de Co­lom­bia, Bo­li­via y Pe­rú.

Pe­ro los vie­jos li­de­raz­gos se han ve­ni­do aca­ban­do,unos por­que han muer­to,otros por­que es­tán pre­sos y los me­nos por­que vi­ven en un apa­po­cas ren­te re­ti­ro.así que la con­duc­ción de las or­ga­ni­za­cio­nes cri­mi­na­les de tra­di­ción –por lla­mar­las de al­gún mo­do– es­tá en ma­nos de hom­bres muy jó­ve­nes que se adap­ta­ron rá­pi­da­men­te a las de­man­das de un mer­ca­do mul­ti­cri­mi­nal que in­clu­ye la pro­duc­ción de dro­gas sin­té­ti­cas –bá­si­ca­men­te pa­ra pro­veer el mer­ca­do lo­cal en lo que se lla­ma el nar­co­me­nu­deo–, el robo de au­tos, la tra­ta de blan­cas, el robo de ga­so­li­na y, más allá, a ex­tor­sión y el co­bro de pi­so. Es­to ha pro­du­ci­do una ato­mi­za­ción del mun­do de­lin­cuen­cial en el país con cár­te­les de la dro­ga, pe­ro con re­glas más la­xas en cuan­to a su ac­ti­vi­dad en las ca­lles. Hay lí­de­res muy cla­ros en el cár­tel de Si­na­loa y en el cár­tel de Ja­lis­co Nue­va Ge­ne­ra­ción, las dos más gran­des or­ga­ni­za­cio­nes en Mé­xi­co con ten­tácu­los co­mer­cia­les y fi­nan­cie­ros por bue­na par­te del mun­do. Pe­ro el res­to del país es­tá en ma­nos de or­ga­ni­za­cio­nes que tie­nen man­dos por es­ta­dos y/o ciu­da­des, mu­ni­ci­pios y pue­blos, to­dos pe­lean­do por ga­ran­ti­zar el con­trol de sus pe­que­ñas par­ce­las y ex­plo­tan­do al má­xi­mo to­da cla­se de ne­go­cios ilí­ci­tos.

La úni­ca dispu­ta por li­de­raz­gos que hu­bo re­cien­te­men­te en Si­na­loa –con sus secuelas de san­gre y muer­te– aca­ba de ter­mi­nar con la aprehen­sión de Dá­ma­so Ló­pez Nú­ñez y la pos­te­rior en­tre­ga de su hi­jo, Dá­ma­so Ló­pez Se­rrano, a la dea en una ga­ri­ta de la fron­te­ra con Es­ta­dos Uni­dos.

Los Dá­ma­so les dispu­taron a los hi­jos de Joa­quín Guz­mán Loe­ra el con­trol de la or­ga­ni­za­ción que de­ja­ba el Cha­po lue­go de su aprehen­sión, pe­ro no te­nían ni

Has­ta la muer­te del pe­rio­dis­ta Ja­vier Val­dez, en Río­do­ce pen­sá­ba­mos que éra­mos in­mu­nes.

la ex­pe­rien­cia ni el di­ne­ro ni las ar­mas pa­ra ga­nar una gue­rra y fue­ron sa­ca­dos de la pis­ta.

Fue en el mar­co de esa gue­rra que ase­si­na­ron a Ja­vier Val­dez. Los hi­jos del Cha­po, Iván Ar­chi­val­do y Je­sús Al­fre­do Guz­mán Sa­la­zar, acu­sa­ron a Dá­ma­so Ló­pez, “el Li­cen­cia­do”, de ha­ber­los ata­ca­do a ba­la­zos cuan­do los ci­tó a una reunión. Lo hi­cie­ron a tra­vés de una car­ta que en­via­ron a un pres­ti­gio­so no­ti­cie­ro de ra­dio en ca­de­na na­cio­nal y Dá­ma­so res­pon­dió con una en­tre­vis­ta con­ce­di­da a Río­do­ce, cu­yas no­tas no ve­ces han te­ni­do im­pac­to na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal.

Los hi­jos del Cha­po se en­te­ra­ron de la en­tre­vis­ta y pre­sio­na­ron al pro­pio Ja­vier y a los di­rec­ti­vos pa­ra que no fue­se pu­bli­ca­da. Se les ne­gó la pe­ti­ción y lue­go pro­pu­sie­ron com­prar to­do el ti­ra­je pe­ro tam­bién re­ci­bie­ron una ne­ga­ti­va. Y en­ton­ces com­pra­ron ma­si­va­men­te los ejem­pla­res re­co­rrien­do las tien­das y ca­de­nas co­mer­cia­les don­de el se­ma­na­rio se ex­pen­de.

No re­pe­ti­mos la im­pre­sión pe­ro pu­bli­ca­mos la en­tre­vis­ta en nues­tro si­tio web y en re­des so­cia­les.

Es­to ge­ne­ró un am­bien­te de mu­cha ten­sión en Río­do­ce al gra­do que pen­sa­mos sa­car a Ja­vier de la ciu­dad. Por esos días ase­si­na­ron a Mi­ros­la­va Breach, la co­rres­pon­sal de La Jor­na­da en Chihuahua, y Ja­vier, tam­bién co­rres­pon­sal de La Jor­na­da pe­ro en Si­na­loa, fue lla­ma­do a la Ciu­dad de Mé­xi­co pa­ra ana­li­zar su si­tua­ción. Acor­da­ron que se fue­ra a tra­ba­jar a otro es­ta­do pe­ro nun­ca se con­cre­tó. Ja­vier plan­teó el te­ma an­te el Co­mi­té pa­ra la Pro­tec­ción de Pe­rio­dis­tas (cpj) y es­tos le pro­pu­sie­ron en­viar­lo a Pe­rú o a Ar­gen­ti­na, pe­ro tam­po­co es­ta me­di­da co­rrió con pron­ti­tud, so­bre to­do por­que a Ja­vier le cos­ta­ba tra­ba­jo des­pe­gar­se de su tie­rra y de su fa­mi­lia.

Has­ta que ocu­rrió la gran tra­ge­dia de que fue ase­si­na­do, no sa­be­mos por quién. Ubi­ca­mos perfectamente el con­tex­to, de eso no te­ne­mos nin­gu­na du­da, pe­ro des­co­no­ce­mos quié­nes ja­la­ron el ga­ti­llo y quién or­de­nó el cri­men.

CRÍ­ME­NES EN LA IM­PU­NI­DAD

Mé­xi­co es­tá ubi­ca­do en­tre uno de los tres paí­ses don­de más mue­ren pe­rio­dis­tas, jun­to con Si­ria e Irak. Una di­fe­ren­cia es que aque­llas son na­cio­nes en gue­rra y Mé­xi­co no. La otra es que la ma­yor par­te de las muer­tes en aque­llos paí­ses son ac­ci­den­ta­les y en el nues­tro in­du­ci­das, la ma­yo­ría son eje­cu­cio­nes, mu­chas de ellas pre­via tor­tu­ra.

Por ello el dra­ma que vi­ve el pe­rio­dis­mo es ma­yor.na­die in­ves­ti­ga­ría la muer­te de un pe­rio­dis­ta que pier­de la vi­da du­ran­te un bom­bar­deo o en el fue­go cru­za­do de dos fuer­zas re­gu­la­res, pe­ro sí el que es eje­cu­ta­do por fuer­zas os­cu­ras, co­mo la ma­yo­ría de los ca­sos que ocu­rren en Mé­xi­co. Sin em­bar­go, na­die reivin­di­ca esos crí­me­nes.

En­ton­ces, al dra­ma de la vio­len­cia que aco­sa a los pe­rio­dis­tas me­xi­ca­nos hay que agre­gar­le la im­pu­ni­dad con que se per­pe­tra un ase­si­na­to, por­que en el 99,7 % de los ca­sos, se­gún se ha do­cu­men­ta­do, los crí­me­nes no se cas­ti­gan. De es­ta for­ma se re­pro­du­ce el pro­ble­ma, por­que el que mata o man­da ma­tar a un pe­rio­dis­ta sa­be que no se­rá cas­ti­ga­do.

Se­gún los da­tos de la or­ga­ni­za­ción Ar­tícu­lo 19, al me­nos 80 pe­rio­dis­tas han si­do ase­si­na­dos de 2006 a la fe­cha, pe­ro ade­más se han re­gis­tra­do cien­tos de agre­sio­nes a pe­rio­dis­tas en to­do el país, que pue­den ser ame­na­zas e in­ti­mi­da­cio­nes pro­ve­nien­tes, en su ma­yo­ría, de al­gu­na ins­ti­tu­ción de go­bierno o de per­so­nas re­la­cio­na­das con ellas.

El go­bierno ha reac­cio­na­do tar­de y mal an­te el pro­ble­ma. En ju­lio de 2010 se creó la Fis­ca­lía Es­pe­cial pa­ra la Aten­ción de De­li­tos Co­me­ti­dos con­tra la Li­ber­tad de Ex­pre­sión (Fead­le), pe­ro los ata­ques a pe­rio­dis­tas no ce­sa­ron. Tam­po­co hu­bo una dis­mi­nu­ción en los ni­ve­les de im­pu­ni­dad.

De acuer­do a una in­ves­ti­ga­ción re­cien­te del por­tal de no­ti­cias ani­mal­po­lí­ti­co.com, que ob­tu­vo da­tos ofi­cia­les de la pro­pia Fead­le, de ju­lio de 2010 a di­ciem­bre de 2016, es­ta de­pen­den­cia re­gis­tró 798 ca­sos de agre­sio­nes con­tra pe­rio­dis­tas, de las cua­les 47 fue­ron por ase­si­na­to. La mis­ma Fead­le acep­tó que de es­te uni­ver­so so­lo tie­ne re­gis­tra­das tres sen­ten­cias con­de­na­to­rias. Es de­cir, prác­ti­ca­men­te el 100 % de los ca­sos per­ma­ne­ce im­pu­ne.

An­te la pre­sión de or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les, y con el pro­pó­si­to de brin­dar pro­tec­ción a pe­rio­dis­tas, el go­bierno fe­de­ral creó en ju­lio de 2012 la Ley pa­ra la Pro­tec­ción de Per­so­nas De­fen­so­ras de De­re­chos Hu­ma­nos y Pe­rio­dis­tas, que lle­vó a la crea­ción del Me­ca­nis­mo pa­ra la Pro­tec­ción de Per­so­nas De­fen­so­ras de De­re­chos Hu­ma­nos y Pe­rio­dis­tas.

Sin em­bar­go, ni la Fis­ca­lía ni el Me­ca­nis­mo de­tu­vie­ron la ca­ce­ría de pe­rio­dis­tas en nues­tro país. La Fis­ca­lía no tie­ne re­cur­sos pa­ra in­ves­ti­gar por­que su pre­su­pues­to es muy pe­que­ño y el Me­ca­nis­mo no ge­ne­ró ini­cia­ti­vas pa­ra pro­te­ger pe­rio­dis­tas que es­ta­ban en ries­go. So­lo en Ve­ra­cruz han ase­si­na­do a 20 pe­rio­dis­tas des­de la crea­ción del Me­ca­nis­mo.

A par­tir del ase­si­na­to de Ja­vier Val­dez y por ins­truc­cio­nes del pre­si­den­te En­ri­que Pe­ña Nie­to, el Me­ca­nis­mo or­de­nó la crea­ción de uni­da­des de aná­li­sis de ries­go en ca­da en­ti­dad de la re­pú­bli­ca, con el apo­yo de los go­bier­nos es­ta­ta­les. Se tra­ta­ría, di­cen, de detectar ca­sos de pe­li­gro y pro­te­ger a las po­si­bles víc­ti­mas. A ca­si tres me­ses de la ins­truc­ción, po­co o na­da se ha avan­za­do.

Fo­to­gra­ma del do­cu­men­tal Car­tel Land (2015), de Matt­hew Hei­ne­man, so­bre la gue­rra que se li­bra por el nar­co­trá­fi­co en Mé­xi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.