En es­ta­do de ex­cep­ción

Cen­su­ra, cie­rre de me­dios, po­co ac­ce­so a in­ter­net, ro­bos, blo­queos, ame­na­zas y pre­sio­nes a pe­rio­dis­tas. A pe­sar de to­do eso, des­de que Ni­co­lás Ma­du­ro subió al po­der ha ha­bi­do una pro­li­fe­ra­ción de nue­vos me­dios di­gi­ta­les in­de­pen­dien­tes que le si­guen la pis

Arcadia - - ESPECIAL PERIODISMO - Lau­ra He­le­na Cas­ti­llo* Ca­ra­cas *Pe­rio­dis­ta. Co­fun­da­do­ra de El Bus TV, un no­ti­cie­ro den­tro de los au­to­bu­ses de Ve­ne­zue­la.

Ha­bía apren­di­do que lo me­jor era no mi­rar­los a los ojos. Por eso siem­pre los vi del cue­llo pa­ra aba­jo”. Fa­bio­la Fe­rre­ro, fo­to­rre­por­te­ra ve­ne­zo­la­na, apren­dió que no de­bía mi­rar el ros­tro de sus asal­tan­tes. Se lo en­se­ña­ron en un taller de la Fun­da­ción Ca­ro­li­na, ha­ce unos años. El do­min­go 30 de ju­lio, un po­co an­tes del me­dio­día, lo tu­vo que po­ner en prác­ti­ca: “Es­ta­ba en la ca­lle, es­pe­ran­do la mo­to que nos ve­nía a bus­car. Sa­lí con to­dos los equi­pos pa­ra ha­cer la co­ber­tu­ra elec­to­ral y pa­só un gru­po de mo­to­ri­za­dos, al­gu­nos de ellos con el bra­za­le­te de la ban­de­ra de Ve­ne­zue­la que usa el cha­vis­mo. Le di­go a la per­so­na que es­ta­ba con­mi­go: “Es­con­de los equi­pos, son co­lec­ti­vos”. Me pu­se detrás de un ár­bol pe­ro uno de ellos nos vio y lla­mó al res­to. Nos ro­dea­ron, nos apun­ta­ron con pis­to­las y pre­gun­ta­ron pa­ra quién tra­ba­já­ba­mos. Yo no qui­se in­vo­lu­crar a nin­guno de los me­dios pa­ra los que tra­ba­jo, así que so­lo les de­cía que se lle­va­ran el bol­so, que ahí es­ta­ba to­do. Nun­ca hi­ce con­tac­to vi­sual. Lo pri­me­ro que me pi­die­ron fue el cha­le­co an­ti­ba­las”.

Fe­rre­ro iba a cu­brir pa­ra El País de Es­pa­ña la elec­ción de los cons­ti­tu­yen­tis­tas que van a mo­di­fi­car la Car­ta Mag­na ve­ne­zo­la­na, di­se­ña­da por Hu­go Chá­vez en 1999. La jor­na­da, pre­ce­di­da por más de 100 días de pro­tes­ta que han de­ja­do más de 120 fa­lle­ci­dos, fue par­ti­cu­lar­men­te ad­ver­sa pa­ra los pe­rio­dis­tas por­que el Con­se­jo Na­cio­nal Elec­to­ral de­jó a me­dios im­por­tan­tes sin acre­di­tar y prohi­bió el tra­ba­jo de los re­por­te­ros a me­nos de 500 me­tros de los cen­tros de vo­ta­ción. Fe­rre­ro ni si­quie­ra lle­gó has­ta allí. Otros sí lo lo­gra­ron y fue­ron re­ci­bi­dos a las afue­ras de un cen­tro de vo­ta­ción por fun­cio­na­rios mi­li­ta­res: “¿De dón­de son us­te­des?”, gri­ta un mi­li­tar mien­tras se acer­ca des­de le­jos. “No me gri­tes, que soy pe­rio­dis­ta”, le res­pon­de una mu­jer. “Eso no es pro­ble­ma mío”, di­ce el ofi­cial. “Ya va, es­ta­mos lle­gan­do. So­mos va­rios me­dios de co­mu­ni­ca­ción. Es­tá El Nue­vo País”, in­ten­tan ex­pli­car­le.

“¡Pár­te­le to­da mier­da! A ese me­dio no lo co­noz­co. ¡Fue­ra! Fue­ra de aquí an­tes de que te par­ta to­da mier­da. Si te veo gra­ban­do los es­co­ñe­to”.

Uno de los re­por­te­ros hi­zo la gra­ba­ción de es­te diá­lo­go ba­jo ries­go, ba­jo el cue­llo de los mi­li­ta­res, co­mo apren­dió a mi­rar Fe­rre­ro a los agre­so­res. Ese do­min­go 30 de ju­lio se com­ple­tó un círcu­lo que se em­pe­zó a di­bu­jar en abril de 2013, cuan­do, re­cién fa­lle­ci­do el pre­si­den­te Hu­go Chá­vez, Ni­co­lás Ma­du­ro ob­tu­vo una ajus­ta­da vic­to­ria pre­si­den­cial. Des­de ese mo­men­to ha li­dia­do con una pro­lon­ga­da cri­sis de go­ber­na­bi­li­dad que em­pe­zó en las pro­tes­tas de 2014, de­no­mi­na­das La Sa­li­da y por las que es­tá pre­so el di­ri­gen­te opo­si­tor Leo­pol­do Ló­pez, y en la pér­di­da de la ma­yo­ría par­la­men­ta­ria en di­ciem­bre de 2015.

De al­gu­nas si­tua­cio­nes ad­ver­sas Ma­du­ro ha sa­li­do me­jor pa­ra­do que de otras, pe­ro nin­gu­na ha he­cho tan­to da­ño a su ima­gen per­so­nal y a la de su go­bierno co­mo la que em­pe­zó el 1.o de abril de es­te año. Dos días an­tes, el Tri­bu­nal Su­pre­mo de Jus­ti­cia se ad­ju­di­có las fun­cio­nes de la Asam­blea Na­cio­nal, y den­tro y fue­ra del país se es­cu­cha­ron vo­ces ca­li­fi­cán­do­lo co­mo un au­to­gol­pe de Es­ta­do. La más so­no­ra y con más eco fue la de Lui­sa Or­te­ga Díaz, fis­cal ge­ne­ral de la re­pú­bli­ca, que lo de­fi­nió co­mo una “rup­tu­ra del hi­lo cons­ti­tu­cio­nal”, y con su de­cla­ra­ción abrió bre­cha pa­ra la en­tra­da –por pri­me­ra vez– del cha­vis­mo di­si­den­te al al­to go­bierno. Ro­to el hi­lo, se rom­pió to­do lo de­más: pa­ra in­ten­tar so­fo­car las pro­tes­tas de ca­lle, Ma­du­ro con­vo­có una Asam­blea Na­cio­nal Cons­ti­tu­yen­te (anc) con más de 70 % de la po­bla­ción en con­tra se­gún va­rias encuestas, y sin rea­li­zar an­tes un re­fe­rén­dum con­sul­ti­vo. La opo­si­ción de­ci­dió no par­ti­ci­par y, an­te la pos­tu­ra de Ma­du­ro de mantener la vo­ta­ción, 50 paí­ses la han re­cha­za­do (en­tre ellos Es­ta­dos Uni­dos, Co­lom­bia y Bra­sil). El Va­ti­cano, que so­bre el ca­so ve­ne­zo­lano opi­na en de­ci­be­les afó­ni­cos, pi­dió des­mon­tar­la. Un po­co an­tes, el go­bierno de Do­nald Trump ca­li­fi­có a Ma­du­ro de dic­ta­dor y le im­pu­so san­cio­nes in­di­vi­dua­les. Con mu­cho en con­tra, la anc se­sio­na­rá has­ta agos­to de 2019 y una de sus pri­me­ras de­ci­sio­nes fue la des­ti­tu­ción de la fis­cal Or­te­ga Díaz.

Pa­ra Fe­rre­ro, el mis­mo co­mien­zo de la ANC sig­ni­fi­có cons­ta­tar los da­ños di­rec­tos y co­la­te­ra­les de cua­tro me­ses de pro­tes­tas y de la res­pues­ta de los or­ga­nis­mos de se­gu­ri­dad:

“Al lla­mar­los pa­ra pe­dir­les ayu­da, me di cuen­ta de que to­dos mis com­pa­ñe­ros es­tán cor­tos de equi­pos. A agen­cias in­ter­na­cio­na­les im­por­tan­tes les han ro­ba­do tres y cua­tro cá­ma­ras, otras se las han da­ña­do. Una has­ta fue aplas­ta­da por una ba­lle­na de la Guar­dia Na­cio­nal. En es­te robo yo per­dí en­tre 5.000 y 6.000 dó­la­res. Aho­ra es­toy man­dan­do mon­to­nes de co­rreos pa­ra ver quién me pres­ta una cá­ma­ra pa­ra sa­lir a tra­ba­jar”.

*

“Te­ne­mos de to­do: ata­ques a nues­tros ser­vi­do­res, apun­ta­dos con ar­mas en pro­tes­tas; ata­ques fí­si­cos a nues­tros pe­rio­dis­tas; ame­na­zas de su­je­tos in­ves­ti­ga­dos; lla­ma­das de abogados, anun­cian­tes que tie­nen mie­do de ser vi­si­ta­dos por el Se­niat, el or­ga­nis­mo re­cau­da­dor de im­pues­tos”. Nel­son Eduar­do Bo­ca­ran­da es edi­tor je­fe del por­tal Run­run.es, que creó con su pa­dre, Nel­son Bo­ca­ran­da, el pe­rio­dis­ta que dio la in­for­ma­ción so­bre la en­fer­me­dad de Hu­go Chá­vez an­tes que el pro­pio pre­si­den­te. En ese me­dio di­gi­tal se reunie­ron pe­rio­dis­tas que ve­nían de dia­rios im­pre­sos. Al­gu­nos de ellos, pre­mia­dos por sus no­tas de in­ves­ti­ga­ción, de­bie­ron re­nun­ciar a sus tra­ba­jos des­pués de la ven­ta de las em­pre­sas edi­to­ria­les y el pos­te­rior cam­bio de lí­nea edi­to­rial.

La re­la­ción en­tre Ma­du­ro y los me­dios em­pe­zó a ten­sar­se al po­co tiem­po de con­ver­tir­se en

La im­plo­sión de las re­dac­cio­nes tra­di­cio­na­les pro­pi­ció la fun­da­ción de me­dios di­gi­ta­les.

pre­si­den­te. La ven­ta del ca­nal de no­ti­cias Glo­bo­vi­sión en 2013, que cam­bió su lí­nea edi­to­rial crí­ti­ca por una mu­cho más fa­vo­ra­ble a la lí­nea ofi­cial, y la de los dia­rios de cir­cu­la­ción na­cio­nal El Uni­ver­sal y Úl­ti­mas No­ti­cias mo­di­fi­ca­ron el ma­pa de las op­cio­nes in­for­ma­ti­vas del país. La im­plo­sión de esas re­dac­cio­nes, en lu­gar de de­jar un te­rreno po­sa­po­ca­líp­ti­co, pro­pi­ció la fun­da­ción de me­dios di­gi­ta­les, li­de­ra­dos por ve­te­ra­nos for­ma­dos en el pe­rio­dis­mo tra­di­cio­nal, acom­pa­ña­dos de nue­vas ge­ne­ra­cio­nes de re­por­te­ros: Ar­man­do.in­fo y Run­run.es, con acen­to en el pe­rio­dis­mo de in­ves­ti­ga­ción; El Es­tí­mu­lo, con én­fa­sis en cró­ni­cas y en­tre­vis­tas; Efec­to Co­cu­yo, de cla­ra vo­ca­ción en for­mar pe­rio­dis­tas jó­ve­nes; Cró­ni­ca Uno y El Pi­ta­zo, con én­fa­sis en el pe­rio­dis­mo co­mu­ni­ta­rio y en dar ta­lle­res de for­ma­ción de in­fo­ciu­da­da­nos; y los ca­na­les de te­le­vi­sión di­gi­tal Vi­vo Play y Ve­ne­zo­la­nos Por la In­for­ma­ción, de los po­cos que mues­tran en di­rec­to lo que su­ce­de en la ca­lle.

“Ar­man­do.in­fo for­ma­li­zó sus ope­ra­cio­nes en ju­lio de 2014 cuan­do ad­ver­ti­mos que la com­pra de los me­dios tra­di­cio­na­les por par­te de ca­pi­ta­les cha­vis­tas ha­bía abier­to una opor­tu­ni­dad pa­ra ha­cer el tra­ba­jo que siem­pre ha­bía­mos he­cho. Es­to es pe­rio­dis­mo ri­gu­ro­so, in­de­pen­dien­te en la me­di­da de lo po­si­ble y en la ace­ra con­tra­ria tan­to del go­bierno co­mo de los po­de­res fác­ti­cos. Seis me­ses an­tes, con nues­tros aho­rros y el apor­te de dos me­ce­nas, ya ha­bía­mos de­ci­di­do bus­car a una in­cu­ba­do­ra de em­pren­di­mien­tos di­gi­ta­les, lla­ma­da Ne­go­cios Di­gi­ta­les, pa­ra que nos ayu­da­ra a con­cep­tua­li­zar el si­tio y a con­ver­tir­lo en un ne­go­cio sos­te­ni­ble. Es un pro­ce­so com­pli­ca­do, ar­duo, que a ve­ces pa­re­ce inal­can­za­ble. Pe­ro es­ta­mos en­ca­mi­na­dos”, di­ce Al­fre­do Me­za, uno de los fun­da­do­res de Ar­man­do.in­fo.

La cen­su­ra de los go­bier­nos cha­vis­tas no so­lo ha si­do ejer­ci­da a tra­vés del cie­rre de me­dios, co­mo su­ce­dió en 2007 con el ca­nal Ra­dio Ca­ra­cas Te­le­vi­sión, o la pe­na­li­za­ción sin pro­ce­so ad­mi­nis­tra­ti­vo pre­vio. Tam­bién ha de­ja­do co­mo re­sul­ta­do una co­ti­dia­ni­dad in­for­ma­ti­va des­hi­la­cha­da, con pe­que­ños y pun­tua­les due­los: re­dac­cio­nes de me­dios tra­di­cio­na­les des­mem­bra­das, 40 % de la po­bla­ción sin ac­ce­so a in­ter­net –se­gún ci­fras ofi­cia­les–, una de las co­ne­xio­nes de in­ter­net más len­tas del mun­do, fal­ta de man­te­ni­mien­to de ser­vi­do­res de te­le­fo­nía di­gi­tal por la in­su­fi­cien­te li­qui­da­ción es­ta­tal de dó­la­res pre­fe­ren­cia­les, ata­ques a por­ta­les in­for­ma­ti­vos, blo­queos de páginas in­có­mo­das, ame­na­zas pú­bli­cas de al­tos fun­cio­na­rios; agre­sio­nes en las co­ber­tu­ras de mano y bo­ca de opo­si­to­res y ofi­cia­lis­tas; ade­más, el robo sin san­ción de equi­pos por par­te del ham­pa, de gru­pos ar­ma­dos que re­co­no­cen de­fen­der al go­bierno na­cio­nal o de fun­cio­na­rios, de­co­mi­sos de equi­pos que ja­más re­gre­san. Y pe­rio­dis­tas que emi­gran y tam­po­co re­gre­san.

Des­de 2015, el Ins­ti­tu­to Pren­sa y So­cie­dad de Ve­ne­zue­la ha mo­ni­to­rea­do 2.443 vio­la­cio­nes a la li­ber­tad de pren­sa (un pro­me­dio de tres al día) y 797 ca­sos de uso abu­si­vo del po­der es­ta­tal (un pro­me­dio de uno dia­rio). En­tre enero de 2005 y sep­tiem­bre de 2016, la ong re­gis­tró 50 cie­rres de es­ta­cio­nes te­le­vi­si­vas y ra­dia­les en dis­tin­tos es­ta­dos de Ve­ne­zue­la, de las cua­les se des­co­no­ce su es­ta­tus ac­tual. So­lo en 2017, la Co­mi­sión Na­cio­nal de Te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes ha or­de­na­do ce­rrar 41 emi­so­ras de ra­dio y un ca­nal de ser­vi­cio pú­bli­co. “Más de la mi­tad de es­tos ca­sos, que re­pre­sen­ta el cie­rre de 23 es­ta­cio­nes ra­dio­eléc­tri­cas, ha sa­li­do del ai­re du­ran­te el mar­co de las ma­ni­fes­ta­cio­nes ciu­da­da­nas que co­men­za­ron el pa­sa­do 1.o de abril, en un con­tex­to en el que se han con­fis­ca­do las li­ber­ta­des ciu­da­da­nas en Ve­ne­zue­la, ba­jo un De­cre­to de Es­ta­do de Ex­cep­ción”, di­ce un in­for­me de Ipys. La si­tua­ción no ha he­cho retroceder a nin­guno de los me­dios jó­ve­nes, mien­tras otros his­tó­ri­cos y de ma­yor al­can­ce, co­mo los ca­na­les Ve­ne­vi­sión y Te­le­ven, trans­mi­ten, en mu­chas oca­sio­nes, un bo­ce­to de la reali­dad.

“Hay un gra­fi­ti a unas cua­dras de la ofi­ci­na que di­ce ‘Nos qui­ta­ron tan­to, que nos qui­ta­ron has­ta el mie­do’. Ese más o me­nos es el es­pí­ri­tu del equi­po. Las reunio­nes de pau­ta son las mis­mas des­de que arran­ca­mos en Run­run.es. No hay te­mor al­guno. Es más, creo que des­pués de ca­da ata­que la re­si­lien­cia del gru­po es aún ma­yor”, di­ce Bo­ca­ran­da.

*

“Lo úni­co que me de­vol­vie­ron cuan­do me li­be­ra­ron fue el car­né de pren­sa”. A Mi­re­ya Vi­vas, tra­ba­ja­do­ra de un pe­que­ño dia­rio mu­ni­ci­pal lla­ma­do El Ha­ti­llano, la en­ce­rra­ron du­ran­te tres ho­ras en un cuar­to con res­tos de ori­nes al que le lan­za­ban bom­bas la­cri­mó­ge­nas ca­da tan­to. La de­tu­vie­ron en una mar­cha el 10 de ju­lio. Vi­vas no es pe­rio­dis­ta, pe­ro se en­car­ga de la pá­gi­na web de El Ha­ti­llano y ese día le to­có, co­mo mu­chos otros, sa­lir a re­por­tear. “To­dos he­mos te­ni­do la ne­ce­si­dad de sa­lir a la ca­lle. To­dos he­mos te­ni­do que ha­cer de to­do. Ese día sa­lí a ha­cer fotos y le pe­dí a un guar­dia que sol­ta­ra a un mu­cha­cho al que es­ta­ba gol­pean­do y ca­si lo iba a ma­tar. Lo sol­tó y, al ver que se es­ca­pó, me aga­rró a mí. ‘Yo soy pren­sa’, le di­je. ‘A mí no me im­por­ta’, me res­pon­dió. Me aga­rra­ron por el ca­be­llo y me arras­tra­ron. Más ade­lan­te me es­po­sa­ron y me re­clu­ye­ron en un edi­fi­cio de Pdv­sa”.

Vi­vas re­cuer­da que le po­nían pol­vo de la­cri­mó­ge­nas en la bo­ca y le echa­ban agua pa­ra que le ar­die­ra. Tam­bién, que al sa­lir des­pués de que la Al­cal­día de El Ha­ti­llo in­ter­ce­die­ra por ella, el su­pe­rior de los mi­li­ta­res la lla­mó pa­ra de­vol­ver­le su acre­di­ta­ción de pe­rio­dis­ta. El cas­co, la más­ca­ra an­ti­gás, la cá­ma­ra, el ce­lu­lar y las lla­ves ja­más se los de­vol­vie­ron.

En las pro­tes­tas de abril –que ya van por agos­to–, el cha­vis­mo mos­tró su ca­ra más im­pla­ca­ble y vio­la­to­ria del mar­co le­gal en re­la­ción con los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, acu­sa­dos fre­cuen­te­men­te por Chá­vez y Ma­du­ro de li­de­rar cam­pa­ñas gol­pis­tas y de se­guir agen­das dic­ta­das des­de el “im­pe­rio nor­te­ame­ri­cano”. An­tes, sin em­bar­go, ya ha­bía da­do mues­tras de ex­cen­tri­ci­dad: en ma­yo de 2009, el go­bierno de Ve­ne­zue­la qui­so cen­su­rar has­ta a la tie­rra. Esa ma­dru­ga­da, a los ca­ra­que­ños los des­per­tó un sis­mo y en el ca­nal Glo­bo­vi­sión, que aún no ha­bía si­do ven­di­do, bus­ca­ron la in­for­ma­ción en el ser­vi­cio geo­ló­gi­co de Es­ta­dos Uni­dos por­que la ins­ti­tu­ción del Es­ta­do ve­ne­zo­lano en­car­ga­da de re­por­tar el tem­blor no lo ha­bía he­cho. Va­rios mi­nis­tros de­cla­ra­ron que el ca­nal de­bía ser mul­ta­do. Me­ses des­pués, un sá­ba­do de llu­via, ocu­rrió otro sis­mo y la pe­rio­dis­ta que es­ta­ba al ai­re so­lo pu­do bal­bu­cear, mien­tras to­do se mo­vía, que tal vez tem­bla­ba. El go­bierno no que­ría que se in­for­ma­ra que el pi­so se mo­vía. To­da­vía no lo quie­re.

Sien­do mi­nis­tro de Co­mu­ni­ca­ción de Chá­vez, An­drés Iza­rra anun­ció que el go­bierno bus­ca­ba con­for­mar una “he­ge­mo­nía co­mu­ni­ca­cio­nal”. Du­ran­te un tiem­po lo lo­gró gra­cias a un te­ji­do de me­dios pú­bli­cos que “ba­ja­ba” la lí­nea ofi­cial dic­ta­da por Hu­go Chá­vez, pe­ro las co­sas pa­re­cen ha­ber cam­bia­do. El pe­rio­dis­ta Al­fre­do Me­za ex­pli­ca: “El ré­gi­men lo­gró anu­lar a los me­dios tra­di­cio­na­les, pe­ro no ha lo­gra­do do­ble­gar a los pe­rio­dis­tas ve­ne­zo­la­nos y a sus em­pren­di­mien­tos. Cuan­do Iza­rra re­ve­ló esa idea no to­mó en cuen­ta la de­ri­va que ten­drían esos mis­mos me­dios en in­ter­net y en las re­des so­cia­les. No po­día pre­ver­lo y qui­zá no­so­tros tam­po­co. Me gus­ta pen­sar que ese va­ti­ci­nio de muer­te fue un aci­ca­te más en la aven­tu­ra de ser pe­rio­dis­tas y edi­to­res. Pa­ra su desgracia, y pa­ra nues­tra for­tu­na, los me­dios sur­gi­dos lue­go de 2013 im­pi­die­ron que se con­cre­ta­ra ese plan per­ver­so”.

Un ca­ma­ró­gra­fo in­ten­ta fil­mar a un sol­da­do ar­ma­do con un ca­ñón de ti­ro mien­tras la po­li­cía dis­per­sa a los ma­ni­fes­tan­tes en una pro­tes­ta en Ca­ra­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.