Diez años de qui­ro­man­cia li­te­ra­ria en el Gim­na­sio Mo­derno

Arcadia - - LITERATURA - Fe­de­ri­co Díaz-gra­na­dos* Bo­go­tá *Poe­ta y ges­tor cul­tu­ral. Ac­tual­men­te es pro­fe­sor del co­legio Gim­na­sio Mo­derno.

El Gim­na­sio Mo­derno ha si­do un cen­tro de las hu­ma­ni­da­des y las le­tras.

Des­de el mo­men­to en que co­lo­ca­ron la pri­me­ra pie­dra, sus fun­da­do­res fue­ron cons­cien­tes de que el des­tino de es­te co­legio iba ata­do a una tra­di­ción de cul­tu­ra y de li­bros. Don Agus­tín Nie­to Ca­ba­lle­ro de­jó tes­ti­mo­nio del pa­pel del li­bro en nues­tro tiem­po cuan­do es­cri­bió en

Una es­cue­la (1966): “To­dos es­ta­mos cons­cien­tes de que la bi­blio­te­ca no es un or­na­to de la es­cue­la, ni un de­pó­si­to de li­bros, sino un te­so­ro vi­vo del sa­ber en don­de ca­da to­mo guar­da un men­sa­je es­pe­cial. Es­tas obras son un in­cen­ti­vo pa­ra la in­ves­ti­ga­ción y el es­tu­dio. Te­ne­mos em­pe­ño en crear en nues­tros dis­cí­pu­los el há­bi­to de la lec­tu­ra, por­que sa­be­mos que si en la edad ju­ve­nil no se le to­ma ca­ri­ño se­rá di­fí­cil que más lue­go pue­da des­per­tar­se es­ta afi­ción”.

Por eso no du­do en afir­mar que, gra­cias a es­te ta­lan­te de sus fun­da­do­res, el Gim­na­sio ha em­pren­di­do gran­des es­fuer­zos pa­ra pro­mo­ver la cul­tu­ra y las cien­cias, y pa­ra ser, más que un co­legio, un cen­tro cul­tu­ral de la ciu­dad que al­ber­ga to­dos los días even­tos, con­fe­ren­cias, re­ci­ta­les, conciertos, ex­po­si­cio­nes.

El Gim­na­sio ha en­ten­di­do la cul­tu­ra co­mo un es­pa­cio de en­cuen­tro en­tre los es­tu­dian­tes y la so­cie­dad en­te­ra. De esa tra­di­ción sur­gió la idea del Fes­ti­val Las Lí­neas de su Mano. Con el apo­yo ini­cial de Juan Car­los Ba­yo­na Var­gas y el pos­te­rior res­pal­do irres­tric­to del rec­tor Víc­tor Al­ber­to Gó­mez Cus­nir, es­te even­to ha cre­ci­do en el ám­bi­to dia­rio de nues­tro co­legio. Na­ció pa­ra re­co­ger las in­quie­tu­des de nues­tros alum­nos y pro­fe­so­res des­pués de cla­se, en las jor­na­das de lec­tu­ra en el au­la, y se creó co­mo un mo­tor pa­ra la pro­mo­ción de la lec­tu­ra en Bo­go­tá.

Por esos días, el es­cri­tor Gon­za­lo Ma­lla­rino Fló­rez y yo nos pre­gun­tá­ba­mos por qué den­tro del Gim­na­sio no po­día­mos ha­cer un en­cuen­tro de es­cri­to­res di­fe­ren­te a los que se ha­cen co­mún­men­te en nues­tra ciu­dad. Un en­cuen­tro li­te­ra­rio que po­si­bi­li­ta­ra un acer­ca­mien­to en­tre au­to­res y lec­to­res, que nos per­mi­tie­ra ir for­man­do un pú­bli­co con cri­te­rio crí­ti­co, que se lle­va­ra a ca­bo en la vi­da es­co­lar y que fue­ra abier­to al pú­bli­co, gra­tui­to e in­clu­yen­te. En fin, un en­cuen­tro en el que au­to­res, lec­to­res, es­tu­dian­tes y pro­fe­so­res pu­dié­ra­mos ser par­tí­ci­pes de una ver­da­de­ra fies­ta de la pa­la­bra y de los li­bros.

Hoy es sa­tis­fac­to­rio pa­ra no­so­tros sa­ber que ese fes­ti­val so­ña­do ha­ce una dé­ca­da ha­ce par­te del ima­gi­na­rio de mu­chos ciu­da­da­nos que ya lo con­si­de­ran un bien cul­tu­ral y un re­fe­ren­te li­te­ra­rio de Bo­go­tá. Por esos días, Gon­za­lo leía Gua­te­ma­la: las lí­neas de su mano, del poe­ta gua­te­mal­te­co Luis Car­do­za y Ara­gón. Allí es­ta­ba el nom­bre bus­ca­do y pen­sa­do du­ran­te va­rias se­ma­nas pa­ra ese fes­ti­val en el que los lec­to­res ejer­ce­rían una suer­te de qui­ro­man­cia que in­da­ga­ra por los sig­nos y las cla­ves de las obras de des­ta­ca­dos au­to­res, y los re­ve­la­ran de ma­ne­ra ame­na y fa­mi­liar a un am­plio pú­bli­co.

En 2014 ce­rra­mos la ur­na “vue­lo al bi­cen­te­na­rio”, que se abri­rá el 18 de mar­zo de 2114, cuan­do el Gim­na­sio cum­pla 200 años. De­ja­mos allí tes­ti­mo­nios, ma­te­ria­les, au­dios, vi­deos y li­bros fir­ma­dos por al­gu­nos de los au­to­res que han pa­sa­do por Las Lí­neas de su Mano, pa­ra que las ge­ne­ra­cio­nes del fu­tu­ro sepan que al­gu­nos au­to­res que pa­ra en­ton­ces se­rán clá­si­cos, co­mo Al­mu­de­na Gran­des, Cla­ri­bel Ale­gría, Ra­fael Ca­de­nas, Luis Gar­cía Mon­te­ro, Eduar­do Li­zal­de, Paul Mul­doon, Yu­sef Ko­mun­ya­kaa, Gio­van­ni Ques­sep, Ma­rio Ri­ve­ro, Hu­go Mu­ji­ca,

Cla­ra Usón, Li­lia­na He­ker,

Juan Clau­dio Le­chín, Eduar­do Chi­ri­nos, Raúl Zu­ri­ta y Gio­con­da Be­lli, pa­sea­ron por es­tos pi­nos y nos re­cor­da­ron que la poe­sía siem­pre ha­bló por to­dos, les mi­dió el pul­so a los idio­mas y nos re­cor­dó nues­tra fu­ga­ci­dad y, a la vez, nues­tra per­ma­nen­cia en la tie­rra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.