AFERRAR UN MUN­DO

Me­dio sol ama­ri­llo Chi­ma­nan­da Ngo­zi Adi­chie Ran­dom Hou­se | 542 páginas | $35.000

Arcadia - - RESEÑAS -

Jo­sé Alejandro Lon­do­ño

N“os es­tán ma­tan­do co­mo hor­mi­gas, oyes,

co­mo hor­mi­gas”. Ri­chard Chur­chill –in­glés, ru­bio y ojia­zul– de­ci­dió ti­tu­lar el li­bro que es­cri­bía El mun­do guar­dó si­len­cio cuan­do mo­ri­mos. An­tes de em­pe­zar a es­cri­bir­lo, un se­ñor, en al­gún pue­blo, le di­jo: “Pa­pá de­cía que creía que us­ted era uno de esos blan­cos que sa­ben más de nues­tra cul­tu­ra que no­so­tros”. Fue jus­to an­tes de la gue­rra que li­bra­ron Ni­ge­ria y Bia­fra, don­de se es­ti­ma que mu­rie­ron más de un mi­llón de per­so­nas en­tre 1967 y 1970. Du­ran­te la gue­rra, él fue un afor­tu­na­do del ban­do más de­san­gra­do, el ig­bo. ¿Có­mo no iba a te­ner suer­te sien­do blan­co?

A Ni­ge­ria y Bia­fra ve­nían pe­rio­dis­tas de Ti­me, el He­rald y la BBC, e in­for­man­tes de la em­ba­ja­da de Es­ta­dos Uni­dos. En los cam­pos de re­fu­gia­dos, pre­ca­rios y es­tro­pea­dos por me­tra­lla y explosiones del cie­lo, era di­fí­cil dis­tin­guir un ca­dá­ver de un mo­ri­bun­do. Olía a car­ne pu­tre­fac­ta por do­quier. La des­nu­tri­ción era tal que la piel se le pe­ga­ba en los hue­sos a la gen­te. Ca­da día hu­bo en­tie­rros. El Reino Uni­do tu­vo la res­pon­sa­bi­li­dad de la inope­ran­cia de la Cruz Ro­ja y la ayu­da hu­ma­ni­ta­ria. El Reino Uni­do ven­día ar­mas a los ni­ge­ria­nos a pe­sar de los abu­sos. Los me­dios in­ter­na­cio­na­les cul­pa­ban a los ig­bo, diz­que por in­ci­vi­li­za­dos y tri­ba­lis­tas, del ge­no­ci­dio del que fue­ron víc­ti­mas. Hu­bo más rui­do cuan­do ma­ta­ron a un ita­liano pe­tro­le­ro.

¿Qué de­cir del te­mor y el do­lor in­nom­bra­bles de los mi­les de ne­gros? “Ri­chard es­cri­bi­ría de ello, la re­gla del pe­rio­dis­mo occidental: cien muer­tos ne­gros equi­va­len a un blan­co muer­to”. Ri­chard re­co­no­ce sus pri­vi­le­gios y que su pér­di­da no es co­mo la de Uk­wu, un ne­gro em­plea­do de Olan­na y Ode­nig­bo, sus cu­ña­dos. El mun­do guar­dó si­len­cio cuan­do mo­ri­mos se es­cri­bi­ría al fi­nal por Uk­wu, quien pre­gun­ta­ría “¿có­mo se pue­den sa­ber los ver­da­de­ros sen­ti­mien­tos de aque­llos que no tie­nen voz?”. Ri­chard no sin­tió ver­dad en su es­cri­tu­ra. Uk­wu sí. Me­dio sol ama­ri­llo, de Chi­ma­nan­da Ngo­zi Adi­chie, es el li­bro en el que se cuen­ta esa his­to­ria.

Ngo­zi Adi­chie es una de las es­cri­to­ras ni­ge­ria­nas con más fuer­za, y una de las más leí­das y ce­le­bra­das in­ter­na­cio­nal­men­te. En­tre sus li­bros más po­pu­la­res es­tán el en­sa­yo To­dos de­be­ría­mos ser fe­mi­nis­tas y la no­ve­la Ame­ri­ca­nah. El sim­bo­lis­mo del me­dio sol ama­ri­llo de la ban­de­ra de Bia­fra da ori­gen al nom­bre de es­ta, su se­gun­da no­ve­la de cua­tro. Quie­nes le­ye­ron sus otros li­bros no se de­cep­cio­na­rán.

Es en la es­ca­sez, en la ne­ce­si­dad de mo­ver­se de un pue­blo a otro por los des­di­bu­ja­mien­tos fron­te­ri­zos, en la bús­que­da de des­apa­re­ci­dos y el atra­gan­ta­mien­to de sue­ños irrea­les que la no­ve­la ocu­rre. La in­con­di­cio­na­li­dad y la for­ta­le­za de mu­chas mu­je­res ha­cen que la exis­ten­cia no aca­be de des­mem­brar­se. Tal vez lo más pro­fun­do de la no­ve­la son pre­ci­sa­men­te esas ex­pe­rien­cias de quie­nes no com­ba­tían en las trin­che­ras, pe­ro sí ha­cían to­do lo po­si­ble por que las con­se­cuen­cias de la gue­rra no arre­ba­ta­ran a la vi­da del tiem­po y el es­pa­cio. Ha­bía que mantener las ca­sas en pie, evi­tar el re­clu­ta­mien­to de los jó­ve­nes, tra­tar a los en­fer­mos, pre­pa­rar la co­mi­da, ha­cer mer­ca­do, en­se­ñar a es­cri­bir, tra­ba­jar, ob­te­ner di­ne­ro, con­tar la his­to­ria de las pér­di­das, ayu­dar a otros y en­te­rrar a los muer­tos, así fue­ra en ataú­des va­cíos. En me­dio de la gue­rra y de las es­truc­tu­ras ma­chis­tas, las mu­je­res pre­pa­ran el fu­tu­ro y con­si­guen aferrar los días de Bia­fra a un mun­do, que, a pe­sar de to­do, no aca­ba.

Chi­ma­nan­da Ngo­zi Adi­chie

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.