UNA FI­GU­RA TRÁ­GI­CA

El odio a la poe­sía Ben Ler­ner Alp­ha De­cay | 96 páginas | $60.000

Arcadia - - RESEÑAS -

Jes­se Tan­gen-mills

A“mí tam­bién me des­agra­da: hay co­sas más

im­por­tan­tes que es­ta frus­le­ría”, así co­mien­za “Poe­sía” de Ma­rian­ne Moo­re. Frase con la cual es­tá de acuer­do Ben Ler­ner, no­ve­lis­ta y poe­ta. Su li­bro El odio a la poe­sía tra­ta esa pa­ra­do­ja poé­ti­ca: ser poe­ta y a la vez odiar la poe­sía. Se pue­de con­si­de­rar una tra­di­ción es­ta­dou­ni­den­se, el si­mul­tá­neo des­dén y la pa­sión por el ver­so, co­mo lo ejem­pli­fi­can, en­tre otros, Frank O’ha­ra, quien com­pa­ró la poe­sía con ali­men­tar a la fuer­za.

¿Pe­ro có­mo re­no­var una for­ma tan an­ti­gua sin que pier­da su esen­cia? La res­pues­ta a esa pre­gun­ta ha to­ma­do va­rias for­mas en Es­ta­dos Uni­dos. Una de las más re­cien­tes y po­lé­mi­cas con­tri­bu­cio­nes se ti­tu­la “Poetry Slam: Or, The De­cli­ne of Ame­ri­can Ver­se”.

En es­te en­sa­yo, el crí­ti­co Mark Ed­mund­son sos­tie­ne que la poe­sía es­ta­dou­ni­den­se ya ha per­di­do su am­bi­ción y, por en­de, su rol en el dis­cur­so na­cio­nal. Se­gún él, la poe­sía es­ta­dou­ni­den­se de hoy ha caí­do le­jos del ápi­ce del mag­num opus Ho­jas de hier­ba de Walt Whit­man. La poe­sía con­tem­po­rá­nea ya no ha­bla por to­dos. Ler­ner cri­ti­ca as­tu­ta­men­te a es­tos “nos­tál­gi­cos” por ig­no­rar que Whit­man acep­tó la im­po­si­bi­li­dad de “[Ser] el poe­ta de los es­cla­vos, y de los amos de los es­cla­vos”, por no men­cio­nar que no al­can­zó un gran nú­me­ro de lec­to­res has­ta el fin de su vi­da des­pués de re­dac­tar va­rias ver­sio­nes pa­ra que su li­bro fue­se más ac­ce­si­ble.

Pe­ro aquí es don­de Ler­ner en­cuen­tra más profundidad so­bre la im­po­si­bi­li­dad de la poe­sía en sí. Qui­zás es más co­no­ci­do co­mo es­cri­tor por sus no­ve­las Sa­lien­do de la es­ta­ción de Ato­cha y 10:04, pe­ro se ha de­di­ca­do a la poe­sía des­de jo­ven. De he­cho, sus pri­me­ros li­bros fue­ron de ver­sos. Ler­ner na­rra su ex­pe­rien­cia ab­sur­da de pro­cla­mar­se un poe­ta hoy en día: “¿Un poe­ta pu­bli­ca­do? Y cuan­do les di­ces que sí, que eres un poe­ta pu­bli­ca­do, pa­re­cen al me­nos va­ga­men­te im­pre­sio­na­dos. ¿Por qué? No es pre­ci­sa­men­te por­que ellos, o al­guien que ellos co­noz­can, lean re­vis­tas de poe­sía. Y aun así, hay al­go pro­fun­da­men­te jus­to, creo yo, acer­ca de es­te in­te­rés ins­tin­ti­vo ha­cia la pu­bli­ci­dad. To­do el mun­do pue­de es­cri­bir un poe­ma. Pe­ro ¿ha si­do tu poe­sía la des­ti­la­ción de tu yo más in­te­rior, con­si­de­ra­da au­tén­ti­ca e in­te­li­gi­ble por los de­más?”.

Pa­ra Ler­ner la du­da so­bre la exis­ten­cia del poe­ta re­fle­ja nues­tra am­bi­güe­dad so­bre la poe­sía. Por un la­do, la poe­sía de­be iden­ti­fi­car­se con to­dos. Por el otro, la poe­sía tie­ne que ser au­tén­ti­ca y per­so­nal. Es im­po­si­ble. El poe­ta fra­ca­sa an­tes de es­cri­bir un ver­so. Y con­clu­ye: “El poe­ta siem­pre es una fi­gu­ra trá­gi­ca. El poe­ma es siem­pre un ré­cord de fa­llar”.

Es­te en­sa­yo es una con­ver­sa­ción so­bre el rol de la poe­sía glo­bal de hoy, lo cual po­dría ser­le in­clu­so útil a es­ta. La de­ci­sión de la edi­to­rial es­pa­ño­la Alp­ha De­cay de pu­bli­car es­te li­bro, ori­gi­nal­men­te di­ri­gi­do al pú­bli­co es­ta­dou­ni­den­se, da pie a nue­vas in­ter­pre­ta­cio­nes. Aun­que a ve­ces pa­re­ce­ría que Ler­ner tie­ne que es­for­zar­se pa­ra ha­blar so­lo de la poe­sía es­ta­dou­ni­den­se, sin men­cio­nar poe­tas in­flu­yen­tes co­mo Art­hur Rim­baud o Pa­blo Ne­ru­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.