UN AGU­JE­RO EN EL TIEM­PO

El ab­so­lu­to Da­niel Gue­bel Pen­guin Ran­dom Hou­se | 560 páginas | $54.000

Arcadia - - RESEÑAS -

Án­ge­la Mar­tin Lai­ton

El enig­ma sur­gió una tar­de a sus 17 años mien­tras es­cu­cha­ba el dis­co en el que Vla­di­mir Ho­ro­witz in­ter­pre­tó las com­po­si­cio­nes de Scria­bin. En la con­tra­ta­pa es­ta­ban fi­ja­das dos pre­gun­tas acu­cio­sas de Stra­vinsky: ¿Quién es Scria­bin? ¿Quié­nes son sus antepasados? La du­da ma­lin­ten­cio­na­da de Stra­vinsky fue un dis­pa­ra­dor, una lla­ma de ac­ción len­ta que lle­vó al ar­gen­tino Da­niel Gue­bel a es­cri­bir 30 años más tar­de El ab­so­lu­to.

Tar­dó sie­te años en es­cri­bir­la y otros sie­te en pu­bli­car­la. Pa­ra to­dos era un enig­ma por qué no ha­bía de­ci­di­do que esa obra vie­ra la luz, cuál era el mis­te­rio que la co­bi­ja­ba. To­do se de­ve­ló en 2009, cuan­do la ter­mi­nó. Da­niel Gue­bel se ha­bía aven­tu­ra­do a con­ju­gar de­li­ran­te­men­te la his­to­ria y la fic­ción a tra­vés de las ge­ne­ra­cio­nes de la fa­mi­lia De­lius­kin. La no­ve­la tie­ne seis par­tes que sur­gen des­de aque­lla pre­gun­ta que hi­zo Igor Stra­vinsky acer­ca del ori­gen del com­po­si­tor Ale­xan­der Scria­bin. Cuen­ta Gue­bel que esa in­ves­ti­ga­ción lo lle­vó a co­no­cer la ra­zón del en­fa­do: a la ma­dre de Stra­vinsky no le gus­ta­ba la obra de su hi­jo por­que era fa­ná­ti­ca de Scria­bin. Ese ve­ri­cue­to freu­diano lle­vó a que el es­cri­tor cons­tru­ye­ra una ge­nea­lo­gía ima­gi­na­ria co­mo res­pues­ta a la frus­tra­ción de Stra­vinsky.

El li­bro em­pie­za con la úni­ca mu­jer vi­si­ble, la na­rra­do­ra, quien se da a la ta­rea de re­cons­truir su his­to­ria fa­mi­liar des­de la vi­da de su ta­ta­ra­bue­lo, un me­ga­ló­mano que se abu­rre acom­pa­ñan­do a su pa­dre a des­en­te­rrar ma­muts en el frío po­lar. Es­ta fa­mi­lia de hom­bres bri­llan­tes cam­bió el cur­so de las ar­tes, la po­lí­ti­ca y la his­to­ria en bús­que­da de al­go que tras­cen­die­ra su pro­pia vi­da. En pa­la­bras de la na­rra­do­ra, “una fa­mi­lia de lo­cos que pa­ga­ron el pre­cio de la de­men­cia pa­ra as­cen­der a los cie­los de los ge­nios”. Y aun­que Gue­bel enfatiza en ese pre­cio con his­to­rias de fra­ca­sos y des­ven­tu­ras, nun­ca du­da de la gran­de­za de sus per­so­na­jes, por­que no ha­bría for­ma de cam­biar la his­to­ria sin ha­ber fra­ca­sa­do mu­chas ve­ces.

La sa­ga fa­mi­liar de los De­lius­kin se re­mon­ta al si­glo xviii y ter­mi­na en el xx. Ini­cia con la his­to­ria de Fran­ti­sek, un com­po­si­tor ex­cén­tri­co y li­ber­tino que ha­ce su obra a par­tir de los so­ni­dos del coi­to fe­me­nino: un in­men­so poe­ma mu­sical eró­ti­co. An­drei, su hi­jo, cam­bia el cur­so de la his­to­ria al de­jar co­men­ta­rios en la obra de San Ig­na­cio de Lo­yo­la, que años des­pués en­con­tró el mis­mo Le­nin y fue­ron se­mi­lla del pro­ce­so re­vo­lu­cio­na­rio so­vié­ti­co. La his­to­ria con­ti­núa con Esaú, un idea­lis­ta con sue­ños sub­ver­si­vos que de­ja co­mo le­ga­do el tea­tro de la re­vo­lu­ción. Tie­ne dos hi­jos, Ale­xan­der Scria­bin y Sebastián De­lius­kin, ge­me­los se­pa­ra­dos al na­cer. El pri­me­ro es un com­po­si­tor de ta­lla mun­dial y el se­gun­do, un fra­ca­sa­do pia­nis­ta de una pro­vin­cia ar­gen­ti­na. Por úl­ti­mo es­tá Ale­jan­dra De­lius­kin con su hi­jo Sebastián, quie­nes son los en­car­ga­dos de na­rrar la tor­tu­ra in­trín­se­ca al bri­llo de la ge­nia­li­dad. De prin­ci­pio a fin, la no­ve­la es­tá atra­ve­sa­da por la obra má­xi­ma de Scria­bin, el Mys­te­rium, y al fi­nal de­ja abier­ta la puerta pa­ra la pro­fe­cía scria­bi­nia­na: qui­zás a puer­tas del Hi­ma­la­ya al­guien con­cer­tó esa gran obra con la que so­bre­vino el fin del mun­do. Des­pués so­lo que­da la gran­de­za de Gue­bel, quien, me­dian­te la no­ve­la que so­ñó co­mo su ópe­ra pri­ma lo­gró vis­lum­brar el ar­te co­mo in­fi­ni­to, de tiem­po ab­so­lu­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.