ASE­SI­NOS POR NATURALEZA

Arcadia - - CRÍTICA LIBROS - Mau­ri­cio Sáenz

Los ru­mo­res co­men­za­ron pron­to, y eran ate­rra­do­res: ha­bla­ban de cen­te­na­res de muer­tos en po­bla­dos re­mo­tos de la pro­vin­cia de Mo­ra­zán, en El Sal­va­dor. Los he­chos co­men­za­ron en El Mo­zo­te des­pués del me­dio­día del jue­ves 10 de di­ciem­bre de 1982. Cen­te­na­res de re­fu­gia­dos de otras zo­nas con­si­de­ra­das me­nos se­gu­ras ati­bo­rra­ban el lu­gar, cuan­do sintieron el es­truen­do de los he­li­cóp­te­ros que ate­rri­za­ban muy cer­ca de allí.

Y cuan­do en la ma­dru­ga­da del sá­ba­do los sol­da­dos del ba­ta­llón Ata­catl ter­mi­na­ron su or­gía de vio­len­cia, más de 700 per­so­nas de to­das las eda­des, des­de un be­bé de dos días has­ta una pa­re­ja cen­te­na­ria, ya­cían muer­tas. Acu­chi­lla­das, ame­tra­lla­das, que­ma­das, vio­la­das, aban­do­na­das a mo­rir len­ta­men­te en el char­co de su pro­pia san­gre. Mu­rie­ron pa­ra pa­gar un úni­co pe­ca­do: vi­vir en una re­gión que el Ejér­ci­to sal­va­do­re­ño con­si­de­ra­ba alia­da de los gue­rri­lle­ros del Fren­te Fa­ra­bun­do Mar­tí de Li­be­ra­ción Na­cio­nal, (fmln).

De eso tra­ta Ma­sa­cre: la gue­rra su­cia en El Sal­va­dor, lan­za­do en Co­lom­bia por la edi­to­rial Mal­pa­so. Es una ver­sión del ex­tra­or­di­na­rio reportaje es­cri­to por el nor­te­ame­ri­cano Mark Dan­ner y pu­bli­ca­do en 1993 por The New Yor­ker, que por se­gun­da vez en su his­to­ria de­di­ca­ba su edi­ción en­te­ra a un so­lo tex­to. Y con­tie­ne ade­más una am­plia com­pi­la­ción de do­cu­men­tos so­bre el ca­so, in­clui­das va­rias pie­zas pe­rio­dís­ti­cas es­cri­tas en los me­ses si­guien­tes.

Dan­ner via­jó a la re­gión en 1992, es de­cir on­ce años des­pués, cuan­do el asun­to ha­bía re­gre­sa­do a la aten­ción in­ter­na­cio­nal tras la fir­ma del acuer­do pa­ra ter­mi­nar la gue­rra ci­vil. Uno de sus pun­tos or­de­na­ba es­cla­re­cer la ver­dad de lo su­ce­di­do, lo que per­mi­tió la lle­ga­da del equi­po ar­gen­tino de an­tro­po­lo­gía fo­ren­se. Ba­sa­do en los des­cu­bri­mien­tos de es­ta, y en el tes­ti­mo­nio de al­gu­nos so­bre­vi­vien­tes, Dan­ner de­di­ca la pri­me­ra par­te del li­bro a des­cri­bir el ho­rror que vi­vie­ron las víc­ti­mas. Pe­ro no to­do lo que cuen­ta es nue­vo.

De he­cho, ca­si to­das las atro­ci­da­des ya ha­bían sa­li­do a la luz po­co des­pués, el 27 de enero de 1983, en las pri­me­ras páginas de los dia­rios más im­por­tan­tes de Es­ta­dos Uni­dos. Pri­me­ro lle­gó al lu­gar de los he­chos Ray­mond Bon­ner, de The New York Ti­mes, y po­co des­pués lo hi­zo Al­ma Gui­ller­mo­prie­to, de The Was­hing­ton Post, y am­bos coin­ci­die­ron en de­nun­ciar que allí no ha­bía te­ni­do lu­gar un com­ba­te, co­mo de­cían el go­bierno y la em­ba­ja­da nor­te­ame­ri­ca­na, sino una ma­tan­za pu­ra y sim­ple de ci­vi­les; una ma­sa­cre co­me­ti­da por los sol­da­dos del Ata­catl, y su fa­ná­ti­co co­man­dan­te, el co­ro­nel Do­min­go Mon­te­rro­sa, alum­nos aven­ta­ja­dos de la in­fa­me Es­cue­la de las Amé­ri­cas.

En otras cir­cuns­tan­cias, esos re­por­ta­jes ha­brían te­ni­do efec­tos de­mo­le­do­res en la po­lí­ti­ca nor­te­ame­ri­ca­na. Pe­ro co­rrían los años pos­te­rio­res a la de­rro­ta en Viet­nam, y ni la Ca­sa Blan­ca ni el Ca­pi­to­lio que­rían pa­sar a la his­to­ria co­mo los que ‘per­die­ron’ El Sal­va­dor, otra ficha en la Gue­rra Fría. Por eso Dan­ner de­di­ca la se­gun­da par­te del li­bro, tal vez la más im­por­tan­te, a de­mos­trar que el go­bierno, cons­cien­te de que fi­nan­cia­ba y en­tre­na­ba un ejér­ci­to de ase­si­nos, de­ci­dió ne­gar la ve­ra­ci­dad de los re­por­ta­jes y acu­sar a los pe­rio­dis­tas de for­mar par­te de una cons­pi­ra­ción pro­co­mu­nis­ta. De he­cho, al día si­guien­te de las pu­bli­ca­cio­nes, Rea­gan cer­ti­fi­có que el go­bierno de Jo­sé Napoleón Duar­te res­pe­ta­ba los de­re­chos hu­ma­nos, y el Con­gre­so no tu­vo in­con­ve­nien­te en apro­bar la con­ti­nui­dad del apo­yo mi­li­tar al ré­gi­men. La tra­ge­dia que­dó por lar­go tiem­po se­pul­ta­da en la in­di­fe­ren­cia.

Hoy el mun­do se en­fren­ta a una era en la que al­gu­nos go­ber­nan­tes in­ten­tan opa­car la reali­dad con men­ti­ras dis­fra­za­das de “ver­da­des al­ter­na­ti­vas”. Por eso re­sul­ta tran­qui­li­za­dor que en es­te ca­so, aun­que tu­vie­ron que pa­sar mu­chos años, los he­chos de­nun­cia­dos por los me­dios que­da­ron al des­cu­bier­to, los pe­rio­dis­tas de­nun­cian­tes fue­ron reivin­di­ca­dos y las víc­ti­mas, al me­nos, sa­ca­das pa­ra siem­pre del ol­vi­do.

Ma­sa­cre. La gue­rra su­cia en El Sal­va­dor

Mark Dan­ner Edi­to­rial Mal­pa­so $77.000

329 páginas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.