UNA ES­CRI­TU­RA EN­TRE MURMULLOS

Arcadia - - CRÍTICA LIBROS - Ca­mi­lo Ho­yos

Mar­ga­ri­ta Gar­cía Ro­ba­yo es ya, sin lu­gar a du­das, una de las vo­ces na­rra­ti­vas más im­por­tan­tes. Na­ció en Car­ta­ge­na en 1980, y ha es­cri­to las no­ve­las Lo que no apren­dí (pu­bli­ca­da en Bue­nos Ai­res por Pla­ne­ta en 2014 y, en 2015, re­edi­ta­da en Bar­ce­lo­na por Mal­pa­so), Has­ta que pa­se un hu­ra­cán (La­gu­na, 2015) y los li­bros de cuen­tos Hay cier­tas co­sas que una no pue­de ha­cer des­cal­za, Las per­so­nas nor­ma­les son muy ra­ras y Co­sas peo­res, con el que ob­tu­vo el Pre­mio Li­te­ra­rio Ca­sa de las Amé­ri­cas en 2014. For­ma par­te de esa ge­ne­ra­ción de es­cri­to­ras la­ti­noa­me­ri­ca­nas que de­be­ría es­tar en la lis­ta de lec­tu­ra de to­dos: Sa­man­ta Sch­we­blin, Li­lia­na Co­lan­zi, Laia Ju­fre­sa, et­cé­te­ra; nue­vas vo­ces na­rra­ti­vas que fi­nal­men­te es­tán sien­do re­co­no­ci­das en el gran te­ji­do li­te­ra­rio la­ti­noa­me­ri­cano con­tem­po­rá­neo.

La na­rra­ti­va de Gar­cía Ro­ba­yo se ca­rac­te­ri­za por un ele­men­to le­tal: la per­fec­ta ar­mo­nía en­tre los te­mas hu­ma­nos y fa­mi­lia­res que sus his­to­rias y no­ve­las pro­po­nen, y la for­ma su­cin­ta, lle­na de murmullos y va­cíos. Es­to, y tam­bién la ma­ne­ra co­mo en me­dio de la na­rra­ción se evo­ca al­gún ele­men­to que por con­tex­to re­sul­ta ab­so­lu­ta­men­te ex­tra­ño (un re­cuer­do, la sú­bi­ta apa­ri­ción de una per­so­na), pe­ro que sin em­bar­go di­ce al­go. Leer a Gar­cía Ro­ba­yo es un ejer­ci­cio que mez­cla el pla­cer del tex­to con la agu­de­za lec­to­ra: el sim­ple he­cho de que pre­va­lez­ca siem­pre la no­ve­la cor­ta da fe de ello. La eco­no­mía pues­ta al ser­vi­cio de lo di­cho y no di­cho, de lo enun­cia­do y lo su­ge­ri­do.

Tiem­po muer­to, su más re­cien­te no­ve­la, es un ejer­ci­cio no­ve­les­co que su­pera to­do eso. Vuel­ve so­bre los te­mas que ella mis­ma ha re­co­no­ci­do (quie­bre de víncu­los, tras­la­dos, mo­vi­mien­tos, mi­gra­cio­nes,“la in­com­pren­sión pa­to­ló­gi­ca de lo que nos ocu­rre”) al es­cri­bir so­bre un ma­tri­mo­nio co­lom­biano de pro­fe­so­res que vi­ven en New Ha­ven que lle­ga a su eta­pa fi­nal en­tre la vio­len­cia y el desamor. Pa­blo y Lu­cía lle­van 19 años jun­tos, ella dic­ta cla­ses so­bre Teo­ría de Gé­ne­ro en Ya­le y él es pro­fe­sor de se­cun­da­ria, quien lue­go de una cri­sis de vi­da de­ci­de que quie­re es­cri­bir una no­ve­la. Su­fre un in­ci­den­te car­dia­co con un nom­bre que pa­re­ce una can­ción de los años ochen­ta: Ho­li­day Heart. Pe­ro la pers­pec­ti­va re­cae so­bre la ma­ne­ra en que en una es­pe­cie de Gue­rra de las Ro­sas se pro­po­nen he­rir al otro: Pa­blo op­ta por no ha­blar­le ni co­mu­ni­car­se, ella de­di­ca sus columnas en la re­vis­ta Elle a “fri­vo­li­da­des fe­me­ni­nas con un po­co de teo­ría de gé­ne­ro”, en las que es­cri­be una con­fe­sión que le con­gre­ga a más de una lec­to­ra: “Hay co­sas que eli­jo bien: las car­te­ras, los du­raz­nos; y otras que eli­jo mal: los ma­ri­dos”. “be­lie­ve me”, es­cri­be en otra, “pre­fie­ro cua­tro mi­llo­nes de re­fri­ge­ra­do­res mal ce­rra­dos que la voz de mi ma­ri­do o, peor, que el si­len­cio de mi ma­ri­do. Na­da más rui­do­so y violento que su si­len­cio. a ve­ces me pre­gun­to si lo ha­ce a pro­pó­si­to –ca­llar a un vo­lu­men en­sor­de­ce­dor–, es­pe­ran­do a ver­me re­ven­tar y es­cu­pir los tím­pa­nos en­san­gren­ta­dos, o si sen­ci­lla­men­te ca­re­ce de los re­cur­sos neu­ro­ló­gi­cos pa­ra…”. Cuan­do la lee la her­ma­na de Pa­blo le pre­gun­ta: “¿no te pa­re­ce que su mu­jer, ade­más, de una mal­pa­ri­da, es una re­bus­ca­da de mier­da?”. Él so­lo tie­ne una co­sa cla­ra: su es­po­sa era en úl­ti­mas la ma­dre de sus hi­jos.

Mien­tras que Lu­cía es­tá con los dos hi­jos en un apar­ta­men­to de sus pa­dres en Sunny Is­les, en Mia­mi, él se re­cu­pe­ra en com­pa­ñía de su tía en New Ha­ven, du­ran­te ese tiem­po muer­to de la in­co­mu­ni­ca­ción, ca­da uno de los per­so­na­jes de­ja ir su ma­tri­mo­nio co­mo una len­ta pe­ro inexo­ra­ble de­ter­mi­na­ción en me­dio de la vio­len­cia del len­gua­je y el si­len­cio del cuer­po. Se tra­ta de una no­ve­la cu­yo te­ma no sor­pren­de a na­die, pe­ro cu­yo tra­ta­mien­to y de­sa­rro­llo de­ve­la­rá, co­mo lo ha­cen las bue­nas no­ve­las, ele­men­tos que no so­la­men­te com­par­ten los per­so­na­jes sino que vi­ven en los tiem­pos de sus lec­to­res: el ma­tri­mo­nio acom­pa­ña­do de la crianza, el des­arrai­go co­mo mo­tor de la de­s­es­pe­ran­za, el hu­mor y la aca­de­mia co­mo me­ca­nis­mos de es­ca­pe an­te una reali­dad co­ti­dia­na.

Tiem­po muer­to Mar­ga­ri­ta

Gar­cía Ro­ba­yo Al­fa­gua­ra

$43.000

151 páginas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.