DE­LAN­TE DE ELLAS

2017

Arcadia - - CRÍTICA CINE Y MÚSICA - Pe­dro Adrián Zu­lua­ga

El lu­gar co­mún tra­za una dis­tin­ción en­tre los do­cu­men­ta­les del yo, aque­llos que se ocu­pan de un su­je­to que tam­bién es el di­rec­tor, y los do­cu­men­ta­les que re­gis­tran el mun­do his­tó­ri­co y cons­tru­yen ar­gu­men­tos o dis­cur­sos so­bre es­te.en los pri­me­ros pre­do­mi­na­ría el sen­ti­mien­to, la in­ti­mi­dad y el in­te­rés pri­va­do, que Han­nah Arendt con­si­de­ró “el úni­co in­te­rés co­mún que que­da”, mien­tras los se­gun­dos se su­je­ta­rían a lo ra­cio­nal y lo so­brio. Es­tas ca­te­go­rías, bas­tan­te es­que­má­ti­cas, ha­cen cri­sis a ca­da pa­so. Un do­cu­men­tal co­mo Ama­zo­na, de Cla­re Weis­kopf y Ni­co­lás van He­melryck, cues­tio­na esas pre­sun­cio­nes y re­gis­tra el re­en­cuen­tro en­tre una ma­dre y una hi­ja, cons­trui­do co­mo una ten­sa pe­ro a la vez amo­ro­sa con­ver­sa­ción. Co­mo to­do diá­lo­go cru­cial, el de Cla­re yval, su ma­dre, es un ir y ve­nir de ar­gu­men­tos so­bre la li­ber­tad y el com­pro­mi­so, el sa­cri­fi­cio y la cul­pa, los erro­res y las res­pon­sa­bi­li­da­des, que tie­nen co­mo ba­se la ex­pe­rien­cia com­par­ti­da por las dos mu­je­res.aquí hay emo­cio­nes y sub­je­ti­vi­dad pe­ro tam­bién ideas que per­sua­den o cues­tio­nan las creen­cias y va­lo­res del es­pec­ta­dor.

Tiem­po atrás,val se in­ter­nó en la sel­va co­lom­bia­na bus­can­do una sa­li­da al due­lo por la muer­te trá­gi­ca de su hi­ja ma­yor, de­jan­do a un la­do a dos hi­jos pe­que­ños, en­tre ellos Cla­re. El do­cu­men­tal se ofre­ce co­mo dis­po­si­ti­vo que per­mi­te vol­ver so­bre los he­chos y las con­se­cuen­cias de esa de­ci­sión. ¿Pen­só Val en la ma­ne­ra co­mo ese ca­mino de re­den­ción per­so­nal mar­ca­ría la vi­da de sus hi­jos? ¿Acep­ta que pu­do ha­ber si­do un ac­to de egoís­mo? ¿Es com­pa­ti­ble la li­ber­tad con la ma­ter­ni­dad? Es­tas pre­gun­tas se van lle­nan­do de nue­vos sen­ti­dos por­que Cla­re tam­bién es­tá em­ba­ra­za­da, lo que ha­ce más ur­gen­te y an­sio­sa su bús­que­da de res­pues­tas.

En un mo­men­to Cla­re le pre­gun­ta a Val cuál cree ella que es el te­ma del do­cu­men­tal y el por­qué lo es­tán ha­cien­do.“es so­bre nues­tra re­la­ción”, di­ce­val. El es­pec­ta­dor es pues­to en la si­tua­ción de tes­ti­go de es­te y otros diá­lo­gos, pe­ro tam­bién de juez que to­ma po­si­ción y que acep­ta las ra­zo­nes de la ma­dre o la hi­ja. La ge­ne­ro­si­dad del do­cu­men­tal es­tá en ofre­cer los dos pun­tos de vis­ta y en dar­les un es­pa­cio suficiente. aun­que pre- do­mi­na el re­tra­to de­val y su ex­po­si­ción de mo­ti­vos y ex­pe­rien­cias, la pre­sen­cia de Cla­re va cre­cien­do has­ta el en­cuen­tro fi­nal que pre­su­po­ne una re­con­ci­lia­ción sim­bó­li­ca allí don­de las pa­la­bras y los ar­gu­men­tos han ago­ta­do su par­te.

Ama­zo­na es un ac­to de amor ofre­ci­do a una ma­dre cu­yas de­ci­sio­nes la hi­ja no en­tien­de ni acep­ta del to­do.val es un per­so­na­je po­de­ro­so y mag­né­ti­co que re­su­me una épo­ca de trans­for­ma­cio­nes y uto­pías: los años se­sen­ta, los viajes ini­ciá­ti­cos, el hip­pis­mo. Ella re­pre­sen­ta una ge­ne­ra­ción que so­ñó con cam­bios pro­fun­dos en las no­cio­nes de fa­mi­lia o pa­re­ja, y pa­ra la cual la es­ta­bi­li­dad era una clau­di­ca­ción. Ob­ser­va­da por los ojos amo­ro­sos de su hi­ja,val es una gue­rre­ra so­li­ta­ria. Cla­re ha­ce par­te, por el con­tra­rio, de la ge­ne­ra­ción del re­plie­gue, mo­vi­da por el de­seo de cons­truir ci­mien­tos fir­mes.y el hi­jo o la hi­ja que ella espera ¿có­mo re­ci­bi­rá y trans­for­ma­rá esa he­ren­cia?

El do­cu­men­tal de Cla­re y Ni­co­lás nos ase­dia con pre­gun­tas que con­cier­nen a ca­da es­pec­ta­dor, a su pro­pia no­ción de ser hi­jo o hi­ja, de ser pa­dre o ma­dre.y lo­gra, gra­cias al es­pa­cio pú­bli­co que ge­ne­ra una pe­lí­cu­la, vol­ver co­lec­ti­vo aque­llo que per­te­ne­ce­ría a la es­fe­ra de lo ín­ti­mo. Su cer­ca­nía con otros pro­duc­tos cul­tu­ra­les con­tem­po­rá­neos (es el ca­so de Ho­me: el país de la ilu­sión, de Jo­sep­hi­ne Lan­der­tin­ger Fo­re­ro, o Inés, re­cuer­dos de una vi­da, de Lui­sa Sos­sa) se­ña­la un sín­to­ma que de­fi­ne a es­ta épo­ca y que ana­li­za me­jor que na­die Leo­nor Ar­fuch en El es­pa­cio bio­grá­fi­co. El su­je­to con­tem­po­rá­neo no se ex­pre­sa a tra­vés de un dis­cur­so sino que se cons­ti­tu­ye o se fun­da por me­dio de ese dis­cur­so en un diá­lo­go con su otre­dad. Así, el dis­po­si­ti­vo na­rra­ti­vo de Ama­zo­na le ha­bría da­do for­ma a una re­la­ción que no exis­tía an­tes del do­cu­men­tal, o que per­ma­ne­cía bru­mo­sa, en la som­bra, y que la pe­lí­cu­la, efi­caz­men­te, ha­ce emer­ger.

Ama­zo­na Cla­re Weis­kopf y Ni­co­lás van He­melryck

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.