“Yo soy Pink Floyd” Wa­ters vs. Gil­mour

Arcadia - - EDITORIAL - Ja­co­bo Cel­nik* Bo­go­tá *Es­cri­tor y pe­rio­dis­ta. Bob Dy­lan: a las puer­tas del cie­lo (2017) es su más re­cien­te li­bro.

El lan­za­mien­to del nue­vo dis­co de Ro­ger Wa­ters coin­ci­de con el es­treno del con­cier­to de David Gil­mour en Pom­pe­ya y de un do­cu­men­tal de la BBC so­bre él. Gil­mour y Wa­ters hoy no se so­por­tan a pe­sar de la di­plo­ma­cia. ¿Quién se que­dó con el con­trol sim­bó­li­co de Pink Floyd y qué ha si­do de sus ca­rre­ras en so­li­ta­rio?

La fe­roz ba­ta­lla de egos ar­tís­ti­cos em­pe­zó, for­mal­men­te, el 31 de oc­tu­bre de 1986. Ese día el ba­jis­ta Ro­ger Wa­ters in­ter­pu­so una de­man­da an­te las al­tas cor­tes bri­tá­ni­cas pa­ra di­sol­ver la mar­ca (so­cie­dad co­mer­cial) Pink Floyd. Ale­ga­ba que la ban­da ca­re­cía de “po­der e in­fluen­cia y de­bía ponerse fin a su le­ga­do con el fin de mantener su in­te­gri­dad y el buen nom­bre”. En ese oto­ño Pink Floyd era la ban­da in­vi­si­ble. Atrás que­da­ban los días de glo­ria y for­tu­na. Sus miem­bros per­ma­ne­cían en el ano­ni­ma­to, has­ta que Wa­ters los puso de nue­vo en la agen­da de los me­dios.

Aun­que esa de­man­da mar­có el ini­cio de una du­ra con­tien­da en los es­tra­dos ju­di­cia­les, las re­la­cio­nes den­tro del gru­po no ve­nían bien des­de el fi­nal de la gi­ra del ál­bum The Wall, en ju­nio de 1981 en Lon­dres. Wa­ters ha­bía ga­na­do po­der e in­fluen­cia y se con­vir­tió en la fuer­za crea­ti­va detrás de le­tras y con­cep­tos me­mo­ra­bles. The Wall fue la ópe­ra mag­na de ese pe­rio­do, el re­sul­ta­do de un pro­ce­so que ini­ció en los días de Wish You We­re He­re (1975) y se acen­tuó en la pro­mo­ción de The Wall con de­ci­sio­nes po­co de­mo­crá­ti­cas, co­mo sa­car al te­clis­ta Ri­chard Wright a fi­na­les de 1981. “La au­sen­cia de Rick en el gru­po so­lo sir­vió pa­ra sub­ra­yar el he­cho de que es­tá­ba­mos atrapados en un círcu­lo de in­co­mu­ni­ca­ción”, cuen­ta Nick Ma­son en su li­bro Den­tro de Pink Floyd.

En 1982, Wa­ters, Gil­mour y Ma­son via­ja­ron a Es­ta­dos Uni­dos a pro­mo­cio­nar la pe­lí­cu­la The Wall, que fue un fra­ca­so co­mer­cial. De re­gre­so a Lon­dres, Wa­ters em­pe­zó a tra­ba­jar en un nue­vo ál­bum con can­cio­nes que se que­da­ron por fue­ra de The Wall. El pro­ce­so ve­nía muy avan­za­do y ha­bía es­ta­ble­ci­do un cro­no­gra­ma de tra­ba­jo que no le da­ba tiem­po a Gil­mour pa­ra tra­ba­jar en sus ideas. De he­cho Nick Ma­son afir­ma en su li­bro que eso pa­re­ció un ac­to de­li­be­ra­do. “Ro­ger no que­ría es­pe­rar y no ad­mi­tía eva­si­vas de na­die. Te­nía du­das acer­ca de la ca­pa­ci­dad de David pa­ra com­po­ner”.

The Fi­nal Cut –el úl­ti­mo ál­bum de la ban­da con to­dos sus miem­bros, me­nos Wright– tu­vo co­mo ejes la muer­te del pa­dre de Ro­ger Wa­ters en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial y la gue­rra de las Malvinas. El ba­jis­ta en­con­tró en Mar­ga­ret That­cher una mu­sa ideal pa­ra cons­truir lí­neas inol­vi­da­bles en The Post War Dream: Oh Mag­gie Mag­gie, what ha­ve we do­ne?. El ál­bum se lan­zó en mar­zo de 1983 con Andy Bown y Mi­chael Ka­men en los te­cla­dos. Sin los apor­tes fun­da­men­ta­les de Gil­mour y Wright, The Fi­nal Cut sen­tó un pre­ce­den­te nue­vo en el so­ni­do del gru­po. “David so­lo can­ta en Not Now John y la pér­di­da del so­ni­do de los te­cla­dos de Rick su­pu­so la des­apa­ri­ción de los ele­men­tos cla­ve del so­ni­do Pink Floyd”, re­cuer­da Ma­son.

No hu­bo gi­ra promocional pa­ra The Fi­nal Cut. Por el con­tra­rio, Gil­mour, con About Fa­ce y Wa­ters, con The Pros and Cons of Hitch­hi­king, se con­cen­tra­ron en pro­mo­cio­nar sus ca­rre­ras en so­li­ta­rio con dis­cre­tas giras por Eu­ro­pa y Es­ta­dos Uni­dos. Wa­ters fue un po­co más am­bi­cio­so lle­ván­do­se a Eric Clap­ton pa­ra que fue­ra Gil­mour por un día. Gil­mour ar­mó una bue­na ban­da, y su­mó a Ma­son y Wright en uno de sus shows en el Ham­mers­mith de Lon­dres pa­ra dar pun­ta­das de lo que bus­ca­ba a cor­to pla­zo. En la pren­sa mu­sical in­gle­sa se es­pe­cu­ló so­bre el fi­nal de Pink Floyd, pe­ro no ha­bía anun­cios ofi­cia­les.

Ro­ger Wa­ters fue quien ti­ró la pri­me­ra pie­dra, en di­ciem­bre de 1985, y lo hi­zo me­dian­te una car­ta que en­vió a las ofi­ci­nas de emi en Inglaterra y de Co­lum­bia en Es­ta­dos Uni­dos. “Tu­vi­mos al­gu­nas dis­cu­sio­nes y en­ten­di­mos con David que al­go es­ta­ba a pun­to de su­ce­der”, le di­jo Ma­son a la re­vis­ta Rolling Sto­ne en 1987. Am­bos mú­si­cos sa­bían que lo que Wa­ters bus­ca­ba con su re­nun­cia era aca­bar de fac­to con la ban­da. “Se lo ad­ver­tí un par de me­ses an­tes de su re­nun­cia. Le ad­ver­tí: ‘Si te vas, no­so­tros se­gui­mos’”, le di­jo David Gil­mour al es­cri­tor Nicholas Shaff­ner, au­tor de Sau­cer­ful of Se­crets. A Pink Floyd Odys­sey (Del­ta, 1992).

LA ROSES GUE­RRA DE LOS

Y si­guie­ron, a pe­sar de Wa­ters y a pe­sar del in­ter­cam­bio de pun­zan­tes de­cla­ra­cio­nes. “Da­ve no tie­ne ideas y Nick no sa­be to­car la ba­te­ría”, le di­jo el ba­jis­ta a la pren­sa in­gle­sa en no­viem­bre de 1985. Gil­mour no se que­dó ca­lla­do y con­tra­ata­có con The Fi­nal Cut en el Fi­nan­cial Ti­mes: “De­bió ser un dis­co en so­li­ta­rio de Ro­ger, apa­re­ció pa­ra lle­nar es­pa­cio. Nun­ca lo de­bi­mos lan­zar co­mo Pink Floyd”. Y fue más le­jos: “Voy a pe­lear con él, va­mos a pe­lear en la jus­ti­cia. Me he ga­na­do el de­re­cho a usar el nom­bre de Pink Floyd y va­mos a em­pe­zar de nue­vo”.

Ese era el am­bien­te en el que Ma­son y Gil­mour de­ci­die­ron se­guir ade­lan­te en 1986 co­mo Pink Floyd. Aun­quew­right se­guía exi­lia­do en Gre­cia, sa­bían que su apo­yo era in con dic ion al. wa­ters qui­so ade­lan­tar se en esa pu­ja de egos, cuen­tas ban­ca­rias e ideas mu­si­ca­les. Bus­có

UNA ENE­MIS­TAD PE­LI­GRO­SA La lu­cha de egos de la dé­ca­da de los ochen­ta lle­gó a su fin con un arre­glo en­tre las par­tes y un cla­ro ga­na­dor.

pro­duc­tor Bob Ez­rin,ar­tí­fi­ce del so­ni­do de The Wall, pa­ra tra­ba­jar con él en su si­guien­te ál­bum.“pink Floyd ya no exis­te, de­jé el gru­po y esos des­agra­da­bles no van a se­guir sin mí”, le di­jo al pro­duc­tor. Pe­ro Ez­rin te­nía un guar­da­do que le im­pe­día vol­ver con él. En los días de The Wall co­me­tió una im­pru­den­cia con la pren­sa al re­ve­lar al­gu­nos de­ta­lles de la gi­ra.“ro­ger no se lo per­do­nó y le hi­zo la vi­da im­po­si­ble”, re­cuer­da Ma­son en su bio­gra­fía. Gil­mour sa­có provecho de la si­tua­ción y bus­có a Ez­rin pa­ra pro­du­cir el nue­vo ál­bum de Pink Floyd.“wa­ters siem­pre pen­só que lo trai­cio­né al ir­me con Gil­mour, in­si­nuó que ha­bía si­do un gol­pe en su ca­ra pa­ra ayu­dar a Pink Floyd”, le di­jo Ez­rin a la re­vis­ta Q en sep­tiem­bre de 2004.

Ra­dio K.A.O.S, el se­gun­do tra­ba­jo en so­li­ta­rio de Wa­ters, se lan­zó el 15 de ju­nio de 1987. Lle­gó al nú­me­ro 25 en el Reino Uni­do y al nú­me­ro 50 en Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro du­ró muy po­cas se­ma­nas en lis­tas a pe­sar de la ex­ten­sa gi­ra promocional du­ran­te to­do el ve­rano en Es­ta­dos Uni­dos. Wa­ters qui­so pe­gar pri­me­ro pa­ra ca­pi­ta­li­zar una de sus má­xi­mas: “Yo soy Pink Floyd”. Pe­ro las co­sas no re­sul­ta­ron co­mo él es­pe­ra­ba. No co­se­chó éxi­tos en la ra­dio (aun­que ese tra­ba­jo tie­ne muy bue­nas can­cio­nes co­mo Ho­me y The Ti­de is Tur­ning), y sus conciertos ape­nas lo­gra­ron com­ple­tar la mi­tad del afo­ro de es­pa­cios pa­ra 15.000 es­pec­ta­do­res. To­do es­ta­ba ser­vi­do pa­ra que Gil­mour sa­ca­ra ven­ta­ja en la ba­ta­lla de los egos. Y así fue. En sep­tiem­bre, Pink Floyd lan­zó A Mo­men­tary Lap­se of Rea­son, que lle­gó al nú­me­ro 3 en am­bos la­dos del Atlán­ti­co y su pro­mo­ción se ini­ció con tres shows en To­ron­to, –cu­ya bo­le­te­ría se ago­tó– an­te 60.000 per­so­nas ca­da no­che. Lear­ning To Fly, el pri­mer sen­ci­llo promocional, lle­gó al nú­me­ro 2 en Inglaterra y al top 20 en Bill­board, y tu­vo al­tí­si­ma ro­ta­ción en mtv.

¿En qué fa­lló Wa­ters? Chu­cho Mer­chán, ba­jis­ta co­lom­biano que vi­vió du­ran­te ca­si 20 años en Inglaterra, co­no­ció de cer­ca ese pro­ce­so co­mo es­pec­ta­dor y co­mo ar­tis­ta, pues to­có con Gil­mour y Pe­te Towns­hend a me­dia­dos de los años ochen­ta. “Uno de los pro­ble­mas que tu­vo que en­fren­tar Wa­ters fue có­mo lo­grar el so­ni­do de Pink Floyd sin David Gil­mour, sin su voz, sin el so­ni­do de su gui­ta­rra. David es el al­ma, la voz y la mú­si­ca de Pink Floyd, y por eso la ban­da de Wa­ters so­na­ba pla­na, sin al­ma. No so­na­ba bien en vi­vo, y el es­pec­ta­dor no es ton­to”.

La lu­cha de egos de la dé­ca­da de los ochen­ta lle­gó a su fin con un arre­glo en­tre las par­tes y un cla­ro ga­na­dor: David Gil­mour. El 23 de di­ciem­bre del 87, Waal ters acep­tó re­ti­rar la de­man­da a cam­bio de con­ser­var los de­re­chos del con­cep­to de The Wall y ob­te­ner un pa­go de 800 dó­la­res ca­da vez que Pink Floyd usa­ra los cer­dos vo­la­do­res de Ani­mals en los conciertos.

GRAN­DES ES­PE­RAN­ZAS

En 2005, pa­ra la cum­bre del G8 en Inglaterra, el mú­si­co y ac­ti­vis­ta ir­lan­dés Bob Gel­dof lo­gró lo que nin­gún pro­mo­tor mul­ti­mi­llo­na­rio pu­do con­se­guir con mi­llo­nes de dó­la­res: una reunión de Pink Floyd. Wa­ters acep­tó sin re­pa­ro, Ma­son y Wright de­pen­dían de Gil­mour. El gui­ta­rris­ta ac­ce­dió, pe­ro puso al­gu­nas con­di­cio­nes pa­ra los en­sa­yos y el setlist. “Ba­jo nin­gún as­pec­to iba a per­mi­tir que to­cá­ra­mos Anot­her Brick in The Wall, co­mo Ro­ger su­gi­rió. No en ese con­tex­to. Él que­ría unos te­mas con arre­glos pun­tua­les, pe­ro al fi­nal se hi­zo co­mo yo in­sis­tí”, le co­men­tó en 2006 a Di­gi­tal Spy. La ban­da to­có cua­tro can­cio­nes (Breat­he, Mo­ney, Wish You We­re He­re y Com­for­tably Numb) aquel 2 de ju­lio de 2005 en el Hy­de Park de Lon­dres. Fue­ron 24 mi­nu­tos de glo­ria pa­ra quie­nes ama­mos su mú­si­ca. Se mos­tra­ron cor­dia­les an­te los más de 600.000 es­pec­ta­do­res, aun­que al­go ten­sos en­tre ellos. “Ca­da uno qui­so ser el je­fe a su ma­ne­ra, pe­ro la ca­ma­ra­de­ría reinó”, le di­jo Gil­mour a la re­vis­ta Mo­jo en 2015. Al fi­nal del show, Wa­ters acer­có a sus tres com­pa­ñe­ros de to­da la vi­da pa­ra ha­cer la ve­nia al pú­bli­co. Una postal inolvidable. Tras el con­cier­to ca­da quien to­mó su ca­mino. Al año si­guien­te Gil­mour lan­zó su ter­cer tra­ba­jo co­mo so­lis­ta, On an Is­land, con su res­pec­ti­vo tour con Rick Wright en el gru­po. Ro­ger Wa­ters tam­bién sa­lió de gi­ra y pa­só por Bo­go­tá el 9 de mar­zo de 2007. Su­bli­me.

Es­te año, 30 años des­pués de los su­ce­sos más in­có­mo­dos de sus ca­rre­ras, Gil­mour y Wa­ters otra vez son no­ti­cia. El ba­jis­ta aca­ba de lan­zar Is This The Li­fe We Really Want?, pro­du­ci­do por Ni­gel Go­drich (pro­duc­tor de Ra­diohead), en el que el mú­si­co in­glés de­mues­tra que su ta­len­to co­mo le­tris­ta es­tá intacto. And if I we­re a dro­ne, pa­tro­lling fo­reign skies…i would be afraid to find so­meo­ne ho­me, di­ce en Dé­jà Vu. Mu­si­cal­men­te es só­li­do, cohe­ren­te con su mar­ca, con apor­tes pro­gre­si­vos y sin­fó­ni­cos del mú­si­co Jo­nat­han Wil­son. Sin em­bar­go, es un ál­bum en­ga­la­na­do por la nos­tal­gia floy­dia­na. Wa­ters usa a lo lar­go del dis­co vie­jas me­lo­días co­no­ci­das de The Fi­nal Cut, Ani­mals, Medd­le y The Wall. No es­tá mal que se re­pi­ta (es­cu­chen Pic­tu­re That, un mix en­tre One of The­se Days y Pigs; o Smell The Roses con re­fe­ren­cias a Echoes). Por eso es­pe­rá­ba­mos más al­ma, más vi­da, más fuer­za y un po­co más de ries­go. El mis­mo que to­mó Gil­mour en 2015 con Rattle That Lock, en el que el gui­ta­rris­ta y pro­duc­tor Phil Man­za­ne­ra (pro­duc­tor de Roxy Mu­sic) ju­gó un pa­pel cla­ve. “El re­to pa­ra es­tos mú­si­cos es evi­tar vi­vir de la nos­tal­gia. En eso Gil­mour ha da­do un pa­so más que Wa­ters”, se­ña­la Chu­cho Mer­chán, que hi­zo par­te de la ban­da de Gil­mour a me­dia­dos de los ochen­ta y en 2001. “David es un per­fec­cio­nis­ta. To­car con él es muy com­pli­ca­do, pues la mú­si­ca es len­ta, de­ta­lla­da y ca­da no­ta de­be es­tar en el lu­gar in­di­ca­do”, se­ña­la.

Un par de se­ma­nas des­pués del lan­za­mien­to del tra­ba­jo de Wa­ters, Gil­mour apa­re­ció en Wi­der Ho­ri­zons, un do­cu­men­tal re­tros­pec­ti­vo de la bbc di­ri­gi­do por Alan Yen­tob (Crac­ked Ac­tor) en el que ex­plo­ró va­rios as­pec­tos de su ca­rre­ra, in­clui­dos los años do­ra­dos jun­to a Ro­ger Wa­ters. “Las re­la­cio­nes en las ban­das siem­pre tie­nen una je­rar­quía, ca­da uno en­con­tró su lu­gar. En mi po­si­ción yo era más el lí­der de lo mu­sical y Ro­ger era, sin du­da, la fuer­za conductora de las le­tras”. En va­rios pa­sa­jes del lar­go­me­tra­je, el di­rec­tor in­ten­ta pi­car­le la len­gua al gui­ta­rris­ta con pre­gun­tas re­la­cio­na­das con he­chos del pa­sa­do. Gil­mour las eva­de há­bil­men­te, co­mo to­do un em­ba­ja­dor de las bue­nas ma­ne­ras. No quie­re caer en con­tro­ver­sias in­ne­ce­sa­rias: “Sí, éra­mos bue­nos so­cios tra­ba­jan­do, pe­ro hu­bo cam­bios, pe­que­ños pro­ble­mas, y las in­sa­tis­fac­cio­nes se tor­na­ron más evi­den­tes. Es un te­ma abu­rri­do, pa­se­mos a otra co­sa”.

Que sea la mú­si­ca la que ha­ble por es­tos dos gi­gan­tes del rock. Wa­ters con la gi­ra Us And Them y Gil­mour con el pró­xi­mo es­treno en ci­nes y en dvd de Li­ve At Pom­peii 2016, de­mues­tran que la in­mor­ta­li­dad del rock si­gue su cur­so.

David Gil­mour (iz­quier­da) y Ro­ger Wa­ters en el con­cier­to Li­ve 8 en Hy­de Park, el 2 de ju­lio de 2005.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.