Mu­je­res al fren­te Una be­lle­za ima­gi­na­ria y fu­gaz

Arcadia - - EDITORIAL - Jo­sé Gan­dour* Bo­go­tá *Crí­ti­co mu­sical y rea­li­za­dor au­dio­vi­sual. Di­rec­tor de zo­na­gi­ran­te.com.

Trip Hop y Pop: dos mu­je­res in­ven­tan el ca­mino mu­sical de una es­ce­na ca­da vez con más li­de­raz­gos fe­me­ni­nos. Ca­ta­li­na San­tos y Lau­ra Ro­mán en una nue­va en­tre­ga de es­ta se­rie de­di­ca­da a vi­si­bi­li­zar la crea­ti­vi­dad y la fuer­za de las mú­si­cas co­lom­bia­nas.

Lau­ra Ro­mán es la voz lí­der de Du­razno, una ban­da con pre­sen­cia en los lis­ta­dos de las emi­so­ras pop rock del país y en al­gu­nos de los fes­ti­va­les más im­por­tan­tes de Co­lom­bia. Su pre­sen­ta­ción co­mo agru­pa­ción te­lo­ne­ra de la es­tre­lla in­ter­na­cio­nal Katy Perry la hi­zo vi­si­ble en­tre los afi­cio­na­dos. Por otro la­do es­tá Ca­ta­li­na San­tos, cu­yo pro­yec­to electrónico, Miahush, ha po­di­do ser vis­to en es­ce­na­rios lo­ca­les e in­ter­na­cio­na­les, in­clu­yen­do even­tos en Bue­nos Ai­res, São Pau­lo y Ber­lín, a don­de vol­ve­rá en po­cos días pa­ra pre­sen­tar­se por se­gun­da vez en el cer­ta­men Pop-kul­tur Nach­wuchs.

Es­tos dos talentos ha­blan des­de es­qui­nas di­fe­ren­tes de lo am­plio e in­tere­san­te que es­tá el es­pec­tro ar­tís­ti­co de la ca­pi­tal co­lom­bia­na, y con­fir­man nue­va­men­te las sos­pe­chas con las que em­pe­zó es­ta se­rie de en­tre­vis­tas: las vo­ces y talentos fe­me­ni­nos bo­go­ta­nos es­tán mar­can­do un ca­mino y to­dos los días mues­tran que la avan­za­da mu­sical es­tá de su la­do.

CA­TA­LI­NA SAN­TOS (MIAHUSH): PLA­CER VIA­JE­RO

La su­ya es la his­to­ria de una mu­jer que no quie­re que­dar­se quie­ta. Se le aso­man ges­tos fe­li­ces cuan­do ha­bla de sus viajes, sus anéc­do­tas con di­fe­ren­tes au­dien­cias. Un de­lei­te que la en­vuel­ve cuan­do da de­ta­lles de sus pre­sen­ta­cio­nes en dis­tin­tos con­ti­nen­tes. Ca­ta­li­na vie­ne de un ho­gar don­de siem­pre hu­bo mú­si­ca. Gra­cias a su ma­dre, la pri­me­ra can­ción que apren­dió a to­car con la gui­ta­rra fue Guan­ta­na­me­ra. Tam­bién se vio ro­dea­da de la mú­si­ca an­glo que es­cu­cha­ban sus tíos, gra­ba­cio­nes de los Beatles y Cat Ste­vens.

Su pri­me­ra pre­sen­ta­ción pú­bli­ca fue a los 7 años en el au­di­to­rio es­co­lar, fren­te a 3.500 per­so­nas, du­ran­te la se­ma­na cul­tu­ral de su co­legio. Mon­tó con dos ami­gas, ves­ti­das to­das con om­bli­gue­ras blan­cas, su pro­pia ver­sión de Don’t speak, de No Doubt. Su ma­dre, al co­no­cer su ta­len­to, la cam­bió al co­legio Ro­ches­ter, una ins­ti­tu­ción afín al de­sa­rro­llo de las ar­tes. Ahí for­ta­le­ció sus ap­ti­tu­des pa­ra la mú­si­ca y la dan­za. Al gra­duar­se se fue a Bue­nos Ai­res. Lle­vó con­si­go la gui­ta­rra de su ma­dre. Ini­cial­men­te iba a es­tu­diar Di­se­ño Grá­fi­co, pe­ro al po­co tiem­po se cam­bió a la Es­cue­la de Mú­si­ca Con­tem­po­rá­nea, don­de le des­per­ta­ron su es­pí­ri­tu creativo ex­pe­ri­men­tal. Por su con­vi­ven­cia con otros mú­si­cos y por su asis­ten­cia a fies­tas y fes­ti­va­les de hou­se y drum&bass, des­cu­brió el uso del Groo­ve­box, un apa­ra­to mu­sical que in­clu­ye una ca­ja de rit­mos, un lan­za­dor de sam­plers y un sin­te­ti­za­dor, que per­mi­te crear loops elec­tró­ni­cos. Ahí se me­tió de lleno con la mú­si­ca elec­tró­ni­ca.

Al re­gre­sar a Bo­go­tá, y des­pués de te­ner in­sa­tis­fac­to­rias ex­pe­rien­cias con ban­das, com­pren­dió que lo su­yo es­ta­ba por el la­do in­di­vi­dual. Al descubrir su soft­wa­re fa­vo­ri­to, Able­ton Li­ve, y al dar­se cuen­ta de la po­si­bi­li­dad de po­der ha­cer mú­si­ca por su cuen­ta, creó lo que ella con­si­de­ra su me­jor ex­cu­sa pa­ra ex­plo­rar la mú­si­ca: Miahush. Al po­co tiem­po lan­zó su pri­mer EP, Dan­ce the Uns­pea­ka­ble, cua­tro can­cio­nes que se apro­xi­ma­ban al trip hop y al hip hop. Ca­ta­li­na des­cri­be lo su­yo co­mo la su­ma de me­lo­días dul­ces en me­dio de ar­mo­nías os­cu­ras, con beats pe­sa­dos que fa­vo­re­cen la dan­za. Ella igual sien­te, des­de en­ton­ces, que lo que ha­ce en Miahush tras­cien­de la fron­te­ra de los gé­ne­ros.

El es­treno en vi­vo de su pro­yec­to se dio en el mar­co del ci­clo Co­nec­ta­dos, or­ga­ni­za­do por la Fun­da­ción Gil­ber­to Al­za­te Aven­da­ño, por su­ge­ren­cia del pe­rio­dis­ta Da­niel Ca­sas. Ahí, en pleno ba­rrio La Can­de­la­ria, con­fir­mó el re­go­ci­jo que le da el eje­cu­tar su mú­si­ca en con­cier­to. Su pri­mer

show co­mo Miahush se lle­nó por com­ple­to y atra­jo amigos y co­men­ta­ris­tas es­pe­cia­li­za­dos.

Ca­ta­li­na ha te­ni­do la opor­tu­ni­dad de com­pro­bar, a tra­vés de sus viajes, las sen­sa­cio­nes que pro­vo­ca su mú­si­ca en pú­bli­cos di­fe­ren­tes. Su te­ma Pu­ra li­ge­re­za, una com­po­si­ción que des­cri­be co­mo con­tem­pla­ti­va, gus­ta mu­cho en­tre la au­dien­cia nór­di­ca, pe­ro no en Bra­sil. Ca­ta­li­na afir­ma que ahí es don­de co­mien­za a di­sol­ver­se el con­cep­to de bue­nas y ma­las can­cio­nes. Se tra­ta, se­gún ella, de en­con­trar a dón­de per­te­ne­cen las can­cio­nes, dón­de fun­cio­nan, bus­car su ni­cho.

El año pa­sa­do fue se­lec­cio­na­da pa­ra pre­sen­tar­se en el even­to ale­mán Pop-kul­tur Nach­wuchs, un cer­ta­men or­ga­ni­za­do por el Mu­sic­board Ber­lin. Fue ade­más es­co­gi­da por el Goet­he Ins­ti­tut pa­ra par­ti­ci­par co­mo uno de los diez talentos mun­dia­les pa­tro­ci­na­dos por di­cha en­ti­dad cul­tu­ral en una ex­pe­rien­cia de diez días de con­fe­ren­cias, rue­das de ne­go­cios y pre­sen­ta­cio­nes, con to­dos los gas­tos pa­gos. Y en Ber­lín cap­tó al­go que la hi­zo sen­tir có­mo­da: ahí lo ra­ro es nor­mal. Es­ta­ba en una ciu­dad don­de la mú­si­ca sir­vió pa­ra re­cons­truir el es­pí­ri­tu de sus ha­bi­tan­tes des­pués de la gue­rra. Sin­tió que re­ci­bió una res­pues­ta con­tun­den­te del uni­ver­so an­te sus du­das ar­tís­ti­cas.

Ca­ta­li­na tie­ne su co­ra­zón siem­pre de via­je. Com­pren­de que su mú­si­ca la ha con­ver­ti­do en una ciu­da­da­na del mun­do, y Miahush es su pa­sa­por­te. Es­te año ha si­do invitada nue­va­men­te a Alemania y vol­ve­rá a via­jar en po­cos días. Ahí espera ex­ten­der su re­co­rri­do lo más que pue­da.

LAU­RA RO­MÁN (DU­RAZNO): PLA­CER SON­RIEN­TE

Lau­ra na­rra su vi­da a cuen­ta­go­tas, y a me­di­da que va ga­nan­do con­fian­za, se ex­tien­de po­co a po­co en el re­la­to de sus ex­pe­rien­cias, des­de sus pri­me­ros mo­men­tos mu­si­ca­les en su ca­sa na­tal en Bu­ca­ra­man­ga, has­ta la re­cien­te pre­sen­ta­ción de sus nue­vas can­cio­nes, con las cua­les ha ido po­si­cio­nán­do­se rá­pi­da­men­te en un mer­ca­do que es di­fí­cil y hos­til co­mo el bo­go­tano.

A pe­sar de su ti­mi­dez y de no sa­ber en­ton­ces si can­ta­ba o no co­rrec­ta­men­te, a los 9 años fue se­lec­cio­na­da pa­ra par­ti­ci­par en el co­ro del co­legio. En esa mis­ma épo­ca, des­cu­brió su atracción ha­cia la gui­ta­rra al to­car una pie­za des­tar­ta­la­da que en­con­tró du­ran­te el tras­teo de una ami­ga de su ma­dre. Con ins­tru­men­to en mano, co­men­zó a com­po­ner sus pri­me­ros te­mas. A los 16 años co­no­ció un pro­duc­tor lo­cal que la ayu­dó a gra­bar un com­pi­la­do de can­cio­nes, que fue­ron dan­do re­sul­ta­dos ines­pe­ra­dos en las emi­so­ras de su ciu­dad. Po­co des­pués co­no­ció a An­drés Cu­pa­bán, o Cupa, con quién co­men­zó a to­car bus­can­do for­mar una ban­da, ya que nun­ca le atra­jo real­men­te la idea de ser so­lis­ta. A los 19, al ver que su ami­go Cupa se ve­nía a Bo­go­tá a pro­bar suer­te con su ca­rre­ra, de­ci­dió ve­nir­se tam­bién. Al po­co tiem­po, Lau­ra ar­mó una ban­da, La Bel­tek, con Mau­ri­cio Col­me­na­res, ex­gui­ta­rris­ta de Jua­nes, aho­ra re­co­no­ci­do por ser el lí­der de la po­pu­lar ban­da Re­vól­ver Pla­tea­do.

Po­cos me­ses des­pués, cuan­do sintieron mu­tua­men­te que el pro­yec­to se ago­ta­ba, se se­pa­ra­ron. En ese mo­men­to, Lau­ra se dio cuen­ta de la ne­ce­si­dad de for­mar una ban­da don­de pu­die­ra ejer­cer un po­der de de­ci­sión am­plio. Su pro­yec­to se co­men­zó a lla­mar Du­razno por una de sus can­cio­nes, del mis­mo nom­bre. En­ton­ces co­no­ció a Leo­nar­do Cas­ti­blan­co, quien des­de ha­ce un tiem­po tam­bién to­ca con Ater­cio­pe­la­dos, y jun­to a En­ri­que Co­lla­zos y su an­ti­guo ami­go Cupa le die­ron for­ma de­fi­ni­ti­va a la agru­pa­ción.

Lau­ra de­fi­ne el so­ni­do de su ban­da co­mo pop en esen­cia pu­ra. Lo lla­ma­ti­vo pa­ra el oyen­te es que lo que es­cu­cha de es­ta agru­pa­ción sí es pop, pe­ro sin las aran­de­las pre­fa­bri­ca­das de una in­dus­tria re­pe­ti­ti­va. En Du­razno na­die po­ne po­se de di­va, y to­do se ha­ce efec­ti­va­men­te con­mo­ve­dor, pe­ro sin las gran­di­lo­cuen­cias que es­cu­cha­mos den­tro de los lis­ta­dos top 40 de las ra­dios más co­mer­cia­les. Su ob­je­ti­vo prin­ci­pal es lo­grar ha­cer can­cio­nes que ca­len en la gen­te sin aban­do­nar la ac­ti­tud de res­pe­to que me­re­ce la au­dien­cia. Sus te­mas ca­lan en la gen­te por­que se sien­ten sin­ce­ros, por­que los ha­cen per­so­nas nor­ma­les que com­par­ten con la gen­te el trans­por­te pú­bli­co y los conciertos ma­si­vos. En vi­vo, al con­tra­rio de lo que al­gu­nos po­drían sos­pe­char, lo­gran una co­rro­sión ins­tru­men­tal ines­pe­ra­da que, a su vez, se com­bi­na efec­ti­va­men­te con la ter­nu­ra con­te­ni­da por la pre­sen­cia y la voz de Lau­ra.

Du­razno lan­zó su pri­mer EP en 2012. Al año si­guien­te lo­gró cla­si­fi­car a las jor­na­das fi­na­les del fes­ti­val Rock al Par­que. En 2014 lan­zó su pri­mer ál­bum. Al po­co tiem­po, co­men­zó a lla­mar la aten­ción de al­gu­nos em­pre­sa­rios de es­pec­tácu­los y fue in­clui­da co­mo ban­da te­lo­ne­ra del es­pec­tácu­lo que la ar­tis­ta nor­te­ame­ri­ca­na Katy Perry dio al nor­te de Bo­go­tá en 2015. En di­cho even­to, Du­razno su­peró las ex­pec­ta­ti­vas. En lu­gar de ser ig­no­ra­dos o in­sul­ta­dos por el pú­bli­co, sus miem­bros re­ci­bie­ron los aplau­sos me­re­ci­dos de la au­dien­cia. Lau­ra des­cri­be ese co­mo un mo­men­to bi­sa­gra, don­de ella y su ban­da se die­ron cuen­ta de su po­ten­cial y de to­do lo que se po­día con­se­guir con la mú­si­ca.

Esa ex­pe­rien­cia de to­das ma­ne­ras les plan­teó la ne­ce­si­dad de me­jo­rar mu­chos as­pec­tos de su so­ni­do y su pre­sen­cia vi­sual. Con el di­ne­ro que re­co­gie­ron por di­cha pre­sen­ta­ción, Du­razno de­ci­dió in­ver­tir en la gra­ba­ción de un nue­vo sen­ci­llo, Lo bueno de hoy, ba­jo la pro­duc­ción de An­drés Saa­ve­dra, re­co­no­ci­do pro­fe­sio­nal que ha tra­ba­ja­do con ar­tis­tas co­mo Luis Fon­si, Alejandro Sanz y Tommy To­rres. Tam­bién hi­zo un vi­deo, di­ri­gi­do por Iván Pe­ña, que tu­vo mi­les de vi­sua­li­za­cio­nes en las re­des so­cia­les.

Ha­ce po­cos días, Du­razno es­tre­nó un nue­vo sen­ci­llo, To­do lo que soy, tam­bién pro­du­ci­do por Saa­ve­dra, que rá­pi­da­men­te ha lle­ga­do a los pri­me­ros pues­tos del ran­king de la emi­so­ra pú­bli­ca Ra­dió­ni­ca. Du­razno es­tá cons­tru­yen­do po­co a po­co su nue­vo ál­bum, que, de ma­ne­ra au­to­ges­tio­na­da, lan­za­rá en los pró­xi­mos me­ses.

Lau­ra no ha pa­ra­do de son­reír du­ran­te to­da la en­tre­vis­ta. Ella mis­ma se sor­pren­de de to­do lo que ha pa­sa­do a su al­re­de­dor y de có­mo, de ma­ne­ra sen­ci­lla, ha lo­gra­do que su ban­da ha­ya ob­te­ni­do los re­sul­ta­dos desea­dos. Detrás de Du­razno no hay un es­tra­te­ga ex­per­to ni un se­llo mul­ti­na­cio­nal que los sos­ten­ga, pe­ro, al ver la ca­li­dad de su ma­te­rial y la acep­ta­ción lo­gra­da en­tre los afi­cio­na­dos, su fu­tu­ro, aún ejer­ci­do des­de la in­de­pen­den­cia, es­tá ga­ran­ti­za­do.

Ca­ta­li­na San­tos

Lau­ra Ro­mán

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.