Tum­ba te­cho Por Ma­rio Jur­sich

Arcadia - - EDITORIAL - Por Ma­rio Jur­sich Du­rán

Aun­que Fa­ce­book sue­la ser el pa­raí­so de las dis­cu­sio­nes inú­ti­les, tam­bién es el em­pí­reo de los des­cu­bri­mien­tos ines­pe­ra­dos. El otro día, gra­cias a una fu­gaz po­lé­mi­ca so­bre La ca­rro­za de Bo­lí­var, no so­lo en­ten­dí con ma­yor exac­ti­tud mis re­ser­vas con la pre­mia­da no­ve­la de Eve­lio Ro­se­ro,

sino por qué tien­do a ver­la co­mo un em­ble­ma de la res­tau­ra­ción neo­con­ser­va­do­ra en Co­lom­bia.

Cuan­do el li­bro apa­re­ció en 2012, Ro­se­ro di­jo en va­rias en­tre­vis­tas que exis­te una “ver­sión ofi­cial” so­bre la vi­da de Si­món Bo­lí­var, que “esa ver­sión es la úni­ca que se en­se­ña en co­le­gios y uni­ver­si­da­des” y que por eso él se ha­bía vis­to im­pe­li­do a es­cri­bir una con­tra­his­to­ria, en la cual se pu­sie­ra de pre­sen­te que el Li­ber­ta­dor era, a di­fe­ren­cia de lo que tan­tos han sos­te­ni­do, “un hé­roe con los pies de ba­rro”.

No ha­ce fal­ta ser un bo­li­va­riano irre­den­to pa­ra ad­ver­tir que esas fra­ses no ad­mi­ten el me­nor escrutinio. Si exis­te un per­so­na­je so­bre quien se ha­ya po­le­mi­za­do y se con­ti­núe po­le­mi­zan­do es pre­ci­sa­men­te Si­món Bo­lí­var, co­mo lo ates­ti­gua el he­cho de que en me­nos de un si­glo se le ha­yan de­di­ca­do cin­co bio­gra­fías muy dis­tin­tas. ¿Qué tie­nen en co­mún, apar­te del ob­je­to de es­tu­dio, las obras de Sal­va­dor de Ma­da­ria­ga, Ger­hard Ma­sur, John Lynch, Wi­lliam Os­pi­na y Ma­rie Ara­na? Yo di­ría que prác­ti­ca­men­te na­da.

En el cam­po de la no­ve­la su­ce­de lo mis­mo: El úl­ti­mo ros­tro, de Ál­va­ro Mu­tis, es di­fe­ren­te a El ge­ne­ral en su la­be­rin­to, de Ga­briel Gar­cía Már­quez, de igual mo­do que La ce­ni­za del Li­ber­ta­dor, de Fer­nan­do Cruz Kronfly, es­tá en las an­tí­po­das de Bo­lí­var, el in­son­da­ble, de Ál­va­ro Pi­ne­da Bo­te­ro. ¿Có­mo pue­de exis­tir “ver­sión ofi­cial” so­bre un per­so­na­je que en los años trein­ta del si­glo xx era ce­le­bra­do por Sil­vio Vi­lle­gas co­mo un pre­cur­sor del fas­cis­mo y 40 años des­pués era re­cla­ma­do por la gue­rri­lla del M-19 co­mo un aban­de­ra­do de la lu­cha an­ti­im­pe­ria­lis­ta? (Ra­zón no le fal­ta a David Bush­nell cuan­do afir­ma que en Co­lom­bia to­dos los par­ti­dos po­lí­ti­cos “han do­mi­na­do el ar­te de re­clu­tar el Li­ber­ta­dor pa­ra cual­quier cau­sa con­tem­po­rá­nea que se quie­ra fa­vo­re­cer”.)

Si la afir­ma­ción de que exis­te una­ni­mi­dad his­tó­ri­ca so­bre Si­món Bo­lí­var es fal­sa, la de que Jo­sé Ra­fael Sa­ñu­do (1872-1943) es el úni­co his­to­ria­dor que se ha ne­ga­do a pro­pa­lar “la gran men­ti­ra de Bo­lí­var” tam­bién me­re­ce im­por­tan­tes co­rrec­cio­nes. Sa­ñu­do pu­bli­có en 1925 una bio­gra­fía de Bo­lí­var en la que el Li­ber­ta­dor apa­re­ce re­tra­ta­do co­mo un mi­li­tar tor­pe y co­bar­de, in­ca­paz de ga­nar ba­ta­lla al­gu­na (“el Napoleón de las re­ti­ra­das”); co­mo el ge­no­ci­da res­pon­sa­ble de al­gu­nos he­chos atro­ces –la san­grien­ta

to­ma de Pas­to el 24 de di­ciem­bre de 1822– y, por si lo an­te­rior fue­ra in­su­fi­cien­te, co­mo un ma­nia­co se­xual de­di­ca­do a la des­flo­ra­ción sis­te­má­ti­ca de ni­ñas pre­pú­be­res.

En es­ta co­lum­na ca­rez­co de es­pa­cio pa­ra se­ña­lar las hi­pér­bo­les, las ver­da­des a me­dias y las men­ti­ras que una le­gión de his­to­ria­do­res ha de­tec­ta­do en las in­ves­ti­ga­cio­nes de Sa­ñu­do –na­die, ex­cep­to él, da cré­di­to a que Bo­lí­var fue­ra pe­dó­fi­lo–; pe­ro sí me re­fe­ri­ré a la “teo­ría de la ex­pia­ción” que ex­po­ne en las pri­me­ras páginas de su li­be­lo, jus­ta­men­te por­que nos da un ejem­plo mag­ní­fi­co del ca­lle­jón sin sa­li­da en que ha em­bar­ca­do a Ro­se­ro.

Se­gún Sa­ñu­do, “si las obras de un hom­bre aca­rrean con­se­cuen­cias a la so­cie­dad; con ma­yor ra­zón las de su je­fe o ca­be­za”. Lo an­te­rior sig­ni­fi­ca­ba pa­ra él que si Co­lom­bia ha­bía es­ta­do in­mer­sa en un per­pe­tuo es­ta­do de gue­rra ci­vil du­ran­te el si­glo xix era por cau­sa de “los pe­ca­dos pri­mi­ge­nios de Si­món Bo­lí­var”. El Li­ber­ta­dor ha­bía si­do no so­lo el Adán que nos des­te­rró del Pa­raí­so sino el Caín que nos con­de­nó a ex­piar nues­tros crí­me­nes por los si­glos de los si­glos.

La acep­ta­ción sin be­ne­fi­cio de in­ven­ta­rio de es­ta pin­to­res­ca teo­ría obli­ga a Ro­se­ro a re­pe­tir, de for­ma in­sis­ten­te y ma­cha­co­na, que la cau­sa úl­ti­ma de la vio­len­cia po­lí­ti­ca en Co­lom­bia es, por vía di­rec­ta, las ac­cio­nes de Bo­lí­var. “Sí. Yo creo que to­da es­ta reali­dad que nos ro­dea, la co­rrup­ción, el fra­tri­ci­dio, es de una u otra ma­ne­ra la con­se­cuen­cia del ne­fas­to ejem­plo de Bo­lí­var”.

Se tra­ta, ob­via­men­te, de una idea sim­plí­si­ma y sin du­da es­tra­fa­la­ria: ¿pue­de al­guien creer que la ma­sa­cre pa­ra­mi­li­tar de La Me­jor Es­qui­na es­tá di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­da con even­tos su­ce­di­dos 166 años atrás, co­mo si los ac­tua­les pa­ra­mi­li­ta­res fue­ran hi­jos de un pa­dre lla­ma­do Bo­lí­var y par­te de una con­ti­nui­dad his­tó­ri­ca?

Ro­se­ro no pa­re­ce ad­ver­tir que esa cre­du­li­dad lo con­de­na a com­par­tir ca­sa con gen­te que es­tá al otro ex­tre­mo de sus con­vic­cio­nes ideo­ló­gi­cas. Por­que, si el lec­tor ha­ce un in­ven­ta­rio rá­pi­do, des­cu­bri­rá en­se­gui­da que las ideas de Sa­ñu­do tam­bién eran las de su gran ami­go Lau­reano Gó­mez, co­mo son las de Ál­va­ro Uribe Vé­lez, de Ma­ría Fer­nan­da Ca­bal, de En­ri­que Se­rrano y de to­dos aque­llos que hoy en día lu­chan por vol­ver atrás, de­ses­pe­ra­dos, el re­loj de la his­to­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.