Fals­taff en Co­lom­bia

Arcadia - - EDITORIAL - Hu­go Cha­pa­rro Val­de­rra­ma* Bo­go­tá *Di­rec­tor de La­bo­ra­to­rios Fran­kens­tein. Es­cri­tor y crí­ti­co de ci­ne. Su más re­cien­te li­bro es Tra­ta­do de si­mio­lo­gía.

UN FALS­TAFF CO­LOM­BIANO

Ha­ce 25 años de­bu­tó Va­le­riano Lan­chas con la Ópe­ra de Co­lom­bia. Pa­ra ce­le­brar­lo, el Tea­tro Ma­yor Ju­lio Ma­rio San­to Do­min­go y la mis­ma Ópe­ra rea­li­zan un mon­ta­je de la úni­ca co­me­dia de Ver­di, con una pro­duc­ción en­vi­dia­ble, que con­tra­di­ce a un di­rec­tor de Col­cul­tu­ra que al­gu­na vez di­jo que quien qui­sie­ra ver ópe­ra bien po­dría ir­se a Nue­va York.

Sir John Fals­taff es des­cri­to por Sha­kes­pea­re en Las ale­gres co­ma­dres de Wind­sor co­mo un fan­fa­rrón al que le gus­ta en­re­dar­lo to­do, un pí­ca­ro de tri­pas he­chas con ma­sa de pas­tel, un hom­bre que po­dría de­rre­tir­se en su mis­ma gra­sa con el per­ver­so fue­go de la lu­ju­ria, un gor­do que no ca­bría en un ta­rro de pi­mien­ta.

En otras pa­la­bras, un ejem­plo su­per­la­ti­vo y obe­so de los hom­bres que en­ga­ñan a los de­más y que se en­ga­ñan a sí mis­mos. Al­guien du­do­sa­men­te vir­tuo­so, que com­ba­te en vano con el pa­so de los años y tra­ta de res­ca­tar con men­ti­ras el es­plen­dor de una be­lle­za ima­gi­na­ria y fu­gaz. El due­ño de un cuer­po ago­bia­do por los ki­los, tan­tos que la me­mo­ria de su ju­ven­tud se pier­de en­tre el ra­ci­mo de car­ne que ha­ce de Fals­taff un bul­to de va­ni­da­des.

Mien­tras la ve­jez re­ta su fri­vo­li­dad y lo hu­mi­lla por su ce­gue­ra an­te el tiem­po, en la bio­gra­fía de Giu­sep­pe Ver­di su­ce­dió al con­tra­rio: du­dó en com­pro­me­ter­se con el poe­ta Arri­go Boi­to, que an­tes de Fals­taff es­cri­bió pa­ra Ver­di el li­bre­to de Ote­llo, pe­ro de­ci­dió en­fren­tar­se a los te­mo­res de la ve­jez y de la ener­gía que po­día es­ca­par en tér­mi­nos crea­ti­vos, con­clu­yen­do su ci­clo ope­rá­ti­co con la ri­sa que re­ju­ve­ne­ce.

Aun­que no era del to­do ex­tra­ña la pa­la­bra có­mi­co pa­ra Ver­di, sí fue ra­ra en su obra cuan­do era un pro­fe­sio­nal de la tra­ge­dia. Se re­pi­ten con fre­cuen­cia en sus 28 ópe­ras los ró­tu­los de me­lo­dra­ma, dra­ma o tra­ge­dia lí­ri­ca. Pe­ro al fi­nal de su vi­da, cuan­do se acer­ca­ba a los 80 años de edad, el buen Giu­sep­pe ce­le­bró a Sha­kes­pea­re, uno de sus au­to­res que­ri­dos, con la fi­gu­ra hi­la­ran­te de Fals­taff.

Fe­liz­men­te era un lo­bo cur­ti­do en los es­ce­na­rios y en las adap­ta­cio­nes de la li­te­ra­tu­ra a la ópe­ra –al­gu­nos de los au­to­res a los que hon­ró con su mú­si­ca, ade­más de Sha­kes­pea­re: Víc­tor Hu­go, By­ron, Schi­ller, Vol­tai­re, Du­mas–. ¿Có­mo lle­var­los al tea­tro lí­ri­co sin des­vir­tuar­los?

“En los par­la­men­tos de una tra­ge­dia”, afir­mó Ver­di, “no im­por­ta si hay mu­chas pa­la­bras o mu­chas fra­ses pa­ra com­ple­tar la mé­tri­ca o con­se­guir una ri­ma. En mú­si­ca no es así… De­ma­sia­das pa­la­bras o de­ma­sia­das fra­ses arrui­nan el dra­ma­tis­mo… Creo que pa­ra una ópe­ra en la mú­si­ca mo­der­na hay que adop­tar ver­sos sin ri­ma”.

Las pa­la­bras de Boi­to fue­ron otro re­to pa­ra Ver­di. El poe­ta le ofre­ció en Fals­taff su ver­sión de Las ale­gres co­ma­dres de Wind­sor, con ma­ti­ces de otra obra de Sha­kes­pea­re en la que apa­re­ce el ca­ba­lle­ro, En­ri­que IV, su­mán­do­le al tex­to gi­ros pro­ve­nien­tes de Boc­cac­cio en el De­ca­me­rón. Así que a las acro­ba­cias que descubren los jue­gos de pa­la­bras de Sha­kes­pea­re, Boi­to le agre­gó las in­ven­cio­nes que es­cri­bió Boc­cac­cio en el si­glo xiv con las pe­cu­lia­ri­da­des idio­má­ti­cas de Flo­ren­cia –y con la pi­car­día de Boc­cac­cio cuan­do las ex­pre­sio­nes de do­ble sen­ti­do re­ve­lan la nos­tal­gia de Fals­taff por un ero­tis­mo per­di­do, evo­ca­do co­mo el fan­tas­ma de su po­ten­cia vi­ril–.

Fals­taff fue en­ton­ces un via­je mu­sical y li­te­ra­rio que

en­con­tró su lu­gar en el repertorio de las com­pa­ñías de ópe­ra al­re­de­dor del mun­do. Me­nos en Co­lom­bia, don­de ten­drá su es­treno 124 años des­pués de que se pre­sen­ta­ra por pri­me­ra vez en Mi­lán –que las ideas y sus ilu­sio­nes avan­zan en la geo­gra­fía do­més­ti­ca co­mo una ra­na na­dan­do en una pis­ci­na de miel: lle­gan pe­ro se de­mo­ran–.

Co­mo sea, acá es­ta­rán Sir Fals­taff, Sha­kes­pea­re y Ver­di gra­cias a una co­pro­duc­ción rea­li­za­da por el Tea­tro Ma­yor Ju­lio Ma­rio San­to Do­min­go y la Ópe­ra de Co­lom­bia, di­ri­gien­do Ro­dol­fo Fis­cher la Or­ques­ta Fi­lar­mó­ni­ca Ju­ve­nil de Bo­go­tá y Luis Díaz He­ro­dier el Co­ro de la Ópe­ra de Co­lom­bia; en­car­gán­do­se de la di­rec­ción es­cé­ni­ca Alejandro Cha­cón; Ser­gio Lo­ro del di­se­ño de la es­ce­no­gra­fía; Adán Mar­tí­nez del ves­tua­rio y la ca­rac­te­ri­za­ción, y Jheis­son Cas­ti­llo del di­se­ño de ilu­mi­na­ción.

¿Y Fals­taff? Se­rá el ba­jo Va­le­riano Lan­chas, de­bu­tan­do en el pa­pel del per­so­na­je al que la se­ño­ra Pa­ge, una de las ale­gres co­ma­dres que in­ten­ta se­du­cir en vano, le di­ce: “Va­mos, Sir John, aun su­po­nien­do que hu­bié­ra­mos ex­pul­sa­do la vir­tud de nues­tros co­ra­zo­nes, echán­do­le a patadas, y nos hu­bié­ra­mos en­tre­ga­do sin es­crú­pu­los al in­fierno, ¿cree que el dia­blo po­dría ha­cer de us­ted nues­tro pla­cer?”.

EL SUE­ÑO DEL PIBE

Un chi­co, que a los 15 años de edad veía emo­cio­na­do en el­tea­tro Co­lón de Bue­nos Ai­res el Sieg­fried de­wag­ner,una ópe­ra mo­nu­men­tal a la que fue por­que le gus­ta­ban la mi­to­lo­gía y los dra­go­nes, no sa­bía en­ton­ces que el asom­bro lo lle­va­ría por el rum­bo de los es­ce­na­rios lí­ri­cos has­ta en­con­trar­se en 2017 co­mo di­rec­tor es­cé­ni­co de Fals­taff en el Tea­tro Ma­yor.

Afor­tu­na­da­men­te fue así y Alejandro Cha­cón, re­com­pen­sa­do por los años que han trans­cu­rri­do en­tre Sieg fried y Fals­taff, es quien mol­dea con los can­tan­tes el hu­mor de la ópe­ra de Ver­di.

Du­ran­te una con­ver­sa­ción en la que gi­ra al­re­de­dor de la me­sa la his­to­ria de los si­glos can­ta­dos con las proezas in­só­li­tas que hon­ran la voz del ser hu­mano, es no­ta­ble su eru­di­ción he­cha ofi­cio al ser­vi­cio de la Ópe­ra de Co­lom­bia.

Con una mi­ra­da agu­da y una son­ri­sa in­si­nua­da por el pla­cer que le cau­sa a Cha­cón ha­blar de su tra­ba­jo, re­cuer­da los viajes que se han mul­ti­pli­ca­do a tra­vés de una ca­rre­ra cer­ca­na a las cua­tro dé­ca­das, par­tien­do des­de el Co­lón de Bue­nos Ai­res a un lar­go iti­ne­ra­rio por el ma­pa de Ibe­roa­mé­ri­ca.

“He tra­ba­ja­do en to­das par­tes, me­nos en Bo­li­via y Pa­ra­guay. Em­pe­cé en el Co­lón y pa­sé a Ca­ra­cas, don­de vi­ví des­de 1982 has­ta 1995, cuan­do se dis­fru­ta­ban los tiem­pos de la pros­pe­ri­dad eco­nó­mi­ca en la ‘Ve­ne­zue­la Sau­di­ta’. Te­nían tan­to di­ne­ro que inau­gu­ra­ron en 1983 el tea­tro Te­re­sa Ca­rre­ño y, co­mo no te­nían qué po­ner­le aden­tro, se lle­va­ron a me­dio Co­lón. Po­co des­pués, en Co­lom­bia, un cé­le­bre di­rec­tor de Col­cul­tu­ra can­ce­ló la Ópe­ra de Co­lom­bia en 1986 con el ar­gu­men­to de que ha­cer ópe­ra era muy caro y que los que qui­sie­ran ver­la po­dían via­jar a Es­ta­dos Uni­dos co­mo él. Pe­ro Glo­ria Zea la re­vi­vió en 1991 e hi­zó un Don Gio­van­ni en el Ca­ma­rín del Car­men, don­de can­ta­ba una cu­ba­na que tam­bién vi­vía en Ve­ne­zue­la, a la que Glo­ria le pre­gun­tó si sa­bía de al­guien que le pu­die­ra ayu­dar. En­ton­ces Glo­ria fue a la em­ba­ja­da de Co­lom­bia en Ca­ra­cas, me con­tac­tó y me pro­pu­so que mon­tá­ra­mos El bar­be­ro de Se­vi­lla, y me que­dé en el país des­de 1995”.

Se en­ca­ja­ban len­ta­men­te las pie­zas del rom­pe­ca­be­zas pa­ra que Sir Fals­taff lle­ga­ra a Co­lom­bia; pa­ra que el pro­pó­si­to de Cha­cón de emo­cio­nar en un tran­ce ope­rá­ti­co al pú­bli­co fue­ra un re­to que se cum­plie­ra en la es­ce­na.

“La ópe­ra tie­ne que emo­cio­nar al pú­bli­co. Si no sa­le llo­ran­do del tea­tro es por­que al­go fa­lló. Y eso, en esen­cia, es lo que pre­ten­de la ópe­ra: la emoción. Con Puc­ci­ni, por ejem­plo, es al­go inevi­ta­ble cuan­do es un te­rro­ris­ta mu­sical que tie­ne acor­des que te ha­cen llo­rar a pe­sar tu­yo. Por eso es un gé­ne­ro que se con­ci­bió des­de siem­pre co­mo al­go po­pu­lar. Aque­lla vez, cuan­do vi el Sieg­frid en Bue­nos Ai­res, me im­pre­sio­nó que la gen­te gri­ta­ra y lan­za­ra co­ro­nas de lau­rel al es­ce­na­rio. Fue una ex­pe­rien­cia tan sin­gu­lar que aho­ra me pa­re­ce más al fút­bol o a los to­ros que a un con­cier­to, ade­más por­que la gen­te es fa­ná­ti­ca de la ópe­ra o la odia, no hay tér­mi­nos me­dios”.

Una pa­sión que in­clu­so po­dría con­si­de­rar­se co­mo un con­ju­ro te­ra­péu­ti­co cuan­do la co­me­dia es ca­paz de ali­viar el ci­nis­mo de una épo­ca do­ble­ga­da a la tra­ge­dia.

“Hay una car­ta en la que Ver­di se que­ja con Boi­to di­cién­do­le que des­pués de la gran es­ce­na del se­gun­do ac­to la ac­ción de­cae en Fals­taff por­que so­lo si­gue una bo­da. Boi­to le con­tes­tó a Ver­di que ese pro­ble­ma lo te­nían Sha­kes­pea­re y, en ge­ne­ral, las co­me­dias, por­que una vez que se des­cu­bría el meo­llo del asun­to, to­do ter­mi­na­ba en un fi­nal fe­liz y, ca­si siem­pre, en una bo­da”.

SHA­KES­PEA­RE Y VER­DI EN LOS AN­DES

Pa­ra Alejandro Cha­cón es una coin­ci­den­cia que es­te año se pre­sen­ten en Bo­go­tá dos adap­ta­cio­nes de Sha­kes­pea­re por Ver­di y Boi­to: Ote­llo, a fi­na­les de ju­nio y prin­ci­pios de ju­lio por la Sin­fó­ni­ca Na­cio­nal de Co­lom­bia en el Tea­tro Co­lón, y Fals­taff, a fi­na­les de sep­tiem­bre por la Fi­lar­mó­ni­ca de Bo­go­tá en el Tea­tro Ma­yor. Una coin­ci­den­cia ge­ne­ro­sa pa­ra el pú­bli­co que pue­de ver lo que Cha­cón con­si­de­ra otra vir­tud del gé­ne­ro: apar­te de que na­ció co­mo una ex­pre­sión po­pu­lar, “la ópe­ra es ci­ne en vi­vo, el ver­da­de­ro ci­ne en 3D”.

De la tra­ge­dia a la co­me­dia, el ta­len­to de Ver­di so­lo cam­bia en su re­gis­tro dra­má­ti­co.

“Fals­taff es di­ver­ti­da y mu­si­cal­men­te per­fec­ta. Tam­bién la es­co­gi­mos por otras ra­zo­nes. La pri­me­ra, por­que Va­le­riano Lan­chas que­ría de­bu­tar en el pa­pel y es una po­lí­ti­ca de la Ópe­ra de Co­lom­bia que sir­va pa­ra que los can­tan­tes co­lom­bia­nos es­tre­nen per­so­na­jes. La otra ra­zón es por­que Fals­taff nun­ca se ha­bía pre­sen­ta­do en Co­lom­bia, así que tam­bién es otro es­treno co­mo la ma­yo­ría de las ópe­ras que he­mos rea­li­za­do en el país, por ejem­plo, La flau­ta má­gi­ca, que se pre­sen­tó por pri­me­ra vez en 2003. Por eso es­tu­vi­mos con­de­na­dos du­ran­te mu­cho tiem­po a la Tra­via­ta per­pe­tua. El repertorio lo­cal era Tra­via­ta o Car­men o La bohè­me o El bar­be­ro de Se­vi­lla. Y co­mo en Co­lom­bia hay tan po­co pú­bli­co pa­ra la ópe­ra, se te­nía mie­do de que no se qui­sie­ra ver al­go dis­tin­to. Lo que no es así por­que he­mos pre­sen­ta­do otras obras –Romeo y Ju­lie­ta, Don Car­lo, Tann­häu­ser–, que de­mues­tran lo con­tra­rio”.

El Fals­taff del Tea­tro Ma­yor ten­drá los to­nos del co­lor ale­gre que de­fi­ne, en tér­mi­nos ge­ne­ra­les, emo­cio­na­les y for­ma­les, a las co­me­dias. Re­uni­rá a un equi­po de pro­duc­ción pro­ve­nien­te de tan­tos lu­ga­res co­mo el ma­pa re­co­rri­do por Cha­cón, apro­ve­chan­do una ven­ta­ja más de la ópe­ra.

“La teo­ría de que to­dos los se­res hu­ma­nos te­ne­mos seis gra­dos de se­pa­ra­ción cuan­do ca­da per­so­na pue­de co­no­cer a otra y es­ta a otra has­ta que, al fi­nal de la ca­de­na, la quin­ta per­so­na pue­de co­no­cer a un chino, en la ópe­ra se li­mi­ta a un gra­do de se­pa­ra­ción por­que to­dos nos co­no­ce­mos y eso fa­ci­li­ta el tra­ba­jo en el sen­ti­do en el que po­de­mos en­te­rar­nos por al­guien del fac­tor hu­mano del re­par­to con el que po­de­mos tra­ba­jar”.

El fac­tor hu­mano que re­uni­rá tres mun­dos al­re­de­dor de Fals­taff: los dos mun­dos en los que Cha­cón di­vi­de la ópe­ra –“el in­fra­mun­do, que es la or­ques­ta en el fo­so, y no­so­tros, que es­ta­mos arri­ba, en el es­ce­na­rio, vin­cu­lán­do­se los dos mun­dos por el di­rec­tor de or­ques­ta”–, y el mun­do de una or­ga­ni­za­ción sin áni­mo de lu­cro lla­ma­da ola (Ópe­ra La­ti­noa­me­ri­ca­na), con­for­ma­da por los di­rec­ti­vos ar­tís­ti­cos y ge­ne­ra­les de to­das las com­pa­ñías de ópe­ra de La­ti­noa­mé­ri­ca y Es­pa­ña, que ten­drán su en­cuen­tro anual es­te año en Bo­go­tá y ha­rán par­te del pú­bli­co que es­ta­rá en el Tea­tro Ma­yor ce­le­bran­do las in­ven­cio­nes del ca­ba­lle­ro cas­ti­ga­do sin pie­dad por la suer­te en­car­na­da en los per­so­na­jes que lo hu­mi­llan.

Al fi­nal de su vi­da, Giu­sep­pe ce­le­bró a Sha­kes­pea­re, uno de sus au­to­res que­ri­dos, con la fi­gu­ra hi­la­ran­te de Fals­taff.

El ba­jo co­lom­biano Va­le­riano Lan­chas ha­rá de John Fals­taff.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.