El re­na­cer del ar­te co­lo­nial

Arcadia - - EDITORIAL - Ha­lim Ba­da­wi* Bo­go­tá *Crí­ti­co y cu­ra­dor con es­pe­cial in­te­rés en ar­te la­ti­noa­me­ri­cano y fo­to­gra­fía.

A la reaper­tu­ra del Mu­seo Co­lo­nial de Bo­go­tá se su­ma la de la igle­sia de San Ig­na­cio y la inau­gu­ra­ción, en la Ta­deo Lo­zano, de la ex­po­si­ción Ho­rror Va­cui, de­di­ca­da a una co­lec­ción pri­va­da de ar­te co­lo­nial. ¿Cuál ha si­do la suer­te del prin­ci­pal mu­seo co­lo­nial del país? ¿Qué pro­yec­tos se en­cuen­tran en cur­so en Bo­go­tá? ¿Qué es­tá pen­dien­te?

No exis­te un pa­sa­do del que no ha­ya na­da que apren­der: el pa­sa­do, in­clu­so el que pa­re­ce más re­cón­di­to, más ocul­to, siem­pre in­ter­pe­la nues­tro pre­sen­te. Pun­tual­men­te, el uni­ver­so co­lo­nial, con sus ló­gi­cas y sen­ti­dos, con sus éti­cas y es­té­ti­cas, es­tá más vi­vo que nun­ca, co­mo lo de­mues­tra el ca­so del ga­león San Jo­sé, que vie­ne a re­vi­vir una lar­ga his­to­ria de ren­ci­llas geo­po­lí­ti­cas y do­mi­na­ción co­lo­nial en­tre Amé­ri­ca La­ti­na, Es­ta­dos Uni­dos y Eu­ro­pa;o el ca­so de la co­ro­na de Los An­des, una pie­za or­fe­bre de al­ta sig­ni­fi­ca­ción re­li­gio­sa pa­ra Po­pa­yán, com­pra­da por el Me­tro­po­li­tan Mu­seum de Nue­va York; o el ca­so del Có­di­ce Tru­ji­llo, un do­cu­men­to fun­da­cio­nal de Pe­rú cu­ya re­pa­tria­ción fue blo­quea­da por el Es­ta­do es­pa­ñol a pe­sar de la pro­tes­ta del go­bierno pe­ruano;o la re­cien­te do­na­ción de la Fun­da­ción Cis­ne­ros (ges­tio­na­da por la ve­ne­zo­la­na Pa­tri­cia Cis­ne­ros) de 119 obras de ar­te co­lo­nial en­tre­ga­das a cua­tro mu­seos de Es­ta­dos Uni­dos y ape­nas uno de Amé­ri­ca La­ti­na. Sin du­da, las ten­sio­nes y pug­nas he­re­da­das del uni­ver­so co­lo­nial (que van des­de la pro­pie­dad de los ob­je­tos has­ta su sig­ni­fi­ca­ción co­lec­ti­va) son mu­chas ve­ces asun­tos aún pen­dien­tes de re­so­lu­ción y, a pe­sar de los si­glos, es­tán en el or­den del día.

¿Y có­mo ha­cer pa­ra ana­li­zar, com­pren­der y su­pe­rar es­te uni­ver­so co­lo­nial? ¿Có­mo per­sis­te el uni­ver­so co­lo­nial den­tro de no­so­tros? ¿Có­mo en­con­trar res­pues­tas a los pro­ble­mas de nues­tro pre­sen­te? A tra­vés de las ins­ti­tu­cio­nes de la me­mo­ria:mu­seos,bi­blio­te­cas y ar­chi­vos.es­tos es­pa­cios no so­lo sir­ven pa­ra el de­lei­te de los vi­si­tan­tes o pa­ra el pla­cer es­té­ti­co, las ins­ti­tu­cio­nes de la me­mo­ria son es­pa­cios de re­sis­ten­cia crí­ti­ca, es­pa­cios pa­ra en­ten­der­nos a no­so­tros mis­mos, nues­tros con­flic­tos so­cia­les y po­lí­ti­cos, es­pa­cios pa­ra ana­li­zar el pa­sa­do y en­ten­der có­mo ese pa­sa­do per­vi­ve y afec­ta per­ma­nen­te­men­te nues­tro pre­sen­te.

El Mu­seo Co­lo­nial de Bo­go­tá es una de las po­cas ins­ti­tu­cio­nes so­bre­vi­vien­tes que lu­chan,de for­ma crí­ti­ca,con­tra la des­me­mo­ria,y es el mu­seo más gran­de del país de­di­ca­do a la con­ser­va­ción e in­ves­ti­ga­ción del pe­río­do co­lo­nial.el pri­mer ca­tá­lo­go del Mu­seo (1942) da cuen­ta de una tra­di­ción que se ha per­di­do en Co­lom­bia: la del me­ce­naz­go. Ba­jo el go­bierno del pre­si­den­te li­be­ral Eduar­do San­tos (tío abue­lo del ac­tual pre­si­den­te de Co­lom­bia, pro­mo­tor de la re­no­va­ción ac­tual) y sien­do mi­nis­tro de Edu­ca­ción Ger­má­nar­ci­nie­gas,fue fun­da­do el mu­seo. San­tos do­nó, de su pro­pia co­lec­ción, al­gu­nas obras de ar­te que ayu­da­ron a con­fi­gu­rar el pa­tri­mo­nio ini­cial de la ins­ti­tu­ción. Otras co­lec­cio­nes par­ti­cu­la­res que pa­sa­ron a en­gro­sar el acer­vo del Mu­seo, por com­pra, fue­ron la de Pa­blo y Jo­se­fi­na de Ar­gáez, con 146 pie­zas, in­clu­yen­do 15 pin­tu­ras atri­bui­das al cé­le­bre pin­tor co­lo­nial Gre­go­rio­vás­quez de Ar­ce y Ceballos.

Por su par­te, en su mo­men­to, el go­bierno de Co­lom­bia com­pró, con pre­su­pues­to pú­bli­co, a tra­vés de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal, al­gu­nas co­lec­cio­nes pri­va­das co­mo la de Car­los Par­do, pro­pie­ta­rio de los úni­cos di­bu­jos co­no­ci­dos de Gre­go­rio Vás­quez, así co­mo de una am­plia co­lec­ción de pin­tu­ra, es­cul­tu­ra y mo­bi­lia­rio. Hoy en día, los re­cur­sos que re­ci­be el Mu­seo pa­ra sus co­lec­cio­nes y su pro­ce­so de re­no­va­ción son en­te­ra­men­te pú­bli­cos,pro­vie­nen del Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra: por desgracia, la par­ti­ci­pa­ción y el com­pro­mi­so pri­va­do, de co­lec­cio­nis­tas o em­pre­sa­rios, a di­fe­ren­cia de los años cua­ren­ta, es prác­ti­ca­men­te inexis­ten­te.

Des­de 1942 el Mu­seo ha he­cho par­te fun­da­men­tal de la vi­da cul­tu­ral de los bo­go­ta­nos.ha­ce tres años ce­rró sus puer­tas al pú­bli­co pa­ra que em­pe­za­ra un am­bi­cio­so pro­yec­to de res­tau­ra­ción del edi­fi­cio y de re­no­va­ción mu­seo­grá­fi­ca y cu­ra­to­rial de las ex­hi­bi­cio­nes per­ma­nen­tes.el pa­sa­do 3 de agos­to se vie­ron los fru­tos:abrió al pú­bli­co com­ple­ta­men­te re­no­va­do y nue­va­men­te po­de­mos ver pin­tu­ras de gran sig­ni­fi­ca­ción, co­mo el fa­mo­so Sím­bo­lo de la Tri­ni­dad, atri­bui­da a Vás­quez, en la que el Pa­dre, el Hi­jo y el Es­pí­ri­tu San­to apa­re­cen en­car­na­dos en un mis­mo cuer­po con tres ros­tros. Pa­ra al­gu­nos ob­ser­va­do­res co­lo­nia­les, es­ta si­tua­ción re­sul­ta­ba mons­truo­sa, por lo que el óleo fue cen­su­ra­do y sus ros­tros re­pin­ta­dos pa­ra ocul­tar la mons­truo­si­dad apa­ren­te. Ha­ce ya va­rios años, el Mu­seo res­tau­ró la ima­gen pa­ra eli­mi­nar los re­pin­tes y de­ve­lar el se­cre­to.

La pla­ni­fi­ca­ción del pro­ce­so de re­for­ma em­pe­zó ha­ce 17 años, cuan­do Cons­tan­za­to­qui­ca se pro­pu­so ac­tua­li­zar el dis­cur­so cu­ra­to­rial.ella re­cuer­da que,cuan­do en­tró a la di­rec­ción, el Mu­seo ayu­da­ba a per­pe­tuar al­gu­nos mi­tos po­pu­la­res que ve­nían sien­do cues­tio­na­dos en el mun­do aca­dé­mi­co:“ha­bía una idea de que la Co­lo­nia te­nía una es­truc­tu­ra so­cial muy rí­gi­da y que las di­ver­sas cla­ses so­cia­les no se en­tre­mez­cla­ban, pe­ro cuan­do uno es­tu­dia la his­to­ria co­lo­nial se da cuen­ta de que es exac­ta­men­te lo con­tra­rio. Por otro la­do, es­ta­ba la le­yen­da ne­gra de la con­quis­ta:los es­pa­ño­les ma­los que ve­nían a ata­car a los in­dí­ge­nas pu­ros. Co­no­cien­do la his­to­ria uno se da cuen­ta de que aquí tam­bién ha­bía gue­rras,que los ma­los no eran tan ma­los y que los bue­nos no eran tan bue­nos.en ter­cer lu­gar, me in­tere­sa­ba des­mon­tar el mi­to de que la re­li­gión es­ta­ba en con­tra de la Ilus­tra­ción: ha­brá que re­cor­dar que el ar­zo­bis­po Ca­ba­lle­ro y Gón­go­ra fue pre­ci­sa­men­te quien fi­nan­ció la Ex­pe­di­ción Bo­tá­ni­ca”.

A es­ta si­tua­ción se su­ma­ba el he­cho de que los ob­je­tos ex­pues­tos por el Mu­seo da­ban cuen­ta de los in­tere­ses de sus an­ti­guos po­see­do­res, val­ga de­cir­lo, una éli­te blan­ca, ca­tó­li­ca,bo­go­ta­na y pre­fe­ren­te­men­te mas­cu­li­na, que eran quie­nes te­nían el di­ne­ro pa­ra ad­qui­rir y con­ser­var ob­je­tos sun­tua­rios co­mo ta­llas

obras de ar­te. Es­tas co­lec­cio­nes de la éli­te san­ta­fe­re­ña (que da­ban cuen­ta de sí mis­ma, pe­ro no ne­ce­sa­ria­men­te del pue­blo) fue­ron las que die­ron ini­cio al Mu­seo en 1942 y, co­mo es ló­gi­co, el Mu­seo con­ser­vó es­te per­fil no siem­pre in­clu­yen­te. Pe­ro el nue­vo mu­seo se pro­pu­so rom­per ese es­que­ma e in­cluir re­pre­sen­ta­cio­nes de afro­des­cen­dien­tes e in­dí­ge­nas: al no con­ser­var­se mu­chas imá­ge­nes re­la­ti­vas del pe­río­do co­lo­nial,el Mu­seo op­tó por in­cluir pro­yec­cio­nes en vi­deo de fies­tas po­pu­la­res co­mo la de San Pa­cho, tra­ba­jos ar­te­sa­na­les de Rá­qui­ra y Pas­to, y otros ob­je­tos re­li­gio­sos de uso co­ti­diano. Una op­ción que con­tem­pla el mu­seo de ca­ra al fu­tu­ro es la in­clu­sión de obras de ar­te con­tem­po­rá­neo que dia­lo­guen con el pa­sa­do co­lo­nial, que se­ña­len pre­ci­sa­men­te los va­cíos en la co­lec­ción del mu­seo y los gru­pos so­cia­les que no es­tán re­pre­sen­ta­dos en la co­lec­ción.

EL MU­SEO CO­LO­NIAL DEL FU­TU­RO

Lue­go de ha­ber ter­mi­na­do el pro­ce­so de res­tau­ra­ción y re­no­va­ción el mu­seo,cons­tan­za­to­qui­ca tie­ne un nue­vo sue­ño: cons­truir un edi­fi­cio co­ne­xo, que se ubi­ca­ría al cos­ta­do sur del mu­seo ac­tual; un edi­fi­cio pa­ra ofi­ci­nas, zo­nas de re­ser­va de obras de ar­te (lo que per­mi­ti­ría li­be­rar aún más es­pa­cio del edi­fi­cio ac­tual y am­pliar las ex­po­si­cio­nes per­ma­nen­tes), un as­cen­sor y una gran bi­blio­te­ca-cen­tro de in­ves­ti­ga­cio­nes es­pe­cia­li­za­do en la Co­lo­nia. Así mis­mo,to­qui­ca quie­re re­no­var el pro­gra­ma de ex­po­si­cio­nes tem­po­ra­les de la ins­ti­tu­ción, con una pri­me­ra mues­tra so­bre la his­to­ria del mu­seo y la ca­sa. Re­cor­de­mos la den­si­dad his­tó­ri­ca del edi­fi­cio: des­de 1767, lue­go de la ex­pul­sión de los je­sui­tas, la ca­sa que­dó en ma­nos del Es­ta­do y tu­vo su­ce­si­vos usos. En ella, Si­món Bo­lí­var ins­ta­ló, en la dé­ca­da de 1820, el pri­mer Con­gre­so Ad­mi­ra­ble; lue­go fue cár­cel de Fran­cis­co de Pau­la San­tan­der, quien du­ran­te su re­clu­sión reali­zó un in­ven­ta­rio de los li­bros que al­ber­ga­ba la ca­sa. La cons­truc­ción fue, ade­más, Bi­blio­te­ca Na­cio­nal, Mu­seo de Cien­cia e His­to­ria Na­tu­ral, bo­de­ga del Mu­seo Na­cio­nal y

El Mu­seo Co­lo­nial es una de las po­cas ins­ti­tu­cio­nes so­bre­vi­vien­tes que lu­chan, de for­ma crí­ti­ca, con­tra la des­me­mo­ria.

has­ta Es­cue­la de Be­llas Ar­tes de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal. La ex­po­si­ción de To­qui­ca quie­re res­ca­tar esa tra­di­ción ocul­ta del in­mue­ble. La se­gun­da ex­po­si­ción que se pro­po­ne ha­cer es so­bre el Cho­có –un lu­gar que ra­ra vez apa­re­ce in­clui­do en las pro­gra­ma­cio­nes de los mu­seos–, so­bre la riqueza de las tra­di­cio­nes or­fe­bres, la mi­ne­ría de alu­vión, et­cé­te­ra.

OTROS TE­SO­ROS: HA­CIA UN CIR­CUI­TO CO­LO­NIAL

Cu­rio­sa­men­te, du­ran­te el mes de agos­to abren al pú­bli­co va­rias ex­po­si­cio­nes o es­pa­cios que bus­can reivin­di­car el le­ga­do co­lo­nial: la Igle­sia de San Ig­na­cio, a un cos­ta­do del Mu­seo Co­lo­nial, re­abre al pú­bli­co en enero de 2018 lue­go de un lar­go tra­ba­jo de res­tau­ra­ción, y po­dre­mos ver de nue­vo su es­plén­di­da co­lec­ción de pin­tu­ras de mar­ti­rios de san­tos, obras neo­gra­na­di­nas y va­rias eu­ro­peas que al­gu­nos han atri­bui­do a Ant­hony van Dyck o Pon­tor­mo.

Otra ex­po­si­ción tem­po­ral nos per­mi­te in­tro­du­cir­nos en la ca­sa de un co­lec­cio­nis­ta de ar­te co­lo­nial, una opor­tu­ni­dad no muy fre­cuen­te en Co­lom­bia.des­de el 17 de agosy to, el Mu­seo de Ar­tes­vi­sua­les de la Uni­ver­si­dad Jor­ge Ta­deo Lo­zano al­ber­ga la ex­po­si­ción Ho­rror Va­cui: una co­lec­ción de pin­tu­ra ba­rro­ca, con cu­ra­du­ría de Pau­la Ma­tiz y Cons­tan­za­vi­lla­lo­bos. Es una mues­tra de la co­lec­ción pri­va­da del bo­go­tano Juan Fran­cis­co Her­nán­dez y fa­mi­lia, que in­clu­ye más de un cen­te­nar de pin­tu­ras co­lo­nia­les de ca­li­dad ad­mi­ra­ble y que re­cuer­da las vie­jas co­lec­cio­nes san­ta­fe­re­ñas que die­ron for­ma ini­cial al an­ti­guo Mu­seo de Ar­te Co­lo­nial. En un país que no tie­ne la tra­di­ción de ex­hi­bir pú­bli­ca­men­te co­lec­cio­nes pri­va­das, y en el que los gran­des co­lec­cio­nis­tas par­ti­cu­la­res e ins­ti­tu­cio­na­les ca­si nun­ca es­tán dis­pues­tos a pres­tar sus co­lec­cio­nes, es­ta mues­tra cons­ti­tu­ye un mo­men­to ex­cep­cio­nal pa­ra ver pie­zas que se­ría im­po­si­ble apre­ciar de otra for­ma.

Her­nán­dez, abo­ga­do de pro­fe­sión, ha­ce par­te de una fa­mi­lia de co­lec­cio­nis­tas: sus pa­dres y her­ma­nos lo han si­do des­de siem­pre y él ha te­ni­do la for­tu­na, la pa­cien­cia y el co­no­ci­mien­to pa­ra re­unir un va­lio­so y ex­ten­so con­jun­to que in­clu­ye un re­tra­to de mon­ja muer­ta (sor Ma­ría Ger­tru­dis Te­re­sa de San­ta Inés, un cua­dro her­mano de las mon­jas muer­tas del Ban­co de la Re­pú­bli­ca), un es­plén­di­do óleo no­vohis­pano (Eterno lo que ator­men­ta,mo­men­tá­neo lo que de­lei­ta), una ex­cel­sa Vir­gen de Chi­quin­qui­rá (si­glo xvii), un Mar­ti­rio de San­ta Bár­ba­ra, de Bal­ta­sar de Var­gas Fi­gue­roa (si­glo xvii), y numerosas obras atri­bui­das a Gre­go­rio­vás­quez de Ar­ce y Ceballos (co­mo el es­plén­di­do Ar­cán­gel San Mi­guel), An­to­nio Ace­ro de la Cruz, Mi­guel de San­tia­go, Gas­par de Fi­gue­roa y Ma­nuel de Sa­ma­nie­go.

Por otra par­te, aun­que to­da­vía no exis­te una fe­cha de­fi­ni­ti­va, la Ca­te­dral Pri­ma­da de Bo­go­tá tie­ne el pro­yec­to de abrir al pú­bli­co una par­te del lla­ma­do Te­so­ro de la Ca­te­dral o Mu­seo del Te­so­ro, con par­ti­cu­lar in­te­rés en ex­hi­bir su es­plén­di­da co­lec­ción de tex­ti­les li­túr­gi­cos. El Te­so­ro in­clu­ye, en su con­jun­to, or­na­men­tos re­li­gio­sos en oro, pla­ta y pie­dras pre­cio­sas, co­mo la cé­le­bre cus­to­dia La Pre­cio­sa, y numerosas obras de ar­te, en­tre pin­tu­ras y ta­llas. El mu­seo tie­ne, co­mo co­lec­ción co­ne­xa, el es­plén­di­do Archivo Mu­sical de la Ca­te­dral, tal vez uno de los más va­lio­sos de Amé­ri­ca La­ti­na, con nu­me­ro­sos im­pre­sos y ma­nus­cri­tos mu­si­ca­les del pe­río­do co­lo­nial. A di­fe­ren­cia de otras co­lec­cio­nes ecle­siás­ti­cas ibe­roa­me­ri­ca­nas que es­tán abier­tas al pú­bli­co per­ma­nen­te­men­te (co­mo el Mu­seo del Pa­la­cio Ar­zo­bis­pal de Li­ma o el Mu­seo Ar­qui­dio­ce­sano de Ar­te Re­li­gio­so de Po­pa­yán), el Te­so­ro de la Ca­te­dral Pri­ma­da se ha man­te­ni­do le­jos de los vi­si­tan­tes des­de me­dia­dos del si­glo xx.

Otro mu­seo es­pe­cia­li­za­do en ar­te del pe­río­do co­lo­nial que se man­tie­ne fue­ra del cir­cui­to pú­bli­co es el an­ti­guo Mu­seo del Se­mi­na­rio Con­ci­liar de Bo­go­tá,una co­lec­ción que es­tu­vo abier­ta du­ran­te la pri­me­ra mi­tad del si­glo xx pe­ro que ce­rró sus puer­tas de un mo­men­to a otro. Es­ta co­lec­ción, uno de los se­cre­tos me­jor guar­da­dos de Bo­go­tá, con­tie­ne una ex­cel­sa sec­ción de ar­te an­ti­guo, que in­clu­ye una ta­bla fla­men­ca que re­pre­sen­ta una­vir­gen Oran­te,atri­bui­da por al­gu­nos al cé­le­bre Quin­tin de Metsys, una ta­bla que fue en­con­tra­da du­ran­te la pri­me­ra mi­tad del si­glo xx,y que, se­gún la le­yen­da, ser­vía de ta­pa a una ca­ja. El mu­seo tam­bién conserva un es­plén­di­do bo­de­gón de la es­cue­la fla­men­ca que al­gu­nos han atri­bui­do, sin mu­cho so­por­te, a Ru­bens; así co­mo numerosas te­las de Gre­go­rio­vás­quez y otros pin­to­res co­lo­nia­les. Es­te mu­seo, que ac­tual­men­te es­tá ce­rra­do (y cu­ya reaper­tu­ra po­dría ges­tio­nar el Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra o la Al­cal­día de Bo­go­tá, apro­ve­chan­do el im­pul­so del Mu­seo Co­lo­nial), cons­ti­tu­ye una pie­za ex­cep­cio­nal en el en­gra­na­je del pa­tri­mo­nio cul­tu­ral bo­go­tano, má­xi­me al al­ber­gar la co­lec­ción do­na­da por el bo­go­tano Car­los Uma­ña, uno de los prin­ci­pa­les co­lec­cio­nis­tas de ar­te co­lo­nial del pri­mer cuar­to del si­glo xx.

No es un se­cre­to que, du­ran­te la úl­ti­ma dé­ca­da, la ener­gía del ar­te co­lom­biano (de las ins­ti­tu­cio­nes y del mer­ca­do) ha es­ta­do ca­na­li­za­da ha­cia el ar­te pro­du­ci­do des­de los años se­sen­ta has­ta nues­tros días. Las fe­rias, las bie­na­les, los sa­lo­nes, los con­cur­sos y las gran­des ex­po­si­cio­nes de­di­ca­das al ar­te de nues­tro tiem­po (con epí­te­tos co­mo “ar­te jo­ven” o “ar­te emer­gen­te”) han con­su­mi­do la agen­da ins­ti­tu­cio­nal y co­mer­cial, y han se­gre­ga­do el ar­te an­ti­guo al ol­vi­do, así el “ar­te” (sin ad­je­ti­vos o cer­cos cro­no­ló­gi­cos) cu­bra un es­pec­tro que abar­ca des­de la an­ti­güe­dad has­ta nues­tros días. El ar­te co­lo­nial ha su­fri­do, por fuer­za de las co­rrien­tes do­mi­nan­tes y de las mo­das, una suer­te de ol­vi­do co­lec­ti­vo. Sea la reaper­tu­ra del Mu­seo Co­lo­nial la opor­tu­ni­dad pa­ra reac­ti­var en los co­lom­bia­nos el in­te­rés por com­pren­der un mo­men­to de la his­to­ria que sue­le pa­re­cer­nos os­cu­ro, po­co cer­cano, pe­ro que, to­do el tiem­po, nos acu­sa.

Es­te óleo de 1759 atri­bui­do a Joa­quín Gu­tié­rrez ha­ce par­te de la co­lec­ción del Mu­seo Co­lo­nial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.