Otra tie­rra Por An­drea Me­jía

Arcadia - - EDITORIAL - Por An­drea Me­jía

Los cuer­pos te­rres­tres no tie­nen ór­bi­ta mien­tras es­tán en la Tie­rra. Es de­cir que su mo­vi­mien­to es en par­te aza­ro­so, muy len­to en com­pa­ra­ción con la ve­lo­ci­dad de una es­tre­lla o de un pla­ne­ta. In­clu­so com­pa­ra­dos con el cuer­po celeste más pe­que­ño, la Lu­na, o un me­teo­ri­to fu­gaz que al fi­nal ter­mi­na re­du­ci­do a pol­vo, los cuer­pos te­rres­tres, aun­que sal­gan de ca­za, co­rrien­do detrás de su pre­sa, por

más que co­rran o vue­len o los levante el vien­to co­mo a ni­ños ju­gan­do por los ca­mi­nos o ga­lo­pan­do por las praderas, ja­más al­can­za­rán la ve­lo­ci­dad de un cuer­po celeste. Se mue­ven len­ta­men­te. Es por­que no tie­nen ór­bi­ta que los ani­ma­les en la Tie­rra pue­den dar al­go así co­mo un pa­seo. Pa­seos en cal­ma, o en me­dio de una de­ses­pe­ra­ción man­sa, pa­ra mo­rir len­ta­men­te, co­mo el pa­seo que­wal­ser tu­vo que ha­ber da­do an­tes de que lo en­con­tra­ran la no­che de Na­vi­dad, con­ge­la­do en la nieve, cer­ca del ma­ni­co­mio en el que ha­bía pa­sa­do los úl­ti­mos 23 años de su vi­da. El día de su muer­te, al pa­sear por la nieve,wal­ser no se­guía nin­gún cur­so, ni or­bi­ta­ba en torno a na­da; a me­nos que la muer­te sea un cuer­po den­so y ma­si­vo en torno al cual or­bi­tan to­dos los cuer­pos te­rres­tres vi­vos. Pe­ro esa se­ría una me­tá­fo­ra que ha­ría im­po­si­ble cual­quier pa­seo.wal­ser da­ba pa­sos pe­que­ños en­vuel­to en una am­pli­tud blan­ca, co­mo una es­tre­lla erran­te per­di­da en su he­mis­fe­rio va­cío.

Los cuer­pos ce­les­tes en cam­bio des­fon­dan el cie­lo con su ve­lo­ci­dad or­bi­tal. La Tie­rra re­co­rre 29,5 ki­ló­me­tros en un se­gun­do, de­vo­ran­do una dis­tan­cia de más de 2 mi­llo­nes de ki­ló­me­tros en un día. El Sis­te­ma So­lar, co­mo un me­ca­nis­mo com­pac­to de ór­bi­tas sos­te­ni­do má­gi­ca­men­te, vue­la a una ve­lo­ci­dad de más de 200 ki­ló­me­tros por se­gun­do; y en ese mis­mo se­gun­do, ca­da se­gun­do, la­vía Lác­tea, un do­mi­nio blan­que­cino de es­tre­llas y de ma­te­ria cós­mi­ca, bri­llan­te y os­cu­ra, cu­bre 600 ki­ló­me­tros.a esas ve­lo­ci­da­des des­me­su­ra­das es ex­tra­ño que la ma­te­ria pue­da con­ser­var la me­di­da de una ór­bi­ta,y que por la re­gu­la­ri­dad de su mo­vi­mien­to cir­cu­lar los cuer­pos pue­dan vol­ver a pa­sar por don­de ya ha­bían pa­sa­do mi­llo­nes de años atrás. En el cie­lo abier­to, don­de ya no hay día ni no­che, las es­tre­llas muer­den sus pro­pios pa­sos co­mo ani­ma­les que lle­van fue­go en la bo­ca. Mien­tras tan­to, mien­tras en la Tie­rra co­rren los se­gun­dos, qui­zá du­ran­te lar­gas ho­ras, el alien­to can­sa­do de Wal­ser va de­jan­do nu­be­ci­tas de vaho en un ai­re ra­ya­do de es­car­cha.

Vis­tas des­de la Tie­rra las es­tre­llas pa­re­cen ca­si quie­tas, im­per­cep­ti­ble­men­te tem­blo­ro­sas. La quie­tud apa­ren­te de los astros tie­ne que ver con la am­pli­tud del cie­lo.ya al es­tar vo­lan­do en un avión nos pa­re­ce que va­mos len­ta­men­te, co­mo en un pa­seo, no por la nieve sino a tra­vés de galerías de nubes le­ve­men­te en­ro­je­ci­das por el res­plan­dor del sol, o por una pla­ni­cie so­bre la que el azul se sos­tie­ne. So­lo cuan­do el avión to­ca la tie­rra y las llan­tas re­tum­ban so­bre la pis­ta de ate­rri­za­je po­de­mos ha­cer­nos una idea de la ve­lo­ci­dad a la que vo­lá­ba­mos, a pe­sar de que esa ve­lo­ci­dad ya se ha re­du­ci­do en dos ter­ce­ras par­tes. El cie­lo te­rres­tre por el que po­de­mos vo­lar en avión es so­lo el um­bral y el anun­cio de lo que es el cie­lo celeste, un cie­lo tan abier­to en el que no pue­de en­trar na­da, co­mo sí pue­den en­trar cuer­pos ar­dien­tes a la at­mós­fe­ra que en­vuel­ve nues­tras ca­be­zas.

Se­gún el Timeo, el diá­lo­go de Pla­tón so­bre los cie­los abier­tos, ig­no­ra­mos que el cur­so erran­te de los cuer­pos es el tiem­po. Qui­zá des­de una al­tu­ra in­abar­ca­ble, des­de la am­pli­tud im­po­si­ble de un pen­sa­mien­to no te­rres­tre, el rum­bo de los cuer­pos ce­les­tes que nos pa­re­ce un me­ca­nis­mo or­bi­tal inal­te­ra­ble sea tam­bién una for­ma de erran­cia. Qui­zá los astros ten­gan la mis­ma li­ber­tad erran­te que cree­mos te­ner cuan­do sa­li­mos a pa­sear por la nieve o por un as­fal­to aún más frío que la nieve.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.