2 de oc­tu­bre

Arcadia - - EDITORIAL -

El 2 de oc­tu­bre de 2016, Co­lom­bia ama­ne­ció llu­vio­sa. Era do­min­go y el cie­lo es­ta­ba cu­bier­to por una pá­ti­na gris so­bre la ma­yo­ría de las ciu­da­des. En la cos­ta ca­ri­be los chu­bas­cos arre­cia­ban. Si ha­ce ape­nas unos días Ir­ma sa­cu­dió a Cu­ba y la Flo­ri­da, y cau­só es­tra­gos a su pa­so en Te­xas, Bar­bu­da y Saint Mar­tin, en­tre otros, en ese en­ton­ces era Mat­hew el nom­bre de la tor­men­ta que se cer­nía so­bre es­ta par­te del mun­do.

So­lo unos días an­tes el man­so cli­ma, co­mo el de es­tos mis­mos días de fi­na­les de sep­tiem­bre, au­gu­ra­ba lo que es­ta­ba por ve­nir.tras cua­tro años de ne­go­cia­cio­nes en­tre el go­bierno y las Farc, el 26 de sep­tiem­bre, en Car­ta­ge­na, con una pla­za aba­rro­ta­da de po­lí­ti­cos co­lom­bia­nos, 13 pre­si­den­tes la­ti­noa­me­ri­ca­nos, el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la onu, Ban Ki-moon, 27 can­ci­lle­res, en­tre ellos el se­cre­ta­rio es­ta­dou­ni­den­se John Kerry, y al­gu­nas víc­ti­mas del con­flic­to, Juan Ma­nuel San­tos, pre­si­den­te de Co­lom­bia, y Ro­dri­go Lon­do­ño, co­man­dan­te en je­fe de las Farc, fir­ma­ban, por fin, un acuer­do pa­ra po­ner­le fin a un con­flic­to de 52 años que ha­bía aso­la­do a Co­lom­bia en to­dos sus de­par­ta­men­tos y mu­ni­ci­pios. El ac­to, más allá de las gua­ya­be­ras blan­cas, las son­ri­sas cóm­pli­ces y esa es­pe­cie de coc­tel so­cial en que se con­vier­ten los he­chos sim­bó­li­cos en Co­lom­bia, fue emo­ti­vo. Lo vi­mos millones por te­le­vi­sión, nos con­mo­vi­mos con la idea de que ha­bía­mos con­se­gui­do una sa­li­da que po­cos veían po­si­ble. Era lu­nes.y ese lu­nes 26, Juan Ma­nuel San­tos in­sis­tió en la ne­ce­si­dad de que, el do­min­go si­guien­te, el 2 de oc­tu­bre, se vo­ta­ra Sí a un re­fe­ren­do que blin­da­ra, de una vez y pa­ra siem­pre, lo que ya ha­bía si­do acor­da­do.

Mien­tras San­tos y Lon­do­ño son­reían pa­ra las cá­ma­ras del mun­do, esa mis­ma tar­de del 26, me­gá­fono en mano, el ex­pre­si­den­te Ál­va­ro Uri­be ha­bía es­ta­do en Car­ta­ge­na, acom­pa­ña­do de co­par­ti­da­rios del Cen­tro De­mo­crá­ti­co, aren­gan­do en con­tra del pro­ce­so y la fir­ma del acuer­do de paz, y de lo que con­si­de­ra­ba una es­pe­cie de show me­diá­ti­co con el que se pre­ten­día alen­tar a los co­lom­bia­nos a vo­tar Sí a la pre­gun­ta: ¿Apo­ya us­ted el acuer­do fi­nal pa­ra ter­mi­nar el con­flic­to y cons­truir una paz es­ta­ble y du­ra­de­ra?

El fin de la gue­rra, do­cu­men­tal de Marc Sil­ver, mues­tra en 1 ho­ra y 40 mi­nu­tos esa ten­sión per­ma­nen­te que se vi­vió en esos días en los que Co­lom­bia pen­só, con in­ge­nui­dad, que po­dría dar una res­pues­ta dis­tin­ta, más mo­der­na e in­te­li­gen­te, a los re­tos de su fu­tu­ro. El 2 de oc­tu­bre, por al­go más de 50.000 vo­tos, el Sí per­dió. En el do­cu­men­tal hay una ima­gen de Hum­ber­to de la Ca­lle, jus­to des­pués de la fir­ma del acuer­do del 26 de sep­tiem­bre, afir­man­do que el re­fe­ren­do iba a ser en su fa­vor. Hay otra de Juan Ma­nuel San­tos en la sa­la de pren­sa de Pa­la­cio, jus­to an­tes de sa­lir al ai­re tras en­te­rar­se del fra­ca­so del ple­bis­ci­to, que en­fo­ca a su pre­pa­ra­dor es­cé­ni­co mo­vien­do los bra­zos y ges­tua­li­zan­do pa­ra ani­mar­lo a ser más emo­ti­vo de lo que ja­más pu­do ser. Hay un ama­ne­cer en la sel­va en don­de Jor­ge En­ri­que Bo­te­ro, pe­rio­dis­ta de vie­ja da­ta que ha do­cu­men­ta­do co­mo na­die el con­flic­to, y que fue se­ña­la­do por Uri­be co­mo pe­rio­dis­ta de las Farc, sa­le di­cien­do que va a ex­tra­ñar esos pa­ra­jes y esos ríos y esas mon­ta­ñas que lle­va re­co­rrien­do dé­ca­das pa­ra tra­tar de con­tar la his­to­ria de es­te país que, una vez más, pa­re­ce dar­le la es­pal­da a su te­rri­ble ver­dad: 300.000 muer­tos des­pués so­mos in­ca­pa­ces de apro­ve­char las opor­tu­ni­da­des. Hay una ima­gen de un gra­fi­ti que mues­tra cam­pe­si­nos e in­dí­ge­nas, pin­ta­do ba­jo un puen­te de la ave­ni­da El­do­ra­do de Bogotá.y hay ama­ne­ce­res y atar­de­ce­res y cli­mas que le dan sus­pen­so y do­tan de dra­ma­tis­mo un mo­men­to irre­pe­ti­ble. El mo­men­to de ha­ce un año cuan­do abra­za­mos la po­si­bi­li­dad de bus­car otro ca­mino. El fin de la gue­rra es, sin du­da, el me­jor do­cu­men­tal que has­ta aho­ra se ha he­cho so­bre un pro­ce­so que sigue sien­do do­cu­men­ta­do y que me­re­ce cien­tos de pie­zas más pa­ra que po­da­mos en­ten­der qué nos ocu­rrió des­pués de que es­tu­vi­mos, co­mo de­cía Ga­briel Gar­cía Már­quez, a cin­co cen­ta­vos del pe­so. No es una vi­sión de­fi­ni­ti­va, no es la ver­dad re­ve­la­da, es un gran tra­ba­jo de mon­ta­je, una pie­za de es­tu­pen­da fac­tu­ra que a par­tir de las ac­cio­nes nos mues­tra de cuer­po en­te­ro con to­das nues­tras ci­ca­tri­ces, ex­cre­cen­cias, de­fec­tos y vir­tu­des. Oja­lá se­pa­mos ver­nos en él pa­ra que no ol­vi­de­mos que el 2 de oc­tu­bre fue el día más gris de to­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.