El efec­to Lu­te­ro 500 años de la Re­for­ma pro­tes­tan­te

Cri­ti­có la hi­po­cre­sía de Ro­ma, pe­ro fue un re­vo­lu­cio­na­rio au­to­ri­ta­rio. Li­be­ró la se­xua­li­dad del es­tig­ma del pe­ca­do, pe­ro de­fen­dió un pa­triar­ca­do es­tric­to. Es uno de los pa­dres de la mo­der­ni­dad, pe­ro fue un hom­bre su­pers­ti­cio­so y odio­so fren­te a cos­tum­bres

Arcadia - - EDITORIAL - Her­nán D. Ca­ro* Berlín *Doc­tor en Fi­lo­so­fía y pe­rio­dis­ta cul­tu­ral.

La es­ce­na es, al mis­mo tiem­po, dra­má­ti­ca, en­ter­ne­ce­do­ra y al­go ri­dí­cu­la. “En es­te an­ti­guo y ve­ne­ra­do por­tón de ma­de­ra –gri­ta el hom­bre ves­ti­do con há­bi­to os­cu­ro de mon­je, ca­mi­sa blan­ca, za­pa­tos ele­men­ta­les de cue­ro y bo­ne­te ne­gro en la ca­be­za– cla­vé mis te­sis con­tra los abu­sos del pa­pa de Ro­ma a la na­ción cris­tia­na. ¡Aquí par­tí en dos la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad!”. Dos an­cia­nas suel­tan unas ri­sas ner­vio­sas y dan un par de aplau­sos. Una ado­les­cen­te son­ríe abo­chor­na­da. De res­to, mur­mu­llos res­pe­tuo­sos y ce­lu­la­res ele­va­dos de par­te del gru­po que es­cu­cha al pre­di­ca­dor me­die­val fren­te a la mo­nu­men­tal igle­sia de la pe­que­ña ciu­dad ale­ma­na de Wit­ten­berg, lla­ma­da tam­bién la “ciu­dad de Lu­te­ro”.

El guía dis­fra­za­do se re­fie­re a los he­chos ocu­rri­dos aquí en el oto­ño de 1517, cuan­do Mar­tín Lu­te­ro, un teó­lo­go agus­tino co­no­ci­do ape­nas en los círcu­los uni­ver­si­ta­rios de una mo­des­ta po­bla­ción, pu­bli­có 95 te­sis con­tra la prác­ti­ca ca­tó­li­ca de las in­dul­gen­cias: la doc­tri­na de que cier­tas con­se­cuen­cias del pe­ca­do, co­mo el cas­ti­go tem­po­ral en el pur­ga­to­rio, pue­den ser con­do­na­das si el cre­yen­te rea­li­za cier­tos ac­tos. Du­ran­te y al fi­nal de la Edad Me­dia se ha­bía vuel­to usual que el Vaticano ex­pi­die­ra, a cam­bio de dinero y ac­tos de pe­ni­ten­cia, do­cu­men­tos que ase­gu­ra­ban el in­dul­to de cas­ti­gos en el más allá. Un es­lo­gan de la épo­ca de­cía: “Cuan­do cai­ga la mo­ne­da a la ca­jue­la, el al­ma del di­fun­to al cie­lo vue­la”.

Más que las prác­ti­cas re­li­gio­sas de la Igle­sia ca­tó­li­ca, Lu­te­ro cri­ti­ca­ba la teo­lo­gía tras las in­dul­gen­cias, que en su opi­nión ca­re­cía de ba­se bí­bli­ca y mi­na­ba el pa­pel de la fe cris­tia­na pa­ra la sal­va­ción. Las te­sis, es­cri­tas ori­gi­nal­men­te en la­tín, pro­po­nían an­te to­do una dispu­ta teo­ló­gi­ca. La ver­sión tra­di­cio­nal de su pu­bli­ca­ción –los mar­ti­lla­zos del 31 de oc­tu­bre de 1517 en la puer­ta de la igle­sia del Pa­la­cio de Wit­ten­berg– es pro­ba­ble­men­te par­te de la mi­to­lo­gía lu­te­ra­na. Pe­ro al­go es cla­ro: tras ser tra­du­ci­das al ale­mán y al res­to de len­guas vul­ga­res eu­ro­peas, aque­llas te­sis mar­ca­ron el co­mien­zo de la Re­for­ma pro­tes­tan­te, uno de aque­llos “even­tos cen­tra­les” de la his­to­ria oc­ci­den­tal –co­mo la in­ven­ción de la im­pren­ta, la sub­yu­ga­ción del con­ti­nen­te ame­ri­cano por par­te de los eu­ro­peos o la re­vo­lu­ción co­per­ni­ca­na– que, pa­ra bien o pa­ra mal, die­ron for­ma al mun­do que co­no­ce­mos. Las te­sis lle­va­ron, di­rec­ta e in­di­rec­ta­men­te, a una di­vi­sión de­fi­ni­ti­va de la fe cris­tia­na, a va­rias gue­rras eu­ro­peas, a la fun­da­men­ta­ción mo­ral de los Es­ta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca y, por vías en­re­ve­sa­das, a la in­quie­tan­te ex­pan­sión de cul­tos evan­gé­li­cos en La­ti­noa­mé­ri­ca, con su po­der de se­duc­ción so­cial, su vi­sión tra­di­cio­na­lis­ta del mun­do y su cues­tio­na­ble in­fluen­cia po­lí­ti­ca.

El por­tón fren­te al cual los turistas de Wit­ten­berg es­cu­chan los cla­mo­res del guía con el uni­for­me de mon­je no es de ma­de­ra, sino de bron­ce: la puer­ta ori­gi­nal des­apa­re­ció en un in­cen­dio en 1760. Tam­po­co aquel “ro­ble de Lu­te­ro”, que tam­bién for­ma par­te de los tours por Wit­ten­berg que aho­ra ce­le­bran con gran pom­pa los 500 años de la Re­for­ma lu­te­ra­na, es el mis­mo jun­to al cual el teó­lo­go que­mó una car­ta pa­pal que ame­na­za­ba con ex­co­mul­gar­lo. Y no obs­tan­te, co­mo efec­tos dra­má­ti­cos, las le­yen­das, las re­li­quias fal­sas y los bra­mi­dos tea­tra­les pa­re­cen fun­cio­nar bien. Re­cuer­dan que el ini­cio de la re­vo­lu­ción ha­brá si­do si­mi­lar: en me­dio de un es­ce­na­rio pro­vin­cial, de ac­tos apa­sio­na­dos y rui­do­sos, y de un mun­do muy dis­tin­to al nues­tro.

*

Mar­tín Lu­te­ro na­ció el 10 de no­viem­bre de 1483 en el pue­blo mi­ne­ro de Eis­le­ben, en el es­te de Ale­ma­nia. Su pa­dre, un ad­mi­nis­tra­dor de mi­nas de co­bre, ha­bía lo­gra­do as­cen­der a la na­cien­te cla­se bur­gue­sa; el día a día de la fa­mi­lia, sin em­bar­go, no era en ab­so­lu­to dis­tin­to al uni­ver­so me­die­val que la ro­dea­ba: un mun­do –co­mo lo ilus­tra la ex­ce­len­te bio­gra­fía de Lyn­dal Ro­per, Mar­tín Lu­te­ro: re­ne­ga­do y pro­fe­ta (2017)– po­bla­do de de­mo­nios, su­pers­ti­ción, des­con­fian­za fren­te a los ex­tra­ños, un pa­triar­ca­do se­ve­ro, don­de los con­flic­tos se acla­ra­ban con gri­tos, in­sul­tos y gol­pes, que es en gran me­di­da co­mo Lu­te­ro lu­cha­ría sus mu­chas ba­ta­llas. Se­gún su pro­pio re­cuen­to, su ju­ven­tud es­tu­vo mar­ca­da por de­pre­sio­nes y do­lo­res de ca­be­za, que ads­cri­bió siem­pre a la ac­ción de Sa­ta­nás, así co­mo por una re­la­ción ten­sa con su pa­dre. Él fue so­lo el pri­me­ro, en­tre las fi­gu­ras pa­ter­na­les de su vi­da, con quien Lu­te­ro tu­vo una re­la­ción di­fi­cul­to­sa: se­gui­rían Johann von Stau­pitz, su maes­tro co­mo mon­je; el pa­pa, con­tra quien Lu­te­ro es­cri­bi­ría sá­ti­ras co­rro­si­vas; y dios mis­mo, a quien Lu­te­ro des­cri­be co­mo bon­da­do­so, pe­ro a quien te­mía con un pa­vor in­des­crip­ti­ble.

En 1501, por de­seo pa­terno, Lu­te­ro in­gre­só en la Uni­ver­si­dad de Er­furt, don­de em­pe­zó a es­tu­diar De­re­cho cua­tro años des­pués. Su ca­rre­ra co­mo abo­ga­do no du­ró mu­cho. En ju­lio de 1505, de ca­mino a la uni­ver­si­dad, Lu­te­ro fue sor­pren­di­do por una fuer­te tor­men­ta. Lleno de pá­ni­co pro­me­tió a San­ta Ana con­ver­tir­se en mon­je si era sal­va­do. Aquel mis­mo año se ins­cri­bió en el mo­nas­te­rio agus­tino en Er­furt e ini­ció su ca­rre­ra co­mo teó­lo­go bri­llan­te y, más tar­de, le­tal. La con­ver­sión de Lu­te­ro ha si­do com­pa­ra­da –en­tre otros por Lu­te­ro mis­mo, siem­pre dis­pues­to a leer su vi­da en tér­mi­nos so­bre­na­tu­ra­les– a la de Sau­lo de Tar­so, alias san Pa­blo. Co­mo sea, la de­ci­sión re­pen­ti­na y re­bel­de de en­trar a la vi­da mo­nás­ti­ca se­ría el pri­me­ro de mu­chos gi­ros im­pul­si­vos. Co­mo es­cri­be Erik H. Erik­son en Young Man Lut­her (1958), un clá­si­co de la li­te­ra­tu­ra psi­coa­na­lí­ti­ca so­bre Lu­te­ro, “to­do de lo que Lu­te­ro for­mó par­te, to­do lo que hi­zo par­te de él, fue even­tual­men­te des­trui­do o re­ju­ve­ne­ci­do”.

En 1507 Lu­te­ro se re­ci­bió co­mo sa­cer­do­te y em­pe­zó a en­se­ñar Teo­lo­gía en Wit­ten­berg, la cer­ca­na ciu­dad universitaria don­de se vol­ve­ría fa­mo­so. Sa­be­mos que la vi­da mo­nás­ti­ca nun­ca lo sa­tis­fi­zo. “Si hu­bie­se du­ra­do más”, di­ría más tar­de, “me ha­bría mar­ti­ri­za­do has­ta la muer­te con vi­gi­lias, ora­cio­nes, lec­tu­ra y otros tra­ba­jos”. Su pro­ble­ma: in­ten­tar inú­til­men­te cum­plir con los ac­tos ex­ter­nos que se le exi­gían a un mon­je ja­más le dio tran­qui­li­dad es­pi­ri­tual. La an­ti­pa­tía de Lu­te­ro fren­te al for­ma­lis­mo ca­tó­li­co co­mo vía a la sal­va­ción ha­bía em­pe­za­do a des­per­tar, jun­to con la pre­gun­ta cen­tral de su teo­lo­gía: ¿có­mo con­si­go un dios mi­se­ri­cor­dio­so?

En 1510, Lu­te­ro fue en­via­do a Ro­ma co­mo re­pre­sen­tan­te de su mo­nas­te­rio. Cum­plió fiel­men­te su mi­sión, jun­to con la vi­si­ta ha­bi­tual a re­li­quias (par­tes del cuer­po, hue­sos, se­cre­cio­nes de san­tos) y la com­pra de in­dul­gen­cias pa­ra su abue­lo muer­to. Pe­ro su irri­ta­ción fren­te a las doc­tri­nas no apo­ya­das por la Bi­blia y la corrupción de la Igle­sia ca­tó­li­ca iba en au­men­to. De re­gre­so en Wit­ten­berg si­guió per­ci­bien­do ca­da vez ma­yo­res di­fe­ren­cias en­tre la Igle­sia de su tiem­po y la del Nue­vo Tes­ta­men­to, y en al­gún mo­men­to en­tre 1511 y 1515 tu­vo otra re­ve­la­ción trans­for­ma­do­ra. Le­yó en la epís­to­la de Pa­blo a los Ro­ma­nos: “Por­que en el evan­ge­lio la jus­ti­cia de dios se re­ve­la por fe y pa­ra fe, co­mo es­tá es­cri­to: mas el jus­to por la fe vi­vi­rá”. Allí es­ta­ba la cla­ve de la teo­lo­gía lu­te­ra­na: so­lo a tra­vés de la fe en la jus­ti­cia da­da a los hom­bres por dios pue­den los cris­tia­nos re­ci­bir la gra­cia di­vi­na.

Es de es­ta con­vic­ción que sur­gie­ron en 1517 las 95 te­sis con­tra las in­dul­gen­cias. En 1518 apa­re­cie­ron el Tra­ta­do so­bre la in­dul­gen­cia y la gra­cia, es­cri­to en ale­mán, es de­cir di­ri­gi­do a un público más allá de los círcu­los ecle­siás­ti­cos y aca­dé­mi­cos. En los me­ses si­guien­tes, las crí­ti­cas de Lu­te­ro con­tra las in­dul­gen­cias se vol­vie­ron más agu­das y los con­flic­tos con la Igle­sia de Ro­ma se intensificaron. Los bió­gra­fos sub­ra­yan el he­cho de que Lu­te­ro, al ini­cio, so­lo que­ría en­men­dar una in­ter­pre­ta­ción erra­da de las enseñanzas cris­tia­nas, no pro­vo­car una di­vi­sión de la Igle­sia oc­ci­den­tal. Pe­ro po­co a po­co, am­bos ban­dos se enar­de­cie­ron mu­tua­men­te, y los re­cla­mos del Vaticano y los sar­cas­mos de Lu­te­ro se vol­vie­ron ca­da vez más pun­zan­tes, has­ta el rom­pi­mien­to to­tal.

En 1520, Lu­te­ro pu­bli­có tres tex­tos que con­for­man un ata­que di­rec­to de la teo­lo­gía ca­tó­li­ca y con­so­li­dan la doc­tri­na lu­te­ra­na: A la no­ble­za cris­tia­na de la na­ción ale­ma­na, El cau­ti­ve­rio ba­bi­ló­ni­co de la Igle­sia, La li­ber­tad cris­tia­na (es­te úl­ti­mo de­di­ca­do al pa­pa León X). En ellos, Lu­te­ro cri­ti­ca el mo­nas­ti­cis­mo, el ce­li­ba­to y la idea de la Igle­sia co­mo in­ter­me­dia­ria ne­ce­sa­ria en­tre dios y el hom­bre: ca­da cre­yen­te ho­nes­to, pien­sa Lu­te­ro, es un sa­cer­do­te y pue­de co­mu­ni­car­se di­rec­ta­men­te con dios; Cris­to es el úni­co fun­da­men­to de la fe; la úni­ca fuen­te de re­ve­la­ción y de nor­mas es la Bi­blia; la teo­lo­gía de los sie­te sa­cra­men­tos ca­tó­li­cos es fal­sa (Lu­te­ro so­lo acep­ta el bau­tis­mo y la co­mu­nión); la gra­cia di­vi­na

se ob­tie­ne por la fe y no por las obras, aun­que el tra­ba­jo, val­ga la acla­ra­ción, sea en la doc­tri­na lu­te­ra­na prác­ti­ca­men­te sa­gra­do. Aquel año im­pla­ca­ble lo ce­rró Lu­te­ro con bro­che de oro: que­man­do, jun­to al men­cio­na­do ro­ble, la bu­la pa­pal que le exi­gía re­trac­tar­se. Tras la que­ma, era cla­ro, ya no ha­bía vuel­ta atrás.

El 3 de enero de 1521 Lu­te­ro fue ex­pul­sa­do de la Igle­sia ca­tó­li­ca. Es­to so­lo au­men­tó su po­pu­la­ri­dad. La re­cien­te in­ven­ción de la im­pren­ta per­mi­tió la di­fu­sión de sus es­cri­tos a ca­da rin­cón de Eu­ro­pa: so­lo en ese año apa­re­cie­ron 81 obras de Lu­te­ro en di­fe­ren­tes idio­mas, lo cual a su vez lle­vó a otros re­for­ma­do­res en dis­tin­tos paí­ses eu­ro­peos (usual­men­te re­pro­ba­dos con vehe­men­cia por el mis­mo Lu­te­ro) a dis­tan­ciar­se del ca­to­li­cis­mo. Un nue­vo in­ten­to de mo­ver­lo a re­cha­zar sus ideas teo­ló­gi­cas, en la Die­ta de Worms fren­te al em­pe­ra­dor del Sa­cro Im­pe­rio Ro­mano Ger­má­ni­co, Car­los V, re­pre­sen­tan­tes del Vaticano y prín­ci­pes ale­ma­nes, so­lo pro­vo­có en Lu­te­ro a una ma­yor con­vic­ción y de­fen­sa de sus ideas.

*

El nú­cleo me­die­val de Wit­ten­berg tie­ne la for­ma, más o me­nos, de un crois­sant con sus dos pun­tas mi­ran­do ha­cia arri­ba. Las pun­tas, que mar­can el es­te y el oes­te, es­tán co­nec­ta­das por la Co­lle­giens­traße, ca­lle prin­ci­pal de la ciu­dad an­ti­gua; en la par­te in­fe­rior del crois­sant, al sur, co­rre el río El­ba, que cua­tro si­glos des­pués de Lu­te­ro se con­ver­ti­ría en una de las di­vi­sio­nes en­tre la Ale­ma­nia Oc­ci­den­tal y la Orien­tal. En ca­da pun­to de la es­truc­tu­ra con for­ma de lu­na es­tá pre­sen­te Lu­te­ro. En la pun­ta oc­ci­den­tal se en­cuen­tra el Pa­la­cio de Wit­ten­berg, don­de en­ton­ces vi­vía Fe­de­ri­co III, prín­ci­pe elec­tor de Sa­jo­nia y pro­tec­tor de Lu­te­ro, a pe­sar de ser fiel al ca­to­li­cis­mo. Fue pues en la igle­sia de su pa­la­cio que Lu­te­ro, se­gún la le­yen­da, cla­vó las te­sis ex­plo­si­vas. En el ex­tre­mo orien­tal es­tá el ár­bol que re­cuer­da al otro, jun­to al cual se en­cen­dió la fo­ga­ta que in­cen­dió la Re­for­ma y a to­da Eu­ro­pa. So­bre la Co­lle­giens­traße es­tán, uno tras otro: el lu­gar don­de se en­con­tra­ba el jar­dín pri­va­do de Lu­te­ro; el mo­nas­te­rio agus­tino don­de em­pe­zó su ca­rre­ra y que más tar­de fue su ca­sa; la ca­sa de su com­pa­ñe­ro Me­lancht­hon, eru­di­to y re­for­ma­dor cé­le­bre; la an­ti­gua uni­ver­si­dad don­de em­pe­zó a cri­ti­car al Vaticano; la ca­sa y los ta­lle­res del pin­tor Lu­cas Cra­nach, cu­yos re­tra­tos y gra­ba­dos di­vul­ga­ron la fa­ma de los re­for­ma­do­res; en me­dio de la pla­za de mer­ca­do se ele­va la es­ta­tua de un cor­pu­len­to y so­lem­ne Lu­te­ro sos­te­nien­do en sus ma­nos la Bi­blia en ale­mán. Y más allá de Wit­ten­berg, don­de se en­cuen­tra la Lut­her­haus, el ma­yor mu­seo de la Re­for­ma del mun­do, se pue­den vi­si­tar la ca­sa de na­ci­mien­to de Lu­te­ro en Eis­le­ben y la ca­sa don­de mu­rió en Er­furt.

Y esas son so­lo las atrac­cio­nes his­tó­ri­cas. En es­tos días se po­dría pen­sar que Lu­te­ro ha lo­gra­do ad­qui­rir uno de los atri­bu­tos que, su­pues­ta­men­te, per­te­ne­cen so­lo a dios: la om­ni­pre­sen­cia. En el mar­co de la ex­po­si­ción mun­dial Re­for­ma­tion 2017, más de 80 aso­cia­cio­nes or­ga­ni­zan dia­ria­men­te en Wit­ten­berg ex­hi­bi­cio­nes, vi­si­tas, dis­cu­sio­nes pú­bli­cas e ins­ta­la­cio­nes ar­tís­ti­cas en torno a Lu­te­ro. En la pla­za se ce­le­bra ca­da tar­de –con va­ria­ble nú­me­ro de asis­ten­tes, por lo ge­ne­ral de cier­ta edad– un ofi­cio lu­te­rano. En pun­tos es­pe­cia­les se ven­den ve­la­do­ras, som­bri­llas, mu­ñe­cos, cua­der­nos, mugs, lla­ve­ros, mol­des pa­ra ga­lle­tas, hie­le­ras pa­ra coc­te­les, ca­mi­se­tas, au­dí­fo­nos, bol­sas de te­la, mo­rra­les, cal­ce­ti­nes de co­lo­res y sué­te­res, to­do ello con el ros­tro o pa­la­bras de Lu­te­ro. Y ade­más, en el res­to de la ciu­dad se en­cuen­tran dis­tin­tas va­rie­da­des de “Lut­her­bier”, vi­nos, sa­bo­res de he­la­do, nom­bres de dro­gue­rías, res­tau­ran­tes y ba­res con ecos lu­te­ra­nos.

Pe­ro es­tric­ta­men­te ha­blan­do, la ciu­dad de Wit­ten­berg y las ce­le­bra­cio­nes ac­tua­les no son una ano­ma­lía, sino de he­cho una es­pe­cie de mi­cro­mun­do con­den­sa­do que re­fle­ja el pa­pel que Lu­te­ro siem­pre ha te­ni­do, aca­so co­mo cons­tan­te úni­ca, en la his­to­ria tu­mul­tuo­sa ale­ma­na. De los sis­te­mas po­lí­ti­cos y las ideo­lo­gías que han go­ber­na­do en Ale­ma­nia –y no han si­do po­cos– nin­guno ha fal­ta­do en re­cor­dar, ce­le­brar o ins­tru­men­ta­li­zar la figura de Lu­te­ro; una figura que, co­mo su vi­da te­rre­nal, so­lo se vol­ve­ría más ex­tre­ma y pa­ra­dó­ji­ca tras la ex­co­mu­nión en 1521.

En la Die­ta de Worms, el re­bel­de re­ci­bió ade­más una ex­pul­sión im­pe­rial, lo que sig­ni­fi­ca­ba que cual­quie­ra po­día ma­tar­lo. Por ello, Fe­de­ri­co III or­ques­tó un si­mu­la­cro de se­cues­tro du­ran­te el re­gre­so de Lu­te­ro a Wit­ten­berg, tras lo cual el aho­ra ex­mon­je tu­vo que ocul­tar­se du­ran­te ca­si un año en el cas­ti­llo de Wart­burg, en la po­bla­ción de Ei­se­nach. No de­be sor­pren­der que Lu­te­ro con­ta­ra con el apo­yo de va­rios go­ber­nan­tes lo­ca­les (Fe­de­ri­co no fue el úni­co): su re­be­lión era una opor­tu­ni­dad pa­ra Ale­ma­nia del nor­te de li­mi­tar no so­lo el sis­te­ma tributario ro­mano, sino tam­bién el im­pe­rial, con jus­ti­fi­ca­ción teo­ló­gi­ca. Des­de ha­ce al­gún tiem­po mu­chos ve­nían es­pe­ran­do, y no so­lo en tér­mi­nos re­li­gio­sos, una voz co­mo la de Lu­te­ro. En esa me­di­da, es cla­ro que Lu­te­ro, co­mo otros de sus con­tem­po­rá­neos “re­vo­lu­cio­na­rios” (Co­lón, Co­pér­ni­co o Leo­nar­do da Vin­ci), fue tam­bién un pro­duc­to de su tiem­po.

Y es­to va­le sin du­da tam­bién pa­ra su si­guien­te ha­za­ña. Du­ran­te su es­ta­día en Wart­burg, Lu­te­ro em­pren­dió un pro­yec­to que ten­dría con­se­cuen­cias so­cia­les, cul­tu­ra­les y po­lí­ti­cas gi­gan­tes: la tra­duc­ción del Nue­vo Tes­ta­men­to al ale­mán en tan so­lo on­ce se­ma­nas (su tra­duc­ción com­ple­ta de la Bi­blia apa­re­ce­ría en 1534). Con ello, Lu­te­ro sen­tó las ba­ses del ale­mán mo­derno co­mo len­gua li­te­ra­ria. Más allá de ello, sen­tó en cier­ta for­ma la ba­se de una fu­tu­ra uni­dad po­lí­ti­ca en Ale­ma­nia, que a fin de cuen­tas na­ció, an­te to­do, co­mo una uni­dad lin­güís­ti­ca. Dio a los ale­ma­nes –que so­lo se con­vir­tie­ron en un país tres si­glos des­pués, gra­cias a las ma­qui­na­cio­nes de Ot­to von Bismarck, edu­ca­do co­mo lu­te­rano– un sen­ti­do de na­ción.

En los años si­guien­tes, Lu­te­ro im­pul­só, con el apo­yo de prín­ci­pes lo­ca­les, re­for­mas al cul­to re­li­gio­so, el sis­te­ma edu­ca­ti­vo y, con me­nor éxi­to, al eco­nó­mi­co. El des­mo­ro­na­mien­to de la vi­da mo­nás­ti­ca en vas­tas re­gio­nes de Eu­ro­pa del nor­te ocu­rrió ve­loz­men­te. En 1525, Lu­te­ro se ca­só con Kat­ha­ri­na von Bo­ra, una an­ti­gua mon­ja, con quien tu­vo seis hi­jos. La idea de un ex­mon­je ca­sa­do con una ex­mon­ja, vi­vien­do con su ex­ten­sa fa­mi­lia en un an­ti­guo mo­nas­te­rio, ha­brá si­do al ini­cio bas­tan­te lla­ma­ti­va.

En esos años agi­ta­dos tu­vo lu­gar la “Gue­rra de los cam­pe­si­nos ale­ma­nes”, unas re­vuel­tas mo­ti­va­das por las desas­tro­sas con­di­cio­nes de vi­da del cam­pe­si­na­do eu­ro­peo. En en­fren­ta­mien­tos caó­ti­cos en­tre sier­vos, no­bles y fuer­zas im­pe­ria­les ocu­rrie­ron ma­sa­cres de la­do y la­do. Al fi­nal, los gran­des de­rro­ta­dos fue­ron los cam­pe­si­nos. Se cal­cu­la que mu­rie­ron en­tre 50.000 y 100.000 su­ble­va­dos tras bru­ta­les re­pre­sio­nes ofi­cia­les. El ejem­plo de la pro­tes­ta lu­te­ra­na ha­bía si­do una ins­pi­ra­ción re­le­van­te pa­ra los lí­de­res po­pu­la­res. Lu­te­ro, por su par­te, con­de­nó los le­van­ta­mien­tos ro­tun­da­men­te. En Con­tra las hor­das ase­si­nas y la­dro­nas del cam­pe­si­na­do (1525), ani­mó a la no­ble­za a cas­ti­gar san­grien­ta­men­te a los re­bel­des. Ya en 1523, en el tra­ta­do Au­to­ri­dad tem­po­ral, Lu­te­ro ha­bía ex­pre­sa­do su teo­ría po­lí­ti­ca: exis­ten dos reinos, el di­vino y el del mun­do. En el se­gun­do, los cris­tia­nos de­ben obe­de­cer a las au­to­ri­da­des, in­clu­so si es­tas ac­túan in­jus­ta­men­te. Es­ta po­si­ción, co­mo es­cri­be Ro­per, “pro­vee­ría el apun­ta­la­mien­to teo­ló­gi­co de la aco­mo­da­ción que mu­chos lu­te­ra­nos al­can­za­rían si­glos más tar­de, du­ran­te el ré­gi­men na­zi”.

En 1530, el em­pe­ra­dor acep­tó por fin la nue­va fe. Fue el na­ci­mien­to ofi­cial de la igle­sia lu­te­ra­na. Pe­ro si bien des­de en­ton­ces Lu­te­ro so­lo ac­tuó co­mo pas­tor y au­tor, sus úl­ti­mos años no fue­ron de re­po­so. Sus acha­ques se agra­va­ron. La mi­gra­ña era en oca­sio­nes tan fuer­te que Lu­te­ro no po­día tra­ba­jar sin ha­ber to-

Lu­te­ro sen­tó las ba­ses del ale­mán mo­derno co­mo len­gua li­te­ra­ria

ma­do una can­ti­dad con­si­de­ra­ble de vino. Pa­ra ali­viar­se, es­cri­be la Ro­per, “man­te­nía una ve­na abier­ta en su pier­na en un es­fuer­zo por equi­li­brar los hu­mo­res... Tam­bién su­fría de cálcu­los re­na­les, go­ta, cons­ti­pa­ción, re­ten­ción de orina y fríos”.

Por otra par­te, Lu­te­ro, quien siem­pre ha­bía si­do un po­le­mis­ta ve­ne­no­so, de­jó al fi­nal de sus días que le su­ce­die­ra lo que ocu­rre a mu­chos vie­jos: se ra­di­ca­li­zó en sus an­ti­pa­tías. In­cre­men­tó los ata­ques –a me­nu­do a cau­sa de de­ta­lles teo­ló­gi­cos– con­tra otros re­for­ma­do­res de la fe cris­tia­na, co­mo Cal­vino en Sui­za, los anabap­tis­tas en el nor­te de Eu­ro­pa e in­clu­so teó­lo­gos lu­te­ra­nos. Es­to con­du­jo a la frag­men­ta­ción ul­te­rior del cris­tia­nis­mo. En 1545 apa­re­ció Con­tra el pa­pa­do ro­mano, ins­ti­tu­ción del dia­blo. El pa­pa Pa­blo III, es­cri­bió Lu­te­ro, es un so­do­mi­ta y un tra­ves­ti; los pa­pas an­te­rio­res es­tu­vie­ron “lle­nos de los peo­res de­mo­nios del in­fierno, tan lle­nos que no po­dían ha­cer al­go dis­tin­to a es­cu­pir, ex­pul­sar y so­plar dia­blos”. Pe­ro los in­sul­tos más cho­can­tes de Lu­te­ro son aque­llos con­tra los ju­díos. Su an­ti­se­mi­tis­mo, na­da inu­sual en la Edad Me­dia eu­ro­pea, se vol­vió aún más es­tri­den­te. En va­rios es­cri­tos tar­díos reite­ra ca­lum­nias co­rrien­tes (los ju­díos son de­ge­ne­ra­dos, de­vo­ran ni­ños, co­men y ado­ran los ex­cre­men­tos del dia­blo) y lla­ma a las au­to­ri­da­des a que­mar las ca­sas, si­na­go­gas y es­cue­las ju­días, “y lo que no se con­su­ma ha­brá de ser cu­bier­to con tie­rra, pa­ra que no vuel­va a ser vis­to por to­da la eter­ni­dad”. Los pan­fle­tos de Lu­te­ro si­guie­ron sien­do exi­to­sos cien años des­pués de su muer­te. Y un par de si­glos más tar­de tam­bién en­con­tra­ron un eco pa­vo­ro­so en la Ale­ma­nia na­cio­nal­so­cia­lis­ta.

En enero de 1546, Lu­te­ro em­pren­dió un via­je a Eis­le­ben, don­de ha­bía na­ci­do, a fin de me­diar en un de­ba­te po­lí­ti­co lo­cal. Du­ran­te el via­je su­frió un des­ma­yo, que ex­pli­có co­mo un ac­to del de­mo­nio. Y tras va­rios días de dis­cu­sio­nes y vi­si­tas agotadoras, Lu­te­ro mu­rió, pro­ba­ble­men­te de un pa­ro car­dia­co, en la ma­ña­na del 18 de fe­bre­ro, ro­dea­do por sus hi­jos, sir­vien­tes y doc­to­res. To­dos ellos de­ja­ron in­for­mes de­ta­lla­dos so­bre sus úl­ti­mas ho­ras. Era ya un hom­bre fa­mo­so, que­ri­do y de­tes­ta­do en to­da Eu­ro­pa y más le­jos. Y de­jó un le­ga­do des­co­mu­nal y com­ple­jo que has­ta hoy es di­fí­cil de dis­cer­nir por com­ple­to.

*

Tam­bién la con­me­mo­ra­ción de los 500 años de la Re­for­ma ocu­rre en un mo­men­to de la his­to­ria ale­ma­na lleno de con­tras­tes. Las ce­le­bra­cio­nes sub­ra­yan el ca­rác­ter del lu­te­ra­nis­mo co­mo fe­nó­meno in­ter­na­cio­nal. Hay guías asiá­ti­cas, vo­lun­ta­rios afri­ca­nos, en la ciu­dad Wit­ten­berg se sem­bra­ron 500 ár­bo­les de co­mu­ni­da­des lu­te­ra­nas de to­do el mun­do. Las fies­tas ocu­rren, ade­más, en una zo­na del país don­de la lla­ma­da “cri­sis mi­gra­to­ria” ha lle­va­do a la reac­ti­va­ción preo­cu­pan­te de mo­vi­mien­tos de de­re­cha y neo­na­zis. Jus­to al la­do de don­de ini­cia la ex­po­si­ción in­ter­na­cio­nal, cuel­gan pan­car­tas del par­ti­do Al­ter­na­tiv für Deuts­chland, que ha­ce campaña elec­to­ral con es­ló­ga­nes ra­cis­tas. In­clu­so la muer­te re­cien­te de una jo­ven vo­lun­ta­ria co­lom­bia­na en un trá­gi­co ac­ci­den­te de bi­ci­cle­ta en Wit­ten­berg lle­vó a trolls de in­ter­net a co­men­tar: “Si no fue­ra una ex­tran­je­ra, ni lo nom­bra­rían...”. La ad­mi­nis­tra­ción de la ciu­dad lla­mó a rea­li­zar un due­lo con­mo­ve­dor.

Esas con­tra­dic­cio­nes con­vi­ven, de al­gún mo­do, en la figura de Lu­te­ro. El crí­ti­co de la hi­po­cre­sía de Ro­ma era un re­vo­lu­cio­na­rio au­to­ri­ta­rio y ra­di­cal. El hom­bre que li­be­ró la se­xua­li­dad del es­tig­ma del pe­ca­do de­fen­día un pa­triar­ca­do es­tric­to (pa­ra Erik­son, la re­vo­lu­ción lu­te­ra­na so­lo lo fue pa­ra la mu­je­res en un sen­ti­do: les dio la opor­tu­ni­dad de ser es­po­sas de clé­ri­gos). Uno de los su­pues­tos pa­dres del mun­do mo­derno era un hom­bre su­pers­ti­cio­so, re­ce­lo­so y odio­so fren­te a cul­tu­ras y cos­tum­bres dis­tin­tas a las su­yas. De quien se ha di­cho que abrió la puer­ta al mun­do interior, a la con­cien­cia mo­ral in­di­vi­dual, es­cri­be Ro­per: “Lo que pa­ra Lu­te­ro era ‘li­ber­tad’ y ‘con­cien­cia’ no era lo que sig­ni­fi­can esas pa­la­bras hoy. No te­nía na­da que ver con per­mi­tir a la gen­te se­guir su con­cien­cia, sino la ca­pa­ci­dad de co­no­cer con dios, co­no­ci­mien­to que él con­si­de­ra­ba ver­dad ob­je­ti­va”.

Quien pa­ra al­gu­nos fue un pre­de­ce­sor de la Ilus­tra­ción eu­ro­pea pre­di­có la des­con­fian­za –qui­zá sa­lu­da­ble– fren­te a la ra­zón, a la cual lla­mó “una pros­ti­tu­ta”. Otro clá­si­co ale­mán, el es­cri­tor Tho­mas Mann, en­ten­dió muy bien las pa­ra­do­jas. En 1945, jus­to al fi­nal de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, Mann le­yó un dis­cur­so ti­tu­la­do “Ale­ma­nia y los ale­ma­nes”. Allí es­cri­bió: “¡Có­mo ne­gar la gran­de­za de Lu­te­ro!”. Pe­ro tam­bién: “No hu­bie­se que­ri­do ser un co­men­sal de Lu­te­ro”. Y lue­go: “Quién pue­de ne­gar que Lu­te­ro era un hom­bre in­men­sa­men­te gran­de, gran­de al es­ti­lo ale­mán, gran­de y ale­mán tam­bién en su am­bi­güe­dad co­mo fuer­za li­be­ra­do­ra y al mis­mo tiem­po reac­cio­na­ria, un re­vo­lu­cio­na­rio con­ser­va­dor”.

*

El guía ves­ti­do co­mo mon­je me­die­val se ale­ja de la igle­sia del Pa­la­cio de Wit­ten­berg, en cu­ya puer­ta mí­ti­ca es­tán ins­cri­tas hoy en bron­ce las 95 te­sis que inau­gu­ra­ron la co­lo­sal y pe­cu­liar re­vo­lu­ción lu­te­ra­na. Los turistas lo si­guen ha­cia la ciu­dad an­ti­gua, don­de ob­ser­va­rán otros mo­nu­men­tos re­ple­tos de his­to­ria, es­cu­cha­rán otras anéc­do­tas so­bre la vi­da de Mar­tín Lu­te­ro y, qui­zá, com­pra­rán uno que otro re­cuer­do de la vi­si­ta a su ciu­dad. Jus­to an­tes de lle­gar a la pla­za, don­de se en­cuen­tra la es­ta­tua del re­for­ma­dor, el gru­po pa­sa al la­do de una co­lum­na en la que, has­ta ha­ce po­co tiem­po, se po­día leer con to­da cla­ri­dad un gra­fi­ti atre­vi­do. Hoy ape­nas se re­co­no­cen al­gu­nas for­mas pa­re­ci­das a le­tras, y sin em­bar­go, el es­cru­pu­lo­so guía co­men­ta muy se­rio que en ese lu­gar al­gu­na vez “unos pi­llos qui­sie­ron pa­sar­se de lis­tos, ¡en el co­ra­zón mis­mo de la Ciu­dad de Lu­te­ro!”. La reac­ción del público no es de par­ti­cu­lar es­cán­da­lo: al­gu­nos son­ríen en si­len­cio, otros mue­ven la ca­be­za en se­ñal de dis­con­for­mi­dad, so­lo una de las mu­je­res ma­yo­res suel­ta una ri­si­ta di­ver­ti­da. El gru­po sigue ca­mi­nan­do, el hom­bre dis­fra­za­do em­pie­za a ha­blar so­bre la apa­rien­cia de la pla­za cen­tral en tiem­pos lu­te­ra­nos. El tex­to del avi­so des­va­ne­ci­do re­za­ba: “The­se 1: Lut­her­kult abs­chaf­fen” – “Te­sis 1: des­mon­tar el cul­to de Lu­te­ro”.

Aporte pa­ra una ce­le­bra­ción, de Matt­hias Klemm, pin­ta­da du­ran­te las ce­le­bra­cio­nes del cum­plea­ños de Lu­te­ro, en 1983.

Una es­ta­tua de Lu­te­ro del si­glo XVI, en la pla­za de Mark­platz, en Wit­ten­berg.

Las 95 te­sis de Lu­te­ro, en una edi­ción ori­gi­nal de 1517. Lu­te­ro cla­va las 95 te­sis en la puer­ta de la igle­sia en Wit­ten­berg. Obra anó­ni­ma (cir­ca 1930).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.