EL PAI­SA­JE EM­BAL­SA­MA­DO

Arcadia - - OPINIÓN - Por An­drea Me­jía

Al mo­mi­fi­car un cuer­po, una prác­ti­ca que re­que­ría de sa­be­res anató­mi­cos, far­ma­co­ló­gi­cos, poé­ti­cos y mágicos, los egip­cios sa­ca­ban los ór­ga­nos y los de­po­si­ta­ban en ja­rras con ta­pas que te­nían for­ma de ani­ma­les. El ce­re­bro se ex­traía suc­cio­nán­do­lo por la na­riz y to­dos los lí­qui­dos del cuer­po se se­ca­ban. So­lo el co­ra­zón, en­vuel­to con cui­da­do, co­mo una pe­que­ña mo­mia den­tro de la mo­mia, que­da­ba en su si­tio, en me­dio de un cuer­po va­cío y se­co, pu­ri­fi­ca­do. El cuer­po se con­ver­tía en la cá­ma­ra os­cu­ra del co­ra­zón, en el co­fre que guar­da­ba esa con­cha ro­ja, pá­li­da y quie­ta en la muer­te, pe­ro que en las imá­ge­nes ra­dian­tes de una exis­ten­cia trans­fi­gu­ra­da vol­vía a ani­mar el cuer­po em­bal­sa­ma­do. Mien­tras tan­to el ai­re ne­gro pal­pi­ta­ba al­re­de­dor del co­ra­zón en­vuel­to en lino blan­co.

Cuan­do leí La muer­te del pa­dre, de Knaus­gård, una no­ve­la de la que aún no pue­do re­cu­pe­rar­me, las dos pri­me­ras frases fue­ron co­mo un ha­cha­zo en el al­ma: “La vi­da es sen­ci­lla pa­ra el co­ra­zón: la­te mien­tras pue­de. Lue­go se pa­ra”. Es­tas dos pri­me­ras frases en su rit­mo bru­tal me pa­re­ce que re­pro­du­cen el so­ni­do de los úl­ti­mos la­ti­dos de un co­ra­zón y un si­len­cio fi­nal in­quie­tan­te, co­mo el de una má­qui­na que se rom­pe. Pe­ro he ido com­pren­dien­do, en par­te gra­cias a mi ob­se­sión por los an­ti­guos egip­cios, aun­que no so­la­men­te, que el co­ra­zón no es una má­qui­na vi­vien­te, y que so­lo en el mun­do ac­tual, en el que exis­te un úni­co mun­do, el de la ma­te­ria, la muer­te pue­de con­ce­bir­se co­mo al­go que no es más que “una tu­be­ría que re­vien­ta, una ra­ma que se rom­pe con el vien­to, una cha­que­ta que cae de la per­cha al sue­lo”, que es la úl­ti­ma fra­se, tam­bién sal­va­je y her­mo­sa, de la no­ve­la de Knaus­gård.

Los egip­cios te­nían dos pa­la­bras pa­ra co­ra­zón. Una se re­fe­ría a la fun­ción tre­men­da de la­tir y man­te­ner uni­fi­ca­dos a tra­vés de la san­gre to­dos los ór­ga­nos y miem­bros del cuer­po que sin el co­ra­zón eran tro­zos de car­ne ais­la­dos. Es­ta fuer­za era da­da des­de el na­ci­mien­to, pe­ro no co­mo una fuer­za mecánica sino co­mo una es­pe­cie de po­der vi­sio­na­rio. La otra, en cam­bio, era una pa­la­bra que apun­ta­ba a las po­ten­cias afec­ti­vas y mo­ra­les de la vi­da, al co­ra­zón co­mo el cen­tro que uni­fi­ca­ba la exis­ten­cia in­tan­gi­ble de los hu­ma­nos, de los ani­ma­les y de los dio­ses. Es­ta fuer­za se ad­qui­ría con la vi­da en la tie­rra, pe­ro era un po­der má­gi­co, no sim­ple­men­te un sa­ber prác­ti­co. Co­mo si exis­tir fue­ra ir­se car­gan­do de una po­ten­cia má­gi­ca pa­ra cru­zar el trán­si­to de la muer­te. La co­di­fi­ca­ción sis­te­má­ti­ca de es­te sa­ber má­gi­co es­tá re­gis­tra­da en el Li­bro egip­cio de los muer­tos, una se­rie de con­ju­ros que, es­cri­tos en los sar­có­fa­gos o pro­nun­cia­dos en voz al­ta por los vi­vos, guia­ban y pro­te­gían al di­fun­to en su pe­li­gro­sa tra­ve­sía por el in­fra­mun­do. Con suer­te y tras un jui­cio te­mi­ble en el que el co­ra­zón de­bía pe­sar­se, el muer­to al­can­za­ba el cam­po ver­de de los jun­cos don­de la exis­ten­cia se­guía sien­do la mis­ma que en la tie­rra: un apren­di­za­je con­ti­nuo que se ad­qui­ría en el tra­to con dio­ses y ani­ma­les y se abría con­ti­nua­men­te co­mo una flor. Pe­ro más que con­ju­ros pa­ra guiar y pro­te­ger al di­fun­to, El li­bro de los muer­tos es la li­be­ra­ción de una fuer­za poé­ti­ca muy ra­ra y po­de­ro­sa que se des­plie­ga por pu­ro pla­cer. “Que pue­da pa­sar por to­das las Me­ta­mor­fo­sis po­si­bles y por to­das las re­gio­nes del Más Allá de acuer­do con los pla­ce­res de mi Co­ra­zón”, di­ce el pri­mer con­ju­ro. En reali­dad el di­fun­to es el len­gua­je vi­vo pa­san­do por to­das sus me­ta­mor­fo­sis. En es­te li­bro mag­ní­fi­co, que po­dría lla­mar­se El li­bro de las for­mas, el po­der del len­gua­je ope­ra co­mo resistencia y re­be­lión an­te el po­der de la muer­te.

Los co­lo­res del in­fra­mun­do y el ver­de elí­seo co­lo­rea­ban la exis­ten­cia de los egip­cios de tal ma­ne­ra que el mun­do de los he­chos, el mun­do ma­te­rial de los ob­je­tos da­dos, es­ta­ba lleno de des­te­llos y for­mas cam­bian­tes, co­mo los mu­ros de sus tum­bas y de sus in­fi­ni­tos pa­sa­di­zos mor­tuo­rios. Ba­jo la are­na del de­sier­to, mi­les de co­ra­zo­nes mo­mi­fi­ca­dos guar­da­ban in­tac­ta su fuer­za ger­mi­na­ti­va. Las mo­mias al­ber­ga­ban la se­mi­lla de plan­tas que se­guían cre­cien­do des­de las tum­bas y al­can­za­ban los más al­tos pa­ra­jes de la ima­gi­na­ción. Es­tos pai­sa­jes em­bal­sa­ma­dos, re­ver­de­ci­dos, con sus reinos que se ra­mi­fi­can y en­tre­la­zan, dan for­ma a una exis­ten­cia in­com­pa­ra­ble­men­te más ri­ca que la exis­ten­cia me­lan­có­li­ca que tie­ne lu­gar ba­jo el ala de dos reinos (el de la ma­te­ria sen­si­ble y el reino de un dios úni­co), in­com­pa­ra­ble­men­te más ri­ca que la po­bre­za in­so­por­ta­ble de la exis­ten­cia que ha­bi­ta un reino úni­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.