APÓSTATA

Arcadia - - OPINIÓN - Por Ma­rio Jur­sich Durán

Mien­tras veía Ama­zo­na (2017), el do­cu­men­tal de Cla­re Weis­kopf, me pre­gun­té más de una vez si la vi­da de Va­le­rie Mei­kle no era un in­vo­lun­ta­rio copy­cat de la vi­da de Do­ris Les­sing, la pre­mio no­bel del año 2007. En 1943, Les­sing to­mó la de­ci­sión de aban­do­nar a sus hi­jos y a su

ma­ri­do, y emi­grar des­de la apar­ta­da Ro­de­sia don­de vi­vía has­ta la no me­nos le­ja­na In­gla­te­rra. Un cuar­to de si­glo des­pués, y ya con­ver­ti­da en un ícono del fe­mi­nis­mo, se­guía jus­ti­fi­can­do an­te pro­pios y ex­tra­ños las cau­sas de aquel “bár­ba­ro desa­tino”.

La re­cri­mi­na­ción –val­ga de­cir­lo– no in­co­mo­da­ba a Les­sing:pri­me­ro far­fu­lla­ba un “¡Ya vol­ve­mos con lo mis­mo!” y ac­to se­gui­do le ex­pli­ca­ba a su in­ter­lo­cu­tor lo que años des­pués con­sig­na­ría en Un­der my Skin (1992), el pri­mer to­mo de sus me­mo­rias:“no hay na­da más abu­rri­do pa­ra una mu­jer in­te­li­gen­te que pa­sar mu­cho tiem­po con ni­ños pe­que­ños.yo sa­bía que no era la me­jor per­so­na pa­ra criar­los; hu­bie­se aca­ba­do al­cohó­li­ca y frus­tra­da in­te­lec­tual­men­te co­mo aca­bó mi ma­dre”.

Con se­gu­ri­dad Mei­kle nun­ca tu­vo que usar an­te pe­rio­dis­tas un“¡ya vol­ve­mos con lo mis­mo!”, pe­ro en es­te ca­so la di­fe­ren­cia ni si­quie­ra sir­ve de con­sue­lo: era su pro­pia hi­ja,cla­re­weis­kopf,quien to­do el tiem­po es­ta­ba pre­gun­tán­do­le por qué los aban­do­nó cuan­do ella so­lo te­nía on­ce años.

La­men­to que, en aras de man­te­ner una at­mós­fe­ra in­ti­mis­ta en el do­cu­men­tal, Weis­kopf no le ha­ya pe­di­do a su ma­má ser bas­tan­te más ex­plí­ci­ta. Eso nos ha­bría per­mi­ti­do sa­ber por ejem­plo cuá­les fue­ron sus raí­ces intelectuales, si efec­ti­va­men­te le­yó a Les­sing y qué la lle­vó a con­si­de­rar la li­ber­tad un va­lor su­pre­mo, pe­ro so­bre to­do nos hu­bie­ra da­do una pers­pec­ti­va más am­plia pa­ra en­ten­der cier­tos di­le­mas que en el do­cu­men­tal que­dan trun­cos. Di­ga­mos que uno com­pren­de­ría me­jor la in­sa­tis­fac­ción de Mei­kle con la vi­da bur­gue­sa si se nos con­ta­ra que su pri­mer ma­ri­do no fue un “Al­ber­to” a se­cas, sino Al­ber­to Guar­ni­zo, uno de los prin­ci­pa­les áu­li­cos del tris­te­men­te cé­le­bre Al­ber­to San­to­fi­mio; o que po­dría en­cua­drar con ma­yor exac­ti­tud la dro­ga­dic­ción de su hi­jo Die­go si es­tu­vie­ra al tan­to de que Jimmy­weis­kopf,el pa­dre,no es un hip­pie cual­quie­ra sino un mag­ní­fi­co cro­nis­ta del “be­ju­co del al­ma”. (A los cu­rio­sos les re­co­mien­do que bus­quen Ya­jé: un nue­vo pur­ga­to­rio, el li­bro don­de Weis­kopf na­rra las bús­que­das in­te­rio­res en que gen­te co­mo él y Mei­kle es­ta­ban em­pe­ña­dos en los años ochen­ta.)

Con lo an­te­rior no tra­to de ha­cer­le re­pa­ros ar­ti­fi­cia­les a un do­cu­men­tal que me ha gus­ta­do mu­cho; ape­nas bus­co sub­ra­yar que el cli­ma ho­ga­re­ño del mis­mo nos ve­la in­vo­lun­ta­ria­men­te que el ma­les­tar con la ma­ter­ni­dad no es un asun­to ex­clu­si­vo de Cla­re Weis­kopf, sino un ras­go dis­tin­ti­vo de las ac­tua­les ar­tis­tas y es­cri­to­ras co­lom-

bia­nas. Que yo se­pa, na­die ha se­ña­la­do que Ama­zo­na es el úl­ti­mo es­la­bón de una ca­de­na inau­gu­ra­da por la can­tan­te An­drea Eche­ve­rri en 2004 con un dis­co que lle­va su nom­bre y al cual tam­bién per­te­ne­cen las pro­duc­cio­nes Ella es otro cuen­to, de Zully Mu­ri­llo, y las Can­cio­nes de sol y lu­na, de Marta Gó­mez; las no­ve­las Los ni­ños, de Ca­ro­li­na Sa­nín, y La pe­rra, de Pi­lar Quin­ta­na; los tra­ba­jos pe­rio­dís­ti­cos Mi pa­dre y otros ac­ci­den­tes, de Pao­la Gue­va­ra, La cru­za­da de la le­che, de Mar­ga­ri­ta Gar­cía Ro­ba­yo, y Un amor lí­qui­do, de Ca­ro­li­na Vegas, ade­más de los per­for­man­ces Ma­ría de los si­len­cios y Vir­gen de los li­rios, de la ar­tis­ta an­tio­que­ña Eve­lín­ve­lás­quez.

Es­tas obras son muy di­fe­ren­tes en­tre sí, pe­ro to­das com­par­ten un in­te­rés en la ma­ter­ni­dad que es mul­ti­fa­cé­ti­co y po­lié­dri­co: al­gu­nas au­to­ras pien­san el em­ba­ra­zo co­mo una epi­fa­nía; otras, co­mo una fuen­te su­pu­ran­te de pre­gun­tas de­pre­si­vas.al­gu­nas quie­ren re­cu­pe­rar las vie­jas na­nas pa­ra dor­mir be­bés; otras, echar­le un vis­ta­zo al mun­do de la lac­tan­cia; y otras más, in­te­rro­gar cier­tas fi­gu­ras li­túr­gi­cas pa­ra ex­plo­rar los lí­mi­tes de una su­pues­ta iden­ti­dad fe­me­ni­na.

Lo que dis­tin­gue a Ama­zo­na de es­tas obras es que su pro­ta­go­nis­ta se de­fi­ne a sí mis­ma co­mo una apóstata de la ma­ter­ni­dad.no se tra­ta tan­to de que­va­le­rie Mei­kle ab­ju­re de ha­ber te­ni­do cua­tro hi­jos –al­go que más bien reivin­di­ca en va­rias par­tes del do­cu­men­tal–, co­mo de que una mu­jer de­ba sa­cri­fi­car su li­ber­tad en be­ne­fi­cio de la des­cen­den­cia.aun­que en el mun­do mas­cu­lino el aban­dono de los hi­jos es una prác­ti­ca co­ti­dia­na, en las mu­je­res esa de­ci­sión con­ti­núa sien­do un tabú: se asu­me que, pa­se lo que pa­se, las ma­dres de­ben obe­de­cer al im­pe­ra­ti­vo bio­ló­gi­co y mo­ral de cui­dar a sus crías.

Por eso mis­mo, no me sor­pren­dió que al fi­nal de la fun­ción el público re­com­pen­sa­ra con un pro­lon­ga­do aplau­so a Va­le­rie Mei­kle, in­clu­so si es­ta­ba en ra­di­cal desacuer­do con sus pos­tu­ras. Eso en par­te es con­se­cuen­cia de la cá­li­da des­tre­za con que su hi­ja la in­te­rro­ga en el do­cu­men­tal, pe­ro so­bre to­do del he­cho in­con­tes­ta­ble de que Mei­kle no sea una cí­ni­ca. Acos­tum­bra­dos a que los an­ti­guos hip­pies se ha­yan con­ver­ti­do en una ma­ca­bra ca­ri­ca­tu­ra de sí mis­mos, ha­bi­tua­dos a que per­so­na­jes co­mo Ma­nuel Vi­cen­te Peña ha­yan pa­sa­do de or­ga­ni­zar el Fes­ti­val de An­cón a ser ama­nuen­ses del pa­ra­mi­li­ta­ris­mo, re­con­for­ta oír que una flo­re­ci­ta roc­ke­ra per­sis­te en sus con­vic­cio­nes, por más im­po­pu­la­res que es­tas sean.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.