Lu­te­ro en­tre no­so­tros

La Re­for­ma dio ori­gen a ins­tru­men­tos esen­cia­les pa­ra la evan­ge­li­za­ción de Amé­ri­ca, que se con­vir­tió así en un te­rreno fér­til pa­ra la ins­ta­la­ción de for­mas con­tra el pro­tes­tan­tis­mo. Y sin em­bar­go, los fo­cos pro­tes­tan­tes sub­sis­tie­ron.

Arcadia - - PORTADA - Re­nán Sil­va* Bogotá *His­to­ria­dor. Pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de los An­des.

Lo pri­me­ro que hay que re­cor­dar­le al lec­tor es que el des­cu­bri­mien­to del Nue­vo Mun­do y la Con­quis­ta de Amé­ri­ca son con­tem­po­rá­neos, ca­si de ma­ne­ra si­mé­tri­ca, de la Re­for­ma Pro­tes­tan­te, es de­cir, del pro­ce­so que ini­cia con la pu­bli­ca­ción en Ale­ma­nia, y la cir­cu­la­ción por bue­na par­te de Eu­ro­pa, de las lla­ma­das 95 te­sis del mon­je agus­tino Mar­tín Lu­te­ro. Con ello em­pe­zó un mo­vi­mien­to crí­ti­co que con­mo­vió los fun­da­men­tos de la Igle­sia ro­ma­na, no so­lo des­de el pun­to de vis­ta de su or­ga­ni­za­ción ins­ti­tu­cio­nal, sino tam­bién en re­la­ción con los fun­da­men­tos de su doc­tri­na.

Cin­co si­glos des­pués de los he­chos, sin em­bar­go, hay que re­co­no­cer, que la Igle­sia ca­tó­li­ca se de­fen­dió bien del ata­que, y que en par­te el lla­ma­do cis­ma del cris­tia­nis­mo –que a es­tas al­tu­ras nos de­be apa­re­cer co­mo inevi­ta­ble por el pro­pio avan­ce de las iglesias na­cio­na­les, her­ma­ni­tas del sur­gi­mien­to del Es­ta­do­na­ción, por lo me­nos en Eu­ro­pa del nor­te–, vi­vi­fi­có las fuer­zas de la cris­tian­dad que se agru­pa­ban ba­jo las ban­de­ras de Ro­ma y que en el si­glo xvi y prin­ci­pios del si­glo xvii eran li­de­ra­das por la mo­nar­quía his­pa­na, de­fi­ni­da al mis­mo tiem­po co­mo ca­tó­li­ca y co­mo de as­pi­ra­cio­nes uni­ver­sa­les. Eso en cuan­to al pa­sa­do.

En cuan­to al pre­sen­te, los he­chos son de gran en­se­ñan­za y va­le la pe­na con­si­de­rar­los, pues el as­cen­so en Amé­ri­ca La­ti­na del cris­tia­nis­mo re­for­ma­do (no so­lo ba­jo la va­rian­te lu­te­ra­na, sino en to­da su di­ver­si­dad), a par­tir del si­glo xix y has­ta el pre­sen­te, pue­de en­se­ñar­nos mu­cho acer­ca del error de con­si­de­rar al con­ti­nen­te su­r­ame­ri­cano, y so­bre to­do a Co­lom­bia, co­mo “cul­tu­ra de la vio­len­cia”, o por lo me­nos co­mo es­ce­na­rio sis­te­má­ti­co de vio­len­cia. El pro­tes­tan­tis­mo es hoy un he­cho cul­tu­ral de pri­mer or­den en Amé­ri­ca La­ti­na, y un he­cho po­lí­ti­co fun­da­men­tal en paí­ses co­mo Co­lom­bia, so­bre to­do en­tre sus gen­tes más po­bres, y el ac­ce­so a esa or­to­do­xia no ha sig­ni­fi­ca­do de nin­gu­na for­ma una “gue­rra de re­li­gio­nes”, a di­fe­ren­cia de lo que ocu­rrió en esa Eu­ro­pa de mor­tí­fe­ras vio­len­cias re­li­gio­sas de los si­glos xvi y

xvii. Re­fi­rá­mo­nos bre­ve­men­te a esos he­chos en el pa­sa­do y en el pre­sen­te.

Hay que em­pe­zar por re­cor­dar la gran di­ver­si­dad so­cial de las po­bla­cio­nes que a par­tir de 1492 lle­ga­ron a lo que hoy lla­ma­mos los te­rri­to­rios de ul­tra­mar de la mo­nar­quía ca­tó­li­ca his­pa­na: des­de im­por­tan­tes le­tra­dos que re­pre­sen­ta­ban la al­ta cul­tu­ra en for­ma­ción del lla­ma­do Si­glo de Oro has­ta gen­tes hui­das de las cár­ce­les o que tra­ta­ban de es­ca­par a una con­de­na que los es­pe­ra­ba, pa­san­do por to­da cla­se de aven­tu­re­ros que so­lo que­rían es­ca­par de la po­bre­za a la que los con­de­na­ba su vi­da en Es­pa­ña, y que de oí­das ha­bían es­cu­cha­do so­bre el oro ame­ri­cano y so­bre las ama­zo­nas que po­bla­ban es­tas tie­rras. Ideas muy di­ver­sas y con­tra­dic­to­rias de­bían ser par­te del equi­pa­je de esas gen­tes.

Era una po­bla­ción de una gran di­ver­si­dad so­cial, pe­ro tam­bién cul­tu­ral, co­mo lo sa­be­mos hoy so­bre to­do por la co­rres­pon­den­cia que in­ter­cam­bia­ron los co­lo­nos que se em­bar­ca­ron pa­ra Amé­ri­ca con sus ami­gos y fa­mi­lia­res que ha­bían que­da­do “del otro la­do del char­co”, co­mo de­cía la ex­pre­sión de la épo­ca.

Hoy sa­be­mos que den­tro de esa ma­sa hu­ma­na que bus­ca­ba un lu­gar pa­ra con­ti­nuar su vi­da, no era pe­que­ño el con­tin­gen­te de ju­díos y de gen­tes del is­lam –to­dos ellos ex­pul­sa­dos de Es­pa­ña–, y de “di­si­den­tes re­li­gio­sos” (par­te de lo que se lla­ma­ba “lu­te­ra­nos”), an­te los cua­les mu­chas ve­ces las au­to­ri­da­des ce­rra­ron los ojos, por lo me­nos en la épo­ca de Car­los V, quien de he­cho tras­la­dó a al­gu­nos de ellos a Nue­va Es­pa­ña. Él era, a su ma­ne­ra, un “lu­te­rano”, to­ca­do por las ideas del hu­ma­nis­mo de Eras­mo de Ró­ter­dam, crí­ti­co de los ex­ce­sos mun­da­nos de los obis­pos de Ro­ma, y sim­pa­ti­za­ba con la idea de res­ti­tuir un vir­tuo­so y so­brio cris­tia­nis­mo pri­mi­ti­vo, que su­pues­ta­men­te ha­bría exis­ti­do en el pa­sa­do. Sin em­bar­go, pron­to aban­do­nó esas ideas, ya co­mo em­pe­ra­dor del sa­cro Im­pe­rio ro­mano ger­mano y co­mo rey de Es­pa­ña, lue­go de ha­ber in­ten­ta­do de mu­chas for­mas un acuer­do con Lu­te­ro.

Fe­li­pe II, su su­ce­sor en la co­ro­na es­pa­ño­la, fue mu­cho más exi­gen­te en cuan­to al asun­to de las con­vic­cio­nes ideo­ló­gi­cas y re­li­gio­sas de sus fie­les en Es­pa­ña y en Amé­ri­ca, y en­con­tró un apo­yo fir­me en el San­to Tri­bu­nal de la In­qui­si­ción a lo lar­go de to­da Amé­ri­ca his­pa­na, pe­ro los do­cu­men­tos que cer­ti­fi­can esas persecuciones no son un ex­pe­dien­te de san­gre y fue­go que con­ven­za al his­to­ria­dor de una cru­za­da sis­te­má­ti­ca de des­truc­ción co­mo la que por mo­men­tos se ade­lan­tó con­tra los san­tua­rios in­dí­ge­nas y con­tra al­gu­nas de las creen­cias que del Áfri­ca ha­bían traí­do las gen­tes ne­gras. Al fi­nal, pa­re­ce ser que los po­cos fo­cos de “lu­te­ra­nis­mo”, que efec­ti­va­men­te exis­tie­ron, pa­re­cen ha­ber op­ta­do por el si­len­cio, por el sin­cre­tis­mo y por una prác­ti­ca pa­si­va de las creen­cias, lo que les per­mi­tió, al pa­re­cer, sub­sis­tir, os­cu­re­ci­dos y men­gua­dos, pe­ro sin gran­des trau­ma­tis­mos.

Lo que ocu­rrió con Lu­te­ro y sus doc­tri­nas y con el “lu­te­ra­nis­mo” en Amé­ri­ca his­pa­na re­sul­tó, aún así, fun­da­men­tal, pe­ro por otro ca­mino: el Nue­vo Mun­do des­cu­bier­to fue más bien el te­rreno de la gran pues­ta en mar­cha de to­das las for­mas que con­tra el pro­tes­tan­tis­mo crea­ron el Con­ci­lio de Tren­to y la Igle­sia ca­tó­li­ca pos­tri­den­ti­na. La re­vuel­ta de Lu­te­ro fue la oca­sión pa­ra Ro­ma de dar un pa­so gran­de en la or­ga­ni­za­ción de la Igle­sia co­mo ins­ti­tu­ción re­gla­men­ta­da, y dio lu­gar a al­gu­nos ins­tru­men­tos nue­vos que fue­ron esen­cia­les pa­ra la evan­ge­li­za­ción del Nue­vo Mun­do. Por ejem­plo, la prác­ti­ca sis­te­má­ti­ca del uso del ser­món, uno de los gran­des ins­tru­men­tos de di­fu­sión del cris­tia­nis­mo en el Nue­vo Mun­do; o el re­cur­so al ca­te­cis­mo, co­mo sín­te­sis po­pu­lar de la teo­lo­gía de los sabios, dos for­mas de­fi­ni­ti­vas en el pro­ce­so de ex­pan­sión del ca­to­li­cis­mo. Tam­bién hay que men­cio­nar tam­bién la tem­pra­na ex­pe­rien­cia en Amé­ri­ca his­pa­na de crea­ción de lu­ga­res es­pe­cí­fi­cos de for­ma­ción del cle­ro en sus dis­tin­tas va­rie­da­des y je­rar­quías: ha­bla­mos de los se­mi­na­rios, una ins­ti­tu­ción edu­ca­ti­va sin la cual re­sul­ta im­po­si­ble ex­pli­car la pre­sen­cia del cris­tia­nis­mo en nues­tras so­cie­da­des y el po­der in­men­so de la Igle­sia en las so­cie­da­des la­ti­noa­me­ri­ca­nas hoy en día.

Pe­ro pa­ra po­ner en mar­cha ese pro­ce­so de cris­tia­ni­za­ción de las so­cie­da­des a las que lle­ga­ron y el man­te­ni­mien­to de la fe de sus pro­pios miem­bros, la Igle­sia ca­tó­li­ca, si­guien­do en es­to las dis­po­si­cio­nes del Con­ci­lio de Tren­to –el ma­yor de­pó­si­to de re­fe­ren­cias con­tra Lu­te­ro, Zwin­glio y Cal­vino–, de­bió crear la figura com­ple­ja de un enemi­go to­tal, que era la re­pre­sen­ta­ción mis­ma del de­mo­nio y el pe­ca­do. Ese enemi­go se lla­mó, en Es­pa­ña y Amé­ri­ca, Lu­te­ro. Na­da im­por­ta­ba que en la pro­pia Es­pa­ña y en el Nue­vo Mun­do esa mi­no­ría no tu­vie­ra de ma­ne­ra pú­bli­ca nin­gu­na im­por­tan­cia. La idea de una ame­na­za era su­fi­cien­te pa­ra tem­plar el ca­rác­ter del cle­ro y de las ór­de­nes re­li­gio­sas em­pe­ña­das en la evan­ge­li­za­ción, con­ven­cer a las au­to­ri­da­des ci­vi­les y ecle­siás­ti­cas de la ur­gen­cia del pro­pó­si­to de lu­cha, y man­te­ner los áni­mos aler­ta con­tra ese enemi­go que es­ta­ba en to­das par­tes y el pa­re­cer en nin­gu­na: Lu­te­ro y el lu­te­ra­nis­mo.

En el pa­sa­do re­cien­te de Amé­ri­ca La­ti­na y en el pre­sen­te de un país co­mo Co­lom­bia, las co­sas han to­ma­do de nue­vo otro ca­mino: los re­pu­bli­ca­nos ilus­tra­dos del si­glo xix, co­mo el ge­ne­ral Fran­cis­co de Pau­la San­tan­der, fie­les a su idea­rio, no tu­vie­ron los pre­jui­cios que ha­bían si­do ha­bi­tua­les, y las pri­me­ras so­cie­da­des bí­bli­cas que vi­nie­ron al país a di­fun­dir su men­sa­je re­ci­bie­ron apo­yo del go­bierno, que ade­más con­si­de­ró que se tra­ta­ba de una par­te del es­fuer­zo de al­fa­be­ti­za­ción –la lec­tu­ra de la Bi­blia– y de di­fu­sión de la im­pren­ta y de la cul­tu­ra es­cri­ta. En el úl­ti­mo ter­cio del si­glo xix, cuan­do em­pe­za­ban a asen­tar­se y a ser más vi­si­bles en me­dios ur­ba­nos, se les mo­les­tó y se les in­ti­mi­dó en mu­chas opor­tu­ni­da­des, pe­ro el asun­to no lle­gó a los ex­tre­mos de per­se­cu­ción que a los his­to­ria­do­res ra­di­ca­les, en bus­ca de gue­rra y de vio­len­cia a to­da cos­ta, les gus­ta pre­go­nar.

A prin­ci­pios del si­glo xx en to­da Amé­ri­ca La­ti­na y en Co­lom­bia ya es po­si­ble re­co­no­cer la im­plan­ta­ción de nú­cleos re­li­gio­sos pro­tes­tan­tes (ca­si siem­pre li­be­ra­les y so­cia­li­zan­tes en po­lí­ti­ca), que en al­gu­nos mo­men­tos su­frie­ron persecuciones, aun­que na­da com­pa­ra­ble a lo que ha­bía ocu­rri­do en Eu­ro­pa si­glos atrás. Se tra­ta de nú­cleos plu­ri­cla­sis­tas de fie­les, agru­pa­dos en torno a “iglesias” que han lle­ga­do a ser or­ga­ni­za­cio­nes económicas po­de­ro­sas, aun­que en ge­ne­ral con un cle­ro de un nivel cul­tu­ral muy ba­jo y doc­tri­na­ria­men­te de un gran sec­ta­ris­mo –es­te es el ca­so so­bre to­do de Cen­troa­mé­ri­ca–.

Po­si­ble­men­te el país que cau­só más im­pac­to en esa ma­te­ria es Co­lom­bia, so­bre to­do en el si­glo xx, en que se com­prue­ba la ve­loz di­fu­sión, sin ma­yo­res trau­ma­tis­mos, de las “iglesias evan­gé­li­cas”, tan­to en me­dios ur­ba­nos co­mo ru­ra­les, tan­to en­tre tra­ba­ja­do­res in­dus­tria­les co­mo en­tre nú­cleos cam­pe­si­nos, tan­to en­tre gen­tes mes­ti­zas co­mo en­tre gen­tes in­dí­ge­nas y ne­gras. La ur­ba­ni­za­ción, el tra­ba­jo in­dus­trial, la agri­cul­tu­ra co­mer­cial y el avan­ce de los gru­pos a los que se de­sig­nan co­mo “mi­no­rías ét­ni­cas” han ido acom­pa­ña­dos de la ex­pre­sión de for­mas de creen­cias re­li­gio­sas, di­fe­ren­tes de aque­llas que por mu­cho tiem­po se con­si­de­ró co­mo las ofi­cia­les del país y el prin­ci­pio ma­yor de su iden­ti­dad: las de la Igle­sia ca­tó­li­ca. Hoy esos gru­pos de “pro­tes­tan­tes” con­vi­ven de ma­ne­ra re­la­ti­va­men­te tran­qui­la con los co­lom­bia­nos ca­tó­li­cos, y sos­tie­nen es­ta­ble­ci­mien­tos de edu­ca­ción for­mal abier­ta, al­gu­nos de los cua­les son rea­li­za­cio­nes ejem­pla­res, co­mo es el ca­so de los lla­ma­dos “co­le­gios ame­ri­ca­nos”.

Su éxi­to ma­yor y el mo­men­to más vi­si­ble de su ac­ce­so nor­ma­li­za­do a la vi­da ins­ti­tu­cio­nal vino con la Cons­ti­tu­ción de 1991, que les ga­ran­ti­zó el de­re­cho a unas con­di­cio­nes de vi­da igua­li­ta­ria en el cam­po del cul­to re­li­gio­so y la ins­ti­tu­ción ma­tri­mo­nial. Hoy los lla­ma­dos “evan­gé­li­cos” no son

El pro­tes­tan­tis­mo es hoy un he­cho cul­tu­ral de pri­mer or­den en Amé­ri­ca La­ti­na, y un he­cho po­lí­ti­co fun­da­men­tal.

sim­ple­men­te gru­pos so­cia­les po­pu­la­res cor­te­ja­dos por los par­ti­dos tra­di­cio­na­les. Son fuer­zas po­lí­ti­cas or­ga­ni­za­das y en al­gu­nos ca­sos, fuer­zas de­fi­ni­ti­vas en tér­mi­nos elec­to­ra­les, “clien­te­li­za­das” co­mo las de­más or­ga­ni­za­cio­nes po­lí­ti­cas del país, y que han rea­li­za­do una rá­pi­da cur­va de apren­di­za­je en el ca­mino ha­cia las prác­ti­cas tra­di­cio­na­les de corrupción, que son co­no­ci­das en el mun­do po­lí­ti­co co­lom­biano. En los años pró­xi­mos la po­lí­ti­ca na­cio­nal de­be­rá con­tar con ellos aún más que en años pa­sa­dos, pues si con la Cons­ti­tu­ción de 1991 se co­men­zó a po­ner fin al mo­no­po­lio le­gí­ti­mo de los bie­nes de sal­va­ción, co­mo di­ría Max We­ber, que ha­bía si­do pri­vi­le­gio en el pa­sa­do de la Igle­sia ca­tó­li­ca, con el pro­ce­so de paz po­drán co­men­zar a li­be­rar­se de la per­se­cu­ción de las Farc, que por años los hi­zo víc­ti­mas de su po­lí­ti­ca de so­me­ti­mien­to doc­tri­na­rio. Y en­ton­ces ve­re­mos se­guir mul­ti­pli­cán­do­se las lla­ma­das iglesias de ga­ra­je, con sus rui­do­sas ex­pre­sio­nes de fe do­mi­ni­ca­les, sus im­pro­vi­sa­dos pas­to­res, tan­tas ve­ces sen­ta­dos en los ban­qui­llos ju­di­cia­les, al tiem­po que pro­mue­ven su es­tre­chez mo­ral en el cam­po del abor­to y del ma­tri­mo­nio en­tre per­so­nas del mis­mo se­xo.

Muer­te del ge­ne­ral Fran­cis­co de Pau­la San­tan­der en 1840. Pin­tu­ra de Luis Gar­cía He­via (1816-1887).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.