Lar­gos co­rre­do­res

Es­ta ob­ser­va­ción e in­ves­ti­ga­ción de los 400 pa­sa­jes que so­bre­vi­ven en Bar­ce­lo­na to­ma de ejem­plo el gi­gan­tes­co pro­yec­to inacabado de Wal­ter Ben­ja­min pa­ra trans­for­mar un ar­chi­vo ca­si inexis­ten­te en un re­co­rri­do his­tó­ri­co y li­te­ra­rio. ¿En qué con­sis­te es­ta a

Arcadia - - LITERATURA - Ca­mi­lo Ho­yos Gó­mez* Bogotá *Es­cri­tor. Pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de los An­des.

Quien ca­mi­na la ciu­dad en­tien­de las ca­lles co­mo quien lee un tex­to li­te­ra­rio: creando sen­ti­do a tra­vés de sus par­tes, com­pren­dién­do­se a tra­vés de lo que es­tá le­yen­do y del sen­ti­do que es­tá creando. No hay me­jor lu­gar don­de se dé me­jor la transac­ción li­te­ra­ria en­tre el lec­tor y el tex­to que en el es­pa­cio ur­bano, don­de to­do tien­de a ser se­mioti­za­do, es de­cir, com­pren­di­do co­mo signo, co­mo con­te­ne­dor de un sen­ti­do, co­mo crea­dor de na­rra­ti­vas. Me re­fie­ro al cam­bio de pa­ra­dig­ma que he­re­da­mos de los pro­me­neurs ur­ba­nos de la mo­der­ni­dad: el pa­so del li­bro de la na­tu­ra­le­za al li­bro de la ciu­dad. Si los hé­roes li­te­ra­rios an­te­rio­res a 1830 te­nían co­mo ob­je­ti­vo la con­quis­ta de la na­tu­ra­le­za, los hé­roes a par­tir de en­ton­ces siem­pre ten­drán co­mo ob­je­ti­vo de con­quis­ta la ciu­dad: un gri­to re­su­me ese ím­pe­tu, y es el de Ras­tig­nac des­de el Pè­re La­chai­se y su “À nous deux main­te­nant”. El hé­roe ya no de­be de­fen­der de los sal­va­jes un te­rru­ño con­quis­ta­do, de­be con­quis­tar las cla­ses so­cia­les y las es­tra­te­gias de se­duc­ción que ten­san la ciu­dad. Y so­lo hay una ma­ne­ra de ha­cer­lo: le­yen­do el tex­to de la ciu­dad y de sus ha­bi­tan­tes.

Co­mo en to­das las tra­di­cio­nes, hay con­duc­to­res y lue­go hay quie­nes va­rían los re­co­rri­dos. El pa­seo ur­bano se asen­tó co­mo te­ma li­te­ra­rio a fi­na­les del si­glo xviii fran­cés, y las obras ur­ba­nís­ti­cas en Pa­rís a lo lar­go del si­glo xix hi­cie­ron de la pro­me­na­de un es­ca­pe a los avan­ces: ca­mi­nar la ciu­dad cam­bian­te es re­sis­tir­se al cam­bio ur­bano en la me­di­da en que se apro­pia co­mo ex­pe­rien­cia. Gros­sí­si­mo mo­do, fue Bau­de­lai­re quien ins­tau­ró el pa­seo ur­bano co­mo mo­ti­vo li­te­ra­rio. Lue­go fue­ron los surrealistas quie­nes ex­pe­ri­men­ta­ron la mo­der­ni­dad a tra­vés de las ca­lles que aún se re­sis­tían a las obras del ba­rón Hauss­mann, y des­pués fue Wal­ter Ben­ja­min quien reunió las dos poé­ti­cas y las con­so­li­dó en su pro­pia lec­tu­ra, des­cu­brien­do la jo­ya de la co­ro­na: los pa­sa­jes, esas ga­le­rías cu­bier­tas en Pa­rís don­de se reunían la mer­can­cía y la po­bla­ción. To­mó el em­ble­má­ti­co El al­deano de Pa­rís de Louis Ara­gon, que es una apo­lo­gía a la ima­gen poé­ti­ca mien­tras ca­mi­na el pa­sa­je oní­ri­co de la Ópe­ra, y se em­bar­có en un li­bro que nun­ca fue: El li­bro de los pa­sa­jes, que son los apun­tes del li­bro que nun­ca al­can­zó a es­cri­bir. En sus pá­gi­nas, re­sal­ta el or­den que le quie­re otor­gar a su li­bro: “Mien­tras que Ara­gón se afe­rra al ám­bi­to oní­ri­co, no­so­tros de­be­mos en­con­trar la cons­te­la­ción del des­per­tar (…). Es­to so­lo pue­de ocu­rrir me­dian­te el des­per­tar de un sa­ber, aún no cons­cien­te, acer­ca de lo que ha si­do”. Cuan­do Ben­ja­min le pu­so los ojos a los pa­sa­jes en la li­te­ra­tu­ra so­bre Pa­rís del si­glo xix, des­cu­brió una nue­va ma­ne­ra de leer el tex­to ur­bano, en la me­di­da en que re­cor­dó su es­pa­cio em­ble­má­ti­co, mis­te­rio­so y car­ga­do de na­rra­ti­vas, don­de des­de su crea­ción se es­cri­be de ma­ne­ra si­len­cio­sa una his­to­ria de la ciu­dad.

Quien ha­ya ca­mi­na­do un pa­sa­je co­no­ce­rá la sen­sa­ción de ex­tra­ñe­za que pro­du­ce: es un es­pa­cio lí­mi­te, una com­bi­na­ción en­tre un aden­tro y un afue­ra que des­di­bu­ja el sen­ti­do de reali­dad. Son lar­gos co­rre­do­res que su­gie­ren una ex­tra­ña mez­cla en­tre lo efí­me­ro (uno es pa­sa­je­ro al ca­mi­nar­los) pe­ro tam­bién de lo que ha per­du­ra­do: por lo ge­ne­ral son es­pa­cios que han re­sis­ti­do al pa­so ur­bano del tiem­po por su lo­ca­li­za­ción en­tre pa­rén­te­sis con re­la­ción a la ciu­dad.

Tam­bién son ol­vi­dos de la his­to­ria, co­mo ha­bía ocu­rri­do con los pa­sa­jes de la ciu­dad de Bar­ce­lo­na. Ha­cía fal­ta que otro lec­tor ur­bano, ca­si cien años des­pués, rea­li­za­ra el mis­mo ejer­ci­cio de la his­to­ria y de la ima­gi­na­ción pe­ro no de nue­vo en Pa­rís, co­mo ya lo han he­cho tan­tos, sino en una ciu­dad en la que, a pe­sar de su can­ti­dad, ha­bían per­ma­ne­ci­do ocul­tos. Jor­ge Ca­rrión pa­re­ce ser el pri­me­ro en ha­ber­los vis­to,

Tam­bién son ol­vi­dos de la his­to­ria, co­mo ha­bía ocu­rri­do con los pa­sa­jes de la ciu­dad de Bar­ce­lo­na.

pe­ro ver­los de ver­dad. En Bar­ce­lo­na. Li­bro de los pa­sa­jes, recorre los olvidados 400 pa­sa­jes de la ciu­dad con­dal pa­ra leer a tra­vés de ellos una nue­va his­to­ria que echa luz so­bre as­pec­tos des­co­no­ci­dos y mis­te­rio­sos de Bar­ce­lo­na. Ca­rrión es via­je­ro, no­ve­lis­ta, crí­ti­co li­te­ra­rio, cro­nis­ta; pe­ro so­bre to­das las co­sas, lec­tor. Es de­cir, crea­dor de sen­ti­do a par­tir de tex­tos que le per­mi­ten com­pren­der nues­tra cul­tu­ra y nues­tra so­cie­dad des­de una siem­pre nue­va pers­pec­ti­va. Y quie­nes he­mos ca­mi­na­do du­ran­te lar­gas e in­ter­mi­na­bles ho­ras noc­tur­nas ciu­da­des so­li­ta­rias sa­be­mos que ca­mi­nar la ciu­dad nun­ca es so­la- men­te eso, así co­mo leer nun­ca es so­la­men­te com­pren­der pa­la­bras, pa­la­bras, pa­la­bras: es es­tar al ace­cho, es es­pe­rar, es bus­car. La aven­tu­ra se pos­tra an­te no­so­tros y de­be­mos aca­tar­la; lo ma­ra­vi­llo­so co­ti­diano to­ma for­ma y nos abre nue­vos es­pa­cios de com­pren­sión y de aná­li­sis. Ca­rrión en­con­tró to­do es­to en los 400 pa­sa­jes de Bar­ce­lo­na.

Los 226 apar­ta­dos del li­bro, de la ex­ten­sión de un poe­ma en pro­sa, que fun­cio­nan a ma­ne­ra de pa­sa­jes, dan fe de la ex­pe­rien­cia de la lec­tu­ra ur­ba­na y el re­co­rri­do de la ciu­dad que Ca­rrión lle­vó a ca­bo pa­ra el des­cu­bri­mien­to de un tex­to des­co­no­ci­do de la ciu­dad. Co­mo no po­día ser de otra ma­ne­ra tra­tán­do­se de la ciu­dad, fue el azar el que lo lle­vó a re­co­no­cer, a ha­cer le­gi­bles esos es­pa­cios con los que siem­pre se ha­bía topado y a los que, sin em­bar­go, no ha­bía pres­ta­do aten­ción. Cuan­do se mu­dó a la ca­lle Au­siàs March con Pla­za Ur­qui­nao­na no tar­dó en des­cu­brir la en­tra­da del pa­sa­je Ma­nu­fac­tu­ras, es­con­di­do en un por­tal de la ca­lle Tra­fal­gar. Con el ri­gor que ca­rac­te­ri­za a Ca­rrión, lue­go fue sal­tar al ar­chi­vo, a la bús­que­da bi­blio­grá­fi­ca, con la sor­pre­sa del des­cu­bri­mien­to de que no se ha­bía es­cri­to prác­ti­ca­men­te na­da so­bre es­tos es­pa­cios, y que los li­bros les abri­rían pa­so a las he­me­ro­te­cas y a los blogs, “los pa­sa­jes de esa me­ga­ló­po­lis vir­tual e in­fi­ni­ta que lla­ma­mos in­ter­net”. Len­ta­men­te el nú­me­ro de pa­sa­jes to­mó for­ma: 400 es­pa­cios pa­ra el pa­sa­jis­mo o pa­sa­je­ris­mo, no hay con­sen­so al res­pec­to. Mien­tras que po­co o na­da se ha­bía es­cri­to so­bre ellos, en sus ca­lles es­ta­ba es­cri­ta una his­to­ria des­co­no­ci­da de Bar­ce­lo­na.

En el li­bro de Ca­rrión con­flu­yen dos re­la­tos fun­da­men­ta­les: el que lee y tra­za una nue­va his­to­ria de Bar­ce­lo­na a tra­vés de sus pa­sa­jes, pe­ro tam­bién el de la re­fle­xión en torno a lo que im­pli­ca ob­ser­var la ca­lle, abrir los ojos y aten­der nue­vas e ines­pe­ra­das reali­da­des. Se tra­ta, sin más, de un ejer­ci­cio de ha­cer con­fluir el cen­tro y la pe­ri­fe­ria. Quien se fi­ja en es­tos es­pa­cios pa­ra com­pren­der de nue-

vo una ciu­dad jue­ga tam­bién con re­fres­car su pro­pia his­to­ria, con com­pren­der nue­vos sen­ti­dos y ór­de­nes a par­tir de la me­mo­ria que se lee en la ar­qui­tec­tu­ra. En Bar­ce­lo­na con­flu­ye la ciu­dad ro­ma­na del car­do y del ecu­me­nus, pe­ro tam­bién el Ba­rrio Gó­ti­co y, lue­go de la de­mo­li­ción de las mu­ra­llas, lo que fue el ba­rrio Ei­xam­ple, que sube has­ta Vi­la de Grà­cia. Si ade­más le aña­di­mos el ca­ta­lán y el cas­te­llano, te­ne­mos una se­rie de his­to­rias y me­mo­rias que se plas­man so­bre las ca­lles y los acon­te­ci­mien­tos que ellas de­mar­can. El si­glo xix nos en­se­ñó que la his­to­ria de las ciu­da­des no se es­cri­be en gran­des li­bros, sino en la me­mo­ria de sus ca­lles.

Com­pren­der la ciu­dad a par­tir de los pa­sa­jes im­pli­ca tan­to una lec­tu­ra ar­qui­tec­tó­ni­ca y ur­ba­nís­ti­ca co­mo de es­ce­na­rio don­de con­flu­ye­ron per­so­na­jes em­ble­má­ti­cos de la vi­da in­dus­trial de Bar­ce­lo­na y de la vi­da ar­tís­ti­ca que ca­rac­te­ri­za a la ciu­dad. Al in­da­gar Ca­rrión ca­da uno de los pa­sa­jes, apa­re­cen na­rra­ti­vas de sus ha­bi­tan­tes (en­tre­vis­ta a per­so­nas que han vi­vi­do du­ran­te más de 50 años en pa­sa­jes) y per­so­na­jes de la his­to­ria de la ciu­dad,co­mo aquel que le da el nom­bre al pa­sa­je Ber­nar­dí Mar­to­rell, crea­do en 1848, don­de se en­con­tra­ba la re­si­den­cia del in­dus­trial Ber­na­dino Mar­to­rell y Cor­ta­da. Tam­bién se evo­can de nue­vo olvidados per­so­na­jes del pa­sa­do, co­mo las la­van­de­ras de Hor­ta; im­pre­so­res de me­dia­dos del si­glo xix, co­mo el ti­pó­gra­fo, edi­tor, im­pre­sor y li­bre­ro Lluis Tas­so i Go­ña­lons, que da nom­bre al pa­sa­je Tas­so.

Se tra­ta de una no­ve­la sin fic­ción que se es­cri­be des­de el ejer­ci­cio del des­per­tar la le­gi­bi­li­dad de una ciu­dad: ca­mi­nar los pa­sa­jes de con­cre­to a la vez que se vi­si­tan otros tex­tos so­bre otras ciu­da­des, so­bre la mis­ma ciu­dad.

Ca­rrión in­ter­ca­la los ca­pí­tu­los so­bre los pa­sa­jes con ci­tas tex­tua­les de pe­rió­di­cos, no­ve­las, en­sa­yos, pa­ra así él mis­mo de­jar la le­yen­da de lo que im­pli­ca su pro­pia ciu­dad pen­sa­da. Son al­re­de­dor de 130. En las úl­ti­mas pá­gi­nas, de­ve­la la hi­pó­te­sis de lec­tu­ra de los tex­tos que ha con­sul­ta­do en la ciu­dad: la me­ga­ló­po­lis co­mo una “in­te­li­gen­cia co­lec­ti­va que ha ido creando mun­dos nue­vos y ha lo­gra­do re­pre­sen­tar­los con su pro­pia to­po­gra­fía, que ha ido re­ci­clan­do la vie­ja idea de lo sa­gra­do y la ha sa­bi­do adap­tar a nue­vos tiem­pos, ya no verticales y au­to­ri­ta­rios, igual­men­te tur­bios y am­bi­guos, pe­ro de­mo­crá­ti­cos”. Una ciu­dad se ha­ce le­gi­ble, en mu­chos ca­sos, gra­cias a la li­te­ra­tu­ra que se de­di­ca a ella.

Ca­rrión ha­ce al­go ver­da­de­ra­men­te sor­pren­den­te: en vez de po­ner en prác­ti­ca de nue­vo los prin­ci­pios de la pro­me­na­de en ciu­da­des co­mo Pa­rís o Nue­va York, don­de ya vi­ve la prác­ti­ca y don­de ya el ho­me­na­je se ha rea­li­za­do, lo uti­li­za pa­ra com­pren­der una ciu­dad, su ciu­dad, res­ca­tan­do tex­tos per­di­dos. La li­te­ra­tu­ra de via­jes, así co­mo la li­te­ra­tu­ra ur­ba­na, sir­ve pa­ra abrir los ojos a las experiencias que he­mos te­ni­do, o a las que va­mos a te­ner. Cuan­do Ca­rrión to­ma es­te mé­to­do de aprender un nue­vo te­rri­to­rio ur­bano, lo es­tá ha­cien­do mien­tras crea una nue­va ciu­dad. Es, por de­cir­lo de al­gu­na ma­ne­ra, apli­car los prin­ci­pios de una tra­di­ción pa­ra así, co­mo el via­je­ro que vuel­ve a ca­sa con el se­cre­to ad­qui­ri­do por sus via­jes, usar­la pa­ra sí mis­mo: crear su pro­pia ciu­dad. Es ta­rea de otros lec­to­res des­cu­brir cuál es la ciu­dad que pro­po­ne Ca­rrión al or­ga­ni­zar los pa­sa­jes co­mo los or­ga­ni­za. El lec­tor ima­gi­na, no sin pe­li­gro, que las ciu­da­des de Ca­rrión son dos, co­mo las de to­dos los ca­mi­nan­tes noc­tur­nos: la de con­cre­to y la del pa­pel. Si con Ben­ja­min ima­gi­na­mos siem­pre el li­bro que no fue gra­cias al ar­chi­vo que te­ne­mos, con Ca­rrión ima­gi­na­mos el vas­to ar­chi­vo que le ayu­dó a en­gen­drar es­ta nue­va Bar­ce­lo­na na­ci­da de los pa­sa­jes.

El pa­sa­je Ber­nar­dí Mar­to­rell.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.