La sel­va ama­zó­ni­ca lle­ga a la ópe­ra

Es­ta ópe­ra con­tem­po­rá­nea, que se es­tre­na­rá en el Tea­tro Col­sub­si­dio Ro­ber­to Arias Pé­rez en oc­tu­bre, ex­plo­ra el da­ño que el ser hu­mano le cau­sa a la na­tu­ra­le­za.

Arcadia - - MÚSICA - Ja­vier Her­nan­dez Cruz* Bogotá *Pe­rio­dis­ta e his­to­ria­dor. Ra­dio Na­cio­nal de Co­lom­bia. Emi­lio San­mi­guel* Bogotá

La ópe­ra es pa­ra to­dos. Ya no es so­lo pa­ra el público doc­to que va a ver el aria del te­nor o de la so­prano y se que­da en el fo­yer del tea­tro el res­to de la fun­ción. Tam­po­co es so­lo el es­pec­tácu­lo so­cial al que asis­tía has­ta el pre­si­den­te de la re­pú­bli­ca, ocu­pan­do el bal­cón pre­si­den­cial en el Tea­tro Co­lón de Bogotá. Ya no son los ar­gu­men­tos “hi­per­ro­mán­ti­cos” con hé­roes, dio­ses o prin­ce­sas de hie­lo. Aho­ra la co­sa es a otro pre­cio.

El 13 y 14 de oc­tu­bre de 2017, el Tea­tro Col­sub­si­dio hará un aporte a la his­to­ria de la ópe­ra en Co­lom­bia. Se lle­va­rá a ca­bo el es­treno de la ópe­ra 3 mil RÍOS: vo­ces en la sel­va, de Víc­tor Ga­ma (An­go­la, 1960). Pa­ra­le­la­men­te, y co­mo par­te de es­te acon­te­ci­mien­to, es­ta­rá tam­bién ex­pues­ta la mues­tra Mul­ti­sen­so­rial Instr­mnts.

3 mil RÍOS: vo­ces en la sel­va es una ópe­ra mul­ti­me­dia pa­ra or­ques­ta de cá­ma­ra, ins­tru­men­tos con­tem­po­rá­neos y vo­ces so­prano. Sur­gió co­mo un en­car­go de la Fun­da­ción Ca­lous­te Gul­ben­kian de Por­tu­gal a Vic­tor Ga­ma. Esa ins­ti­tu­ción pri­va­da pro­mue­ve, des­de 1956, el ar­te, la ca­ri­dad, la edu­ca­ción y la cien­cia. Pre­ci­sa­men­te es­ta ópe­ra se es­tre­nó en el tea­tro se­de de esa ins­ti­tu­ción, el Grand Au­di­to­rium Gul­ben­kian, en Lis­boa en ma­yo de 2016.

Aho­ra bien, 3 mil RÍOS es una ópe­ra que se ins­pi­ra en las his­to­rias de per­so­nas que ha­bi­tan el bos­que tro­pi­cal, y pa­ra trans­por­tar­nos al interior de las sel­vas de Co­lom­bia y Bra­sil, ha­ce ga­la de to­do un ar­se­nal de mú­si­ca, vi­deo y so­ni­do. La obra, ade­más de ópe­ra, es un lla­ma­do a la re­fle­xión en torno a la des­truc­ción del me­dioam­bien­te.

Un as­pec­to muy im­por­tan­te de es­ta ópe­ra mul­ti­me­dia es, sin lu­gar a du­das, el pa­pel que cum­plen los can­tos de las et­nias in­ga, mu­rui y mui­na. Hay que te­ner en cuen­ta que en la his­to­ria de la ópe­ra los pue­blos in­dí­ge­nas de Amé­ri­ca se han vis­to re­pre­sen­ta­dos de di­ver­sas for­mas. No hay mu­chos ejem­plos, pe­ro va­le la pe­na re­cor­dar el re­fi­na­mien­to del Moc­te­zu­ma de An­to­nio Vivaldi, pa­san­do por el arre­ba­ta­mien­to “alla ita­lia­na” pre­sen­te en Al­zi­ra de Giu­sep­pe Ver­di, la he­roi­ci­dad de Il Gua­rany del bra­si­le­ño Car­los Go­mes o el pun­to de vis­ta del che­co Leoš Ja­naček con Las ex­cur­sio­nes del se­ñor Brou­cek en pleno si­glo xx.

Pe­ro 3 mil RÍOS es di­fe­ren­te. Aquí la ópe­ra se desa­rro­lla des­de el pun­to de vis­ta de las co­mu­ni­da­des in­dí­ge­nas. Es la vi­sión de ellos so­bre el mis­mo en­torno que han ha­bi­ta­do por si­glos, mu­cho an­tes de que los eu­ro­peos lle­ga­ran a es­tas tie­rras. Y es una com­bi­na­ción úni­ca en­tre ópe­ra y can­ción tra­di­cio­nal.

Hay que des­ta­car un as­pec­to po­co co­mún: la fun­ción so­cial de la ópe­ra. Tra­di­cio­nal­men­te es­te gé­ne­ro se ha vis­to co­mo una ex­pre­sión mu­si­cal y tea­tral ale­ja­da de la reali­dad co­ti­dia­na. En el si­glo xx sur­gie­ron ópe­ras que, des­de el pun­to de vis­ta del ar­gu­men­to, bus­ca­ban abier­ta­men­te pro­vo­car una reac­ción en el público que tras­cen­die­ra el tiem­po mis­mo de la pre­sen­ta­ción. Atrás que­da­ban los men­sa­jes po­lí­ti­cos, pe­ro al­go ci­fra­do, de un Ver­di que abo­ga­ba por la uni­fi­ca­ción ita­lia­na en su Na­buc­co, o la su­pe­rio­ri­dad del pue­blo ale­mán de Los maes­tros can­to­res de Nu­rem­berg. Aho­ra los com­po­si­to­res te­nían una po­si­ción más fir­me y de­fi­ni­da so­bre te­mas co­mo la gue­rra o la re­pre­sión de los go­bier­nos, co­mo se ve en las ópe­ras de Brit­ten, Shos­ta­ko­vich o Pen­de­rec­ki, so­lo por nom­brar al­gu­nos.

En 3 mil RÍOS nos en­con­tra­mos con la cru­da reali­dad del im­pac­to ambiental y so­cial

de la ac­tual ola de in­dus­tria­li­za­ción en las sel­vas tro­pi­ca­les de la Ama­zo­nía, el Cho­có y los An­des. Pa­ra es­to, Vic­tor Ga­ma co­la­bo­ró du­ran­te cua­tro ar­duos años con co­mu­ni­da­des lo­ca­les y ar­tis­tas que vi­ven a lo lar­go de al­gu­nos de los de­par­ta­men­tos de Pu­tu­ma­yo, Ca­que­tá y Cho­có. Allí es­cu­chó las vo­ces de quie­nes su­fren las ca­tás­tro­fes de pri­me­ra mano. Ade­más, el tra­ba­jo lo desa­rro­lló con el apo­yo de las or­ga­ni­za­cio­nes am­bien­ta­les y ar­tís­ti­cas Ama­zon Con­ser­va­tion Team de Co­lom­bia, Más Ar­te Más Ac­ción y Flo­ra ars + na­tu­ra.

Co­mo una ópe­ra tra­di­cio­nal, es­ta obra se di­vi­de en tres ac­tos ins­pi­ra­dos en el li­bro Ca­ri­ba ma­lo, del an­tro­pó­lo­go co­lom­biano Ro­ber­to Fran­co, que in­ves­ti­gó la his­to­ria de los yu­ris, una co­mu­ni­dad in­dí­ge­na que vi­ve en ais­la­mien­to vo­lun­ta­rio en el Par­que Na­cio­nal Pu­ré en el Ama­zo­nas co­lom­biano. En el li­bro se des­cri­be el en­cuen­tro for­za­do con un co­lono blan­co en 1969, un he­cho que en aquel en­ton­ces tu­vo una gran di­fu­sión en me­dios in­ter­na­cio­na­les. Pe­ro tam­bién es­tán pre­sen­tes en el li­bro de Fran­co los es­fuer­zos de es­ta co­mu­ni­dad por evi­tar fu­tu­ros con­tac­tos con el mun­do ex­te­rior des­de los años se­ten­ta has­ta el pre­sen­te.

En la ópe­ra la ac­ción trans­cu­rre a lo lar­go de los gran­des ríos ama­zó­ni­cos del Pu­tu­ma­yo y el Ca­que­tá; el To­can­tins en Bra­sil; el Na­pi y el Tim­bi­quí de la cos­ta pa­cí­fi­ca co­lom­bia­na y el em­ble­má­ti­co río Mag­da­le­na. Si uno apre­cia des­de arri­ba, en un ma­pa o a tra­vés de Goo­gle Earth, pue­de ver que es­tá cu­bier­ta por más de 3.000 ríos.

Ese pun­to de ins­pi­ra­ción sir­ve tam­bién pa­ra ha­blar del otro ras­go cla­ve en 3 mil RÍOS: su mú­si­ca. Es una ópe­ra de cá­ma­ra. Es de­cir, cuen­ta con po­cos ins­tru­men­tos: una flau­ta, dos trom­bo­nes, un fa­got, dos vio­li­nes, dos vio­las y cua­tro vio­lon­ce­los. La te­má­ti­ca nos re­cuer­da al­go de las obras del bra­si­le­ño Hei­tor Vi­lla-lo­bos en su Bos­que del Ama­zo­nas o Itai­pu de Phi­lip Glass.

Pe­ro si al­go hay que des­ta­car en el ca­so de la mú­si­ca de Vic­tor Ga­ma es el pa­pel de “otros” ins­tru­men­tos, unos di­se­ña­dos por él mis­mo. Co­mo buen di­se­ña­dor de ins­tru­men­tos, las nue­vas so­no­ri­da­des que sa­ca de ellos en­ri­que­cen in­men­sa­men­te la obra. Es­to va más allá de lo que pu­do ha­cer un com­po­si­tor co­mo Tan Dun en sus obras Wa­ter Pas­sion o su Con­cier­to acuá­ti­co. En el ca­so de Ga­ma, lo mis­mo se pue­de apre­ciar en otras obras co­mo Ve­la 6911 o Rio Cu­ne­ne. En ellas se des­ta­can ins­tru­men­tos co­mo el toha, el acrux y el dino.

El di­se­ño y la cons­truc­ción de esos ins­tru­men­tos co­mien­za de for­ma digital. El com­po­si­tor com­bi­na tec­no­lo­gías con­tem­po­rá­neas con ideas, ma­te­ria­les y tra­di­cio­nes ins­pi­ra­dos en la na­tu­ra­le­za. En su la­bo­ra­to­rio se uti­li­zan tec­no­lo­gías de pun­ta pa­ra la crea­ción de ins­tru­men­tos mu­si­ca­les com­ple­jos, dis­po­si­ti­vos so­no­ros e ins­ta­la­cio­nes que ofre­cen una am­plia ga­ma de so­ni­dos y po­si­bi­li­da­des per­for­má­ti­cas.

¿Pe­ro qué se­ría de una ópe­ra sin las vo­ces y los per­so­na­jes? Idia y Me­nest­hos son las vo­ces so­pra­nos tra­di­cio­na­les. Kian­da es una so­prano que, ade­más, in­ter­pre­ta la ma­rim­ba. Ai­ka es una can­tan­te tra­di­cio­nal. Y al per­so­na­je de In­ga Ca­ra­ba­llo lo in­ter­pre­ta otra can­tan­te tra­di­cio­nal, Mu­rui Mui­na.

¿Y qué se­ría de una ópe­ra sin el es­ce­na­rio? Al­gu­nas pro­duc­cio­nes han op­ta­do por es­co­ger mon­ta­jes mi­ni­ma­lis­tas de ópe­ras tra­di­cio­na­les, con re­sul­ta­dos di­ver­sos. Pe­ro 3 mil RÍOS es una ópe­ra mul­ti­me­dia, y eso cam­bia to­tal­men­te la co­sa. Aquí se uti­li­za tec­no­lo­gía de so­ni­do mul­ti­ca­nal y un gran des­plie­gue de ma­te­rial en vi­deo, que pro­por­cio­na al asis­ten­te to­da una ex­pe­rien­cia de in­mer­sión que ayu­da a agu­di­zar la con­cien­cia del público en torno a las na­rra­ti­vas ex­pues­tas por las vo­ces, acen­tua­das con la mú­si­ca.

Al es­treno de la ópe­ra lo acom­pa­ña una ex­po­si­ción, Mul­ti­sen­so­rial Instr­mnts, que es­ta­rá en el tea­tro mis­mo des­de el 12 de oc­tu­bre has­ta el 12 de no­viem­bre. Es­ta mues­tra in­clu­ye un pro­gra­ma de con­cier­tos, con­fe­ren­cias, ta­lle­res y jue­gos pa­ra per­so­nas de to­das las eda­des. En ella, los vi­si­tan­tes pue­den in­ter­ac­tuar con los ob­je­tos so­no­ros. Tam­bién pue­den par­ti­ci­par en ta­lle­res de di­se­ño digital y mo­de­la­do de ins­tru­men­tos en 3D, y de crea­ción so­no­ra a par­tir de los ins­tru­men­tos ex­pues­tos: más de dos do­ce­nas de ins­tru­men­tos con­tem­po­rá­neos e ins­ta­la­cio­nes so­no­ras.

El público, en­ton­ces, po­drá to­car­los, ex­pe­ri­men­tar con ellos en una ex­pe­rien­cia crea­ti­va en la que el so­ni­do, la mú­si­ca, el di­se­ño y el per­for­man­ce es­ta­rán en pri­mer plano.

La ex­po­si­ción Mul­ti­sen­so­rial Instr­mnts se ha pre­sen­ta­do en cen­tros cul­tu­ra­les, ga­le­rías de ar­te y es­pa­cios co­mo la Ro­yal Ope­ra Hou­se, el Co­vent Gar­den de Lon­dres, el Har­bour Front Centre en To­ron­to, la Fun­da­ción Car­los D’am­be­res en Ma­drid, la Ga­le­ría Or­meau Baths en Bel­fast, en­tre mu­chos otros es­pa­cios re­le­van­tes a nivel in­ter­na­cio­nal.

Pa­ra ter­mi­nar, es pre­ci­so de­cir que la ópe­ra mul­ti­me­dia 3 mil RÍOS es una ex­pe­rien­cia di­ri­gi­da no so­lo al público afi­cio­na­do a la ópe­ra, sino tam­bién a ese público que no se ha acer­ca­do a es­te ar­te por pre­ven­ción, mie­do, abu­rri­mien­to o des­co­no­ci­mien­to. •

A la iz­quier­da, una ima­gen de la ex­po­si­ción Mul­ti­sen­so­rial Instr­mnts

A la de­re­cha, una de la ópe­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.