“Ser co­lom­biano es una ex­pe­rien­cia te­rro­rí­fi­ca”

Jai­me Oso­rio es hoy tal vez el úni­co re­pre­sen­tan­te del ci­ne de te­rror en Co­lom­bia. Su nue­va pe­lí­cu­la ex­plo­ra la des­truc­ción en to­das sus for­mas. Ha­bla­mos con él so­bre la iden­ti­dad, la na­tu­ra­le­za y el te­rror na­cio­nal.

Arcadia - - CINE - Ana Gutiérrez* Bogotá *Edi­to­ra web de Ar­ca­dia.

SIE­TE CA­BE­ZAS SE ES­TRE­NA EL 19 DE OC­TU­BRE

Lo que ha­ce el ci­ne de te­rror es po­ner­les ca­ras a los mie­dos”, di­ce Jai­me Oso­rio, ci­neas­ta co­lom­biano co­no­ci­do por su ópe­ra pri­ma El pá­ra­mo, una pe­lí­cu­la que usa el con­flic­to ar­ma­do pa­ra ha­blar del ho­rror. “El hom­bre mo­derno car­ga to­da­vía con mie­dos an­ces­tra­les ins­tin­ti­vos: el mie­do a la os­cu­ri­dad y lo que se es­con­de en ella. Eso no tie­ne for­ma, y por eso uno no tie­ne las he­rra­mien­tas psi­co­ló­gi­cas pa­ra li­diar con ellos. Las his­to­rias de te­rror, en­ton­ces, les dan una ca­ra y un cuer­po a esos mie­dos, y al ha­cer­los iden­ti­fi­ca­bles en­cuen­tra uno for­mas, co­mo in­di­vi­duo, pa­ra su­pe­rar­los”.

La nue­va pe­lí­cu­la de Oso­rio, Sie­te ca­be­zas, es un ejem­plo perfecto de eso. En la su­per­fi­cie, na­rra la his­to­ria de una pa­re­ja de bió­lo­gos, Leo y Ca­mi­la, que se aden­tran en el Par­que Na­cio­nal Na­tu­ral de Chin­ga­za pa­ra tra­tar de es­cla­re­cer qué es­tá cau­san­do unas muer­tes ani­ma­les. Pe­ro lo que en­cuen­tran es a Marcos, un guar­da­par­que re­traí­do que es­tá li­bran­do una ba­ta­lla con un mons­truo interior. La pe­lí­cu­la es eso, y al mis­mo tiem­po es, en pa­la­bras de Oso­rio, “una me­di­ta­ción so­bre la des­truc­ción de la na­tu­ra­le­za y el rol del hom­bre en eso, y en con­se­cuen­cia, la des­truc­ción del hom­bre por el hom­bre”.

Aun­que Oso­rio lo di­jo me­nos de una se­ma­na tras la de­vas­ta­ción del hu­ra­cán Har­vey en Te­xas, y mien­tras Flo­ri­da se pre­pa­ra­ba pa­ra en­fren­tar a Ir­ma, ex­pli­ca que en la pe­lí­cu­la la idea va más allá del cam­bio cli­má­ti­co: “Acá no ha­bla­mos es­pe­cí­fi­ca­men­te de eso, sino del hom­bre co­mo ge­ne­ra­dor de la de­vas­ta­ción, que no vie­ne de afue­ra. En la Bi­blia y en las re­li­gio­nes en ge­ne­ral, exis­te un mal ex­terno del que de­be pro­te­ger­nos un dios: acá lo que ha­ce­mos es par­tir com­ple­ta­men­te des­de el interior. Lo que bus­ca­mos es­tá den­tro de los per­so­na­jes”.

Sin em­bar­go, la pe­lí­cu­la de­mues­tra, aun­que qui­zás no en el con­te­ni­do, una fuer­te in­fluen­cia de la re­li­gión. El tí­tu­lo vie­ne de un pa­sa­je del Li­bro de las Re­ve­la­cio­nes o Apo­ca­lip­sis de san Juan, de la Bi­blia cris­tia­na: “Y apa­re­ció en el cie­lo otra se­ñal: he aquí un gran dra­gón del co­lor del fue­go que te­nía sie­te ca­be­zas y diez cuer­nos, y en sus ca­be­zas sie­te dia­de­mas”. De he­cho, ori­gi­nal­men­te el lar­go­me­tra­je se iba a ti­tu­lar El gran dra­gón. Pe­ro, di­ce Oso­rio, la idea no em­pe­zó ahí. “Sur­gió del per­so­na­je, de Marcos, que tie­ne una en­fer­me­dad psi­quiá­tri­ca lla­ma­da tras­torno de iden­ti­dad de la in­te­gri­dad cor­po­ral o biid (la si­gla en in­glés de Body In­te­grity Iden­tity Di­sor­der), aun­que nun­ca se nom­bra co­mo tal en la pe­lí­cu­la. Eso ha­ce que las per­so­nas que lo pa­de­cen sien­tan que al­gu­nas de sus ex­tre­mi­da­des no les per­te­ne­cen, es de­cir que es­tán por fue­ra del ma­pa men­tal de su cuer­po. Va­rias de esas per­so­nas ter­mi­nan mu­ti­lán­do­se a sí mis­mos, a lo sal­va­je, o ha­cen tri­qui­ñue­las pa­ra ter­mi­nar sien­do ope­ra­dos. Es muy im­pre­sio­nan­te. Te­nía un per­so­na­je con esa con­di­ción en men­te, y po­co des­pués de eso, jun­to a los pro­duc­to­res Jor­ge Fo­re­ro y Dia­na Bus­ta­man­te, de­ci­di­mos ha­cer una pe­lí­cu­la. Ya te­nía­mos otra, que em­pe­cé a es­cri­bir des­pués de El pá­ra­mo, pe­ro esa es gran­do­ta y di­fí­cil de ha­cer. En­ton­ces di­ji­mos ‘no es­pe­re­mos más, ha­ga­mos una pe­lí­cu­la rá­pi­do, una pa­ra la que no ten­ga­mos que pe­dir­les mu­cha pla­ta a mu­chas per­so­nas’.

Cuan­do em­pe­cé a es­cri­bir Sie­te ca­be­zas, tra­ba­jé so­bre es­te hom­bre y la des­truc­ción de su cuer­po, que tie­ne una idea muy con­fu­sa de su iden­ti­dad y lu­cha con­tra sí mis­mo. Eso me hi­zo pen­sar des­pués muy rá­pi­da­men­te en la des­truc­ción del mun­do, y eso a su vez me lle­vó a la Bi­blia. La pe­lí­cu­la no so­la­men­te es el as­pec­to na­rra­ti­vo, de he­cho ter­mi­na re­sol­vién­do­se más en el la­do de lo me­ta­fó­ri­co”.

Hay otro ele­men­to que co­rres­pon­de al pa­sa­je apo­ca­líp­ti­co: el per­so­na­je de Ca­mi­la tie­ne unos cin­co me­ses de em­ba­ra­zo. El ci­neas­ta son­ríe al ex­pli­car que eso fue una ca­sua­li­dad. “En el pa­sa­je bí­bli­co, el gran dra­gón es­car­la­ta de sie­te ca­be­zas vie­ne a de­vo­rar el hi­jo por na­cer de una mu­jer, pe­ro an­tes de es­co­ger­lo nues­tro per­so­na­je fe­me­nino ya es­ta­ba em­ba­ra­za­da. Te­nía to­do el sen­ti­do, por­que un hi­jo es al mis­mo tiem­po la es­pe­ran­za del hom­bre, de las ge­ne­ra­cio­nes fu­tu­ras, y la pro­me­sa de la des­truc­ción. La con­ti­nua­ción de la es­pe­cie hu­ma­na va a con­du­cir al fin de la bios­fe­ra, o por lo me­nos una gran­dí­si­ma par­te de ella”.

Eso con­tri­bu­yó a la de­ci­sión de gra­bar en Chin­ga­za, que com­pren­de una va­rie­dad de eco­sis­te­mas den­tro de unas 76.600 hec­tá­reas con tem­pe­ra­tu­ras pro­me­dio des­de 4 ºc has­ta 21,5 ºc, y en lu­ga­res que es­tán des­de 800 has­ta 4.020 me­tros so­bre el nivel del mar. A pe­sar de las di­fi­cul­ta­des que im­pli­ca ro­dar en un lu­gar tan gran­de, tan lleno de nie­bla y tan frío, ha­cer­lo va­lió la pe­na, pues el pai­sa­je y el tiem­po son ca­si otro per­so­na­je, un im­po­nen­te pa­ra­je que ma­te­ria­li­za la be­lle­za y la ame­na­za de la na­tu­ra­le­za. La so­le­dad en la que en­vuel­ve a los per­so­na­jes re­pre­sen­ta lo ais­la­do que es­tá Marcos, y a la vez lo pe­li­gro­so que es es­tar tan so­lo. Ese es un ele­men­to re­cu­rren­te en la obra de Oso­rio. “Me atraen la na­tu­ra­le­za y las his­to­rias en lu­ga­res ale­ja­dos, don­de lle­go a ex­plo­ra­cio­nes muy in­ter­nas y ex­tre­mas de los per­so­na­jes. Va­mos al si­tio más re­cón­di­to pa­ra me­ter­nos lo que más po­da­mos den­tro del per­so­na­je. Eso se ve en la pe­lí­cu­la: ellos van a bus­car la fuen­te de la des­truc­ción a las la­gu­nas que que­dan en lo más al­to y ter­mi­nan en­con­trán­do­se allá a ellos mis­mos”. Ano­ta con una son­ri­sa que, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, la pe­lí­cu­la que no ha si­do aún su­ce­de en Bogotá. Es ab­so­lu­ta­men­te ur­ba­na, es ca­si to­da ca­lle.

A pe­sar del as­pec­to ale­gó­ri­co, la ex­pe­rien­cia de ver es­ta pe­lí­cu­la de­pen­de ca­si to­tal­men­te de los per­so­na­jes. Su tra­ma es im­pul­sa­ba por las in­ter­ac­cio­nes en­tre ellos, y por pe­que­ñas re­ve­la­cio­nes de de­ta­lles bio­grá­fi­cos que van pin­tan­do vidas com­ple­tas en la men­te del es­pec­ta­dor. Es una obra tan ten­sa co­mo at­mos­fé­ri­ca, y acu­de al sus­pen­so, a la ex­pec­ta­ti­va, pa­ra ge­ne­rar te­rror en vez de re­cu­rrir al go­re o a es­pan­tos re­pen­ti­nos. Ade­más la mú­si­ca es po­ca, el so­ni­do vie­ne de am­bien­tes so­no­ros que real­zan la at­mós­fe­ra del par­que o la des­tro­zan com­ple­ta­men­te.

Oso­rio no es­tá se­gu­ro de que es­ta se pue­da con­si­de­rar una pe­lí­cu­la de mie­do per se: “Cuan­do la es­cri­bí no es­ta­ba pen­san­do pa­ra na­da que fue­ra una pe­lí­cu­la de gé­ne­ro, ni si­quie­ra de mis­te­rio. Pe­ro sur­gen na­tu­ral­men­te mis an­gus­tias y mis te­mo­res, y eso se re­fle­ja en mi for­ma de fil­mar. Los es­pec­ta­do­res tam­bién la asu­mi­rán se­gún sus te­mo­res y sus mie­dos”.

A pe­sar de que Oso­rio di­ga eso, Sie­te ca­be­zas se su­ma al es­ca­so ca­non del te­rror he­cho en Co­lom­bia. Y Oso­rio es un de­vo­to del gé­ne­ro. Re­cuer­da que la pri­me­ra pe­lí­cu­la que fue a ver so­lo fue Arac­no­fo­bia, y siem­pre es­tá bus­can­do obras ori­gi­na­les que lo re­mi­tan al mie­do que sin­tió esa vez, y tam­bién y en su fin­ca en el Quin­dío, don­de la so­lía re­unir­se pa­ra con­tar le­yen­das ru­ra­les. Su pe­lí­cu­la, am­bien­ta­da en un pai­sa­je que exal­ta co­mo po­cos la na­tu­ra­le­za par­ti­cu­lar del país, es una for­ma de nu­trir al ci­ne na­cio­nal. “En Co­lom­bia ha­ce fal­ta des­cu­brir una for­ma de na­rrar el te­rror. La ex­pe­rien­cia de ser co­lom­biano es en gran par­te una ex­pe­rien­cia te­rro­rí­fi­ca, pe­ro eso no se ha ex­plo­ra­do. Sa­be­mos có­mo se cuen­ta el te­rror de ser ja­po­nés, el te­rror de ser ado­les­cen­te grin­go y otros te­rro­res. La res­pues­ta in­me­dia­ta de mu­chos di­rec­to­res co­lom­bia­nos es co­piar las for­mas de esas his­to­rias: có­mo po­nen a los ac­to­res, có­mo usan la cá­ma­ra, có­mo son los cor­tes, en vez de em­pren­der una bús­que­da ge­nui­na pa­ra con­tar­lo des­de acá. Es una pro­pues­ta pe­li­gro­sa por­que pue­de lle­var a pe­lí­cu­las fa­lli­das o de más di­fí­cil ac­ce­so. Pe­ro ca­mi­nar por te­rri­to­rios des­co­no­ci­dos es la úni­ca for­ma de lle­gar a na­rra­ti­vas ori­gi­na­les y re­pre­sen­ta­ti­vas, con las que nos sintamos iden­ti­fi­ca­dos”. La co­lom­bia­ni­dad, por el con­tra­rio, ali­men­ta el te­rror de Sie­te ca­be­zas, des­de la muer­te de pá­ja­ros en­dé­mi­cos has­ta los rit­mos del ha­bla de sus per­so­na­jes.

Tam­bién se nu­tre de la ame­na­za im­plí­ci­ta de la pre­sen­cia de Marcos, lo cual, di­ce él, es al­go que uno cons­tru­ye en su ca­be­za. “No es que la pe­lí­cu­la apunte con­cre­ta­men­te a crear sus­pen- so, ha­cién­do­le creer a la gen­te to­do el tiem­po que Marcos va a ha­cer al­go. Así no la es­cri­bí. Eso es re­sul­ta­do del per­so­na­je, que es tan in­quie­tan­te que la gen­te es­pe­ra que les ha­ga al­go a otros o a él mis­mo. Por eso no fue fá­cil en­con­trar al ac­tor in­di­ca­do. Ne­ce­si­ta­ba que tu­vie­ra for­ta­le­za fí­si­ca, pa­ra crear te­mor, y al mis­mo tiem­po, la fra­gi­li­dad su­fi­cien­te pa­ra sus­ci­tar em­pa­tía. Ade­más, es un per­so­na­je que no ha­bla ca­si na­da du­ran­te to­da la pe­lí­cu­la”, di­ce Oso­rio, quien se en­con­tró a Álex Be­tan­cur –el ac­tor que ha­ce ma­gis­tral­men­te de Marcos– por ca­sua­li­dad en una obra de tea­tro en Ca­sa En­sam­ble.

Con ojos gran­des e in­cier­tos, y un fí­si­co im­po­nen­te pe­ro ner­vio­so, el ac­tor da vi­da a un per­so­na­je que no es ca­paz de re­co­no­cer­se a sí mis­mo, mu­cho me­nos co­nec­tar con al­guien más. Su an­he­lo, o más bien la en­vi­dia por la nor­ma­li­dad, des­en­ca­de­na su­ce­sos que lle­van al caos ab­so­lu­to.

Sin em­bar­go, hay po­ca san­gre. La es­ce­na más vio­len­ta es po­de­ro­sa por la an­gus­tia sin re­so­lu­ción, y por el tra­ba­jo de co­lor, el es­car­la­ta ca­da vez más in­ten­so del dra­gón de la Bi­blia. “En la me­di­da en que va pro­gre­san­do, la pe­lí­cu­la se va des­pren­dien­do del uni­ver­so na­rra­ti­vo y va en­tran­do en uno más me­ta­fó­ri­co; al mis­mo tiem­po, la ima­gen se va vol­vien­do más ro­ja, has­ta que lle­ga al pa­ro­xis­mo ab­so­lu­to don­de con­flu­ye to­do. Lo que pa­sa es muy con­te­ni­do, hay muy po­ca vio­len­cia. Y sin em­bar­go, la pe­lí­cu­la es ab­so­lu­ta­men­te vio­len­ta. Cuan­do ha­blo de ella nun­ca ha­blo de la tra­ma. Lo im­fa­mi­lia por­tan­te es la sen­sa­ción que de­ja, y esa in­ten­si­dad no se cons­tru­ye a tra­vés de la vio­len­cia, ni de un rit­mo tre­pi­dan­te que lo ten­ga a uno afe­rra­do a la si­lla. Mu­chos de quie­nes la han vis­to sin­tie­ron ga­nas de vo­mi­tar, y eso en par­te es por la con­ten­ción, por­que na­da ter­mi­na de su­ce­der. Eso es lo que uno se lle­va a la ca­sa: uno duer­me con to­do lo que no pa­só”.

Es­to úl­ti­mo es qui­zás lo que más enor­gu­lle­ce a Oso­rio. A di­fe­ren­cia de El pá­ra­mo, cu­ya úl­ti­ma es­ce­na no de­ja es­pa­cio pa­ra la am­bi­güe­dad, Oso­rio sien­te que to­dos tie­nen su pro­pia in­ter­pre­ta­ción de Sie­te ca­be­zas, que es­ta per­mi­te múl­ti­ples in­ter­pre­ta­cio­nes. “Mi vi­sión no es de­fi­ni­ti­va, se ter­mi­na de cons­truir mu­cho des­pués de ver la pe­lí­cu­la, que sigue ron­dan­do en la ca­be­za. Sigue uno ha­cién­do­se pre­gun­tas y sigue en­con­tran­do res­pues­tas”.

“Va­mos al si­tio más re­cón­di­to pa­ra me­ter­nos lo que más po­da­mos den­tro del per­so­na­je”.

Jai­me Oso­rio en el ro­da­je de Sie­te ca­be­zas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.