Una bús­que­da ac­ci­den­tal

Una ar­tis­ta que ha ex­pues­to en Nue­va York, Berlín, Mia­mi, Estambul, Za­greb y Tokio; que ha com­par­ti­do sa­la con ar­tis­tas co­mo Gue­rri­lla Girls y Gil­bert and Geor­ge; que es co­lom­bia­na, ucra­nia­na y ru­sa; que es de to­dos esos lu­ga­res y al mis­mo tiem­po, de ning

Arcadia - - ARTE - Ma­ría Ale­jan­dra Pau­tas­si* Nue­va York *Pe­rio­dis­ta es­pe­cia­li­za­da en te­mas de ar­te y cul­tu­ra digital.

ELEK­TRA KB

Elek­tra KB se sien­te co­mo una ex­tran­je­ra en su pro­pio país y en su pro­pio cuer­po. Na­ció en Odes­sa, an­ti­guo te­rri­to­rio so­vié­ti­co y par­te de la ac­tual Ucra­nia, de pa­dre co­lom­biano y ma­dre ru­sa. Lle­gó a Bo­ya­cá a los dos años, don­de pa­só la pri­me­ra par­te de su in­fan­cia en­tre las pa­re­des del hos­pi­tal San­ta Marta de Sa­ma­cá, pues su pa­dre, que ha­bía via­ja­do be­ca­do a la Unión So­vié­ti­ca pa­ra es­tu­diar Me­di­ci­na, se que­dó allí des­pués de ha­cer su ru­ral. Lue­go vi­vió en Bogotá, en­tre un co­le­gio bi­lin­güe en el nor­te de la ciu­dad y el apar­ta­men­to en Cha­pi­ne­ro don­de vi­vía con su ma­dre. “Siem­pre tu­ve la sen­sa­ción de que no per­te­ne­cía –di­ce la ar­tis­ta sen­ta­da en su es­tu­dio de Brooklyn, don­de es­tá ter­mi­nan­do de pre­pa­rar las obras que en­via­rá a la fe­ria de ar­te Con­tem­po­rary Is­tam­bul–. Y esa ha si­do una cons­tan­te: se­ré una mu­jer mi­gran­te has­ta el fin. Mi pri­mer re­cuer­do es el de des­en­ca­jar don­de es­té”.

El tex­to “La otre­dad, la ex­tran­je­ría”, que acom­pa­ñó en 2015 su mues­tra La bús­que­da ac­ci­den­tal de los apá­tri­das, lo ex­pre­sa­ba elo­cuen­te­men­te: “Un sen­ti­mien­to de ex­tran­je­ría me ha acom­pa­ña­do to­da la vi­da. Cuer­po ex­tra­ño. Lu­gar ex­tra­ño. Esa sen­sa­ción no tie­ne que ver con lo es­pa­cial y con la mi­gra­ción, tie­ne que ver con dón­de en­cuen­tras cier­ta di­so­nan­cia”.

Ese sen­ti­mien­to, esa di­so­nan­cia, es el hi­lo con­duc­tor sus per­for­man­ces, fo­to­gra­fías, vi­deoins­ta­la­cio­nes y ban­de­ras. La fuer­za de su pro­pues­ta po­lí­ti­ca y fe­mi­nis­mo ra­di­cal. “No di­go des­en­ca­jar co­mo si fue­ra una cri­sis exis­ten­cial: di­go des­en­ca­jar y que la gen­te te ha­ga sa­ber que des­en­ca­jas –acla­ra con­tun­den­te. Su voz es dul­ce y aun­que evi­ta di­chos re­gio­na­lis­tas, su acen­to es cla­ra­men­te del interior–. Vi­vir así ha­ce que uno cree un mun­do in­terno pa­ra com­pen­sar. Así em­pe­cé a crear las na­rra­ti­vas que lue­go con­cre­ta­ría en mi obra”.

Des­de que sa­lió de Co­lom­bia, Elek­tra no ha pa­ra­do de mo­ver­se. Des­pués de gra­duar­se de Be­llas Ar­tes en el Hun­ter Co­lle­ge de Nue­va York, tra­ba­jó du­ran­te un año en Berlín ba­jo la su­per­vi­sión de Hi­to Ste­yerl, una de las prin­ci­pa­les fi­gu­ras del vi­deoar­te ale­mán. El dia­rio in­glés The In­de­pen­dent la in­clu­yó en su lis­ta de los jó­ve­nes a los que hay que se­guir­les el ras­tro di­cien­do que su tra­ba­jo era “dra­má­ti­co y apa­sio­nan­te”. Ha te­ni­do mues­tras en Nue­va York, Berlín, Mia­mi, Estambul, Za­greb, Tokio y Es­to­col­mo. Y su obra ha si­do ad­qui­ri­da por ins­ti­tu­cio­nes co­mo el Mu­seo de Ar­te Con­tem­po­rá­neo de Yin­chuan (Chi­na) y la Fun­da­ción de Ar­te Con­tem­po­rá­neo Jean Marc e Clau­di­ne Sa­lo­mon (Fran­cia), don­de a prin­ci­pio de año, com­par­tió sa­la con es­tre­llas sub­ver­si­vas co­mo las Gue­rri­lla Girls y Gil­bert and Geor­ge.

Hoy, crí­ti­cos de ar­te y ga­le­ris­tas des­ta­can lo re­le­van­te y pro­vo­ca­dor de su obra. La crí­ti­ca Ro­bin Cem­ba­lest, exe­di­to­ra de Art­news, quien des­de un prin­ci­pio se sin­tió atraí­da por su “sen­si­bi­li­dad anar­quis­ta” y su es­té­ti­ca ra­di­cal, des­cri­be su obra co­mo fe­roz, su­rreal, sal­va­je y di­ver­ti­da. “Su tra­ba­jo es ne­ce­sa­rio –di­ce Nil Nuho­glu, di­rec­to­ra de la ga­le­ría Gaia en Estambul y re­pre­sen­tan­te del tra­ba­jo de Elek­tra en Eu­ro­pa–. Me iden­ti­fi­qué con su tra­ba­jo no por­que fue­ra re­le­van­te geo­grá­fi­ca­men­te pa­ra Tur­quía co­mo tal, sino por­que to­dos los es­ta­dos, las naciones, los paí­ses, en­fren­tan los mis­mos pro­ble­mas: re­fu­gia­dos, mi­gra­cio­nes, mi­no­rías, y la pre­gun­ta por quié­nes so­mos en es­te sis­te­ma trans­cul­tu­ral”.

BÚS­QUE­DA AC­CI­DEN­TAL

La obra de KB se lle­va a ca­bo en La Re­pú­bli­ca Teo­crá­ti­ca de Gaia, un mun­do utó­pi­co/dis­tó­pi­co que pa­sa por un mo­men­to de “in­ten­sa agitación geo­ló­gi­ca y so­cial” y en el que “se li­be­ra­rán ten­sio­nes que se han ido acu­mu­lan­do du­ran­te si­glos”. Allí se en­fren­tan las fuer­zas an­ta­gó­ni­cas de un ejér­ci­to de se­res li­de­ra­dos por la Pa­pi­sa Blan­ca II y el de las in­sur­gen­tes Ca­ta­ras, gue­rre­ras bai­la­ri­nas con el pe­cho des­cu­bier­to y pa­sa­mon­ta­ñas. “Yo bus­ca­ba te­ner li­ber­tad to­tal en mi obra. Que no hu­bie­ra nin­gún ti­po de cen­su­ra –di­ce Elek­tra ha­cien­do eco a Ben Mo­rea, lí­der de Up Against the Wall Mot­her Fuc­ker, el co­lec­ti­vo de ar­tis­tas con ten­den­cias anar­quis­tas que a me­dia­dos de los se­sen­ta se to­mó el Mu­seo de Ar­te Mo­derno de Nue­va York, y pa­ra quien la crea­ción de mun­dos fan­tás­ti­cos era un ac­to re­vo­lu­cio­na­rio en sí–. Yo que­ría ser ra­di­cal­men­te li­bre y ha­cer lo que se me die­ra la ga­na. Si no lo ha­cía, mi obra iba a ser una obra men­ti­ro­sa, sin va­lor ni pro­fun­di­dad”.

Allí es don­de se lle­van a ca­bo las pie­zas de la Bús­que­da ac­ci­den­tal de los apá­tri­das, una se­rie de per­for­man­ces, fo­to­gra­fías, gif y ban­de­ras en te­la y fiel­tro, re­sul­ta­do de su in­ves­ti­ga­ción con mu­je­res re­fu­gia­das en Ale­ma­nia. El vi­deo que le da tí­tu­lo a la se­rie es­tá ba­sa­do en he­chos de la vi­da de una re­fu­gia­da co­lom­bia­na que lle­gó a Berlín en la dé­ca­da de 1990, po­co des­pués de la caí­da del Mu­ro –una épo­ca re­cor­da­da por sus cre­cien­tes ma­ni­fes­ta­cio­nes de xe­no­fo­bia y ra­cis­mo, por cuen­ta de la cri­sis so­cial que vi­vió la ciu­dad. El tí­tu­lo de la se­rie es di­cien­te: “La bús­que­da de mu­chas per­so­nas que mi­gran por ra­zo­nes económicas, po­lí­ti­cas o exis­ten­cia­les es ac­ci­den­tal –afir­ma la ar­tis­ta–. Aban­do­nan un país y su bús­que­da es ar­bi­tra­ria, mu­chas ve­ces no es com­ple­ta­men­te vo­lun­ta­ria, sino que es al­go a lo que el con­tex­to las em­pu­ja y las fuer­za, y de la que no hay es­ca­pa­to­ria, op­cio­nes”.

Pe­ro es un tí­tu­lo que tam­bién es­tá car­ga­do de ra­bia y or­gu­llo, de fuer­za crea­ti­va. En una de sus ban­de­ras más co­no­ci­das, Co­lo­ni­za­ción y asi­mi­la­ción, se ve la ima­gen de una Ca­ta­ra vo­mi­tan­do hi­lo ama­ri­llo (en la ico­no­gra­fía de la Re­pú­bli­ca Teo­crá­ti­ca de Gaia, sím­bo­lo de ca­tar­sis), mien­tras que una ba­rre­ra le im­pi­de el pa­so. Tie­ne una pier­na mu­ti­la­da. Co­si­do so­bre un tras­fon­do de lí­neas y es­tre­llas que re­cuer­dan la ban­de­ra es­ta­dou­ni­den­se se lee “No te­ne­mos na­da que per­der ni na­da que ga­nar. Uno de­be man­te­ner­se ate­rro­ri­za­do o ate­rro­ri­zar”, una con­sig­na del pen­sa­dor mar­ti­ni­qués Frantz Fan­non, re­cor­da­do por sus es­tu­dios so­bre las con­se­cuen­cias hu­ma­nas, so­cia­les y cul­tu­ra­les de los pro­ce­sos de des­co­lo­ni­za­ción, y por­que los miem­bros de las Pan­te­ras Ne­gras lle­va­ban sus li­bros en los bol­si­llos.

CUER­PO CO­MO PRI­SIÓN

La más re­cien­te obra de Elek­tra, Cuer­pos de agua. El cuer­po co­mo una pri­sión. La pri­sión co­mo cuer­po, se des­pren­de de las en­tre­vis­tas que reali­zó con re­fu­gia­das en Berlín. Du­ran­te su in­ves­ti­ga­ción, co­no­ció a una mu­jer trans­gé­ne­ro que se iden­ti­fi­ca­ba co­mo una mi­gran­te do­ble: pri­me­ro ha­bía mi­gra­do de gé­ne­ro y lue­go de país. Par­tien­do de la mis­ma pre­mi­sa, es­ta vi­deoins­ta­la­ción se ba­sa en la co­rres­pon­den­cia de la ar­tis­ta con el ac­ti­vis­ta Marius Ma­son (na­ci­do Ma­rie Ma­son) que en 2009 fue sen­ten­cia­do a 22 años de cár­cel por el de­li­to de da­ños a pro­pie­dad pú­bli­ca y pri­va­da, sien­do la con­de­na más lar­ga de su ti­po –sin du­da, un cas­ti­go ejem­plar–. Miem­bro del Fren­te de Li­be­ra­ción de la Tie­rra (elf, por sus si­glas en in­glés), Ma­son ata­có un edi­fi­cio de la Uni­ver­si­dad Es­ta­tal de Mi­chi­gan pa­ra pro­tes­tar por las in­ves­ti­ga­cio­nes que esa ins­ti­tu­ción es­ta­ba lle­van­do a ca­bo en torno a cul­ti­vos mo­di­fi­ca­dos ge­né­ti­ca­men­te. En pa­la­bras de la ar­tis­ta, es­ta es una obra de “una gran car­ga po­lí­ti­ca e in­ti­mi­dad”. Car­ga po­lí­ti­ca, pues tra­ta te­mas co­mo la mi­gra­ción, la tec­no­lo­gía, la co­mu­ni­ca­ción, el cas­ti­go y la hi­per­vi­gi­lan­cia. In­ti­mi­dad, pues ex­plo­ra el te­ma del cuer­po: un cuer­po ex­tra­ño, enemi­go.

La su­ya es una po­de­ro­sa me­tá­fo­ra de la so­cie­dad co­mo pan­óp­ti­co. Una so­cie­dad en la que to­dos so­mos ex­tra­ños.

En ese vi­deo Elek­tra yux­ta­po­ne ele­men­tos do­cu­men­ta­les y fic­ti­cios. En la pri­me­ra pan­ta­lla se in­ter­ca­lan imá­ge­nes su­yas na­rran­do en es­pa­ñol la no­ti­cia del arres­to de Ma­rie Ma­son con la trans­mi­sión del he­cho que hi­zo Fox News en 2009; re­pre­sen­ta­cio­nes del interior de la Uni­ver­si­dad de Mi­chi­gan con una pa­ro­dia del vi­llan­ci­co San­ta Claus is Co­ming to Town; frag­men­tos de las car­tas que ella le en­via­ba a Marius a la cár­cel con un au­dio de su lla­ma­da. En la se­gun­da pan­ta­lla, se ve la ima­gen de una Ca­ta­ra flo­tan­do en el mar. Una cá­ma­ra de vi­deo en la es­qui­na su­pe­rior iz­quier­da de la pri­me­ra pan­ta­lla es un re­cor­da­to­rio per­tur­ba­dor de que to­dos, es­te­mos aden­tro o afue­ra del sis­te­ma pe­ni­ten­cia­rio, ha­ce­mos par­te de una so­cie­dad hi­per­vi­gi­la­da. La su­ya es una po­de­ro­sa me­tá­fo­ra de la so­cie­dad co­mo pan­óp­ti­co. Una so­cie­dad en la que to­dos so­mos ex­tra­ños.

Pe­ro más allá de es­te men­sa­je, la obra es­tá mar­ca­da por un fuer­te tras­fon­do de gé­ne­ro. El vi­deo cie­rra con el men­sa­je que le en­vía Marius a Elek­tra des­de la cár­cel por te­lé­fono: “Quie­ro cam­biar de cuer­po tan fuer­te­men­te que ver co­sas que cam­bian me da un sen­ti­do de po­si­bi­li­dad y áni­mo, y la pro­ba­bi­li­dad de que po­dré cam­biar de la mis­ma ma­ne­ra co­mo cam­bia el agua de­pen­dien­do de lo que la ro­dea y lo que la con­tie­ne”. Y es que pa­ra la ar­tis­ta, que des­de ado­les­cen­te su­fre de sín­dro­me de do­lor cró­ni­co ge­ne­ra­li­za­do, hay dis­tin­tas ma­ne­ras de en­trar en con­flic­to con el pro­pio cuer­po. Esa re­la­ción com­pli­ca­da que ha te­ni­do con el su­yo inevi­ta­ble­men­te ha­ce su obra. “Es una fuer­za de­vas­ta­do­ra que lo abar­ca to­do, que no pue­do evi­tar”. Es­tá ves­ti­da con camiseta ne­gra de man­ga cor­ta abro­cha­da has­ta el cue­llo, unos shorts de cue­ro sin­té­ti­co y bo­tas Dr. Mar­tens en pleno ve­rano. En vez de con­tras­tar, sus ges­tos y la dul­zu­ra de su voz so­lo le aña­den fuer­za a su pos­tu­ra ra­di­cal.

“¿Sig­ni­fi­ca es­to que la ar­tis­ta se ad­hie­re al fe­mi­nis­mo cul­tu­ral? –se pre­gun­ta­ba la pro­fe­so­ra de es­tu­dios ci­ne­ma­to­grá­fi­cos de nyu–. Di­fí­cil­men­te. La obra de Elek­tra KB no es un re­gre­so a esos días trans­fó­bi­cos en los que to­má­ba­mos de pla­cen­ta en ta­ci­tas en for­ma de vul­va he­chas a mano en fies­tas cruel­men­te se­gre­ga­das por nues­tro se­xo bio­ló­gi­co y las di­vi­sio­nes so­cia­les de ra­za”. A ella, que se iden­ti­fi­ca co­mo una mu­jer queer hard-fem­me con ele­men­tos ra­di­ca­les, le in­tere­sa más Don­na Ha­ra­way y su gé­ne­ro mons­truo que no en­tien­de de di­vi­sio­nes bi­na­rias o de las je­rar­quías a las que es­tas con­lle­van. Su lu­cha es in­ter­sec­cio­nal. Siem­pre se ha ro­dea­do de per­so­nas que no se ad­hie­ren a las no­cio­nes tra­di­cio­na­les de gé­ne­ro. De ahí su sen­si­bi­li­dad ha­cia la di­fe­ren­cia, su du­da an­te las eti­que­tas, las fron­te­ras y las ba­rre­ras geo­grá­fi­cas y fí­si­cas.

Ha­ce dos años, po­co des­pués de que Trump anun­cia­ra sus as­pi­ra­cio­nes pre­si­den­cia­les pro­po­nien­do la cons­truc­ción de un gran mu­ro en­tre Es­ta­dos Uni­dos y Mé­xi­co, cuan­do la cri­sis de los re­fu­gia­dos si­rios se leía en las pri­me­ras pá­gi­nas de los dia­rios de to­do el mun­do y el pre­si­den­te San­tos apa­re­cía en una fo­to­gra­fía es­tre­chan­do la mano de Ti­mo­chen­ko en La Ha­ba­na, Elek­tra tu­vo su pri­me­ra mues­tra in­di­vi­dual en la ga­le­ría Bra­vin Lee Pro­grams de Chel­sea. En­ton­ces, el blog de ar­te y con­tra­cul­tu­ra Art F News co­men­tó: “KB pa­re­ce no te­ner ban­de­ra pro­pia, a ex­cep­ción, qui­zá, de las que ella mis­ma co­se”.

Hoy, Elek­tra co­no­ce el cos­to de su de­ci­sión: “Ser una mi­gran­te ha sig­ni­fi­ca­do pa­ra mí, en un nivel muy ín­ti­mo, muy per­so­nal, bo­rrar las fron­te­ras fí­si­cas de una na­ción en mi men­te. Siem­pre me he sen­ti­do fue­ra de lu­gar pe­ro no creo, o me­jor, no es­toy de acuer­do con la vio­len­cia ex­tre­ma que cau­san las fron­te­ras que nos di­vi­den co­mo se­res hu­ma­nos. Es im­por­tan­te bo­rrar esas fron­te­ras y unir­nos en ba­se a afi­ni­da­des, y no en ba­se a lo que se nos asig­na in­vo­lun­ta­ria­men­te”.

La obra Co­lo­ni­za­ción y asi­mi­la­ción, par­te del cuer­po de tra­ba­jo de The Ac­ci­den­tal Pur­suit of the Sta­te­less (La bús­que­da ac­ci­den­tal de los apá­tri­das), 2015.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.