His­to­ria de una pio­ne­ra

A pe­sar de ser un epi­cen­tro de la ex­plo­ra­ción ar­tís­ti­ca, Ca­li no es una bue­na pla­za cuan­do de mer­ca­do del ar­te de tra­ta. En me­dio de esa pa­ra­do­ja hay una ga­le­ría en cri­sis que du­ran­te 30 años ha pro­mo­vi­do el ar­te co­lom­biano en la ciu­dad.

Arcadia - - ARTE - Ca­ta­li­na Vi­lla* Ca­li *Pe­rio­dis­ta cul­tu­ral. Di­rec­to­ra del fes­ti­val li­te­ra­rio Oi­ga, Mi­re, Lea.

So­bre la ave­ni­da que bor­dea el río Ca­li en sen­ti­do nor­te­sur, dia­go­nal a la es­cul­tu­ra del ga­to y su cor­te de ga­tas ca­pri­cho­sas, de Her­nan­do Te­ja­da, se en­cuen­tra la ga­le­ría de ar­te con­tem­po­rá­neo más an­ti­gua la de la ciu­dad, que se lla­ma igual que su pro­pie­ta­ria: Jenny Vi­lá. Es una ca­sa blan­ca, de cua­tro pi­sos, con es­ca­le­ras que evo­can un di­bu­jo de Es­cher. A lo lar­go de los años, su due­ña ha ido trans­for­man­do ese es­pa­cio de ma­ne­ra obs­ti­na­da en bus­ca del lu­gar ideal pa­ra mos­trar lo que se con­vir­tió en su ob­se­sión: el ar­te con­tem­po­rá­neo co­lom­biano. Pe­ro de­cir que su ga­le­ría es la más an­ti­gua de Ca­li qui­zás re­sul­ta inexac­to. Ha­bría que de­cir, más bien, que es la úni­ca. Por­que cuan­do uno echa un vis­ta­zo a sus ar­tis­tas, que­da la sen­sa­ción de que na­die en Ca­li, sino ella, ha es­ta­do allí, tan cer­ca de la evo­lu­ción de la es­ce­na ar­tís­ti­ca del país en los úl­ti­mos 30 años.

Su his­to­ria co­men­zó en 1986. Aún no lo­gra­ba sen­tir­se del to­do có­mo­da en es­ta ciu­dad, mu­cho más for­mal que su pro­fu­so es­pí­ri­tu ca­ri­be­ño, cuan­do de­ci­dió apos­tar­le a un pro­yec­to que die­ra rien­da suel­ta a esa in­cli­na­ción por el ar­te que ha­bía sen­ti­do des­de ni­ña. Hay que de­cir que Jenny Vi­lá es hi­ja de Eduar­do Vi­lá, fun­da­dor del mí­ti­co bar La Cue­va, de Ba­rran­qui­lla; que bue­na par­te de su in­fan­cia la pa­só ro­dea­da de intelectuales y ar­tis­tas, co­mo Ga­briel Gar­cía Már­quez,

JENNY VI­LÁ

Ale­jan­dro Obre­gón y Ál­va­ro Ce­pe­da Sa­mu­dio, quie­nes se pa­sea­ban por su ca­sa co­mo unos miem­bros más de la fa­mi­lia; que fue tes­ti­go de un mon­tón de anéc­do­tas que aún le emo­cio­na con­tar, co­mo aque­lla de un Juan An­to­nio Ro­da re­cién des­em­bar­ca­do en Co­lom­bia, di­bu­jan­do pes­ca­di­tos en la sa­la de su ca­sa. “¡Có­mo no iba a ter­mi­nar en es­to!”, di­ce, to­da­vía con acen­to cos­te­ño.

La pri­me­ra se­de de su ga­le­ría es­tu­vo ubi­ca­da en el ba­rrio Ver­sa­lles, en el nor­te de la ciu­dad, un sec­tor que en aque­lla épo­ca con­cen­tra­ba la mo­vi­da ca­le­ña. Ha­bía agencias de pu­bli­ci­dad, res­tau­ran­tes, ca­sas de mo­da y es­tu­dios de fo­to­gra­fía. Y allí lle­gó a abrir su ga­le­ría, una ca­sa azul que fue lle­nan­do con obras de ar­tis­tas lo­ca­les y na­cio­na­les que el público, ade­más de apre­ciar­las, po­día com­prar. Los ca­le­ños res­pon­die­ron, en par­te por los ar­tis­tas que lle­va­ba, pe­ro tam­bién por­que era una no­ve­dad. “No ha­bía es­pa­cios en la ciu­dad que ven­die­ran obras de ar­tis­tas co­mo Bea­triz Gon­zá­lez, Ál­va­ro Ba­rrios, Víc­tor Laig­ne­let, Da­ni­lo Due­ñas, Ós­car Mu­ñoz, Johan­na Ca­lle o Luis Rol­dán, así que ella em­pe­zó a po­si­cio­nar­se co­mo una pro­mo­to­ra del co­lec­cio­nis­mo de ar­te en una ciu­dad en la que las ga­le­rías se ce­rra­ban a los po­cos años de ha­ber si­do inau­gu­ra­das”, ase­gu­ra el crí­ti­co de ar­te Mi­guel Gon­zá­lez.

De aque­llas épo­cas, mu­chos re­cuer­dan la mues­tra Con qué ob­je­to, que se reali­zó en dos oca­sio­nes, y a la que in­vi­tó a ar­tis­tas lo­ca­les que trans­for­ma­ron ob­je­tos co­ti­dia­nos en pie­zas de ar­te pa­ra ven­der en di­ciem­bre. Se­gún re­cuer­da el ar­tis­ta y cu­ra­dor Car­los Quin­te­ro, Pa­blo Van Wong lle­vó una ta­bla de pi­car con una Ve­nus de Bo­ti­ce­lli y una me­sa de plan­char. Ós­car Mu­ñoz lle­vó unas ma­te­ras que en lu­gar de cac­tus te­nían las ma­ne­ci­llas del reloj. Jo­sé Ho­ra­cio Mar­tí­nez lle­vó unos man­te­les y unos pla­tos, y al­guien lle­vó unos cu­chi­llos eléc­tri­cos con una pa­re­ja ha­cien­do el amor. “La idea, que pa­re­cía no­ve­do­sa, no se vol­vió a ha­cer, qui­zás por­que no fun­cio­nó, pe­ro ya de­ja­ba ver ella su in­te­rés en ex­pe­ri­men­tar for­ma­tos no tra­di­cio­na­les en el ar­te y apos­tar­les a fi­gu­ras nue­vas”.

En efec­to, des­de esos pri­me­ros años Vi­lá mos­tró un es­pe­cial in­te­rés por los ar­tis­tas jó­ve­nes que se fue ha­cien­do ca­da vez más no­to­rio, so­bre to­do en su se­gun­da se­de en el ba­rrio El Pe­ñón, muy cer­ca del Mu­seo La Ter­tu­lia. Allí, al tiem­po que tum­ba­ba mu­ros y le­van­ta­ba pi­sos –ob­se­sión que he­re­dó de su pa­dre– iba a bus­car nue­vos ta­len­tos.

En­tre los pri­me­ros ar­tis­tas emer­gen­tes por las que apos­tó fue la bo­go­ta­na Luz Án­ge­la Li­za­ra­zo, quien con es­ca­sos 20 años lle­gó a Ca­li a mos­trar sus pri­me­ras pro­pues­tas. “Yo era muy chi­qui­ta, y sin em­bar­go, ella se fi­jó en mi tra­ba­jo. En esa épo­ca yo so­lo ha­cía pin­tu­ras, me arries­ga­ba mu­cho con la pers­pec­ti­va y que­ría ju­gar con el co­lor. Y eso a ella le gus­tó”, cuen­ta. Allí em­pe­zó una re­la­ción pro­fe­sio­nal que se ha man­te­ni­do en el tiem­po. Li­za­ra­zo ha se­gui­do ex­po­nien­do en Ca­li –su más re­cien­te mues­tra fue Or­ni­to­gra­fías en 2016– mien­tras su obra ade­más cir­cu­la­ba en Es­pa­ña, Bra­sil, Por­tu­gal, Viet­nam, Ita­lia, Fran­cia y Ma­rrue­cos, ade­más de Bogotá, Ba­rran­qui­lla y Me­de­llín. “De Jenny me gus­ta su vi­sión su­per­agu­da del ar­te, al pun­to que hoy, a mis 51 años, con­fío tan­to en su cri­te­rio que aún la lla­mo pa­ra que opi­ne so­bre mu­chos de mis pro­ce­sos ar­tís­ti­cos”.

Un ca­so si­mi­lar es el del ar­tis­ta ca­le­ño Elías Heim, a quien pre­sen­tó por pri­me­ra vez en 1991 cuan­do re­cién ha­bía lle­ga­do de sus años de for­ma­ción en la Es­cue­la de Ar­te y Di­se­ño de Be­za­lel, en Je­ru­sa­lén. A Jenny la se­du­jo la pro­pues­ta de es­te ar­tis­ta ju­dío que ha­bía re­gre­sa­do a Co­lom­bia re­suel­to a no ha­cer “es­cul­tu­ra de bul­to”, inf luen­cia­do por Jo­seph Beuys, quien pon­de­ra­ba las ac­cio­nes y los pro­ce­sos por en­ci­ma de los ob­je­tos-obra, y por Gil­ber­to Zo­rio, que tra­ba­ja­ba con ma­te­ria­les in­dus­tria­les.

Erran­te, la mues­tra que pre­sen­tó en esa oca­sión re­fle­xio­na­ba so­bre la co­ne­xión que exis­tía en­tre dos geo­gra­fías: Co­lom­bia, su país de pro­ce­den­cia, y Eu­ro­pa, de don­de ve­nía de ha­cer sus pri­me­ros tra­ba­jos ar­tís­ti­cos. “Mi in­te­rés, en ese en­ton­ces, era pen­sar el con­tras­te que exis­te en­tre la for­ma en que no­so­tros ha­ce­mos y com­pren­de­mos el ar­te y la fun­ción so­cial que tie­ne el ar­te en Eu­ro­pa”, di­ce Elías. Pa­ra ello, Heim via­jó a la desem­bo­ca­du­ra del río San Juan, en Cho­có, re­co­lec­tó los tron­cos-es­ca­le­ras que los na­ti­vos usan pa­ra su­bir a sus pa­la­fi­tos, y los re­la­cio­nó, en una ins­ta­la­ción, con los bo­ce­tos de la co­lum­na sin fin de Bran­cu­si.

Le­jos de con­ce­bir su tra­ba­jo co­mo un pro­duc­to, Heim le ad­vir­tió a Jenny que su obra no era pre­ci­sa­men­te ven­di­ble den­tro de los cá­no­nes es­ta­ble­ci­dos en la épo­ca. Pe­ro eso a ella no le im­por­tó. Y es jus­ta­men­te eso lo que mu­chos cu­ra­do­res y ar­tis­tas ce­le­bran: más allá del ne­go­cio del ar­te, se in­tere­só en pro­mo­ver y di­vul­gar el ar­te con­tem­po­rá­neo. “En una pla­za tan di­fí­cil co­mo Ca­li, ella se arries­gó a mos­trar una obra mu­chas ve­ces más con­cep­tual que ven­di­ble, co­mo la de Elías Heim y Da­ni­lo Due­ñas, y más re­cien­te­men­te la de Adrián Gaitán, Ri­car­do León o Mó­ni­ca Res­tre­po, con su buen ojo y un cri­te­rio pa­ra se­lec­cio­nar ar­tis­tas que se arries­gan con pro­pues­tas in­no­va­do­ras”, ex­pli­ca Mi­guel Gon­zá­lez.

Ale­jan­dro Mar­tín, cu­ra­dor del Mu­seo La Ter­tu­lia, des­ta­ca el tra­ba­jo de Vi­lá por­que sus ex­po­si­cio­nes han es­ta­do en sin­to­nía con los mo­men­tos im­por­tan­tes que ha vi­vi­do el ar­te en Co­lom­bia. “Si uno re­vi­sa el lis­ta­do de ar­tis­tas que han pa­sa­do por su ga­le­ría, en­cuen­tra una cu­ra­du­ría se­ria y mi­nu­cio­sa de lo que ha ido su­ce­dien­do en el país”. Mar­tín se re­fie­re a Ri­car­do León, Luis Fer­nan­do Rol­dán, Ni­co­lás Con­sue­gra, Ma­ría Isa­bel Rue­da, Elías Heim, Luz Án­ge­la Li­za­ra­zo, Juan Me­jía, Víc­tor Laig­ne­let, Lu­cas Os­pi­na, Na­ta­lia Castañeda, Adrián Gaitán, Ana Ma­ría Rue­da, Fer­nan­do Uhía, Delsy Morelos, Mó­ni­ca Res­tre­po, Gus­ta­vo Ni­ño, Da­ni­lo Due­ñas, Ál­va­ro Ba­rrios. A mu­chos de esos ar­tis­tas, ase­gu­ra Jenny, los fue co­no­cien­do en los sa­lo­nes na­cio­na­les y re­gio­na­les, a los que via­ja con re­gu­la­ri­dad pa­ra co­no­cer las pro­pues­tas de los más jó­ve­nes.

Hay, sin em­bar­go, vo­ces di­si­den­tes, co­mo la del ar­tis­ta Jo­sé Ho­ra­cio Mar­tí­nez, quien con­si­de­ra que, al es­tar ju­gan­do de lo­cal, Jenny Vi­lá de­bió apos­tar­le más al ta­len­to ca­le­ño. “¿Cuán­tos de esos nom­bres son de Ca­li? ¿Cuán­tos de ellos han desa­rro­lla­do su tra­ba­jo aquí? Du­ran­te mu­chos años, en un círcu­lo de ar­tis­tas de la ciu­dad –y me in­clu­yo– ha exis­ti­do la idea de que es una ga­le­ris­ta bo­go­ta­na. Sien­do cons­cien­te de que la su­ya es la úni­ca ga­le­ría que se ha­bía man­te­ni­do en el tiem­po, creo que a Jenny le fal­tó apos­tar­le a un pu­ña­do de ar­tis­tas he­chos en la ciu­dad, me­ter la mano al fue­go por ellos, pe­ro se fue más por lo se­gu­ro, sin asu­mir mu­chos ries­gos. Esa es una deu­da pen­dien­te que tie­ne con Ca­li”.

Es­te año, y por pri­me­ra vez en los úl­ti­mos 12 años, Jenny Vi­lá no par­ti­ci­pa­rá en artbo, una ci­ta a la que asis­tía con dis­ci­pli­na y en­tu­sias­mo ca­da año. “Es­ta vez no se pue­de”, me di­ce en su ga­le­ría, mien­tras mues­tra las ex­po­si­cio­nes que aca­ba de inau­gu­rar: El lo­bo ba­jo la tú­ni­ca, de Lu­cas Os­pi­na, y Mu­tuum Au­xi­lium, de Juana An­ze­lli­ni, es­ta úl­ti­ma ubi­ca­da en la vi­tri­na que da a la ca­lle, una idea que la ob­se­sio­nó des­de prin­ci­pios de los no­ven­ta con el fin de acer­car el ar­te al tran­seún­te. “En las úl­ti­mas dos ver­sio­nes de artbo mi ubi­ca­ción no fue la me­jor. De al­gu­na ma­ne­ra que­dé re­le­ga­da a una zo­na de pa­so que no me be­ne­fi­ció. Por eso es­te año, con pe­sar, no asis­ti­ré. Le ten­go un ca­ri­ño in­men­so a esa fe­ria por to­do lo que he cons­trui­do allí, pe­ro hoy los cos­tos su­pe­ran el be­ne­fi­cio que me pue­da traer, pues las ven­tas en Ca­li no pa­san por su me­jor mo­men­to”.

En un ges­to ge­ne­ro­so de amis­tad y ‘co­le­ga­je’, el ga­le­ris­ta Alon­so Gar­cés, quien tam­po­co es­ta­rá en artbo, le ce­dió un es­pa­cio de su ga­le­ría pa­ra que lle­ve una mues­tra a Bogotá du­ran­te la se­ma­na del ar­te. “Creo que Jenny ha si­do muy va­lien­te en su em­pe­ño de man­te­ner abierto un si­tio en un cir­cui­to tan ce­rra­do co­mo el de Ca­li”, in­sis­te Gar­cés.

¿Qué sa­li­das tie­ne la ciu­dad pa­ra mo­vi­li­zar el mer­ca­do del ar­te? Pa­ra Juan Se­bas­tián Ra­mí­rez, ar­tis­ta y re­cien­te­men­te ga­le­ris­ta, due­ño de Bis / Ofi­ci­na de Pro­yec­tos, no hay una sa­li­da rá­pi­da ni fá­cil. “Soy muy nue­vo en el me­dio, pe­ro en los sie­te años que lle­vo en Ca­li he en­ten­di­do que aquí no hay un co­lec­cio­nis­mo con­so­li­da­do. No pa­sa lo que su­ce­de en Bogotá, que quie­nes com­pran ar­te van a to­das las ex­po­si­cio­nes, ha­cen se­gui­mien­to a los ar­tis­tas, los co­no­cen per­so­nal­men­te y, so­bre to­do, tie­nen po­der ad­qui­si­ti­vo. Por eso mis obras las ven­do en Bogotá o fue­ra del país. Lle­gar allá to­ma­rá mu­cho tiem­po y ne­ce­sa­ria­men­te re­quie­re de apues­tas de otras ins­ti­tu­cio­nes, co­mo la Cá­ma­ra de Co­mer­cio, que en­tien­dan que en el mer­ca­do del ar­te hay un po­ten­cial por ex­plo­tar y lo im­pul­sen con de­ci­sión”.

En eso coin­ci­de Elías Heim, tam­bién de­di­ca­do a la do­cen­cia, quien ase­gu­ra que el ta­len­to que se des­per­di­cia en Ca­li es mu­cho. “Mal con­ta­das, Ca­li tie­ne cin­co fa­cul­ta­des de Ar­te de don­de ca­da se­mes­tre sa­len una gran can­ti­dad de mu­cha­chos de­seo­sos de mos­trar, ha­cer cir­cu­lar y ven­der su tra­ba­jo. Pe­ro Jenny es una pe­que­ña is­la que no es­tá en ca­pa­ci­dad de ab­sor­ber to­da esa ofer­ta. Fal­tan es­pa­cios, pri­va­dos y del Es­ta­do, que im­pul­sen el ar­te jo­ven, que per­mi­tan su cir­cu­la­ción y eva­lua­ción. De lo con­tra­rio, es di­fí­cil cam­biar el pa­no­ra­ma tan pro­vin­ciano en el que nos he­mos que­da­do”. Una go­lon­dri­na no ha­ce ve­rano.

Es­te año, y por pri­me­ra vez en los úl­ti­mos do­ce, Jenny Vi­lá no par­ti­ci­pa­rá en

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.