La gran ol­vi­da­da

El go­bierno sa­lien­te no se la ju­gó a fon­do pa­ra de­fen­der la cul­tu­ra co­mo uno de los ejes cen­tra­les en la pro­ba­ble re­cons­ti­tu­ción de una so­cie­dad po­la­ri­za­da y frag­men­ta­da. Le­jos de res­pal­dar la ges­tión de las ar­tes, la re­duc­ción ra­ti­fi­ca lo que ya se sa­be

Arcadia - - ACTUALIDAD - Gon­za­lo Cas­te­lla­nos V.* Bogotá *Abo­ga­do y ex­per­to en po­lí­ti­cas cul­tu­ra­les.

20 AÑOS DE MIN­CUL­TU­RA

Pa­ra em­pe­zar, ha­bría que dar por sen­ta­do que, en efec­to, es­ta­mos en si­tua­ción de pos­con­flic­to: el mo­men­to que sigue a la fir­ma de un acuer­do, co­mo el sus­cri­to con las Farc; un pe­río­do de trán­si­to, a la es­pe­ra de re­di­se­ñar las ba­ses pa­ra la paz; un re­co­rri­do en sí mis­mo on­du­lan­te de as­pi­ra­cio­nes sin ga­ran­tía.

En su mo­men­to, Jai­me Ba­te­man afir­ma­ba que el M-19 es­ta­ba lis­to, y lo es­tu­vo des­de el ori­gen de la or­ga­ni­za­ción, pa­ra ne­go­ciar con el go­bierno; que de­jar las ar­mas era re­la­ti­va­men­te fá­cil. Lo jo­di­do, de­cía, era la paz, dar­les una res­pues­ta a tan­tas per­so­nas que pa­de­cían de ham­bre en la ca­lle.

Es evi­den­te que las ra­zo­nes de la con­fron­ta­ción no es­tán su­pe­ra­das. Es­te ha si­do un fe­nó­meno acia­go que de­ri­va de la ex­clu­sión, de un sis­te­ma de con­cen­tra­ción eco­nó­mi­ca y de po­der que re­ba­só lí­mi­tes de inequi­dad pa­ra vol­ver­se iniqui­dad so­cial. Su ori­gen tam­bién es­tá en la ne­ga­ción del di­sen­so de­mo­crá­ti­co, en la pro­cli­vi­dad a abor­dar con in­ti­mi­da­ción las con­tra­dic­cio­nes ideo­ló­gi­cas, so­cia­les, las par­ti­cu­la­ri­da­des cul­tu­ra­les.

Nin­gu­na pro­cla­ma de paz pue­de ob­viar que el con­flic­to en nues­tro país em­pe­zó sien­do con el país mis­mo. Los he­chos y cau­sas de la gue­rra atraen –o en­cu­bren to­da­vía– nom­bres, tác­ti­cas de do­lor e in­tere­ses. Si se cir­cuns­cri­be so­lo al lap­so des­de la crea­ción de las Farc y el eln, es­te con­flic­to de­jó cer­ca de 7 millones de víc­ti­mas di­rec­tas. En los úl­ti­mos 50 años, unos 250.000 muer­tos (el 81 % de ellos, ci­vi­les), más de 60.000 des­apa­re­ci­dos; 6,5 millones de des­pla­za­dos (ca­si 2 millones de ellos, en­tre ni­ños y ado­les­cen­tes, cer­ca del 15 % de po­bla­ción afro y el 10 % de po­bla­ción in­dí­ge­na).

La gue­rra pro­du­jo des­arrai­go de gru­pos ét­ni­cos o ra­cia­les y pu­so en ries­go len­guas, tra­di­cio­nes, ex­pre­sio­nes po­pu­la­res. Ade­más, son ex­ce­si­vos los ca­sos de aten­ta­dos con­tra per­so­nas que, con prác­ti­cas ar­tís­ti­cas, de­nun­cia­ron la de­sigual­dad que trae la gue­rra. Y des­de las fir­mas de los acuer­dos (fue­ron dos y en cir­cuns­tan­cias emo­cio­na­les di­sí­mi­les), mu­chos lí­de­res so­cia­les han si­do ase­si­na­dos.

Sin em­bar­go, aun­que las ra­zo­nes de esa con­fron­ta­ción no es­tén su­pe­ra­das, aun­que to­da­vía ace­chen or­ga­ni­za­cio­nes cri­mi­na­les y una pér­di­da de le­gi­ti­mi­dad pú­bli­ca ve­ni­da de la corrupción, có­mo no dar­se una (otra) opor­tu­ni­dad de creer que a par­tir del ce­se al fue­go con las Farc (y el co­di­cia­do ce­se de­fi­ni­ti­vo con el eln, pe­se a su obs­ti­na­ción) hay una po­si­bi­li­dad (o va­rias); un puen­te pa­ra abor­dar di­sen­sos, pa­ra una con­cep­ción ago­nis­ta de con­sen­so ra­cio­nal (en tér­mi­nos de la fi­ló­so­fa pos­mar­xis­ta de Chan­tal Mouf­fe) que nos lle­ve de una vez por to­das a acep­tar que las con­tra­dic­cio­nes na­tu­ra­les en la de­mo­cra­cia –más si el es­ce­na­rio es el de una de­mo­cra­cia ado­les­cen­te, co­mo la nues­tra– no vuel­ven al opo­si­tor un ob­je­ti­vo de ex­ter­mi­nio.

En mo­men­tos ru­dos, la vi­da y la pro­duc­ción cul­tu­ral y ar­tís­ti­ca lo han en­ten­di­do. Des­de allí han po­di­do for­jar­se vec­to­res de cohe­sión y re­si­lien­cia; se ha con­se­gui­do un res­pi­ro, resistencia per­so­nal y co­lec­ti­va. La lec­tu­ra, las fies­tas, el can­to, el tea­tro o la dan­za vie­nen ope­ran­do a la ma­ne­ra de trin­che­ras con­tra la bru­ta­li­dad de la gue­rra y el ais­la­mien­to so­cial, y co­mo re­fe­ren­cia de un ma­yor ím­pe­tu en aque­llos te­rri­to­rios que so­le­mos lla­mar apar­ta­dos, con­cep­tual y geo­grá­fi­ca­men­te.

Du­ran­te esos tiem­pos acia­gos, me­dian­te ini­cia­ti­vas per­so­na­les, co­mu­ni­ta­rias y de po­lí­ti­ca pú­bli­ca, el país ha real­za­do y se ha res­guar­da­do en la va­rie­dad cul­tu­ral, idio­má­ti­ca o ar­tís­ti­ca (mú­si­ca, fes­ti­vi­da­des, tra­di­cio­nes, obras). Las in­dus­trias cul­tu­ra­les y de en­tre­te­ni­mien­to (una fron­te­ra ca­da vez más di­fu­sa) son tam­bién pro­ta­go­nis­tas, con un aporte de va­rios pun­tos al pib, mano de obra in­ten­si­va y tra­ba­jo lim­pio en tér­mi­nos am­bien­ta­les. En La­ti­noa­mé­ri­ca, Co­lom­bia es­tá en­tre los ma­yo­res ex­por­ta­do­res de bie­nes y ser­vi­cios cul­tu­ra­les, y en­tre las cua­tro in­dus­trias edi­to­ria­les y au­dio­vi­sua­les más só­li­das, lo cual atrae tra­ba­jo, for­ma­ción aca­dé­mi­ca, es­pe­cia­li­za­ción de ofi­cios, en fin… Alternativas de de­sa­rro­llo hu­mano, no so­lo de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, que es un asun­to, co­mo lo pun­tua­li­zó Ga­leano, a ve­ces lleno de náu­fra­gos. Co­rres­pon­de­ría pen­sar que si así su­ce­de en la gue­rra, el pos­con­flic­to afian­za­rá la cul­tu­ra co­mo fór­mu­la. El acuer­do con las Farc obli­ga, por ejem­plo, a re­co­no­cer la his­tó­ri­ca in­jus­ti­cia con­tra po­bla­cio­nes mi­no­ri­ta­rias, ta­rea de la Co­mi­sión pa­ra el Es­cla­re­ci­mien­to de la Ver­dad, en el sen­ti­do de di­lu­ci­dar có­mo se afec­tó a co­mu­ni­da­des in­dí­ge­nas, cam­pe­si­nas, ne­gras, pa­len­que­ras, rai­za­les y Rom, y a de­fen­so­res de de­re­chos hu­ma­nos.

Por otra par­te, el en­fo­que de de­sa­rro­llo te­rri­to­rial (acor­da­do co­mo eje) de­be ba­sar­se en par­ti­cu­la­ri­da­des cul­tu­ra­les de las po­bla­cio­nes. Allí, la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na se apun­ta in­sus­ti­tui­ble en la for­mu­la­ción de po­lí­ti­cas so­cia­les, in­clui­das la edu­ca­ción y la cul­tu­ra.

Ya des­de ha­ce mu­cho tiem­po que de­jó de dis­tin­guir­se en­tre ejér­ci­tos ar­ma­dos y ci­vi­les no com­ba­tien­tes, que fue­ron pues­tos co­mo es­cu­do u ob­je­ti­vo di­rec­to. Bien es ver­dad que en los 50 años an­te­rio­res la po­bla­ción co­lom­bia­na en ge­ne­ral fue im­pli­ca­da en la con­tien­da; sin em­bar­go, con suer­te, el pa­de­ci­mien­to de ser una víc­ti­ma di­rec­ta no se ha ex­ten­di­do a to­dos.

Las es­tra­te­gias de re­pa­ra­ción sim­bó­li­ca e in­te­gral plan­tea­das pa­ra las víc­ti­mas, que es lo prio­ri­ta­rio, pro­me­ten in­ten­si­fi­car prác­ti­cas cul­tu­ra­les y ar­tís­ti­cas, y desa­rro­llar de­re­chos cul­tu­ra­les. En­tre to­dos los pos­tu­la­dos de ese pac­to, si los pro­pó­si­tos re­pa­ra­do­res so­bre las víc­ti­mas re­sul­ta­ran tí­mi­dos, si fue­ran cons­trui­dos a con­ve­nien­cia de no re­ve­lar la ver­dad de lo acon­te­ci­do, es­ta­ría­mos des­de ya an­te el fra­ca­so de to­da as­pi­ra­ción de paz.

Son, pues, pro­fun­das las obli­ga­cio­nes de la ac­ción cul­tu­ral en el acuer­do, y alen­ta­do­ras las pers­pec­ti­vas. Pe­ro den­tro de la po­lí­ti­ca y la ges­tión cul­tu­ral es­to im­pli­ca ha­cer re­mo­de­la­cio­nes: la con­cre­ción de la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na en el Sis­te­ma Na­cio­nal de Cul­tu­ra, y me­jo­res ca­pa­ci­da­des de ac­to­res cul­tu­ra­les pa­ra inf luir en la de­ci­sión y con­trol de pla­nes y re­cur­sos (ejer­ci­cio ve­raz de una ciu­da­da­nía cul­tu­ral).

Es im­pos­ter­ga­ble re­vi­sar los ca­na­les de diá­lo­go ad­mi­nis­tra­ti­vos, le­ga­les, de po­lí­ti­cas y re­cur­sos en­tre na­ción y en­ti­da­des te­rri­to­ria­les, por­que es ne­ce­sa­ria una rea­dap­ta­ción de lo que fre­cuen­te­men­te de­no­mi­na­mos el “nivel lo­cal”. Tam­bién lo es pro­fun­di­zar la re­la­ción de la ges­tión cul­tu­ral con la edu­ca­ción (for­ta­le­cer la for­ma­ción ar­tís­ti­ca des­de la ba­se del sis­te­ma edu­ca­ti­vo), la me­mo­ria, la cien­cia y la tec­no­lo­gía, con el mun­do de las te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes que asen­tó no­ve­do­sas pla­ta­for­mas pa­ra la cir­cu­la­ción de con­te­ni­dos sim­bó­li­cos.

Hay in­cen­ti­vos pa­ra la pro­duc­ción cul­tu­ral, pe­ro es mo­men­to de ge­ne­rar otros pa­ra que la po­bla­ción mar­gi­na­da en el país ten­ga ac­ce­so (pre­cios, hábitos, fa­ci­li­da­des); es oca­sión de re­equi­li­brar las fi­nan­cia­cio­nes pú­bli­cas. La pro­duc­ción de con­te­ni­dos en las di­ver­sas pla­ta­for­mas con­tem­po­rá­neas re­quie­re, por ejem­plo, me­ca­nis­mos equi­va­len­tes a los que re­vi­ta­li­za­ron la in­dus­tria del ci­ne.

El lío, po­dría de­cir­se, es que pa­ra tan for­mi­da­ble re­to al Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra le re­du­ci­rán (se­gún se anun­cia) re­cur­sos de in­ver­sión pa­ra 2018. Es la­men­ta­ble que, si­tuán­do­se la cul­tu­ra co­mo he­rra­mien­ta de paz en los dis­cur­sos, no suba su fi­nan­cia­ción du­ran­te el si­len­cio de fu­si­les. Es­pe­rá­ba­mos, cohe­ren­te­men­te, que en el pos­con­flic­to se gas­ta­ra me­nos en com­prar balas y se abrie­ran más tea­tros, cen­tros de me­mo­ria, es­pa­cios pa­ra lec­tu­ra y las ar­tes. Es ra­zo­na­ble ilu­sio­nar­se con me­jo­res anun­cios de pre­su­pues­tos an­te el he­cho de que en­tre 2011 y 2017 el pro­gra­ma de Con­cer­ta­ción del Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra dio más de 408.909 millones de pe­sos a unos 11.000 pro­yec­tos, que es al­go ex­ce­len­te. En es­te cur­so di­fí­cil tam­bién se con­si­guió el ob­je­ti­vo de una bi­blio­te­ca pú­bli­ca do­ta­da en ca­da mu­ni­ci­pio, en su gran ma­yo­ría con agen­da de co­nec­ti­vi­dad.

Sin em­bar­go, con op­ti­mis­mo se oye a jó­ve­nes que pro­mue­ven ini­cia­ti­vas de crea­ción de con­te­ni­dos pa­ra pla­ta­for­mas no tra­di­cio­na­les ex­pre­sar que no es­tán de­trás de que el Mi­nis­te­rio o las instancias cul­tu­ra­les en sus mu­ni­ci­pios les den pla­ta en con­vo­ca­to­rias. Ellos no quie­ren acos­tum­brar su vi­da pro­fe­sio­nal o em­pre­sa­rial a eso. Pre­fie­ren un mo­de­lo público que les fa­ci­li­te la vi­da, la cir­cu­la­ción, el ac­ce­so de las au­dien­cias.

Quie­nes tra­ba­ja­mos en cam­pos cul­tu­ra­les nos acos­tum­bra­mos a dar­nos gol­pes de pe­cho. Ur­ge una ges­tión más ac­ti­vis­ta, me­nos de­pen­dien­te del dinero f luc­tuan­te del go­bierno. Al mar­gen del presupuesto y de un con­jun­to sus­tan­cial de es­tí­mu­los tri­bu­ta­rios y fa­ci­li­da­des de tra­ba­jo (exis­ten, y hay que to­mar­se unos mi­nu­tos pa­ra co­no­cer­los), hay una ca­ja más grue­sa en las re­ga­lías, y en pro­gra­mas vin­cu­la­dos al acuer­do, que no pue­de ne­gár­se­les a pro­yec­tos cul­tu­ra­les só­li­dos.

Mien­tras en el Tea­tro Co­lón de Bogotá se ce­le­bra­ban 20 años del Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra (muy vá­li­do por to­do cuan­to se ha cons­trui­do des­de allí), el Ins­ti­tu­to de Cul­tu­ra de Bo­lí­var reunía a los bi­blio­te­ca­rios del de­par­ta­men­to. Al­gu­nos via­ja­ron 15 ho­ras; otros vi­nie­ron de los Mon­tes de Ma­ría, en don­de la vio­len­cia no ha si­do co­sa de oí­das o pre­sen­ta­ción de Ex­cel, sino ex­pe­rien­cia co­ti­dia­na de so­bre­vi­ven­cia, sín­te­sis del va­lor trans­for­ma­dor de la lec­tu­ra, del re­la­to.

Ma­du­rar re­con­ci­lia­ción des­de la cul­tu­ra no es nue­vo. Se ha avan­za­do. Aun así, to­do es­tá por ha­cer. La opor­tu­ni­dad se mues­tra pro­pi­cia pa­ra lo más pro­fun­do e in­fra­or­di­na­rio de la cul­tu­ra en la li­bre­ta de prio­ri­da­des, no so­lo pa­ra cum­plir com­pro­mi­sos, sino pa­ra edi­fi­car una paz es­truc­tu­ral.

La­men­ta­ble que la cul­tu­ra co­mo he­rra­mien­ta de paz no suba su fi­nan­cia­ción en el si­len­cio de fu­si­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.