EL NEURÓTICO Y BRI­LLAN­TE NEO­YOR­QUINO

Woody Tur­ner | 476 pá­gi­nas | $85.000

Arcadia - - RESEÑAS - Da­vid Eva­nier

Woody Allen sal­vó mi vi­da. Me­ses an­tes del es­treno de su pe­lí­cu­la Han­nah y sus her­ma­nas, yo era un po­sa­do­les­cen­te que ha­bía des­cu­bier­to que la muer­te era real, inevi­ta­ble y de­pri­men­te. Pa­ra mí se hi­zo evi­den­te que des­pués de to­do es­to no hay na­da, y que por tan­to la vi­da no tie­ne nin­gún sen­ti­do. Un día en­tré al ci­ne, al me­nos pa­ra dis­traer­me e in­te­rrum­pir esa di­ná­mi­ca mor­bo­sa, y me en­con­tré con Mic­key, el per­so­na­je interpretado por Allen, un hom­bre que co­mien­za a pre­gun­tar­se qué hay des­pués de la vi­da y acu­de a re­sol­ver los in­te­rro­gan­tes in­ves­ti­gan­do en­tre las di­ver­sas iglesias a su al­can­ce. Al no ha­llar una res­pues­ta vá­li­da, in­ten­ta de­ses­pe­ra­do sui­ci­dar­se, pe­ro se da cuen­ta a tiem­po que es una estupidez. En­ton­ces va al tea­tro don­de pro­yec­tan una rea­li­za­ción de los her­ma­nos Marx y ahí com­pren­de que no im­por­ta si to­do aca­ba cuan­do lle­gue la muer­te. Y di­ce: “Mi­ra a to­das las per­so­nas que hay en la pan­ta­lla, son muy gra­cio­sas. ¿Y si lo peor es cier­to? ¿Qué pa­sa si no hay Dios y tú so­lo es­tás una vez y eso es to­do? Bueno, ya sa­bes. ¿No quie­res ser par­te de la ex­pe­rien­cia?”. Lo con­fie­so: di­cho dis­cur­so eli­mi­nó gran par­te de la amar­gu­ra que car­ga­ba en ese en­ton­ces.

A tiem­po tam­bién lle­ga Woody, una bio­gra­fía es­cri­ta por Da­vid Eva­nier. Es­te li­bro cuen­ta con gran de­ta­lle el re­co­rri­do de Allen, des­de su in­fan­cia en Brooklyn has­ta los úl­ti­mos años de su vi­da. Eva­nier se ex­pla­ya am­plia­men­te en re­la­tos y ras­gos de es­te hom­bre fla­co, ba­jo, neurótico has­ta la mé­du­la, que re­fun­fu­ñan­do pa­só de ser es­cri­tor de chis­tes a guio­nis­ta, y lue­go a ac­tor, y des­pués a di­rec­tor de sus pro­pias pe­lí­cu­las. La bio­gra­fía mues­tra la ob­se­sión de Allen con el se­xo, el amor, la muer­te, la mo­ral, la eter­na lu­cha en­tre la ca­be­za y el co­ra­zón y, ob­via­men­te, co­mo se ve en bue­na par­te de sus fil­mes, su ado­ra­ción por Nue­va York.

Eva­nier sa­be con­tar con ad­mi­ra­ción, sin caer en la adu­la­ción ex­ce­si­va, to­dos los pa­sos de Allen. Ha­ce no­tar que el ar­tis­ta, a lo lar­go de su ca­rre­ra, siem­pre in­ter­pre­tó el mis­mo per­so­na­je, sin im­por­tar si la his­to­ria era có­mi­ca o dra­má­ti­ca. Des­de sus ini­cios con El dor­mi­lón has­ta su úl­ti­mo es­treno, Ca­fé So­ciety, sus más de 40 pe­lí­cu­las tie­nen una in­con­fun­di­ble sen­si­bi­li­dad que es so­lo su­ya. Ahí, se­gún el bió­gra­fo, es don­de re­po­sa su in­ge­nio.

Di­cho es­to, se­ñor lec­tor, no co­me­ta el error de sal­tar­se unas pá­gi­nas pa­ra lle­gar al mo­men­to en el que el bió­gra­fo desa­rro­lla lo su­ce­di­do con su exes­po­sa Mia Fa­rrow y su hi­ja adop­ti­va Soon Yi. La ver­dad, ese es uno es los mo­men­tos me­nos in­tere­san­tes del li­bro. Co­mo di­ce Eva­nier, “la ima­gen icó­ni­ca por la que co­no­ce­mos a una gran figura tie­ne po­co que ver con lo que él o ella real­men­te es. Na­die lo ha te­ni­do más di­fí­cil que Woody Allen a la ho­ra de dar­se a co­no­cer de ver­dad, pues siem­pre se ha aso­cia­do in­me­dia­ta­men­te su per­so­na­je público con su au­tén­ti­ca per­so­na­li­dad (…). Allen ha agra­va­do el pro­ble­ma al ser el más abierto de to­dos los guio­nis­tas-di­rec­to­res-ac­to­res, to­man­do pres­ta­dos pa­sa­jes de su vi­da pa­ra me­ter­los en sus pe­lí­cu­las mien­tras in­sis­te en que, aun­que al­gu­nos po­cos de­ta­lles qui­zá sean rea­les, la ma­yor par­te es­tá exa­ge­ra­da y ador­na­da”. Lea to­do el li­bro, dis­frú­te­lo, y no se ob­se­sio­ne con esos de­ta­lles de co­ti­lleo, dig­nos del Holly­wood que Allen siem­pre des­pre­ció.

Jo­sé Gan­dour

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.