VER­DA­DES OCUL­TAS

Quién quie­re ser ma­dre Pen­guin Ran­dom Hou­se | 214 pá­gi­nas | $45.000

Arcadia - - RESEÑAS - Sil­via Nan­cla­res

Pe­ro ¿qué hay del mo­men­to de si­len­cio y os­cu­ri­dad an­tes de que co­mien­ce la his­to­ria, el pe­rio­do pre­vio a la fe­cun­da­ción, ese mo­men­to en que has de­ci­di­do, so­la o con al­guien, que quie­res ser ma­dre y te po­nes a in­ten­tar­lo? ¿Có­mo se lla­ma esa fa­se de bús­que­da? ¿Qué eres? ¿Qué iden­ti­dad to­mas? ¿En qué te con­vier­tes?”. Es­tas son al­gu­nas de las mu­chas pre­gun­tas que in­va­den las pá­gi­nas de la pri­me­ra no­ve­la de la es­pa­ño­la Sil­via Nan­cla­res, quien na­rra, en una his­to­ria au­to­bio­grá­fi­ca, en tiem­po real y pri­me­ra per­so­na, el día a día de una mu­jer que, lle­ga­da a los 40 años, decide plan­tear­se la op­ción de ser ma­dre y em­pren­der la bús­que­da, im­pul­sa­da por la do­lo­ro­sa muer­te de su pa­dre y por el en­cuen­tro con “el hom­bre ade­cua­do”, co­mo ella lo lla­ma, dis­pues­to a asu­mir una pa­ter­ni­dad con­sen­ti­da. Aun cuan­do, en lo for­mal, el tono de la no­ve­la pue­de se­me­jar­se al gé­ne­ro chick-lit, de­sen­fa­da­do, ca­ri­ca­tu­res­co, con pre­do­mi­nan­cia de un hu­mor que jue­ga a ser irre­ve­ren­te sin siem­pre con­se­guir­lo, don­de la pre­sen­cia de las ami­gas, los blogs so­bre ma­ter­ni­dad y mé­to­dos va­rios de con­cep­ción, las ce­nas, los ba­res y las cer­ve­zas pa­re­cen ali­ge­rar las cir­cuns­tan­cias de la pro­ta­go­nis­ta, una mu­jer que se de­ba­te, a ve­ces de una ma­ne­ra con­tra­dic­to­ria, en­tre el fe­mi­nis­mo y un an­he­lo tar­dío de for­mar una fa­mi­lia nor­ma­li­za­da, en el fon­do hay una his­to­ria sub­ya­cen­te que ha­bla del si­len­cio, del mie­do, de la os­cu­ri­dad que em­bis­te a una mu­jer ma­yor cu­yo an­he­lo de ser ma­dre es in­ver­sa­men­te pro­por­cio­nal a su ca­pa­ci­dad bio­ló­gi­ca pa­ra lo­grar­lo. El pro­ce­so de Sil­via, la pro­ta­go­nis­ta, se vuel­ve en­ton­ces tor­tuo­so y re­fle­xi­vo, cuan­do, mes a mes, sien­te el fra­ca­so de la im­po­si­bi­li­dad de un em­ba­ra­zo. Esa im­po­si­bi­li­dad abre un va­cío exis­ten­cial que la con­fron­ta, la obli­ga a de­rri­bar fal­sos su­pues­tos y a pre­gun­tar­se si el de­seo de ser ma­dre es, en úl­ti­mas, el lla­ma­do de un man­da­to cul­tu­ral y so­cial, o una preo­cu­pa­ción por no que­rer en­ve­je­cer so­la, o un de­seo po­si­ble de ma­te­ria­li­zar siem­pre y cuan­do exis­ta el hom­bre in­di­ca­do.

Y es allí don­de la no­ve­la trai­cio­na su pro­pia in­te­li­gen­cia y tras­ta­bi­lla. Si bien du­ran­te to­da su bús­que­da Nan­cla­res de­fien­de a la mu­jer fe­mi­nis­ta, in­de­pen­dien­te, con po­der de de­ci­sión, con li­ber­tad pa­ra asu­mir las op­cio­nes que le brin­da la me­di­ci­na y la cien­cia, proabor­to, a la vez pa­re­ce op­tar por una sin sa­li­da cuan­do ella mis­ma acep­ta que de no ser por el hom­bre ade­cua­do qui­zá no ha­bría con­si­de­ra­do ser ma­dre. En­ton­ces ¿nue­va­men­te la po­si­bi­li­dad de un hi­jo vuel­ve a de­pen­der de si exis­te o no el hom­bre? Sin em­bar­go, Nan­cla­res se de­fien­de de la crí­ti­ca cuan­do en una en­tre­vis­ta re­cien­te ase­gu­ra que la ma­ter­ni­dad y la pa­ter­ni­dad com­par­ti­das pue­den ser un ac­to re­vo­lu­cio­na­rio, co­mo tam­bién es re­vo­lu­cio­na­rio el he­cho de que las mu­je­res abran cam­po en la li­te­ra­tu­ra pa­ra ha­blar so­bre los ta­búes, los mie­dos y las ver­da­des ocul­tas que hay de­trás de la de­ci­sión de una mu­jer de ser ma­dre y asu­mir el pro­ce­so. La no­ve­la de Nan­cla­res se su­ma al de­ba­te abierto por la so­ció­lo­ga is­rae­lí Or­na Do­nath en su po­lé­mi­co li­bro Ma­dres arre­pen­ti­das, a la fría Nue­ve lu­nas, de Ga­brie­la Wie­ner; a Un amor lí­qui­do, de la co­lom­bia­na Ca­ro­li­na Vegas, y al Pre­mio Gon­court de la pe­rio­dis­ta fran­co­ma­rro­quí Lei­la Sli­ma­ni, quien con su th­ri­ller Can­ción dul­ce de­ja en­tre­ver que la ma­ter­ni­dad y la muer­te no son es­ta­dos con­tra­rios.

Ta­tia­na An­dra­de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.