DIEZ IDEAS A PAR­TIR DE UNA MA­DRI­GUE­RA (CE­RRA­DA)

Arcadia - - LA ÚLTIMA - Por Ni­co­lás Mo­ra­les

El co­ne­jo y su lin­da ma­dri­gue­ra mu­rie­ron. Es una lás­ti­ma que es­ta be­lla li­bre­ría del nor­te de Bogotá col­ga­ra los li­bros. An­te es­ta la­men­ta­ble no­ti­cia se me ocu­rrie­ron va­rias ideas-ga­rro­te, y al­gu­na re­fle­xión za­naho­ria, que quie­re evi­tar que otras li­bre­rías aven­tu­re­ras ten­gan el mis­mo des­tino fa­tal de es­te 7. La Fe­ria del Li­bro de Bogotá es ma­ra­vi­llo­so es­con­dri­jo de lec­to­res. im­por­tan­te. Y ven­de. Y es lu­mi­no­sa.

1. Las li­bre­rías in­de­pen­dien­tes no Pe­ro los otros 350 días los li­bre­ros pue­den so­bre­vi­vir en ba­rrios aco­mo­da­dos. lu­chan con es­pa­das de pa­pel pa­ra que Es una sen­ci­lla ecua­ción: la ba­ja fun­cio­ne la co­sa. Mu­cho dis­cur­so ren­ta­bi­li­dad del ne­go­cio no re­cu­pe­ra bo­ni­to en Cor­fe­rias de gen­te muy los cos­tos ab­sur­dos del arrien­do. A no en­co­pe­ta­da so­bre po­lí­ti­cas de lec­tu­ra, ser que vi­van en el es­ce­na­rio ideal en que lue­go de­sa­pa­re­ce por ar­te de el que un li­bre­ro he­re­da el lo­cal y es­to ma­gia. Y des­pués: que el li­bre­ro son­ría le per­mi­te desa­rro­llar fi­lan­tró­pi­ca­men­te y pa­gue el arrien­do. su ne­go­cio, na­die sa­brá qué es una 8. El es­ta­do de las co­sas en Co­lom­bia li­bre­ría in­de­pen­dien­te (o una que es­té con re­la­ción al li­bro es la­men­ta­ble. fue­ra de un cen­tro co­mer­cial). Una ima­gen pa­ra ilus­trar­lo: mien­tras

2. Las fe­rias de sal­dos es­tán ma­tan­do la ex­hi­bi­ción de li­bros de Co­lom­bia, a las li­bre­rías: no tie­nen que pa­gar país in­vi­ta­do, en la Fe­ria de Pa­na­má arrien­do o im­pues­tos y no sos­tie­nen era pau­pé­rri­ma (prác­ti­ca­men­te sin li­bros) em­pleos for­ma­les; se con­vier­ten en un les da por lle­var a to­da la Or­ques­ta pa­raí­so efí­me­ro pa­ra los lec­to­res y el Sin­fó­ni­ca (con Fonseca in­clui­do) pa­ra gol­pe de gra­cia pa­ra los li­bre­ros pro­fe­sio­na­les. un con­cier­to de una ho­ra en el Ca­nal. El tra­ba­jo del li­bre­ro es ven­der Fo­co, que­ri­dos “ami­gos de la cul­tu­ra”: los li­bros por la ca­li­dad de su con­te­ni­do, en­fó­quen­se en el li­bro. no por su pre­cio; tal y co­mo van las co­sas, la com­pe­ten­cia des­leal de los sal­de­ros los lle­va­rán al ca­dal­so.

3. El Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra pre­fie­re sub­si­diar la Fe­ria del Li­bro (sin que sea muy ge­ne­ro­so su aporte) a man­te­ner ese sin­di­ca­to de li­bre­rías in­de­pen­dien­tes, crí­ti­co, rui­do­so y pro­tes­tón. Así, se irán que­bran­do an­te la to­tal in­di­fe­ren­cia de los po­de­res pú­bli­cos. La Ma­dri­gue­ra no es la pri­me­ra que cae y, me te­mo, ven­drán mu­chas otras.

4. Apo­yar la pro­gra­ma­ción cul­tu­ral de las li­bre­rías es la me­jor for­ma de sub­si­diar­las. Esos apo­yos exis­tían pe­ro se han ve­ni­do re­du­cien­do ca­da año: hoy hay me­nos de 180 millones de pe­sos en las ar­cas de Bogotá pa­ra decenas de pro­yec­tos en las li­bre­rías y clu­bes de lec­tu­ra. Di­go: ¿so­lo 180 millones? ¡Ay! ¡Qué mun­do tan po­bre el del li­bro!

5. Si Co­lom­bia no afron­ta aho­ra una dis­cu­sión ver­da­de­ra so­bre el pre­cio úni­co del li­bro, el abis­mo es­tá a la vuel­ta de la es­qui­na. O de la Ma­dri­gue­ra, si pre­fie­ren. Y sí, ya sa­be­mos: una ley de pre­cio úni­co no es su­fi­cien­te, de­be ir acom­pa­ña­da de otras me­di­das y ac­cio­nes. Pe­ro char­le­mos la co­sa. La dis­cu­sión so­lo pue­de ser be­né­fi­ca.

6. Aun­que es una prác­ti­ca le­gal, no tie­ne pre­sen­ta­ción que ha­ya pul­pos de­di­ca­dos a im­por­tar el ma­te­rial de ba­ja ro­ta­ción de otros paí­ses pa­ra re­ma­tar­lo en Co­lom­bia. Cuan­do esos in­ven­ta­rios en­tran en la di­ná­mi­ca de sal­dos afec­tan­do enor­me­men­te la per­cep­ción pú­bli­ca del pre­cio del li­bro. Re­sul­ta­do: mu­chos lec­to­res pien­san que en Co­lom­bia el li­bro es cos­to­so. Mien­tras tan­to, las li­bre­rías se hun­den.

9. La si­tua­ción de las li­bre­rías en las re­gio­nes es ca­la­mi­to­sa. Na­die quie­re ha­cer el re­por­te, pe­ro no es cien­cia fic­ción pen­sar que en un fu­tu­ro so­lo que­da­rán en nues­tra geo­gra­fía las li­bre­rías na­ran­jas y, en las ca­pi­ta­les, las na­cio­na­les. Y la bi­blio­di­ver­si­dad se­rá ca­ca de co­ne­jo.

10. To­da­vía al­gu­nos de los due­ños de li­bre­rías no sa­ben mu­cho del sec­tor edi­to­rial (o de ad­mi­nis­trar em­pre­sas, pa­ra ser sin­ce­ros). No en­tien­den que de­ben di­ver­si­fi­car las en­tra­das del ne­go­cio o ase­gu­rar sus flu­jos de ca­ja. Es más, no sé si en­ten­die­ron lo que les aca­bo de de­cir.

No to­do fue perfecto en La Ma­dri­gue­ra del Co­ne­jo. Al­gu­nos la en­con­tra­ron a ve­ces al­go so­ber­bia. No era tan ex­haus­ti­va y en oca­sio­nes fal­ta­ban re­fe­ren­cias, so­bre to­do uni­ver­si­ta­rias. Pe­ro era nues­tra li­bre­ría del nor­te y Da­vid Roa y Éd­gar Blan­co fue­ron unos li­bre­ros a car­ta ca­bal. Paz en la tum­ba de un gran pro­yec­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.